h1

Trabajadores de Estado Sólido: ¿Qué pasará cuando los robots hagan todo el trabajo?

02/15/2017

SciBook [Icon By Buuf]
 Ciencia y Tecnología.

Es el cambio, el cambio continuo, el cambio inevitable, el factor dominante en la sociedad actual. Ya no se puede tomar una decisión sensata sin tener en cuenta no sólo el mundo tal como es, sino el mundo tal como será.

Isaac Asimov (1920 – 1992). Bioquímico, escritor de ciencia ficción y divulgador científico ruso-estadounidense.

Hace poco más de un año, explicábamos aquí que las tecnologías emergentes – incluyendo la internet móvil, la Nube, Big Data y la Internet de las Cosas (IoT) – resultarán en efecto devastador sobre la seguridad laboral de una importante variedad de empleos; específicamente los relacionados a la manufactura, la construcción y labores administrativas, afectando no sólo a los trabajadores de la clase obrera, sino que esto también significará el principio del fin para muchos profesionistas de las áreas de servicios, así como ejecutivos de nivel medio y bajo.

Empecemos con un malentendido común, resultante de los hechos alternativos que actualmente permean la política estadounidense: el presidente de los Estados Unidos ha venido acusando a México y China de “robar” trabajos de manufactura debido a desequilibrios en la balanza comercial con estos países; ya que esto resonó muy bien entre el electorado norteamericano, ésta es una de las razones por las que este individuo obtuvo la presidencia. El problema es que, independientemente de la presión ejercida por el actual POTUS a las organizaciones individuales, así como a los vecinos y socios comerciales de los Estados Unidos, los empleos en la industria manufacturera no volverán, porque desde un principio, éstos se extinguieron debido a la adopción de tecnologías que aumentan la productividad de los trabajadores, a costa de un mayor desempleo:

Pic: U.S. manufacturing jobs (1945-2015), in millions
Empleo en la industria manufacturera estadounidense (1945-2015), en millones de puestos de trabajo. Después de la Segunda Guerra Mundial, la manufactura norteamericana creció en poco más de 1% anual hasta su máximo histórico, en 1979. Sin embargo, a partir de Junio de aquél año, inició el declive de ésta, auspiciado por la expansión de los servicios, así como el surgimiento de nuevas tecnologías, como la computadora personal.

Para 1994, cuando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) dio inicio, la manufactura ya había sufrido un declive de más del 12% con respecto al máximo histórico. De hecho, el TLCAN estabilizó esta caída por casi 7 años, hasta que China ingresó a la Organización Mundial de Comercio, la burbuja del dot-com había reventado y por supuesto, los atentados del 11 de Septiembre ocurrieron a finales de 2001.

Una vez que las transnacionales estadounidenses aprovecharon al máximo la ventaja competitiva obtenida al trasladar su producción hacia el Sureste de Asia, la manufactura se mantuvo cayendo en más de 2% anual, hasta un mínimo alcanzado en 2010, cuando los efectos de la crisis financiera de 2008 todavía causaban estragos en la economía mundial.

(Fuente de la imagen: U.S. Department of Labor)


Sin embargo, esto es tan sólo el inicio de lo que en pocos años se extenderá al resto del mundo: la completa automatización de las cadenas productivas, que van desde el diseño asistido por sistemas expertos y la manufactura realizada por robots, hasta la logística, la que para 2022-2024 será llevada a cabo en su totalidad por vehículos autónomos. Un ejemplo concreto es el caso de una compañía china, que al seguir la iniciativa Hecho en China 2025, ha sustituido al 90% de su fuerza laboral por robots; esto dio como resultado un aumento del 250% en la producción y una disminución en la tasa de defectos de 25% a sólo 5%:

De acuerdo a Monetary Watch, la Changying Precision Technology Company se centra en la producción de teléfonos móviles y utiliza líneas de producción automatizadas. La fábrica contaba con 650 empleados, pero ahora sólo 60 personas realizan todo el trabajo, mientras los robots se encargan del resto. Luo Weiqiang, el gerente general, dice que el número de empleados requeridos caerá a tan sólo 20 en algún punto. A pesar de esta reducción del personal, no sólo la fábrica produce más equipo (un aumento de 250%), sino que también asegura una mejor calidad.


Incluso el supermercado tradicional desaparecerá eventualmente, pues siguiendo el ejemplo de retailers como Amazon, es mucho más práctico utilizar portales online para recibir pedidos que serán surtidos por drones diseñados para entrega automática – como el Amazon Prime Air. Y para aquellas compañías que aún necesitan tiendas físicas para establecer presencia en sus respectivas áreas geográficas, en pocos años será posible abrir tiendas totalmente automatizadas que requieran un mínimo de personal para su operación:

Amazon ya abrió una de sus revolucionarias tiendas “Go” de abarrotes como parte de una prueba. Si se perdieron el lanzamiento ocurrido a finales del año pasado, es un lugar en el que sólo necesitas entrar, tomar lo que necesitas, y dejas la tienda. No hay líneas ni cajeros. Sólo escoge, toma y, bueno, ve [“Go”].

La tecnología, basada en sensores “Just Walk Out” [que de acuerdo al propio Amazon, es una combinación de reconocimiento de imágenes y IoT], detecta cuando tomas algo del estante. Y cuando dejas la tienda, ésta carga todos los artículos a tu cuenta.

Este supermercado podría cubrir un espacio de hasta 3,700 metros cuadrados y además de los robots, contará con entre 3 y 10 empleados.

Dicha instalación se compone de dos pisos; con el primero ofreciendo alrededor de 4,000 “mercancías que los compradores suelen tocar, como las frutas y hortalizas frescas, huevos, carnes y quesos, así como artículos que puedes tomar cuando estás de paso, como la cerveza y el vino”. El segundo piso tendría un ejército de robots seleccionando y embalando una gama más grande de artículos – hasta 20,000 productos diferentes – surtiendo órdenes en línea hechas por los compradores en la planta de abajo, o de los clientes en línea que llegarán más adelante a la tienda para recoger los artículos.


Por supuesto, esta tendencia a la automatización no se limita a la manufactura, logística o retail; los proveedores de servicios como bibliotecas y hoteles ya están siguiendo este camino.

Los peligros de la automatización…

Esto abre interesantes preguntas, pues claramente las tecnologías emergentes que mayores consecuencias tendrán en nuestra sociedad y economía son la inteligencia artificial (IA) y la robótica: entre las principales preocupaciones están los millones de empleos perdidos a causa de éstas. Por ejemplo, si un chef robótico se convierte en una adquisición común de los cafés y restaurantes de todo el mundo, ¿llegaremos al punto en que los chefs, como el japonés Masaharu Morimoto o el mexicano Enrique Olvera, sean innecesarios? Aunque de momento profesiones tan creativas como chef de alta cocina son difícilmente reemplazables, la adopción de estas tecnologías en la industria de la comida rápida significaría el despido de millones de personas de cadenas tales como Subway, McDonald’s y KFC.

Por otro lado, también será necesario definir cómo deben actuar estas inteligencias artificiales ante problemas de ética: Por ejemplo, si un vehículo autónomo tiene la opción de atropellar una persona cruzando la calle, o chocar contra una pared, lesionando o posiblemente matando a sus pasajeros, ¿cuál es la decisión que deberá tomar, en tan sólo una fracción de segundo? Para ser honestos, estos escenarios suenan como algo soñado por un profesor de filosofía, por lo que hacer que el software calcule el valor de la vida humana es en sí misma, una cuestión de ética.

Otro problema derivado de la adopción de estas tecnologías tiene que ver con el factor humano. A final de cuentas, los seres humanos somos irracionales e inconsistentes, así como computacionalmente limitados. Para todos aquellos que hemos trabajado en la industria del software, sabemos que ningún software es 100% libre de defectos, lo que se verá reflejado en el desempeño de estos sistemas: En cualquier sistema complejo y caótico, incluyendo las implementaciones de inteligencia artificial, los peligros potenciales incluyen una mala administración, vulnerabilidades del diseño, accidentes y ocurrencias imprevistas. Todos estos problemas plantean serios desafíos para garantizar la seguridad de las personas, gobiernos y empresas: si bien un bug que bloquee una aplicación de teléfono móvil o malinterprete una solicitud de compra puede ser tolerado, si un sistema armamentístico o un sistema de navegación autónomo poseen errores, los resultados podrían ser fatales, con posibles consecuencias en una escala global.

Pic: 18 Products Famous Brands Must Not Have Thought Of Yet (Amazon) - Cracked
Entrega preventiva Amazon – sabemos que no has ordenado esto todavía. Pero sabemos que lo harás.

Aunque las implementaciones actuales de inteligencia artificial todavía no pueden proyectar lo que compraremos en el futuro, desde hace algún tiempo ha existido software predictivo usado por las corporaciones policiales de los Estados Unidos, reduciendo la tasa de homicidios al predecir qué ex-reclusos tienen una mayor probabilidad de cometer un asesinato, y por lo tanto deben recibir una supervisión más estricta por parte de sus oficiales de libertad condicional.

La inteligencia artificial tiene un gran potencial para mejorar la toma de decisiones humanas, al contrarrestar nuestros sesgos cognitivos y dar sentido a conjuntos de datos extremadamente grandes. La eliminación gradual de la supervisión humana puede aumentar la eficiencia, y es incluso requerida para algunas aplicaciones, como los vehículos autónomos. Sin embargo, hay peligros al depender enteramente de las decisiones de los sistemas de IA cuando no entendemos completamente cómo éstos están tomando dichas decisiones. En el ejemplo mostrado, nos resultaría divertido recibir docenas si no cientos de paquetes de Amazon al mismo tiempo. Sin embargo, no nos causaría ninguna gracia si durante esta misma operación, Amazon nos hace un cargo a nuestra tarjeta de crédito por varias decenas de miles de dólares.

(Fuente de la imagen: Cracked.com)


Finalmente, académicos, futuristas y entusiastas de la tecnología creen que pronto veremos el surgimiento de una inteligencia artificial fuerte (IAF), estimando su advenimiento entre el 2025 y el 2035. Sin embargo, dada la posibilidad de que una IAF se convierta en una superinteligencia, es necesario considerar escenarios potencialmente factibles y cómo evitar amenazas existenciales a la humanidad. Hoy por hoy, ya existen esfuerzos serios para definir marcos de referencia ética – tales como OpenAI por Elon Musk, o las políticas de control, seguridad y pruebas para vehículos autónomos, emitidas, por el USDOT – con el objetivo de producir una inteligencia artificial amigable a los intereses humanos. Por ejemplo, algunos expertos proponen que los sistemas de IA más avanzados deberían funcionar en un “sandbox”, que equivale a un espacio experimental desconectado de los sistemas externos.

… y sus beneficios

Dejando de lado estos rompecabezas éticos, los beneficios de la automatización serán enormes. Por ejemplo, cuando los vehículos autónomos se conviertan en una realidad del mercado, adicionalmente a reducir accidentes debidos al error humano, también podrán disminuir el tráfico en nuestras ciudades, ya que los vehículos robotizados serán capaces de viajar a mayor velocidad y más cerca de otros vehículos sin tener que preocuparse por distracciones o tiempos de reacción lentos. Esto a la larga disminuirá la cantidad de tiempo que las personas pasan viajando, al tiempo que aumenta nuestra productividad, pues ya no tendremos que conducir.

Porcentaje de Adopción 10% 50% 90%
Vidas salvadas 1,100 9,600 21,700
Ahorro en costos de seguro (millones de dólares) $5,500 $48,800 $109,700
Ahorro por tiempo en tráfico (millones de horas) 756 1,680 2,772
Ahorro en consumo de combustible (millones de litros) 386 848 2,741
Beneficios contra porcentaje de adopción de vehículos autónomos (Estados Unidos). Estimación anual. (Fuente: Eno Center of Transportation)


Sin embargo, ¿qué pasará con los millones de empleos amenazados debido a ésta? Paradójicamente, los países en desarrollo, en los que las crisis económicas han sido relativamente constantes, están mejor preparados para esta eventualidad, debido principalmente, a que mucha de su población no calificada tiende a ocuparse en oficios, buscan métodos alternativos de pago como el trueque, o forman parte de la economía informal: los oficios son una industria bastante robusta, ya que siempre habrá una casa que se está construyendo, o que necesita un sistema de cableado, o una tubería de agua que requiere reparación, o un sistema de calefacción que necesita reemplazo. Los oficios también tienen un menor riesgo de ser absorbidos por la inteligencia artificial, debido a los elementos de interacción social, así como las amplias habilidades necesarias para el trabajo que se está llevando a cabo. De hecho, existen oficios que tienen una paga equivalente a la de un profesionista con título universitario.

Ya que la siguiente ola de automatización terminará por golpear a los profesionistas también, el punto clave para sobrevivir esta transición es la capacitación y entrenamiento en nuevas habilidades para seguir siendo productivos:

Pic: The technical potential for automation in the U.S. - Fortune.com
Las máquinas están cambiando la manera en que hacemos nuestro trabajo, pero no le arrebatarán por completo el control a los seres humanos. La viabilidad técnica de la automatización se analiza mejor si se examinan no las ocupaciones en su conjunto, sino la cantidad de tiempo dedicado a tareas individuales y el grado en que éstas pueden automatizarse utilizando la tecnología existente y cómo ésta se le adapta a estas tareas. En general, sólo alrededor del 5% de las ocupaciones podrían ser completamente automatizadas mediante la adaptación de la tecnología actual. Sin embargo, las tecnologías de hoy podrían automatizar el 45% de las actividades encontradas a través de todas las ocupaciones. Inversamente, alrededor del 60% de todas las ocupaciones podrían ver automatizadas el 30% o más de sus actividades de trabajo.

(Fuente de imagen y pie de página: Fortune.com)

Las profesiones menos vulnerables tienden a ser aquellas relacionadas a la interacción con clientes, gestión y servicios profesionales, de salud y de tecnologías de información; los más vulnerables tienen que ver con labor intensiva predecible (agricultura, ensamblado de autopartes o embalaje, por ejemplo). Los primeros podrían beneficiarse de un aumento en la demanda de más tareas cognitivas, ya que las tareas de rutina son reemplazadas por máquinas. Asimismo, los trabajadores de baja y mediana calificación pueden obtener alivio de las tareas monótonas y pueden encontrar oportunidades para un empleo más creativo, pero es un hecho que tarde o temprano, las ocupaciones tradicionales terminarán por desaparecer.

Conclusiones

En estos complicados tiempos en los que muchos de nosotros miramos hacia el futuro, existe una posibilidad que ha sido ignorada continuamente: no deberíamos tenerle miedo a los robots, sino a los seres humanos que los adoptan y los intereses económicos que los rigen. Poniéndole ciertos candados regulatorios a las empresas es posible construir los cimientos de un mundo futuro en el que la tecnología funcione para todos nosotros, y no sólo para los pocos privilegiados: los robots podrían mejorar drásticamente nuestra calidad de vida, eliminando las posiciones aburridas, repetitivas y agotadoras. Al eliminar las tareas monótonas, podríamos enfocarnos en lo que realmente nos hace humanos. Claro que, la posibilidad más terrible de todo esto, es que al final nos demos cuenta que lo que realmente nos hace humanos, es nuestro trabajo.

Por otro lado, tendremos que cambiar la manera en la que operan nuestros gobiernos e instituciones. Cuando se automatiza un trabajo, la productividad tiende a subir, debido a que aquél puede terminarse en menor tiempo y con menos costos. Así, la automatización aumentará la productividad total de la economía, incrementando el ingreso per cápita. El problema entonces, se vuelve un tema de mejor distribución del ingreso: tendremos que hacer cambios regulatorios para asegurar que la distribución sea justa y socialmente responsable, incluyendo un impuesto negativo sobre la renta (INR), más derechos y prestaciones laborales, así como una renta básica universal (RBI), semanas de trabajo más cortas y la adquisición de acciones por parte de todos los trabajadores, para que así todos seamos dueños de las máquinas que producen la riqueza y todos podamos disfrutar de sus dividendos.

La realidad, es que nadie puede estar 100% seguro de los cambios sociales por venir como resultado de este salto tecnológico. El problema principal de esta situación no sólo es el evento en sí, sino también el tiempo que está tomando en llevarse a cabo: si los cambios fueran graduales, los legisladores tendrían más tiempo para debatir y redactar leyes que protejan a los trabajadores, mientras los trabajadores tendrían más tiempo para aprender nuevas habilidades. La automatización no es una fuerza aplicada gradualmente: el cambio vendrá con algunas pequeñas señales aquí y allá; y de pronto, nos encontraremos en un mundo que va más allá de nuestra comprensión.

h1

Jugando (y aprendiendo) a ser presidente

01/27/2017

VGdoc [Icon By Buuf]
 Videojuegos.

Tres trabajadores provenientes de un determinado país comunista se encuentran encerrados en la misma celda, y se preguntan entre ellos cómo es que llegaron ahí. El primer hombre dice: “Siempre llegaba con diez minutos de retraso al trabajo, así que fui acusado de sabotaje.” El segundo hombre contesta: “Siempre llegaba diez minutos temprano al trabajo, así que me acusaron de espionaje.” El tercer hombre remata: “Siempre llegaba a trabajar a tiempo, así que me acusaron de tener posesión de un reloj occidental.”

— Anónimo. Foros de discusión en Freerepublic.com, extraído el 24 de Enero de 2017.

Uno de los primeros videojuegos para la PC que pude tener, por ahí de 1991, consistía en una simulación política, en la que el jugador tomaba el cargo de Secretario General del Partido Comunista de la Union Soviética. El juego se llamaba Crisis in the Kremlin, y fue publicado por la respetable (y ahora difunta) Spectrum Holobyte. El objetivo principal del juego consistía en establecer las políticas y presupuesto, así como responder a las emergencias sociales y políticas que ocurrían entre 1985 y 2017 en la antigua URSS, evitando en la medida de lo posible, su disolución – la cual, por ironías de la vida, ocurrió a mediados de ese mismo año.

Pic: Screenshot of Spectrum Holobyte's Crisis in the Kremlin (1991)
Un interesante aunque algo árido simulador político, que nos ponía en la silla presidencial de la desaparecida Unión Soviética, ajustando políticas y presupuesto de acuerdo a tres tendencias: los políticos de línea dura como Leonid Brézhnev, los reformistas como Mijaíl Gorbachov o los “radicales” como Borís Yeltsin. (Fuente: Leon’s Web Pages)


La característica más memorable consistía en los chistes subversivos que aparecían a lo largo del juego, similares al encontrado al principio de este post, mostrando de manera humorística las dificultades económicas y políticas a las que estaba expuesta la población soviética; problemas como falta de alimentos y productos básicos, corrupción y paranoia con un gran parecido a la situación que enfrenta Venezuela en estos momentos – y que al igual que nuestros hermanos Venezolanos, se debía en gran medida al sabotaje económico proveniente del exterior.

No obstante, la rejugabilidad de Crisis in the Kremlin es escasa, ya que muchos de los acontecimientos históricos ocurridos en la URSS durante las décadas de los 80 y 90 se repiten una y otra vez, como el accidente nuclear de Chernóbil, o la Guerra de Afganistán. Claro que, es interesante ver este choque entre lo que la sociedad soviética se supone que es y lo que el jugador debe hacer para mantener su país a flote – recordemos que éste es un juego producido de y para estadounidenses, por lo que la mecánica del juego nos obligaba a adoptar políticas liberales y economía de libre mercado si queríamos llegar a 1992 con una integridad territorial más o menos intacta. Por desgracia, esto hace imposible formular algunos experimentos, como seguir el camino Chino (férreo control de la vida política y una economía de mercado) o la ruta de las democracias Escandinavas (una democracia liberal con una economía socialista). En fin, en general este es un juego decente para quienes tengan interés en la historia de la Guerra Fría y deseen saber cuáles fueron algunos de los factores que contribuyeron a la caída del bloque socialista a principios de los años 90.

Es así como hace algún tiempo, me topé con un juego basado en el navegador llamado NationStates, que funciona bajo la misma premisa: el jugador establece una nueva partida al responder un breve cuestionario sobre el tipo de economía, derechos civiles y libertades políticas iniciales; luego proporcionamos un nombre, bandera y otros datos a nuestra nación, tales como animal nacional, moneda de cambio y lema oficial. Estas respuestas generarán un nuevo país listo para ser gobernado. Luego, a medida que pasa el tiempo (un par de minutos al principio, hasta varias horas para juegos más maduros), se nos presentarán diferentes eventos o crisis que debemos resolver de acuerdo a nuestras propias creencias: desde problemas que parecen triviales, tales como la manera en que el gobierno debe responder – o no – ante altas tasas de divorcio, convertirse en el anfitrión de la Fórmula 1 o legalizar el canibalismo (LOL), hasta temas muy serios de política, sociedad y economía de la vida real, tales como enfrentar la evasión fiscal, la legalización del aborto o aprobación de cultivo de transgénicos.

Pic: Screenshot of Max Barry's NationStates
Resultado típico al responder ante una crisis en NationStates: nuestras decisiones afectan ciertos indicadores de nuestro país virtual. En este caso, cuando algunos periodistas de nuestro país son secuestrados por extremistas extranjeros, nuestro gobierno respondió con la célebre frase: Si están buscando un rescate, deben saber que no tenemos dinero. Lo que sí tenemos es un conjunto muy particular de habilidades; habilidades que hemos adquirido durante una muy larga carrera… (Fuente: NationStates)


Los resultados de nuestra elección se verán como cambios en diferentes aspectos de nuestro país, que de nueva cuenta van desde los más graciosos, como nivel de desnudez, índice de amabilidad y rebeldía juvenil, hasta los que normalmente veríamos en los reportes de gobernabilidad de la ONU: niveles de corrupción, ingreso promedio e índice de desarrollo humano. Así, a pesar de (o debido a) una premisa muy limitada, NationStates puede ser jugado de muchas maneras, ya sea de forma narrativa, decidiendo cómo el país evoluciona a través de la resolución de estos problemas; competitivamente al tratar de convertirnos en el número uno mundial en por ejemplo, industria armamentista; o creativamente, charlando en los foros del sitio, representando guerras, copas del mundo y crisis diplomáticas. Incluso es posible interactuar con los easter eggs que aparecen ocasionalmente, como el “Apocalipsis Zombi” que ocurre anualmente durante Halloween. En definitiva, el juego significa cosas diferentes para diferentes jugadores.

Simulando y aprendiendo sobre cosas más serias

Lo valioso de NationStates es que permite darse una idea acerca de cómo trabajan muchos de nuestros gobiernos: en última instancia, las políticas que éstos hacen cumplir contribuyen al incremento o disminución de tres aspectos fundamentales de nuestras respectivas sociedades: derechos civiles, derechos políticos y economía. Así, estas tres dimensiones permiten identificar el tipo de país resultante: desde “Dictaduras Psicóticas”, hasta “Democracias Conservadoras”, “Paraísos Liberales Escandinavos” y estados de “Anarquía Total”.

Este juego también nos permite ver por qué muchos países del tercer mundo no pueden avanzar a pesar de los esfuerzos que hacen sus gobiernos para salir adelante: mientras no se ataquen de raíz problemas sociales como corrupción, crimen, e ignorancia, es casi imposible elevar otros indicadores como salud pública, empleo e igualdad de género – factores que ni siquiera dependen de qué tan avanzada es una economía. De la misma manera, para alcanzar el estatus de “potencia económica”, es necesario hacer sacrificios, ya sea mediante impuestos elevadísimos, como han hecho precisamente las democracias Escandinavas, o sometiéndose al neoliberalismo, a costa del medio ambiente y el bienestar social, como han hecho los Estados Unidos desde la Era Reagan de 1980.

Finalmente, las implicaciones filosóficas que presenta el juego son muy interesantes. Aunque usualmente se nos presenta en un tono humorístico y exagerado, los temas vistos son por lo general preocupaciones reales de los gobiernos de todo el mundo, y así como en el mundo real, las decisiones que tomamos pueden parecer una buena idea en ese momento, pero pueden tener terribles e inesperadas consecuencias: muchas veces tomamos una elección que parece razonable, sólo para darnos cuenta que metimos la pata cuando vemos los resultados. Como sea, recomiendo probar este juego y jugarlo por lo menos un mes (yo ya llevo 4 meses jugándolo). Es gratis y no es necesario dedicarle mucho tiempo, ya que la creación de un nuevo país tarda quizás 5-10 minutos, y luego resolver los problemas diarios o votar por las resoluciones de la ONU toman casi lo mismo, o menos, al día. Definitivamente, NationStates no posee el frenesí de Command and Conquer, ni el encanto de Civilization, pero para aquellos que busquen un juego relajado, que los haga reflexionar acerca del mundo que nos rodea, éste es una excelente opción.

h1

Adiós al 2016… llevando el fuego

12/23/2016

Wizdoc [Icon By Buuf]
 Reflexiones.

Mira hacia el futuro, porque ahí es donde pasarás el resto de tu vida.

George Burns (1896 – 1996), cómico y actor norteamericano.

¡Uf! Este año, tanto la Navidad como el Año Nuevo caen en domingo. Y si esto no resume perfectamente lo atroz que ha sido este 2016, no sé que otra cosa podría demostrarlo. Entre devastadores conflictos armados por doquier, crisis de refugiados, ya varios años de estancamiento económico (al menos en México) y una nueva amenaza a la estabilidad mundial, este año definitivamente no fue apto para cardiacos.

Pic: Me at the beginning of 2016 // me at the end of 2016
Yo al principio del 2016 // yo al final del 2016. (Fuente: boredpanda.com)


Al final del día, sin embargo, cuento con una buena salud, una familia que me ama, un techo sobre mi cabeza, lo suficiente para comer, y suficiente esperanza en el futuro. Aunque ciertamente este 2016 no va a ser un año que recordaré con nostalgia, trataremos de ser lo suficientemente maduros como para entender que siempre habrá un mañana y que debemos trabajar por un futuro mejor para las siguientes generaciones; como dicen por ahí: lo curioso de la perspectiva es que siempre es más fácil en retrospectiva.

Es así como comparto el siguiente artículo, encontrado originalmente en el blog The Art of Manliness, y que a su vez está basado en la conmovedora novela La Carretera, escrita por célebre autor Cormac McCarthy. Traducida por mi cuenta, me parece una publicación muy relevante en estos tiempos que pueden parecer difíciles, pero que debemos tomarlos como una oportunidad para ser mejores seres humanos:

Vamos a estar bien, ¿cierto papá?

Sí. Lo estaremos.

Y nada malo nos va a pasar.

Así es. Porque llevamos el fuego.

Sí. Porque llevamos el fuego.

Una vez al año leo La Carretera, de Cormac McCarthy. Esta lectura anual se ha convertido casi en un rito religioso para mí. Al igual que las obras trágicas de la antigua Grecia, La Carretera me proporciona una muy necesaria liberación catártica. Cada vez que llego al final de ese oscuro, perturbador libro, termino sollozando. Mientras que ningún otro libro me ha hecho llorar, cuando termino La Carretera, las lágrimas fluyen por mis mejillas y sobre mi bigote. Todo lo que quiero hacer es abrazar a mis hijos y nunca dejarlos ir. Si has leído el libro, eres un papá, y no tienes un corazón de piedra, lo entenderás.

(Si no has leído el libro, puedes dejar de leer este artículo – contiene spoilers.)

La Carretera ha sido llamada una historia de amor entre padre e hijo, y nada podría describirlo mejor. El libro pone la belleza y el dolor de la paternidad en una poderosa perspectiva, revelando el amor paternal intensamente cerca del corazón.

Un padre sin nombre y su hijo realizan un peregrinaje a través de una triste, ceniza, post-apocalíptica Norteamérica, empujando un carrito de compras con sus suministros, perpetuamente hurgando por su próxima comida. Todo esto sucede mientras están atentos al acecho de los “chicos malos” – tribus salvajes de caníbales que merodean el paisaje en sus vehículos improvisados que corren con diésel.

El padre está enfermo, y está muriendo. Sabe que no estará por mucho más tiempo para proteger y velar por su hijo. Una sensación de ser “arrojado al mundo”, como decía Heidegger, impregna la vida de estos dos individuos, que sólo se tienen el uno al otro.

A lo largo de la historia, el hombre experimenta momentos de profunda angustia al pensar en el futuro de su hijo en este inhóspito y desolado mundo. Incluso contempla aplastar la cabeza de su hijo con una piedra para evitar que sea violado y comido por algún bárbaro sucio y depravado.

Sin embargo, al mismo tiempo, este hombre ve la esperanza y bondad en la inocente dulzura de su hijo, y por lo tanto encuentra la fuerza para seguir adelante. A lo largo del viaje, le cuenta a su hijo historias del mundo antes de su destrucción. Él le enseña al niño las habilidades físicas y aptitudes mentales necesarias para sobrevivir. Pero lo más importante, el hombre enseña a su hijo a “llevar el fuego”:

Nunca nos comeríamos a nadie, ¿verdad?

No, claro que no.

No importa qué.

No. No importa qué.

Porque somos los buenos.

Sí.

Y estamos llevando el fuego.

Y estamos llevando el fuego.

Sí.

Bien.

Para el hombre y su hijo, “el fuego” es una metáfora no sólo acerca de la voluntad de vivir, sino de vivir noblemente. Es un abrazo de bondad humana. Consiste en tener esperanza cuando todo parece desesperado. Los buenos llevan el fuego; los malos no lo hacen. En su situación actual, los lapsos morales podrían ser perdonados y racionalizados como una cuestión de vida o muerte. Padre e hijo podían permitir, como los bárbaros, que los fines justificaran cualquier medio.

Pero en lugar de eso, deciden aferrarse a la bondad a pesar de todo. No importa cuán terribles sean las cosas en el mundo de La Carretera, siempre y cuando el hombre y su hijo sigan manteniendo el fuego ardiendo dentro de ellos, todo va a estar bien al final. Es trágicamente hermoso.

Quiero estar contigo.

No puedes.

Por favor.

No puedes. Tienes que llevar el fuego.

No sé cómo.

Sí que puedes.

¿Es real? ¿El fuego?

Sí lo es.

¿Dónde está? No sé dónde está.

Sí que puedes. Está dentro de ti. Siempre estuvo allí. Puedo verlo.

Sólo llévame contigo. Por favor.

No puedo

Por favor, papá.

No puedo. No puedo sostener a mi hijo muerto en mis brazos. Pensé que podía, pero no puedo.

Dijiste que nunca me dejarías.

Lo sé. Lo siento. Tienes todo mi corazón. Siempre lo hiciste. Eres el mejor tipo. Siempre lo fuiste. Si ya no estoy aquí, todavía puedes hablar conmigo. Puedes hablar conmigo y hablaré contigo. Ya lo verás.


Lleva el fuego

Esa frase encapsula perfectamente la tarea de la paternidad. Aunque no me enfrento a hordas de vándalos que mantienen esclavos sexuales y son devoradores de bebés, a menudo comparto los mismos sentimientos que el hombre sin nombre en La Carretera. Al igual que él, a veces siento que he sido arrojado al mundo con mis hijos, que somos extraños en una tierra extraña, que sólo estoy averiguando las cosas sobre la marcha.

Y aunque espero no morir pronto como el hombre de La Carretera, sé que mi tiempo con mis hijos es limitado. Gus acaba de cumplir seis años y ¡vaya!, esos años se van volando. En apenas doce más, él probablemente nos dejará a mí y a Kate para salir por su cuenta. Durante este tiempo, tengo que enseñarle todo lo que pueda para ayudarlo a sobrevivir y prosperar – tengo que prepararlo para el momento en el que yo ya no sea una presencia constante en su vida. Lo mismo ocurre con mi hija, Scout.

Pero lo que más me preocupa es si estoy enseñando a mis hijos cómo ser seres humanos buenos y nobles, incluso cuando sus circunstancias podrían proporcionarles excusas para la laxitud moral – lapsos justificados por el egoísmo, o provocados por la amargura, el pesimismo y la apatía. ¿Elegirán el idealismo sobre la desconfianza? ¿Virtud sobre el vicio? ¿Decencia sobre el abandono? ¿Esperanza sobre la desesperación?

¿Les estoy enseñando a llevar el fuego?

¿Estoy transmitiendo los valores que aprendí de personas como mi abuelo, padres y otros mentores?

¿Todavía llevo el fuego que me pasaron, o lo he extinguido, o lo he dejado enfriar?

Si todavía llevo el fuego, ¿qué estoy haciendo para alimentar la llama y mantenerla viva?

¿Acaso una luz arde lo suficientemente brillante, como para que otros puedan sentir el calor y se calienten por ella?

¿Qué estoy haciendo para pasar el fuego a mis hijos? ¿Les muestro en mis acciones y palabras cómo llevarlo? ¿Tengo intención de hablarles acerca de los hombres y mujeres que vinieron antes de ellos, que llevaron el fuego a pesar de las dificultades y los reveses?

Cuando mis hijos me dejen cuando sean adultos, y finalmente deje a mis hijos debido a mi muerte, ¿podrán llevar el fuego adelante? ¿Sabrán cómo cuidarlo por su cuenta y pasarlo a sus hijos? ¿O se extinguirá el fuego antes de que las generaciones futuras puedan recoger la antorcha?

Creo, espero, que estoy haciendo un buen trabajo con esta tarea de llevar el fuego. Pero cada vez que leo La Carretera, me convenzo de hacerlo mejor. Trato de ser más humano, más civilizado. Soy más intencional acerca de enseñar esas cosas a mis hijos. Trato de ser más esperanzador, y menos receloso.

Incluso si todavía no eres un padre, y tal vez nunca te conviertas en uno, la tragedia moderna de La Carretera todavía puede proporcionar lecciones y estímulos para la reflexión. ¿Todavía llevas el fuego que te han pasado de tus antepasados? ¿Cómo demuestras su comportamiento? ¿Posees una luz interior que calienta a todos los que encuentras?

Algunos de ustedes podrían estar pensando, “Bueno, mis padres y abuelos eran perezosos y canallas. Definitivamente no tenían el fuego.” El hecho de que lo reconozcas indica que ya tienes una llama naciente dentro de ti.

Aliméntala.

Haz el bien. Sé decente. Encuentra a otros que llevan el fuego para que puedan combinar sus llamas en un resplandor rugiente.

Es fácil sentirse cansado y desanimado en el mundo de hoy – que tus buenas acciones no serán recompensadas ni notadas en el mejor de los casos, y en el peor, que te perjudican.

Pero ese es el precio que a veces se paga por llevar el fuego. Tú te inmolas voluntariamente para proporcionar el calor y la luz necesitados por un mundo frío y oscuro. Como he dicho antes, es trágicamente hermoso.

Cada mañana, cuando te levantes de la cama, piensa en recoger una antorcha, encendiéndola en la metafórica fogata que siempre mantienes ardiendo, llevándola contigo cuando sales de casa.

En los momentos de calma que experimentarás durante todo el día – cuando estés sentado en el tráfico pesado, cuando estés mirando sin pensar en la pantalla de tu smartphone, cuando estés a punto de dormirte – pregúntate:

¿Estoy llevando el fuego?

Carry the Fire. The Art of Manliness. (Oct. 31, 2016).
h1

Los 11 países (y un par de colados) con mejor paga para un profesional en Java

12/12/2016

Wizdoc [Icon By Buuf]
 Tips & Tricks.

Atribuyo mi éxito a esto: nunca me rendí, ni di excusa alguna.

Florence Nightingale (1820 – 1910). Enfermera, escritora y estadística británica, considerada como la precursora de la enfermería profesional moderna.

Este 2016 ya casi termina, por lo que muchos de nosotros estamos saliendo de vacaciones o finalizando los últimos encargos antes de “cerrar la cortina” debido a las fiestas. Otros tantos, ya empezamos a planear los proyectos del próximo año, ya que durante los primeros meses del 2017, si bien el mundo no se acabará, sufriremos de una fuerte incertidumbre y por consiguiente, el entorno económico se tornará bastante pesimista. Por ello, en vez de preocuparnos, es necesario ocuparnos en soluciones concretas para evitar “marearnos” debido a la montaña rusa que estamos a punto de experimentar.

Es así como encontré la siguiente infografía, que detalla algunos de los países donde el conocimiento en Java es mejor pagado; desde entry-levels, hasta desarrolladores expertos con más de 10 años de experiencia:

Pic: 12 Best Paying Countries for Java Professionals
Los 11 Mejores Países para un Profesional en Java. También se incluye a la India, cuyos sueldos se encuentran entre los 6,000 y 15,000 dólares anuales; una cifra bastante más baja que el ingreso percibido por un desarrollador Mexicano (USD 15,500 – 20,200) (Fuente: DZone.com)


Lo interesante de la gráfica es que no necesariamente los Estados Unidos son los que mejor pagan; para desarrolladores expertos, el país que cuenta con el mejor sueldo es Suiza, con el equivalente a casi USD 99,000 anuales. Sin embargo, por lo remoto de aquella nación Europea y el “detalle” de tener que ser multilingüe (los idiomas oficiales son el Alemán, Francés, Italiano y Romanche) es comprensible que sus sueldos sean bastante altos. Por otro lado, países que difícilmente serían considerados como la primera opción de un desarrollador en Java, como Nueva Zelanda, Australia y el Reino Unido, también son muy atractivos. A continuación, una tabla con estos sueldos convertidos a dólares Americanos, incluyendo a México como referencia:

País Principiante
(USD)
Intermedio
(USD)
Experto
(USD)
Suiza 39,865.32 85,821.12 99,000.00
E.E.U.U. 48,735.00 72,760.00 87,000.00
Noruega 48,069.84 65,485.80 78,476.64
Dinamarca 28,105.56 64,273.58 76,821.78
Israel 25,480.00 61,949.94 72,800.00
Australia 37,008.75 56,748.75 68,250.00
Suecia 29,869.18 53,184.67 60,750.47
Alemania 28,721.76 48,364.62 56,180.00
Canadá 32,827.44 47,977.28 56,240.00
Nueva Zelanda 32,384.88 45,932.40 56,160.00
Reino Unido 29,909.77 44,140.12 55,880.00
México 15,421.48 19,770.32 20,094.31
India 6,209.34 11,970.72 15,000.00
Sueldos anuales por país, en dólares Americanos, ordenados de mayor a menor por Nivel Intermedio de experiencia.


La gráfica también expone lo que ya sabíamos: la tecnologías que están de moda son Hibernate, Spring y Struts, y las que ya van de salida, debido a la negligencia de Oracle, como los JSPs y Servlets. También nos muestra que vale la pena obtener certificaciones como programador o desarrollador, para refinar nuestras habilidades y tener un currículo con un mayor impacto.

Ahora, ya que para el próximo año tanto los Estados Unidos como Europa serán más propensos a aumentar las restricciones sobre el movimiento de los trabajadores, no todos seremos capaces de empacar y salir de nuestros respectivos países para lanzarnos a la aventura. Entonces, ¿por qué no buscar trabajo remoto? En la web podemos encontrar buenas opciones para encontrar tales oportunidades, lo que nos permitiría ganar un par de dólares desde la comodidad de nuestro propio hogar. ¿El único obstáculo? La maestría del idioma Inglés y, por supuesto, nuestras habilidades para usar las tecnologías del oficio.

h1

Trump ganó. ¿Ahora qué?

11/19/2016

Politics [Icon By Buuf]
 Política.

He soñado un sueño… pero ahora mi sueño me ha dejado.

Biblia del Rey Jacobo. (Daniel 2:3)

Habiéndonos repuesto del shock causado por la inminente presidencia del magnate Americano Donald Trump, lo único que nos queda por hacer es prepararnos para los tiempos difíciles que están por venir, pues muy probablemente, este señor cumplirá las amenazas que formaron parte de su plataforma electoral: la deportación de más de 6 millones de mexicanos radicados en los Estados Unidos – tal vez más si el nuevo gobierno elimina proyectos legislativos como el DREAM Act – así como la eventual derogación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En cuanto al muro, éste ha existido desde la era Bush Jr., pero Trump puede venirnos con una “grata” sorpresa, como que “de ahora en adelante, México financiará el muro; de lo contrario, los Estados Unidos abandonarán el TLCAN definitivamente”. Sea como sea, es casi un hecho que tendremos más devaluaciones del peso mexicano, el desempleo y subempleo aumentarán considerablemente, y seremos víctimas de una crisis económica y humanitaria, ya que nuestro país no está listo para recibir a millones de expatriados – precisamente por inseguridad y falta de oportunidades económicas, nuestros connacionales se aventuraron a ingresar al territorio gringo de manera ilegal.

Lo realmente decepcionante acerca de estas elecciones, es que los estadounidenses votaron por un neofascista, misógino, racista y xenófobo, enviándonos el claro mensaje de que una franca mayoría comparte sus valores. Por lo tanto, la imagen del redneck que ama las armas, maneja una pickup y odia a todos los que no son de ascendencia aria, está aquí para quedarse, incluso cuando estemos hablando con políticos, diplomáticos y gente de negocios provenientes de aquél país:

– Chris Cillizza: No hay nada mas molesto — y contraproducente — para mí que aquellos que dicen que todos los 59 millones de votos para Trump fueron racistas.

– Charles Gaba: No todos los partidarios de Trump son racistas, pero todos ellos decidieron que el racismo no era un factor decisivo. Fin de la historia.

(Fuente: Twitter)

El gobierno mexicano busca desesperadamente mostrar fortaleza al enfatizar que “estamos listos” para trabajar con el gobierno entrante, pero la verdad es que es imposible ponerse de acuerdo con un demagogo narcisista que considera cualquier negociación como un juego determinado por ganadores y perdedores; máxime si Trump está conformando un gabinete que pertenece a la ultraderecha, cuya razón de ser es la de imponer su posición por cualquier medio a su alcance – incluso aquél de índole militar. Lo que sí es cierto, es que el resentimiento en ambos lados de la frontera ya empieza a sentirse, y eso no puede ser nada bueno, especialmente cuando sabemos lo que les pasa a aquellos países que se oponen al capricho del Imperio del Caos.

Si bien México no tiene los medios para defender su dignidad o soberanía, esta nueva amenaza puede ser una oportunidad para crecer y cortar el cordón umbilical que nos tiene atados al destino de un país que, siendo nuestro vecino más cercano, es completamente indiferente a lo que nos pueda ocurrir a nosotros:

“Gracias” al TLCAN, la mayoría de mis compras son marcas estadounidenses, o reflejan los precios de las importaciones estadounidenses, y los precios de los alimentos aumentarán significativamente. Ya lo han hecho, y eso puede no ser del todo malo. Si Trump – como ya ha amenazado – intenta cambiar los términos del TLCAN, estamos en posición de recuperar el control de nuestra agricultura, y con unos Estados Unidos incapaces de comprar tantas exportaciones mexicanas de alimentos, el mercado interno podría absorber gran parte de la producción (y los precios podrían reflejar unos costos de transporte mucho más bajos).

A largo plazo – por ahora debemos ser capaces de soportar la presión sobre el peso – tendremos una menor dependencia de los mercados estadounidenses (y una repugnancia general en todo el mundo hacia el presidente de Estados Unidos) será una oportunidad para expandir el comercio con el resto del mundo. Los consumidores estadounidenses pondrán el grito en el cielo si los precios de los autos suben un 35% (otra amenaza de Trump), pero considerando que podemos vender autos en otros lugares igual de bien, y las plantas automotrices de aquí no se mudarán a los Estados Unidos, estaremos bien.

¿Nuestro petróleo? Dependiendo del mes, México es el segundo o tercer proveedor foráneo más grande de los Estados Unidos. Se ha sugerido desde hace algunos años que, mientras desarrollamos nuestras abundantes fuentes de energía alternativas (hidroeléctrica, solar, marea, viento, etc.) utilicemos el petróleo que tenemos en casa para desarrollar nuestra propia capacidad de manufactura. Gracias Trump.

Estados Unidos ha elegido un ultra-nacionalista (o al menos un ultra-de-la-nación-alista) y la respuesta aquí podría ser nuestra enteramente… un retorno a nuestra tradicional no-alineación política, que nos libera para trabajar por el bien común de México, y no para el beneficio económico de los Estados Unidos.

Nothing to fear but fear itself. The Mex Files. (Nov. 9, 2016).


Claro que, intentar hacer algo así no será una tarea fácil, pues primero debemos limpiar nuestra propia casa, lo que invariablemente resultará en una turbulencia política y económica. Después de todo, ningún país puede defenderse de amenazas externas si está siendo golpeado constantemente por el azote del crimen organizado, su presidente tiene un índice de aprobación de apenas el 27% y su clase política es conocida por su corrupción y excesos; no por defender los intereses de sus constituyentes.

De acuerdo al diario El Financiero, ahora más que nunca debemos volvernos pragmáticos y dejar de ser idealistas en nuestra relación con Washington. Un buen ejemplo: en realidad no necesitamos un tratado de libre comercio con los Estados Unidos; tan sólo con Texas, California, Michigan e Illinois, pues aquellos son los únicos estados significativos para nuestro comercio exterior. Otro ejemplo es la fuerte dependencia de mano de obra barata, requerida por el sector agrícola estadounidense, para mantener un negocio rentable; ya que claramente, los trabajadores estadounidenses no quieren realizar esos trabajos, Trump y sus secuaces tendrán que implementar un programa de trabajadores temporales o resignarse a ver cómo sus cosechas se pudren en sus campos – algo que de acuerdo a Bloomberg, ya está pasando en California y otros estados agrícolas. Como sea, tampoco podemos ser abiertamente hostiles contra los Estados Unidos, porque no contamos con la capacidad comercial o militar de una potencia como China, que ha dicho “estar lista para una guerra comercial”. Aquí en México, debemos enfocarnos en hacer prevalecer la diplomacia.

En fin, esperemos que el pragmatismo político y económico se impongan por encima de sueños guajiros que aparentemente, pueden provocar un desastre no sólo para nosotros o los gringos, sino para el resto del mundo también.

h1

El auge y caída de BlackBerry

10/21/2016

Moneydoc [Icon By Buuf]
 Economía y finanzas.

Yo uso un BlackBerry. Estoy tan atrasado en la tecnología de comunicación móvil, que creo que un smartwatch puede ser un salto demasiado lejos para mi.

Derek Blasberg (n. 1982). Escritor, autor fashionista y editor de origen norteamericano.

Para aquellos que desconozcan acerca de BlackBerry, ésta es (¿fue?) una extraordinariamente innovadora empresa canadiense de dispositivos electrónicos, que experimentó un auge entre los años 2010 y 2012, pero que en la actualidad, está a punto de desaparecer. Fundada como Research In Motion o RIM en 1995, los teléfonos celulares diseñados por esta compañía eran considerados el non-plus-ultra de la tecnología móvil, debido a su gran versatilidad y una serie de aplicaciones que, en su momento, fueron revolucionarias, como el correo electrónico, el navegador y la mensajería instantánea. De hecho, su principal característica era un teclado físico, cuyas teclas eran como las drupas de una zarzamora (Ingles: blackberry). Por ello, la compañía y sus productos tenían tal renombre, que no era poco común encontrar a los altos ejecutivos y políticos de la época – tales como la Secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton y el CEO de Google, Erick Schmidt – usando estos dispositivos.

Pic: BlackBerry Quark 6210 (2003)
El BlackBerry Quark 6210, lanzado a la venta en 2003, fue uno de los primeros teléfonos celulares que contenían las aplicaciones de un PDA (Personal Digital Assistant), incluyendo calendario, lista de contactos, bloc de notas y agenda electrónica: la era del smartphone había comenzado. (Fuente: ZEITmagazin Online)

Gracias a estas ideas, el gigante tecnológico pasó de tener 534,000 usuarios en 2003 hasta la impresionante suma de 80 millones en 2012, alcanzando una participación de poco más del 20% en el mercado global de celulares. Sin embargo, nada dura para siempre: hoy en día, BlackBerry se ha convertido en el sotanero de los fabricantes de teléfonos inteligentes, con un insignificante 0.1% del mercado, o no más de 4 millones de usuarios a nivel global. ¿Qué pasó? La organización dejó de innovar, mientras participaba en un mercado de tecnología de consumo que se mueve a pasos agigantados. Así, mientras los canadienses se dormían en sus laureles, sus principales competidores – Apple y Google – invertían enormes sumas de dinero en investigación y desarrollo para eventualmente, apropiarse del mercado de comunicación móvil: Apple se enfocó en la pantalla táctil, ergonomía y facilidad de uso, mientras Google perfeccionaba el núcleo de Linux hasta convertirlo en el poderoso sistema operativo Android, usado por casi todos los demás proveedores de telefonía celular, como Samsung, Huawei y HTC. Como referencia, hace algunas semanas fue lanzado a la venta el nuevo iPhone 7; durante el primer minuto que este dispositivo estuvo disponible al público, Apple ya había vendido un récord de 20,000 unidades.

Pic: The Rise and Fall of BlackBerry ~ Business Insider


Ventas de smartphones BlackBerry, en millones de dispositivos.
(Fuente de la imagen: Business Insider)
¿Qué mató a BlackBerry? De acuerdo al Time Magazine, la debacle se debió a una falta de visión y fallas en su estrategia corporativa:

En primer lugar, después de crecer hasta dominar el mercado corporativo, BlackBerry fue incapaz de entender que los consumidores finales – no los clientes de negocios – conducirían la revolución del teléfono inteligente.

En segundo lugar, BlackBerry se mostró indiferente ante la aparición de la “economía de las aplicaciones” (App Economy), la que habría llevado a la adopción masiva de los dispositivos basados en iOS y Android mediante sus respectivas app stores.

En tercer lugar, BlackBerry no se dio cuenta que los teléfonos inteligentes podrían evolucionar más allá de simples dispositivos de comunicación hasta convertirse en centros de entretenimiento móvil, que incluyen juegos, audio y video.

Finalmente, BlackBerry insistió en la producción de teléfonos con teclados, incluso después de que quedara claro que los usuarios prefieren las pantallas táctiles, las cuales permiten una mejor visualización de vídeo y navegación en la Web. Cuando BlackBerry se decidió a lanzar un dispositivo de pantalla táctil, ya era demasiado tarde, pues fue visto como una mala imitación del iPhone. El último clavo del ataúd consistió en el lanzamiento del Priv, un smartphone basado en Android, en vez de alguno de sus sistemas operativos propietarios (BlackBerry 10, BlackBerry OS).

Es así como el pasado 20 de Septiembre, John Chen, actual CEO de BlackBerry, anunció que esta compañía dejará de producir teléfonos celulares, dejando el desarrollo de hardware en manos de terceros. De ahora en adelante esta empresa, que alguna vez fue vista como uno de los iconos del mundo de los gadgets, se convertirá solamente en un vendedor de soluciones de software para movilidad empresarial. Aunque de momento a BlackBerry le está yendo muy bien en este nicho de mercado – con un ingreso de US$334 millones y un crecimiento de 89% anual – todavía está por verse qué tan competitiva es a largo plazo, ya que como bien sabemos aquellos que tenemos varios años en esta industria, a veces no importa qué tan capitalizada está una organización, un pequeño startup puede aplastarte si posee una idea lo suficientemente innovadora. Así que, la compañía tendrá que reinventarse, no olvidarse de los geeks y convencernos a todos de que sus productos siguen siendo buenos, bonitos y baratos. De lo contrario, BlackBerry seguirá el destino de empresas como Yahoo, otro gigante de la tecnología con un triste destino que ha alcanzado niveles de meme:

1998: Yahoo se niega a comprar Google por 1 millón de dólares.

2002: Yahoo se da cuenta de su error y trata de comprar a Google por 3 billones de dólares; Google dice “dame 5 billones”. Yahoo dice NO.

2008: Yahoo se niega a ser comprado por Microsoft en 40 billones de dólares.

2016: Yahoo es comprado por Verizon en 4.6 billones de dólares. Google vale US$82.5 billones.

h1

Es oficial: vamos a Marte

10/01/2016

Space [Icon By Buuf]
 Astronomía y exploración del espacio.

Existen vistas celestes mucho más deslumbrantes y espectáculos que inspiran más asombro; pero para el observador reflexivo que tiene el privilegio de verlos correctamente, en el cielo no hay nada tan profundamente impresionante como los canales de Marte: líneas finas y filamentos pequeños que se entrecruzan sobre la superficie marciana, capturando nuestra mente a través de millones de millas de vacío.

Percival Lowell (1855 – 1916). Astrónomo, empresario y matemático estadounidense.

En primer lugar, una pregunta para reflexionar: si existiera aunque sea una remota posibilidad, ¿dejarías atrás todo lo que tienes en este mundo, para tomar un pasaje sólo de ida a Marte?

Desde hace algún tiempo, la idea de que los seres humanos debemos iniciar la colonización de nuestro sistema solar ha estado cobrando fuerza: la humanidad necesita de intrépidos exploradores dispuestos a ir “a donde ningún hombre ha ido antes”, para asegurar la preservación de nuestra especie. No, éstos ya no sólo son “sueños guajiros“: nuestro planeta ha entrado de lleno en el Antropoceno, una nueva era geológica dominada por el impacto global que las actividades humanas están teniendo sobre los ecosistemas terrestres, que puede traer como consecuencia un colapso ecológico cuyos efectos pueden alcanzar niveles catastróficos en tan sólo tres generaciones. De hecho, se proyecta que durante los próximos cien años, se extinguirá más del 50% de las especies animales y vegetales alrededor del mundo; una situación que ya es denominada como la sexta extinción masiva de la vida en la Tierra. Por ello, ahora más que nunca, la colonización del espacio es un tema relevante, porque además de mantenernos a salvo de la extinción, el proceso mismo para lograrlo puede proporcionarnos los medios y tecnologías necesarias para salvar lo que queda de nuestro mundo… y a nosotros mismos.

Pic: Urban Algae Farm
Prototipo de una granja urbana de algas. El mecanismo de escala completa, de más de 10 metros de longitud, podrá generar el oxígeno equivalente a cuatro hectáreas de bosque y cerca de 150 Kg de biomasa por día, de las cuales 60% son proteínas vegetales que pueden consumirse como alimento. (Fuente: ecologicstudio.com)

Así, durante las últimas dos semanas ocurrieron dos hitos importantes en este respecto. El primero, aunque poco espectacular, se trata del nuevo presupuesto de 19.5 miles de millones de dólares que le será otorgado a la agencia espacial estadounidense para 2017, el cual será independiente del presidente electo en las próximas elecciones de Noviembre:

Cada vez que se tiene un cambio en la administración, hemos visto el caos causado por la cancelación de los programas de mayor importancia: ya sea la cancelación del programa Constelación; ya sea la cancelación del transbordador espacial, el impacto en términos de puestos de trabajo perdidos, el impacto en términos de dinero desperdiciado, ha sido significativo.

Y [este proyecto de ley] va a encaminar a la NASA, no sólo a continuar con el desarrollo del Sistema de Lanzamiento Espacial [SLS] y Orión, sino también considerará a la exploración humana de Marte como un objetivo estatutario, soportado por el Congreso y el presidente.

Bipartisan Cruz-Nelson NASA Reauthorization Bill Unanimously Passed by Senate Commerce Committee. Press Office. (Official homepage of Senator Ted Cruz of Texas, Sep. 21, 2016).

El proyecto de ley exige a la NASA como objetivo primordial, colocar a un ser humano en la superficie de Marte dentro de los próximos 25 años, por lo que si éste es aprobado por el senado estadounidense, los Estados Unidos habrán dado un gran paso para conquistar “la última frontera”.

Haciendo de los humanos una especie multiplanetaria

En 2002, el genio, inventor y empresario sudafricano Elon Musk fundó la compañía aeroespacial SpaceX, con el objetivo de mejorar el coste y fiabilidad de los viajes espaciales. Para sorpresa de muchos, Musk declaró en 2011 que la visión a largo plazo de SpaceX es el desarrollo de tecnologías y medios necesarios para la colonización de Marte. Aunque en un inicio este objetivo fue considerado una locura, la compañía ha logrado alcanzar los hitos necesarios para que esto se haga realidad: con un precio de US$2,200 para colocar un kilogramo de carga en la órbita baja terrestre (40% menos que su competidor más cercano), SpaceX ha puesto a la industria aeroespacial en jaque: es tal la disrupción causada en el mercado, que la competencia se enfrenta a una importante reestructuración o la quiebra. A este ritmo, si el costo ofertado alcanza un monto menor a US$500 por kilogramo, finalmente será posible colocar estaciones espaciales privadas en órbita, comenzar la explotación minera de la Luna y establecer puestos de avanzada en Marte.

Es así como el Martes pasado, durante el 67º Congreso Astronáutico Internacional, llevado a cabo en la ciudad mexicana de Guadalajara, Musk reveló cómo planea llevar un millón (!) de colonos a Marte durante las próximas décadas. En una conferencia magistral, apropiadamente titulada “Haciendo de los humanos una especie multiplanetaria”, Musk presentó su plan para iniciar la colonización del planeta rojo, tan pronto como el 2024:


El fundador y CEO de SpaceX, Elon Musk, develó el Sistema de Transporte Interplanetario (ITS) que nos llevará a Marte. Para lograrlo, Musk busca combinar el cohete más poderoso jamás construido – que posee cuatro veces la potencia del Saturno V que nos llevó a la Luna – con una nave espacial diseñada para llevar hasta 100 personas por vuelo. (Fuente: treehugger.com)

Por razones de disminución de costos, el transporte sería bidireccional y reutilizable, por lo que Musk planea construir una planta generadora de combustible en Marte, usando el dióxido de carbono y hielo encontrados en la atmósfera y subsuelo marcianos, para generar el metano y oxígeno utilizados por el ITS durante el viaje de regreso. Si todo resulta de acuerdo al plan, el ITS permitirá a la humanidad establecer una colonia permanente y autosuficiente en Marte dentro de los próximos 40 a 100 años, mediante viajes con una duración de 80 a 120 días y un costo de transportación de US$200,000 por persona.

Hola… Tierra llamando a Musk

Sin embargo, por el bien del argumento, Musk tiene una solución extraordinaria para resolver un problema que, si bien no es trivial, es sólo uno de múltiples obstáculos que es necesario abordar para establecer una colonia permanente en Marte. Usando la metáfora de la conquista de América, SpaceX nos está vendiendo la mejor versión de La Niña, La Pinta y La Santa María, cuando no tenemos ni idea de cómo construir un asentamiento en el “Nuevo Mundo”, o cómo podremos sobrevivir una vez que lleguemos allí: hasta la fecha, nadie ha propuesto soluciones integrales que incluyan el suministro continuo de oxígeno, agua, energía, calor y refugio para toda la colonia, quedando sólo en conceptos artísticos o diseños y prototipos muy rudimentarios. Ya que Musk es serio, es esencial disponer de todas estas tecnologías, plenamente desarrolladas, dentro de los próximos 10 años. Así, pronto tendremos los medios para llegar hasta ahí, pero de momento toda la tecnología, necesaria para establecernos permanentemente fuera de la Tierra, sigue permaneciendo inmadura.

Pic: Mars Colony - Screenshot of Videogame 'Sol 0' by Chondrite Games
Si bien existen diseños y conceptos artísticos de hábitats espaciales desde la década de 1950, estas ideas no han sido puestas en práctica, más allá de prototipos sencillos. Si queremos llegar “al infinito y más allá”, es indispensable contar con modelos funcionales, que puedan operar de manera continua por décadas en un medio tan hostil como el espacio exterior, al mismo tiempo que proporcionan soporte vital y comodidad a los futuros colonizadores. En la imagen, una captura de pantalla del videojuego Sol 0, de Chondrite Games. (Fuente: greatbitblog.com)

Por otra parte, para iniciar un esfuerzo significativo de colonización, sería indispensable invertir miles de millones de dólares en transporte, personal y equipo, porque más allá de los materiales de construcción y compuestos volátiles (nitrógeno, hidrógeno y oxígeno), todo lo demás tendría que ser importado. Por lo tanto, todo el equipo de alta tecnología, alimentos, ropa y hasta los utensilios de cocina, tendrían que ser traídos desde la Tierra. Así pues, ¿no sería más práctico iniciar la colonización de nuestro propio satélite natural? Aunque la Luna es menos glamorosa que Marte, ésta posee una gran riqueza de recursos naturales, está mucho más cerca de la Tierra y en última instancia, lo que funcione en la Luna puede servir como prueba de concepto para otros asentamientos a lo largo del sistema solar.

¿Será posible llevar a cabo esta fantástica iniciativa? Ciertamente: tal vez no ocurra en 10 o 15 años como promete Musk, pero eventualmente será realizable. La verdad es que este hombre siempre ha tenido algún as bajo la manga: sin excepción, todas las empresas fundadas por Musk – SpaceX, Hyperloop One, Tesla, SolarCity – han logrado revolucionar sus respectivas industrias. No en vano, la mayoría de los expertos advierten que es muy malo para los negocios apostar en contra de Elon Musk. Sin embargo, éste será un camino arduo y tortuoso, y éste requerirá hacer sacrificios: el propio Musk dice que le gustaría morir en Marte; sólo que no durante el impacto.