Posts Tagged ‘politica’

h1

Jugando (y aprendiendo) a ser presidente

01/27/2017

VGdoc [Icon By Buuf]
 Videojuegos.

Tres trabajadores provenientes de un determinado país comunista se encuentran encerrados en la misma celda, y se preguntan entre ellos cómo es que llegaron ahí. El primer hombre dice: “Siempre llegaba con diez minutos de retraso al trabajo, así que fui acusado de sabotaje.” El segundo hombre contesta: “Siempre llegaba diez minutos temprano al trabajo, así que me acusaron de espionaje.” El tercer hombre remata: “Siempre llegaba a trabajar a tiempo, así que me acusaron de tener posesión de un reloj occidental.”

— Anónimo. Foros de discusión en Freerepublic.com, extraído el 24 de Enero de 2017.

Uno de los primeros videojuegos para la PC que pude tener, por ahí de 1991, consistía en una simulación política, en la que el jugador tomaba el cargo de Secretario General del Partido Comunista de la Union Soviética. El juego se llamaba Crisis in the Kremlin, y fue publicado por la respetable (y ahora difunta) Spectrum Holobyte. El objetivo principal del juego consistía en establecer las políticas y presupuesto, así como responder a las emergencias sociales y políticas que ocurrían entre 1985 y 2017 en la antigua URSS, evitando en la medida de lo posible, su disolución – la cual, por ironías de la vida, ocurrió a mediados de ese mismo año.

Pic: Screenshot of Spectrum Holobyte's Crisis in the Kremlin (1991)
Un interesante aunque algo árido simulador político, que nos ponía en la silla presidencial de la desaparecida Unión Soviética, ajustando políticas y presupuesto de acuerdo a tres tendencias: los políticos de línea dura como Leonid Brézhnev, los reformistas como Mijaíl Gorbachov o los “radicales” como Borís Yeltsin. (Fuente: Leon’s Web Pages)


La característica más memorable consistía en los chistes subversivos que aparecían a lo largo del juego, similares al encontrado al principio de este post, mostrando de manera humorística las dificultades económicas y políticas a las que estaba expuesta la población soviética; problemas como falta de alimentos y productos básicos, corrupción y paranoia con un gran parecido a la situación que enfrenta Venezuela en estos momentos – y que al igual que nuestros hermanos Venezolanos, se debía en gran medida al sabotaje económico proveniente del exterior.

No obstante, la rejugabilidad de Crisis in the Kremlin es escasa, ya que muchos de los acontecimientos históricos ocurridos en la URSS durante las décadas de los 80 y 90 se repiten una y otra vez, como el accidente nuclear de Chernóbil, o la Guerra de Afganistán. Claro que, es interesante ver este choque entre lo que la sociedad soviética se supone que es y lo que el jugador debe hacer para mantener su país a flote – recordemos que éste es un juego producido de y para estadounidenses, por lo que la mecánica del juego nos obligaba a adoptar políticas liberales y economía de libre mercado si queríamos llegar a 1992 con una integridad territorial más o menos intacta. Por desgracia, esto hace imposible formular algunos experimentos, como seguir el camino Chino (férreo control de la vida política y una economía de mercado) o la ruta de las democracias Escandinavas (una democracia liberal con una economía socialista). En fin, en general este es un juego decente para quienes tengan interés en la historia de la Guerra Fría y deseen saber cuáles fueron algunos de los factores que contribuyeron a la caída del bloque socialista a principios de los años 90.

Es así como hace algún tiempo, me topé con un juego basado en el navegador llamado NationStates, que funciona bajo la misma premisa: el jugador establece una nueva partida al responder un breve cuestionario sobre el tipo de economía, derechos civiles y libertades políticas iniciales; luego proporcionamos un nombre, bandera y otros datos a nuestra nación, tales como animal nacional, moneda de cambio y lema oficial. Estas respuestas generarán un nuevo país listo para ser gobernado. Luego, a medida que pasa el tiempo (un par de minutos al principio, hasta varias horas para juegos más maduros), se nos presentarán diferentes eventos o crisis que debemos resolver de acuerdo a nuestras propias creencias: desde problemas que parecen triviales, tales como la manera en que el gobierno debe responder – o no – ante altas tasas de divorcio, convertirse en el anfitrión de la Fórmula 1 o legalizar el canibalismo (LOL), hasta temas muy serios de política, sociedad y economía de la vida real, tales como enfrentar la evasión fiscal, la legalización del aborto o aprobación de cultivo de transgénicos.

Pic: Screenshot of Max Barry's NationStates
Resultado típico al responder ante una crisis en NationStates: nuestras decisiones afectan ciertos indicadores de nuestro país virtual. En este caso, cuando algunos periodistas de nuestro país son secuestrados por extremistas extranjeros, nuestro gobierno respondió con la célebre frase: Si están buscando un rescate, deben saber que no tenemos dinero. Lo que sí tenemos es un conjunto muy particular de habilidades; habilidades que hemos adquirido durante una muy larga carrera… (Fuente: NationStates)


Los resultados de nuestra elección se verán como cambios en diferentes aspectos de nuestro país, que de nueva cuenta van desde los más graciosos, como nivel de desnudez, índice de amabilidad y rebeldía juvenil, hasta los que normalmente veríamos en los reportes de gobernabilidad de la ONU: niveles de corrupción, ingreso promedio e índice de desarrollo humano. Así, a pesar de (o debido a) una premisa muy limitada, NationStates puede ser jugado de muchas maneras, ya sea de forma narrativa, decidiendo cómo el país evoluciona a través de la resolución de estos problemas; competitivamente al tratar de convertirnos en el número uno mundial en por ejemplo, industria armamentista; o creativamente, charlando en los foros del sitio, representando guerras, copas del mundo y crisis diplomáticas. Incluso es posible interactuar con los easter eggs que aparecen ocasionalmente, como el “Apocalipsis Zombi” que ocurre anualmente durante Halloween. En definitiva, el juego significa cosas diferentes para diferentes jugadores.

Simulando y aprendiendo sobre cosas más serias

Lo valioso de NationStates es que permite darse una idea acerca de cómo trabajan muchos de nuestros gobiernos: en última instancia, las políticas que éstos hacen cumplir contribuyen al incremento o disminución de tres aspectos fundamentales de nuestras respectivas sociedades: derechos civiles, derechos políticos y economía. Así, estas tres dimensiones permiten identificar el tipo de país resultante: desde “Dictaduras Psicóticas”, hasta “Democracias Conservadoras”, “Paraísos Liberales Escandinavos” y estados de “Anarquía Total”.

Este juego también nos permite ver por qué muchos países del tercer mundo no pueden avanzar a pesar de los esfuerzos que hacen sus gobiernos para salir adelante: mientras no se ataquen de raíz problemas sociales como corrupción, crimen, e ignorancia, es casi imposible elevar otros indicadores como salud pública, empleo e igualdad de género – factores que ni siquiera dependen de qué tan avanzada es una economía. De la misma manera, para alcanzar el estatus de “potencia económica”, es necesario hacer sacrificios, ya sea mediante impuestos elevadísimos, como han hecho precisamente las democracias Escandinavas, o sometiéndose al neoliberalismo, a costa del medio ambiente y el bienestar social, como han hecho los Estados Unidos desde la Era Reagan de 1980.

Finalmente, las implicaciones filosóficas que presenta el juego son muy interesantes. Aunque usualmente se nos presenta en un tono humorístico y exagerado, los temas vistos son por lo general preocupaciones reales de los gobiernos de todo el mundo, y así como en el mundo real, las decisiones que tomamos pueden parecer una buena idea en ese momento, pero pueden tener terribles e inesperadas consecuencias: muchas veces tomamos una elección que parece razonable, sólo para darnos cuenta que metimos la pata cuando vemos los resultados. Como sea, recomiendo probar este juego y jugarlo por lo menos un mes (yo ya llevo 4 meses jugándolo). Es gratis y no es necesario dedicarle mucho tiempo, ya que la creación de un nuevo país tarda quizás 5-10 minutos, y luego resolver los problemas diarios o votar por las resoluciones de la ONU toman casi lo mismo, o menos, al día. Definitivamente, NationStates no posee el frenesí de Command and Conquer, ni el encanto de Civilization, pero para aquellos que busquen un juego relajado, que los haga reflexionar acerca del mundo que nos rodea, éste es una excelente opción.

h1

Trump ganó. ¿Ahora qué?

11/19/2016

Politics [Icon By Buuf]
 Política.

He soñado un sueño… pero ahora mi sueño me ha dejado.

Biblia del Rey Jacobo. (Daniel 2:3)

Habiéndonos repuesto del shock causado por la inminente presidencia del magnate Americano Donald Trump, lo único que nos queda por hacer es prepararnos para los tiempos difíciles que están por venir, pues muy probablemente, este señor cumplirá las amenazas que formaron parte de su plataforma electoral: la deportación de más de 6 millones de mexicanos radicados en los Estados Unidos – tal vez más si el nuevo gobierno elimina proyectos legislativos como el DREAM Act – así como la eventual derogación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En cuanto al muro, éste ha existido desde la era Bush Jr., pero Trump puede venirnos con una “grata” sorpresa, como que “de ahora en adelante, México financiará el muro; de lo contrario, los Estados Unidos abandonarán el TLCAN definitivamente”. Sea como sea, es casi un hecho que tendremos más devaluaciones del peso mexicano, el desempleo y subempleo aumentarán considerablemente, y seremos víctimas de una crisis económica y humanitaria, ya que nuestro país no está listo para recibir a millones de expatriados – precisamente por inseguridad y falta de oportunidades económicas, nuestros connacionales se aventuraron a ingresar al territorio gringo de manera ilegal.

Lo realmente decepcionante acerca de estas elecciones, es que los estadounidenses votaron por un neofascista, misógino, racista y xenófobo, enviándonos el claro mensaje de que una franca mayoría comparte sus valores. Por lo tanto, la imagen del redneck que ama las armas, maneja una pickup y odia a todos los que no son de ascendencia aria, está aquí para quedarse, incluso cuando estemos hablando con políticos, diplomáticos y gente de negocios provenientes de aquél país:

– Chris Cillizza: No hay nada mas molesto — y contraproducente — para mí que aquellos que dicen que todos los 59 millones de votos para Trump fueron racistas.

– Charles Gaba: No todos los partidarios de Trump son racistas, pero todos ellos decidieron que el racismo no era un factor decisivo. Fin de la historia.

(Fuente: Twitter)

El gobierno mexicano busca desesperadamente mostrar fortaleza al enfatizar que “estamos listos” para trabajar con el gobierno entrante, pero la verdad es que es imposible ponerse de acuerdo con un demagogo narcisista que considera cualquier negociación como un juego determinado por ganadores y perdedores; máxime si Trump está conformando un gabinete que pertenece a la ultraderecha, cuya razón de ser es la de imponer su posición por cualquier medio a su alcance – incluso aquél de índole militar. Lo que sí es cierto, es que el resentimiento en ambos lados de la frontera ya empieza a sentirse, y eso no puede ser nada bueno, especialmente cuando sabemos lo que les pasa a aquellos países que se oponen al capricho del Imperio del Caos.

Si bien México no tiene los medios para defender su dignidad o soberanía, esta nueva amenaza puede ser una oportunidad para crecer y cortar el cordón umbilical que nos tiene atados al destino de un país que, siendo nuestro vecino más cercano, es completamente indiferente a lo que nos pueda ocurrir a nosotros:

“Gracias” al TLCAN, la mayoría de mis compras son marcas estadounidenses, o reflejan los precios de las importaciones estadounidenses, y los precios de los alimentos aumentarán significativamente. Ya lo han hecho, y eso puede no ser del todo malo. Si Trump – como ya ha amenazado – intenta cambiar los términos del TLCAN, estamos en posición de recuperar el control de nuestra agricultura, y con unos Estados Unidos incapaces de comprar tantas exportaciones mexicanas de alimentos, el mercado interno podría absorber gran parte de la producción (y los precios podrían reflejar unos costos de transporte mucho más bajos).

A largo plazo – por ahora debemos ser capaces de soportar la presión sobre el peso – tendremos una menor dependencia de los mercados estadounidenses (y una repugnancia general en todo el mundo hacia el presidente de Estados Unidos) será una oportunidad para expandir el comercio con el resto del mundo. Los consumidores estadounidenses pondrán el grito en el cielo si los precios de los autos suben un 35% (otra amenaza de Trump), pero considerando que podemos vender autos en otros lugares igual de bien, y las plantas automotrices de aquí no se mudarán a los Estados Unidos, estaremos bien.

¿Nuestro petróleo? Dependiendo del mes, México es el segundo o tercer proveedor foráneo más grande de los Estados Unidos. Se ha sugerido desde hace algunos años que, mientras desarrollamos nuestras abundantes fuentes de energía alternativas (hidroeléctrica, solar, marea, viento, etc.) utilicemos el petróleo que tenemos en casa para desarrollar nuestra propia capacidad de manufactura. Gracias Trump.

Estados Unidos ha elegido un ultra-nacionalista (o al menos un ultra-de-la-nación-alista) y la respuesta aquí podría ser nuestra enteramente… un retorno a nuestra tradicional no-alineación política, que nos libera para trabajar por el bien común de México, y no para el beneficio económico de los Estados Unidos.

Nothing to fear but fear itself. The Mex Files. (Nov. 9, 2016).


Claro que, intentar hacer algo así no será una tarea fácil, pues primero debemos limpiar nuestra propia casa, lo que invariablemente resultará en una turbulencia política y económica. Después de todo, ningún país puede defenderse de amenazas externas si está siendo golpeado constantemente por el azote del crimen organizado, su presidente tiene un índice de aprobación de apenas el 27% y su clase política es conocida por su corrupción y excesos; no por defender los intereses de sus constituyentes.

De acuerdo al diario El Financiero, ahora más que nunca debemos volvernos pragmáticos y dejar de ser idealistas en nuestra relación con Washington. Un buen ejemplo: en realidad no necesitamos un tratado de libre comercio con los Estados Unidos; tan sólo con Texas, California, Michigan e Illinois, pues aquellos son los únicos estados significativos para nuestro comercio exterior. Otro ejemplo es la fuerte dependencia de mano de obra barata, requerida por el sector agrícola estadounidense, para mantener un negocio rentable; ya que claramente, los trabajadores estadounidenses no quieren realizar esos trabajos, Trump y sus secuaces tendrán que implementar un programa de trabajadores temporales o resignarse a ver cómo sus cosechas se pudren en sus campos – algo que de acuerdo a Bloomberg, ya está pasando en California y otros estados agrícolas. Como sea, tampoco podemos ser abiertamente hostiles contra los Estados Unidos, porque no contamos con la capacidad comercial o militar de una potencia como China, que ha dicho “estar lista para una guerra comercial”. Aquí en México, debemos enfocarnos en hacer prevalecer la diplomacia.

En fin, esperemos que el pragmatismo político y económico se impongan por encima de sueños guajiros que aparentemente, pueden provocar un desastre no sólo para nosotros o los gringos, sino para el resto del mundo también.

h1

Nuestro ‘miércoles negro’ y algunas teorías de la conspiración

09/06/2016

Politics [Icon By Buuf]
 Política.

Lo que he aprendido de la Teoría de la Conspiración es que los teóricos de la conspiración creen en ella porque es más reconfortante. La verdad es que el mundo es caótico; no se trata de los Iluminati, ni la Banca judía, ni los alienígenas grises. La verdad es mucho más aterradora: nadie tiene el control; el mundo carece de timón.

Alan Moore (n. 1953). Escritor y guionista de historietas británico.

Desde hace un par de semanas, he tenido la intención de publicar una entrada sobre el desagradable, pero relevante tema de la política mexicana y nuestras relaciones internacionales. Y aunque yo preferiría hablar acerca de temas técnicos o de entretenimiento geek, la verdad es que no hay manera de evitarlo, debido a las últimas pifias de nuestro ya muy impopular presidente, Enrique Peña Nieto: la semana pasada este señor cometió lo que muchos consideramos como alta traición, al haber invitado a México a Mr. Donald Trump, la versión norteamericana de Hitler, quien predica que todos los mexicanos somos criminales y violadores. La visita de este siniestro personaje generó tal revuelo e indignación en la sociedad mexicana, que todos los analistas políticos han calificado a ese día como un “miércoles negro”, que se traducirá en un enorme costo político para Peña y su partido, el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Mientras Peña y su gabinete están defendiendo lo indefendible, me temo que la candidata Demócrata a la presidencia norteamericana, Hillary Clinton, ya había pronunciado un mejor comentario acerca de Trump que nuestro propio presidente: “un año de insultos no se borra con una visita de horas”. Por supuesto que ella esta muy molesta con la visita de Trump a México, y en caso de ser la ganadora en las próximas elecciones de Noviembre, ella va a hacer la vida difícil al gobierno mexicano por este desaire.

Por cierto, esto también golpeará al gobierno de Peña desde adentro, pues el Congreso de la Unión, que es muy conocido por su revanchismo político, no se quedará atrás: de acuerdo al periódico El Reforma, la cámara de senadores está desarrollando una propuesta que prohíbe al gobierno disponer de un solo centavo para pagar ese “jodido” muro – algo pretencioso y a destiempo si lo vemos en perspectiva, pues ese muro ya esta ahí. Dicha iniciativa también estipula que si Trump se apropia las remesas de los inmigrantes mexicanos, como él ha dicho que tiene intención de hacerlo, México podría aplicar medidas similares a los intereses estadounidenses de este lado de la frontera. Y si Trump se convierte en presidente y saca a su país del tratado de libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, el senado revisaría 75 tratados que tenemos con ese país. Esto claramente no acabará bien para México, pues estaríamos en franca hostilidad contra un país que literalmente, tiene un plan para invadir La Haya (en los Países Bajos, sede de la Corte Penal Internacional) en caso de que alguno de sus líderes sea declarado un criminal de guerra.

Pero lo que me llama mucho la atención acerca de este gobierno, es que ha fallado en todos los ámbitos posibles: desde que los normalistas de Ayotzinapa fueron secuestrados hace un par de años, es tal la torpeza con la que se está conduciendo nuestro país, que hasta pareciera que Peña y su equipo le están regalando el próximo mandato a la oposición. De hecho, si tomamos las últimas elecciones estatales como un pronóstico de las elecciones federales de 2018, no suena tan inverosímil que dentro de dos años, México elija a su primera Sra. Presidenta, encontrada en la ex primera dama, Margarita Zavala.

Así, encontré una muy interesante teoría de la conspiración, en la que el Grupo Atlacomulco, nuestra propia versión de los Iluminati, ya ha pactado la transición del PRI hacia el Partido Acción Nacional (PAN) para el 2018, y está usando a los colaboradores más íntimos del presidente, para destruir su administración desde dentro:

…la hipótesis de este ensayo busca señalar el presunto pacto que existe entre el Grupo Atlacomulco y el PAN para imponer la ilusión de la transición democrática en 2018 con un pacto aprobado tras bambalinas por la oligarquía mexicana.

Para sustentar dicha teoría es importante señalar el lazo familiar que existe entre Felipe Calderón y Luis Videgaray Caso [la actual “mano derecha” del presidente]. La aspirante presidencial, Margarita Zavala, es prima hermana de la esposa de Videgaray, por lo que el ex presidente Calderón, es primo del Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray; así de sencillo.

De igual forma, para cuadrar esta hipótesis es necesario enmarcar la estrategia mediática que ha seguido la Presidencia paso a paso (error tras error) para denostar la imagen del Presidente Enrique Peña Nieto con el objetivo firme de impulsar la transición política en 2018 para que llegue el PAN [a Los Pinos]…

La visita de Donald Trump es la cereza en el pastel de la manipulación mediática para impulsar el regreso de el PAN a Los Pinos por órdenes de los Estados Unidos, que buscan acelerar una agenda estricta en toda América Latina, y México es parte fundamental en dichos planes de integración al modelo de desarrollo norteamericano.

Atlacomulco y su plan para entregarle al PAN la presidencia en 2018. Redacción. (Realidades Quintana Roo – Revista Digital, Septiembre 2, 2016).

La situación es que ya no importa si la conspiración es cierta o no; Peña ya se ha vuelto un leproso social. Por desgracia, nos quedan dos años más con él, como parte de otro sexenio perdido, en el que la economía, seguridad o derechos humanos de los mexicanos no mejoró, sino uno en la que la poca dignidad que nuestro país tenía en foros internacionales se perdió – después de la catástrofe del pasado miércoles, Trump ha logrado el título de “presidenciable“, mientras que Peña volvió a convertirse en el hazmerreir mundial. Aunque algunos analistas norteamericanos se han dado cuenta que México tampoco es una presa fácil, las semillas de la enemistad en la relación entre México y Estados Unidos ya están plantadas por Trump y sus seguidores.

¿Qué sigue? De momento, la Sra. Clinton ya ha rechazado la invitación para visitar México, por lo que de ahora en adelante, ella deberá ser tratada como una reina para atraer su buena voluntad; sin embargo, si gana Trump… bueno, Peña bien podría hacer de bufón de la corte, mientras que el resto de los mexicanos tendremos que arreglar el basurero en el que se está convirtiendo nuestro país.

h1

El futuro que nos espera con Mr. Trump

03/04/2016

Politics [Icon By Buuf]
 Política.

Heil Trump ~ Pegasus

Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo.

George Santayana (1863 – 1952). Filósofo, ensayista, poeta y novelista hispano-estadounidense.

(Fuente de la imagen: rt.com)

A partir de los resultados del supermartes electoral ocurrido a principios de esta semana, es prácticamente un hecho que los dos contendientes por la presidencia de los Estados Unidos incluyen a Hillary Clinton del Partido Demócrata, y Donald Trump como representante del Partido Republicano. Esto no augura nada bueno para el resto del mundo, pues a diferencia de otros candidatos, ambos son claramente halcones pro-belicistas que sin lugar a dudas, harán ver a la política exterior de los expresidentes Bush como si fueran juegos de niños.

Sin embargo, quien realmente debería ser motivo de alarma, es Mr. Trump, ya que este individuo es la versión norteamericana de Hitler: habiendo fracasado en múltiples negocios y siendo considerado por muchos como un payaso, el mensaje de odio, racismo y xenofobia que este señor ha venido predicando desde inicios de su candidatura, está siendo bien acogido entre la población de aquél país: con decir que el famoso comediante Conan O’Brien lamentó que la apocalíptica Mad Max: Fury Road (2015) no ganara el Oscar a mejor película durante la premiación de este domingo, publicando un Tweet donde escribía que si Trump gana la elección, los productores del filme podrán volver a competir para la categoría de “Mejor Documental”. Lo peor de todo, es que esas promesas de campaña que parecieran las fantasías irrealizables de un campesino blanco sureño, sí son posibles de cumplir: la ley norteamericana ha tenido provisiones para ello desde hace más de un siglo, pero ningún presidente norteamericano ha tenido el descaro (o falta de madre como decimos en México) para ponerlo en práctica en su totalidad durante los últimos 70 años. Veamos:

• Para deportar a los más de 12 millones de inmigrantes ilegales establecidos en los Estados Unidos, Trump tan sólo tiene que revocar las iniciativas de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia y el DREAM Act, lo que dejaría desprotegidos a todos aquellos inmigrantes de menos de 36 años de edad, incluyendo a los menores de edad. Después, puede amenazar a todas las ciudades con un alto número de inmigrantes como San Diego, Tucson o Austin – las llamadas ciudades santuario – con quitarles los fondos federales a menos que arresten y deporten a cualquier “sospechoso” de ser ilegal. Y como Mr. Trump busca triplicar el número de agentes migratorios, al mismo tiempo que militariza dicha fuerza conformándola con veteranos de guerra, el número de deportaciones y la brutalidad con la que se realizan se incrementaría en igual medida.

• Ese “jodido muro” por el que algunos dicen que México no pagará, ha sido causa de burla por propios y extraños, sin embargo su financiamiento, construcción y capacidad de separar ambos países como si fuera la zona desmilitarizada entre las dos Coreas es muy fácil de implementar. Primero, los fondos vendrían de las remesas de los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, que para bien o para mal, han sobrepasado incluso a los montos por exportación del petróleo mexicano, siendo contabilizadas en alrededor de USD 25,000 millones para 2015. ¡Pero eso es inconstitucional! dirán algunos, ¡Es imposible quitare su dinero a 12 millones de personas! pues bien, es algo que ya se ha hecho antes, a través de la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, la que otorga al presidente norteamericano la facultad de declarar que algo o alguien de origen internacional representa una amenaza para la seguridad interna o la economía de los Estados Unidos. Como no requiere aprobación del Congreso para su ejecución, Trump sólo tendría que declarar que la inmigración ilegal representa una amenaza para su país, confiscando los pagos de remesas para construir el muro. Finalmente, su implementación estaría basada en el polémico muro Israelí de Cisjordania, que para todo efecto, es una muralla impasable.

• Finalmente, dejar fuera a cualquier inmigrante musulmán no es algo imposible de hacer. La ley migratoria estadounidense otorga al presidente el poder de excluir a las personas que él cree que pudieran poner en peligro la seguridad o los intereses de los Estados Unidos. De acuerdo a la Doctrina de Poder Plenario, los derechos constitucionales no aplican en el tema migratorio. Así entonces, de la misma manera en la que se han generado filtros poco claros y discrecionales para descartar a “terroristas”, se podría generar un filtro de “indeseables” basado en motivos religiosos. Y aunque puede ser poco ético, la verdad es que no es ilegal: después de todo, apenas en 1965 se revocó la Ley Migratoria de 1924, en la que se excluían inmigrantes asiáticos por algo tan sencillo como el color de su piel.

Siendo así las cosas, Trump como presidente sería un verdadero peligro para México y los mexicanos. No digo que de entrada renunciemos a nuestros compromisos del Tratado de Tlatelolco o la Iniciativa Mérida, pero sí hay que entender que reacciones tibias por parte de nuestro gobierno como llamar a la cooperación, o gestos simbólicos como prohibir su ingreso a nuestro país son insuficientes y hasta ingenuas: esta retórica debe ser atacada de frente como lo que es: una amenaza a nuestra seguridad nacional. De momento, recomendaría una campaña de lobbying dirigida en conjunto con organizaciones no gubernamentales con el objetivo específico de dejar a este tipo fuera de toda posibilidad de ser elegido. Y aunque las elecciones estadounidenses se han vuelto un circo mediático y muchos lo toman como un ejemplo de la típica basura salida de este personaje, es necesario ponerle un alto antes de que alguien salga lastimado. Después de todo, a muchos de nosotros nos han preguntado el siguiente dilema en algún momento de nuestras vidas: si tuviésemos la oportunidad de prevenir el ascenso al poder de Hitler, ¿hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar?

h1

Sobre la recaptura del Chapo

01/15/2016

Politics [Icon By Buuf]  Política.

Los políticos son iguales en todas partes. Prometen construir puentes, incluso cuando no hay ríos.

Nikita Khrushchev (1894 – 1971), político Ruso, Premier de la Unión Soviética de 1958 a 1964.

La reciente captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera ha causado revuelo en todo el mundo; el gobierno norteamericano ha congratulado a las fuerzas policiales mexicanas por este hito, ya que de acuerdo a la procuradora general de justicia de los Estados Unidos, Loretta Lynch, “[Guzmán Loera] es la figura número uno en el tráfico de drogas, y probablemente ha sido el fugitivo criminal más célebre en la historia. Por ello, es una victoria enorme para el estado de derecho. Nadie está por encima del mismo, y es [una gran noticia] para los gobiernos de México y los Estados Unidos, y el mundo.”

El suceso también ha dado mucho de qué hablar en México, pero no por las razones correctas: a sabiendas de que nuestras instituciones no resolverán nada con la captura de Guzmán Loera – y de hecho, existe una fuerte posibilidad de que se les escape de nuevo – han surgido incontables memes en la internet aludiendo al hecho de que si el gobierno mexicano posee la capacidad de rastrear, encontrar y capturar en menos de seis meses a alguien tan importante que NO quiere ser encontrado, ¿por qué hay otros temas tan o más críticos que después de años, siguen sin resolver, como el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa todavía desaparecidos? Es más, ese Tweet del presidente Peña Nieto cantando victoria, generó reacciones sumamente negativas como la siguiente, reflejando el sentir de una buena parte de la sociedad mexicana:

Sr Peña:

A mí no me atrapes al chapo, a mí: súbeme el sueldo, bájame la gasolina y canasta básica, dame oportunidades de educación, desarrollo y crecimiento, aclárame los 43, agua blancas (sic), los feminicidios sin resolver y los mil niños desaparecidos que nadie vio esfumarse de la tierra…

A mí no me mandes un twit de victoria por el Chapo, mándame que vas a hacer con el hambre y el frío el las (sic) poblaciones indígenas sin recurso…

A mí no me cantes victoria por el Chapo, la verdad ya me acostumbre a que exista, a mí muéstrame y justifícame por qué se autorizó para el NUEVO EDIFICIO DEL INE 1100 millones de pesos cuando la salud pública se desmorona a falta de gente, recursos e instalaciones… Entonces mandas un mensaje masivo de que logras una meta, un objetivo.. (sic)

— Respuesta de la usuaria Arany Quintero al tweet de “misión cumplida” pubicado por el presidente Mexicano, Enrique Peña, con respecto a la recaptura del capo de la droga, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. (fuente: Facebook; recuperado el 11 de Enero de 2016).

En fin, los sinsabores de la política Mexicana. Sólo como colofón, me gustaría incluir un pequeño artículo publicado por la empresa de consultoría Business Development Partners, que habiendo sido escrito en inglés, difícilmente verá la luz del día en la prensa de nuestro país:

En este momento, la más reciente recaptura del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán ha sido reportada en los medios de comunicación de todo el mundo, con todo y un borroso vídeo de soldados disparando por todo el lugar. La historia salió a la luz el 8 de Enero y la presentación de informes de seguimiento ha continuado al menos en los medios de comunicación de América del Norte durante los últimos días, con todo tipo de ridículos ángulos explorados por su valor de infoentretenimiento. Aquí en la Ciudad de México, hacemos lo que la gente de todas partes hace cuando hay una historia candente en los medios de comunicación: Pasamos chismes sobre ella cerca del proverbial garrafón de agua, en taxis y cafés y en los blogs hasta que el tema se vuelve noticia vieja, para después continuar con nuestras vidas. No tenemos idea de lo que la historia del Chapo puede parecerle al individuo promedio en otros países, pero aquí, en este punto es el alimento del sarcasmo casi al nivel de un mal trabajo de mamoplastia de alguna celebridad: cebos publicitarios y divertidos memes de Twitter, pero en última instancia, de poca consecuencia.

Esta es la tercera vez que el Sr. Chapo ha sido enviado a la cárcel en México, siendo que las dos últimas veces él escapó de prisiones de “máxima seguridad”. El primer escape supuestamente ocurrió mediante un carro de lavandería, y el segundo a través de un túnel de kilómetro y medio de largo excavado bajo la prisión, durante el transcurso de un año y usando herramientas pesadas. Uno se imagina a los guardias de la prisión jugando Pinochle en la cafetería del penal de máxima seguridad del Altiplano diciendo: “No puedo oírte con el ruido infernal de esta barrenadora industrial debajo de la prisión.” En serio, esto es material para Wile E. Coyote, por lo que, lamentablemente, en México hemos llegado a ver la versión oficial de cualquier tema con desprecio y desconfianza. Por encima del nivel habitual de escepticismo, las dos noticias de El-Chapo-fue-capturado y El-Chapo-escapó-de-nuevo están empezando a convertirse en una rutina en la mente del público, disminuyendo su efecto cada vez que ocurre. Echando leña al fuego de la ecuación infoentretenimiento, la captura del Chapo fue seguida por las revelaciones de que el notorio criminal se reunió con la cursi actriz mexicana Kate Del Castillo y el entrometido actor estadounidense Sean Penn poco antes de su arresto, durante una entrevista publicada por la revista Rolling Stone. Más hilaridad viral se produjo, con gran parte de la atención enfocándose al ridículo de las incoherencias de Penn encontradas en la historia (confesamos que no hemos leído el artículo).

Independientemente de la cobertura de los medios, la detención del Chapo pone al gobierno mexicano en un aprieto. Como mencionamos en nuestro anterior post sobre este tema, si realmente queremos al Sr. Chapo en la cárcel, lo único sensato sería entregarlo inmediatamente a los Estados Unidos, porque, francamente, nadie espera que permanezca en la cárcel en México por mucho tiempo. El gobierno de Estados Unidos ya ha solicitado que sea extraditado para su procesamiento al norte de la frontera. Pero las autoridades mexicanas deben estar revoloteando inquietas en su asiento, porque si lo entregan a los estadounidenses, es probable que revele todo tipo de detalles de mal gusto acerca de las relaciones entre los narcos y sus colegas en el gobierno y fuerzas de la ley en México. En el pasado, el gobierno mexicano ha mostrado poca inclinación a permitir que frivolidades como el derecho constitucional se interpongan en el camino de la conveniencia, por lo que si realmente lo quisieran, deberían ser capaces de entregar el Chapo al Tío Sam en cualquier momento. Pero dadas las circunstancias, esperamos que el gobierno de Peña permitirá que el majestuoso curso de la justicia mexicana le compre tiempo al Chapo, mientras averiguan cómo manejar el espinoso tema de la extradición.

De cualquier forma, la razón por la que la última recaptura del Chapo es tratada como entretenimiento, es que no cambia en nada la lucha que representa la existencia cotidiana en México, o el estado del cumplimiento de la ley en el país. Ciertamente, saludamos a los soldados y policías que participaron en la detención de Guzmán, arriesgando sus vidas ante la corrupción oficial y la apatía pública y hasta el apoyo mostrado hacia narcos como el Chapo. Pero hasta que los líderes del país demuestren su dedicación al mejoramiento de nuestras comunidades en lugar de robar todo lo que esté a la vista, nuestros puajs encontrados en los memes del Chapo en Twitter serán un pequeño consuelo.

A local view on the latest El Chapo recapture. (Mexico Business Blog, Enero 12, 2016).

h1

Atrapados entre Peña, Trump y El Chapo

07/31/2015

Politics [Icon By Buuf]  Política.

¿Cuándo las personas y los medios de comunicación, comenzarán a pedirme disculpas por mi declaración, “México nos está enviando….”, lo que resultó ser cierto? El Chapo

Donald Trump (n. 1946), ejecutivo, político y empresario estadounidense.

Tweet relacionado a la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera y los anteriores comentarios de Trump, en los que declaraba que “México nos está enviando [en la forma de inmigrantes ilegales a los Estados Unidos] droga, crimen y violadores”.

Hoy por hoy, México está enfrentando problemas que hace apenas algunos años parecían salidos de un sketch de comedias: el líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, logró un increíble escape de prisión mediante un túnel de kilómetro y medio de longitud, que contaba con iluminación artificial, ventilación y una motocicleta modificada para correr sobre rieles, para extraer el material excavado. Obvio, esta fuga se volvió viral y ha significado que el gobierno del actual presidente, Enrique Peña Nieto, otra vez queda como el hazmerreír mundial – especialmente ante nuestros queridos vecinos del norte y sus elementos conservadores como Mr. Trump, quienes se mueren de ganas por lanzar al complejo industrial-militar contra nosotros. Baste decir que el obispo de la norteña ciudad de Saltillo, Raúl Vera López, consideró que: “Los mexicanos debemos hacerle un monumento a ‘El Chapo’ porque de un plumazo, demuestra el tamaño de corrupción” existente en México. Lamentablemente, aseveraciones como la de Trump del principio del post, quedan reafirmadas por tan infortunado incidente.

¿Lo peor de todo? Que la noticia del escape se dio justo cuanto Mr. Peña llegaba a Francia para una visita de Estado. Como era de esperarse, la oposición clamaba por que el presidente se regresara a Mexico inmediatamente para hacer frente a la crisis, pero Peña prefirió quedarse en Francia para el desfile y que la primera dama se fuera de shopping, dejando a sus subordinados cargar con las secuelas de este desastre mediático. En este momento, nuestras autoridades están haciendo lo que mejor saben hacer: montar un espectáculo muy elaborado y de alto perfil, pero nula efectividad. Con cierta regularidad, viajo entre la Ciudad de México y Toluca, una ciudad a unos 60 kilómetros al poniente de la capital mexicana. Mientras en la autopista de cuota se llevó a cabo un impresionante operativo en busca de Guzmán Loera, la carretera federal México-Toluca se mantuvo sin vigilancia. Una caravana de camionetas con el Chapo y su escolta viajando cómodamente podría haber pasado por ahí y nadie, excepto algunos lugareños, se habría percatado.

Sin embargo, nada pasa en este país sin que “los poderes que son” lo noten. Los editores de la revista Proceso, relatan que de hecho, la captura del Chapo ocurrida el año pasado, fue otro montaje: resulta que a Guzmán Loera lo atraparon agentes de la DEA y alguaciles (US Marshals) disfrazados de marines mexicanos. Esto deja en claro que si los gringos quieren acabar con el narco mexicano, ellos mismos lo harán sin nuestra intervención, dejando a nuestras corruptas instituciones – y claramente nuestra soberanía también – de lado. Sin embargo, ellos también forman parte de este embrollo: si realmente querían juzgarlo, ¿por qué no se lo llevaron a los Estados Unidos para enfrentar allá su debido proceso judicial? Seguramente porque el Chapo hubiera implicado a cientos de banqueros, hombres de negocios y políticos norteamericanos comprados por el narco, convirtiendo el asunto en una pesadilla de relaciones públicas. Además, con un Guzmán libre, los gobiernos de los dos países logran múltiples beneficios que de otra manera no ocurrirían: disminuye la violencia en ambos lados de la frontera debido a una reorganización del tráfico de drogas; se consolida la oferta de narcóticos para los más de 24 millones de adictos en aquél país y mientras tanto, Mexico mantiene el gasto en costoso equipamiento militar y consejeros provenientes de los Estados Unidos. ¡El capitalismo en acción!

Tristemente, mientras el país se sigue convulsionando, la población se mantiene distraída con pan y circo y la cúpula en el poder sigue operando como si nada malo ocurriera. Jorge Ramos, un reconocido periodista de la cadena Univisión comenta:

Tres crisis han marcado la presidencia de Peña Nieto: la masacre de los estudiantes de Ayotzinapa; las acusaciones de corrupción relacionadas a la casa que su esposa compró a un contratista del gobierno; y el escape del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. En los tres casos, Peña Nieto se ha reducido – negándose a hacer frente a la música.

Es un estilo muy peculiar de gobernar. En vez de manejar una crisis, se esconde. En lugar de buscar soluciones, da excusas. En lugar de actuar como un líder y asumir la responsabilidad, envía a otros a hablar en su nombre.

Tres graves crisis, tres terribles ausencias. Muchos mexicanos, acostumbrados a presidentes fuertes y autoritarios, no reconocen a un líder débil y escurridizo que es muy reacio a dar conferencias de prensa. Las encuestas sugieren también que la gente está harta del desempeño del presidente y no confían en él.

Lo menos que podemos pedir a un presidente es presidir, ser responsable y no esconderse. Frente a una serie de crisis en México, Peña Nieto ha sido un presidente paralizado – casi irrelevante. Y así es como, no sólo El Chapo se puede escapar, sino también el futuro [de México].

En fin, esperemos que eventualmente logremos retomar el rumbo. En este momento, el dólar estadounidense está llegando a los 16.5 pesos (una devaluación de poco más del 9% en lo que va del año); los padres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa siguen buscando a sus seres queridos; los maestros de Oaxaca están a punto de hacer estallar una revolución; el ejército está implicado en el asesinato de un niño de 12 años de edad en Michoacán; miles de familias del norte del país están huyendo de sus hogares debido a operativos del narco; Guerrero, Veracruz y Tamaulipas ya prácticamente son “estados fallidos”; finalmente, con cada día que pasa son encontradas más y más fosas clandestinas a lo largo y ancho del país… así que de momento, sólo nos queda aguantar esta crisis y trabajar duro para sobrevivir. ¡Menos mal que iban a “salvar a México“!

h1

El fin del “Momento Mexicano”

11/28/2014

Politics [Icon By Buuf]  Política.

Chale…Para que me fui a Azteca y después a L.A. si en Televisa pagaban tan bien.

Ana de la Reguera (n. 1977), actriz mexicana de cine, teatro y televisión.

Tweet relacionado a la controversial casa de 7 millones de dólares adquirida por la primera dama mexicana – anteriormente actriz empleada de Televisa.

El destino nos alcanzó. El actual presidente mexicano Enrique Peña Nieto inició su sexenio vendiéndole a propios y extraños la idea de que a través de una multitud de reformas, incluyendo aquellas de índole fiscal, económica, educativa y energética, él podría “salvar a México“, transformándolo en un país del primer mundo. Como bien sabemos aquellos que ya hemos vivido estos sueños guajiros con anterioridad, el problema no radica en nuestras leyes, que en algunos casos son tan o más avanzadas que las de los países desarrollados; no, el problema tiene que ver con su implementación y qué tan endebles o fácilmente corruptibles son nuestras instituciones. El punto de inflexión, por el que probablemente Peña Nieto será más recordado durante el resto de su mandato, fue el secuestro y brutal asesinato de varias decenas de estudiantes normalistas ocurrido en el sureño estado de Guerrero hace un par de meses: el 26 de Septiembre de 2014 dichos estudiantes viajaban en autobús desde el poblado de Ayotzinapa a la ciudad de Iguala, para realizar una manifestación y recaudar fondos durante un evento público organizado por la esposa del alcalde de Iguala. Durante el viaje fueron interceptados por fuerzas policiacas, provocando una refriega en la que murieron 6 personas (todos ellos civiles, algunos de los cuales ni siquiera tenían que ver con el grupo de estudiantes). Poco después, los policías municipales entregaron a los estudiantes sobrevivientes al cártel local, conocido como Guerreros Unidos para disponer de ellos. Aunque la investigación sigue su curso, ya han pasado dos meses por lo que es prácticamente un hecho que los 43 estudiantes desaparecidos fueron ejecutados después de haber sufrido una espantosa odisea al más puro estilo de los Trenes del Holocausto de la Segunda Guerra Mundial.

Pic: Empty desks symbolizing each of the 43 missing students from Ayotzinapa, Mexico

El verdadero resultado de la guerra contra el narcotráfico: inocentes asesinados como resultado de malas políticas, gobiernos municipales corruptos, gobiernos estatales ineptos y un gobierno federal indolente, que sólo se preocupa por servir a intereses particulares. (Fuente: milenio.com)

Esta desaparición forzada en Iguala de 2014, ha demostrando los niveles de corrupción de los gobiernos locales, así como la indiferencia, ineficiencia e incapacidad de los gobiernos estatales y federales para consolidar un mínimo de seguridad en sus respectivas jurisdicciones. Lo interesante del tema es la extraordinaria reacción de la opinión pública, que poco a poco está saliendo de la pasividad que la ha caracterizado desde hacía algunos años, generando movilizaciones dentro y fuera del país. Como comentan en el diario británico The Guardian, “La respuesta del gobierno ha sido vergonzosamente pobre, marcada por la falta de respeto por la vida de la gente común, sólo preocupándose por el control de daños, tratando de asegurar que esto no afectará el flujo de inversión… en situaciones como ésta, el resultado es una explosión social e inestabilidad política, pero el gobierno parece no ver esto.” Lo peor de todo, es que ese famoso “Momento Mexicano” que suponía un crecimiento gracias a las tan cacareadas reformas – principalmente la energética – se está desinflando poco a poco: de acuerdo a los últimos comunicados del INEGI, este año México alcanzará un magro crecimiento de 2.1 a 2.6%, una inflación de más del 4.16% y una devaluación del peso con respecto al dólar americano de 4.22%. Con una economía que no levanta, un clamor generalizado de justicia por los acontecimientos de Ayotzinapa y una “ayudita extra” por parte de la primera dama, el presidente mexicano no la tiene fácil. Sobre todo porque Peña es muy bueno para los discursos, diciendo que “el estado mexicano tiene una deuda de décadas con los ciudadanos y es tiempo de saldarla…” sin tener un plan de acción concreto para resolver los problemas que aquejan a nuestro país. Esto de hecho, ha resultado en la radicalización de grupos de izquierda que buscan hacerle la vida difícil al partido en el poder. Si bien el gobierno los tacha de “desestabilizadores”, la realidad es que muchos de estos vándalos son agentes provocadores del propio gobierno para tratar de ilegitimar un movimiento popular, que para disgusto de nuestros queridos representantes, es cada vez más difícil de ignorar.

¿De qué ha servido tu protesta?

Los medios de información tradicionales han declarado que estas marchas no han logrado nada; éstas tan sólo son actos vandálicos de parte de alguno que otro malandro con el afán de desestabilizar al país. La realidad es que el mismo gobierno se está dando cuenta que poco a poco estamos llegando al “despertar de la consciencia”: la sociedad Mexicana está dejando atrás esa ingenuidad y apatía que ha empoderado a malos gobernantes por más de 70 años de nuestra historia reciente. Esto quedó claro con la reacción del actual secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, declarando que sancionará con “cárcel a quien publique cosas en contra del gobierno en redes sociales.” Honestamente, esto es un intento pueril de censura, pues bien sabemos que durante las revoluciones sociales de otras regiones del mundo – Irán es uno de los ejemplos más recientes – plataformas como Twitter y Facebook han tenido un rol central para que la gente dentro y fuera del país se entere de lo que los medios masivos jamás se atreverán en publicar. Pero bueno, ¿de qué han servido estas protestas? Para muestra un botón:

  • Se logró la renuncia de Ángel Aguirre Rivero, ahora ex-gobernador del estado de Guerrero.
  • Aprehensión de José Luis Abarca y su esposa, a quienes se les considera como los autores intelectuales de la masacre de Ayotzinapa.
  • Reducción de días en la “gira de trabajo” del presidente mexicano en China y Australia debido a los sucesos de Ayotzinapa.
  • No reelección de Raúl Plascencia en la CNDH debido principalmente, al deterioro en materia de derechos humanos que ha sufrido México en los últimos años.
  • Confirmación del conflicto de intereses durante la adquisición de la controversial “Casa Blanca” de la primera dama.
  • El presidente ha sido forzado a difundir una (aunque incompleta y bastante maquillada) declaración de bienes.
  • Debido a que no se contaban las condiciones de seguridad apropiadas, se decidió cancelar el desfile del 20 de Noviembre.
  • Se ha destapado la increíble cantidad de complicidades gremiales de Televisa con el gobierno de México, que han requerido de un discurso por parte del presidente para que la gente apoye al Teletón, un evento caritativo organizado principalmente, por Televisa.
  • Fortalecimiento de la población políticamente activa. Una multitud de medios en el extranjero se han dado cuenta de lo que está pasando en México.
  • Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, uno de los fundadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), renunció a su partido – recordemos que tanto el ex-gobernador de Guerrero como el alcalde de Iguala pertenecían a dicho partido – debido principalmente, a que el PRD tiene una crisis de identidad pues ha llevado a cabo decisiones “tomadas por miopía, oportunismo o autocomplacencia”.

En fin, hace apenas 14 años todo esto hubiese sido impensable, y hoy por hoy estamos viendo que aquellos que comandaron una “dictadura perfecta” por muchos años, ya no cuentan con un “rebaño” que “acepte su destino y esté dispuesto a cargar su cruz con resignación”: es el momento de despertar y exigir una rendición de cuentas.