Posts Tagged ‘animales’

h1

Scooby Doo: un “gritty reboot”

08/10/2013

Leisure [Icon By Buuf]  Entretenimiento.

[atrapados en una montaña de hot-dogs]

Scooby Doo: ¿Y ahora qué?

Shaggy: Haz lo que sabes hacer mejor, Scooby. Come.

[Scooby muerde un hot-dog]

Scooby Doo: Es de plástico.

Shaggy: ¿Qué te preocupa? Tú sueles beber del WC.

Scooby Doo: Pero tú también…

Navegando entre las curiosidades que ofrece Internet, el otro día alcancé a ver una galería con los personajes de Scooby Doo, una popular serie animada que apareció por primera vez en los 1960’s y que ha permanecido al aire hasta nuestros días, incluyendo un par de sosas películas con actores reales y un Scooby pobremente generado a través de CGI. Pues bien, lo interesante de la galería es que los personajes son de carne y hueso, y el trasfondo en el que se les representa es como una película de horror al estilo The Walking Dead, enfrentándose a una horda de zombis:

pic: Scooby Doo by Jeff Zoet

Scooby-Doo vs. the Zombie Apocalypse. Lo llamativo es lo complicado que ha de ser siquiera caminar para Dafne, pues usa tacones y tiene un par de “contrapesos” que dificultarían enormemente su movimiento. También lo flaco que se ve Fred – personalmente me lo imagino como un güerito que está bien mamey. El que se ve rudo en extremo es Shaggy, pues parece un survivalista salido de films como el perturbador Deliverance (1972). (Fuente: Jeff Zoet Visuals)

Y es que el “gritty reboot” o versiones no aptas para menores de cuentos, historias y personajes con los que crecimos durante la infancia son algo digno de verse; desde aquellas Princesas Retorcidas de Disney de las que ya hemos hablado anteriormente, hasta versiones un poco más parecidas al perturbador original de los cuentos de los Hermanos Grimm, como Caperucita Roja, Blanca Nieves o Hansel y Gretel.

En fin, aunque probablemente sus creadores no estuvieran de acuerdo, Scooby Doo tiene los suficientes elementos como para convertirse en una buena película de terror. Para muestra un botón: en el artículo escrito por Preston Xander para Cracked.com, denominado Seis shows clásicos para niños secretamente situados en universos de pesadilla, resulta que las aventuras de estos personajes ocurren en un mundo más parecido al de Children of Men (2006) que cualquiera de las utopías que nos pinta Disney:

Los dibujos animados de Scooby Doo, en sus muchas encarnaciones, tratan acerca de cuatro amigos adolescentes y su perro, viajando alrededor de los Estados Unidos, resolviendo misterios. El grupo siempre termina en algún lugar tenebroso donde un monstruo aparentemente sobrenatural se encuentra aterrorizando a la población local, pero al final, nuestros héroes resuelven el misterio y revelan que el monstruo no es más que un criminal disfrazado. Así que incluso cuando parece aterrador, todo se resuelve satisfactoriamente.

Entonces, ¿Cuál es el problema?

Que todos los criminales son súper genios, y ninguno de ellos parece lograr tener una vida honesta.

Casi todos los sitios en el universo de Scooby Doo parecen como si la economía hubiese caído en picada. Incluso los buenos lugares “vacacionales” se parecen a los barrios bajos de Detroit.

En los 25 episodios de la historieta original de Scooby Doo, ¿dónde estás?, nuestro grupo se topa con cuatro mansiones y dos castillos abandonados; una estación de esquí, un parque de atracciones, un pueblo fantasma, una mina, un pueblo hawaiano, aeródromos y un molino, todos abandonados. Y de los 27 villanos encontrados por la banda, 23 son motivados por la ganancia monetaria obtenida a través del robo, el contrabando o la especulación de la tierra. La tripulación de la Máquina del misterio no se está entrometiendo en disputas domésticas o delitos relacionados con las drogas. Se trata exclusivamente de personas que necesitan dinero con tanta desesperación que voluntariamente ocupan de manera ilegal los sótanos de casas abandonadas por la remota posibilidad de obtener un cheque. Y si los villanos no tienen dinero, es que buscan trabajo. ¿Los cuatro motivos restantes? Ganar una exposición canina, lograr un trabajo de actuación, obtener venganza por haber sido despedido y odio hacia los robots. Aquellos que no necesitan dinero o trabajo, realizan sus fechorías por odio hacia los robots, el ladrón de empleos por excelencia.

Y los villanos de Scooby Doo no son criminales comunes: Todos tienen la extraña habilidad de fabricar trajes de monstruos realistas, proyectar hologramas a gran escala y construir escondites de alta tecnología en los pozos de minas abandonadas. Muchos de ellos ya poseían habilidades vocacionales impresionantes previas a sus vidas como criminales – tres de los villanos tenían doctorado, dos eran abogados, uno tenía la capacidad de producir pinturas falsificadas casi idénticas al original, otro podía reparar barcos, uno era un mago, otro era un doble de acción y el último podía hipnotizar a la gente.

¿Pueden ver el patrón? Ese es el sistema educativo, el mundo del arte, la ingeniería marítima y la industria del ocio – todo en el inodoro. Cada uno de estos villanos demostraba creatividad, inteligencia, diligencia y ambición. En nuestro mundo, ellos serían empleados con facilidad, incluso gente famosa. Pero, en el universo de Scooby Doo, nada de esto parece ser suficiente. La pandilla se topó con un genio desesperado cada semana, por décadas. Ya sea que la notoriedad es simplemente muy común en su universo, o que toda la economía ha colapsado, y lo que estamos presenciando es la agonía de la sociedad misma. Aunque hay indicios de que las industrias de ingredientes para sándwiches y marihuana para perros están en auge, es más probable que sea esta última.

Así que señores productores de Hollywood: ya tienen una buena idea para una película que si bien no todos tomaríamos en serio, definitivamente podría ganar nuestra atención. Después de todo, si ya existen secuelas de basura mediática como Los Pitufos (2011), creo que tienen el dinero para gastarlo en producciones un poco más arriesgadas, pero que pueden convertirse en películas de culto.

h1

¡Cthulhu se ha levantado! La devastación es… ¿mínima?

11/24/2011

Wizdoc [Icon By Buuf]  Reflexiones.

Por si alguien dudaba de la inteligencia y habilidad de los pulpos, aquí dejo el siguiente video:


Un pulpo camina fuera del agua en la reserva marina Fitzgerald, cerca de San Francisco, California. (Fuente: YouTube)

Lo que me parece aún más impresionante, es cómo el animalito salió del agua sólo para obsequiarle un cangrejo al camarógrafo (2:08), como cuando los gatos les “regalan” aves muertas a sus dueños. Honestamente, no encuentro otra razón de este comportamiento más que un simple gesto de amistad.

h1

We3

08/09/2011

Leisure [Icon By Buuf]  Entretenimiento.

En términos generales, no soy un amante del comic. Sin embargo, ocasionalmente me doy gusto con algunos ejemplares “para hombrecitos” como el clásico Watchmen de Alan Moore o alguna que otra adaptación como Predators, que funciona como pre-cuela del conocido filme de Robert Rodríguez.

Pues bien, curioseando el otro día me topé con una pequeña “miniserie” de tres ejemplares con poco más de cien páginas en total llamada We3, escrita por Grant Morrison y magistralmente dibujada por Frank Quitely. La historia gira en torno a tres animales – un perro, un gato y un conejo – que fueron robados de sus respectivos dueños y convertidos mediante implantes cibernéticos y exoesqueletos mecánicos en pequeños asesinos del gobierno Norteamericano. Una vez que su “vida útil” ha llegado a su fin, se determina que deberán ser sacrificados; con lo que no contaban era que la investigadora que cuida de éstos y quien ha adquirido un gran apego por ellos, los deja en libertad. Esto desencadena una persecución donde la milicia usará todos los medios a su disposición para no dejarlos con vida, incluyendo otros animales modificados. Lo especialmente conmovedor es que estas criaturas tan sólo están buscando vivir en paz, como bien comenta el perro: HOME IS. RUN. NO. MORE. (El hogar está donde ya no tienes que huir más)

Este cómic es impresionante por la manera en que fueron dibujados los paneles de la historia: el diseño está pensado para que podamos experimentar el bullet time; por ejemplo, mediante pequeños recuadros con eventos individuales que componen una acción más extensa:

We3: Ataque a helicoptero

Ataque a un helicóptero, mostrando en pequeños cuadros qué sucede dentro de la cabina cuando es derribado.

Lo que añade realismo a la historia es la falta de antropomorfismo con la que representan a los protagonistas: no veremos animales con características y cualidades humanas, sino animales con muy limitadas formas de comunicarse gracias a la tecnología, como el perrito Dug en la película Up (2009). Al parecer esto también ha atraído críticas positivas por parte de organizaciones en pro de la defensa de los animales.

Aunque este comic es decididamente no apto para niños por lo gráficas que resultan algunas escenas, es bastante recomendable por las ideas que presenta, como la dura crítica que hace del complejo industrial militar, donde ciertamente si crear abominaciones anti natura les da una ventaja en el campo de batalla, no dudarán en hacerlo. Por otro lado, sirve para presentar la idea del terrible trato que podemos darle a los animales en pos del avance tecnológico, considerándolos sólo como objetos sin ponernos a pensar que también son seres vivos.

We3: olfateando ratas

Los protagonistas, en uno de los pocos momentos de paz y quietud.

Algo que me llama un poco la atención es el papel que juegan los científicos. Definitivamente, “los malos de la película” son el sombrío senador que pone los fondos y el general militar que inicialmente usa y posteriormente está dispuesto a eliminar a estos animalitos. Sin embargo, los científicos llevan aquí un papel doble: ellos son quienes crean el embrollo, pero después de un “golpe de remordimiento”, son los que “salvan el día”. Esto trae muchos paralelos con la breve historia de Miles Dyson en Terminator 2 (1991).

En fin, recomiendo adquirir este cómic o Manga Americano como el autor gusta denominar, por la belleza de su presentación y lo emotiva que puede ser la historia que aunque corta, es una buena introducción para lectores nuevos en el mundo del cómic para adultos.

h1

El abrazo del león

07/10/2008

Wizdoc [Icon By Buuf]

 Reflexiones

Apuesto a que nunca han visto una mascota como la de este video. En 1969, dos amigos, John Rendall y Ace Berg compraron un león. En ese momento, el león bautizado con el nombre de Christian, era un cachorro de 15 Kg. Había nacido en un zoológico, y ambos amigos criaron a Christian en su casa en Londres, Inglaterra. Los tres se la pasaban en la tienda de muebles de un amigo los fines de semana.

Después de un año, Christian había crecido hasta pesar 84 Kg, por lo que Rendall y Berg se dieron cuenta que no podrían quedárselo por mucho más tiempo. Sin embargo, no sabían que hacer con él. Un encuentro casual cambió todo eso. Dos actores del filme Nacida Libre (Born Free – 1966) entraron a la tienda de muebles.

Los actores recomendaron un conservacionista, George Adamson, quien vivía en Kenya. Pronto, Christian se encontraba en Africa. Fue rehabilitado para sobrevivir en la naturaleza y puesto en libertad.

En 1974, Rendall y Berg decidieron visitar a Christian. En ese momento, él ya era un animal salvaje. Adamson les había explicado que era muy improbable que Christian pudiera ser encontrado pues no había sido visto por cerca de 9 meses, pero que en cualquier caso, podría ser muy peligroso estar cerca de él.

Sin embargo, el par de amigos voló a Kenya de todas maneras. Justo el día que llegaron, Christian apareció en las afueras del campamento de Adamson. De alguna manera, él sabía. Esperó fuera del campamento a la llegada de Rendall y Berg. Este video fue tomado durante su reunión con Christian. ¡Qué historia! ¡Qué video!


Christian, el león [Video en YouTube]
Lion Hug, Snopes.com (Sitio dedicado a desmentir o corroborar leyendas urbanas)

Pasumecha, la historia y el video hacen que se me haga un maldito nudo en la garganta. Lo más cañón es que todo es verídico y me pone a pensar: hasta con animales salvajes como los leones podemos formar un vínculo de amor y amistad que difícilmente se puede borrar. Suena cursi, pero en efecto aquí está la prueba de que sentimientos como estos no son exclusivos de los seres humanos.