Posts Tagged ‘felicidad’

h1

Otras 29 reglas de la vida

05/27/2016

Wizdoc [Icon By Buuf]
 Reflexiones.

La vida es un sueño para el sabio, un juego para el tonto, una comedia para el rico, una tragedia para el pobre.

Sholem Aleijem (1859 – 1916). Humorista y escritor ruso-judío.

Lamentablemente, en estos días no he tenido mucho tiempo para actualizar el blog, debido principalmente, a que he estado viajando de manera constante entre la Ciudad de México y Toluca por temas de entrega de proyecto. Sin embargo, dejo esta pequeña joya, originalmente encontrada en Instagram o 9gag, y que comparto aquí, pues siguen la línea de “pensamientos para el levantamiento” y “reglas de la vida” de las que soy fan. Para su deleite:

  • Ser exitoso significa algo diferente para cada uno de nosotros… así que acéptalo.
  • En realidad, nadie lleva la cuenta de cuántas veces has metido la pata… así que tranquilízate.
  • Tal vez no puedas deshacerte de tus miedos… pero sí puedes aprender a vivir con ellos.
  • No escondas nada y no tendrás nada que esconder.
  • Algunas de las personas más interesantes que existen, ni siquiera saben qué hacer con sus vidas.
  • Las cosas que son difíciles de decir son usualmente las más importantes.
  • No eres particularmente perezoso… tan sólo eres un mamífero.
  • Siempre lleva ropa interior bonita. Nunca sabes cuándo estarás de suerte, o tendrás que necesitar de un doctor.
  • Tu sueldo no determina qué tan buena persona eres.
  • Una buena imaginación es indicación de una gran inteligencia.
Pic: Imagination


Lo que hoy ha sido probado, alguna vez fue imaginado. (Fuente: theimaginativeconservative.org)

  • Algún día extrañarás este día.
  • En algún lugar, alguien, a veces, se masturba pensando en ti.
  • Encuentra alguien con quien puedas reírte de todo y ser tan raro como quieras. Todo lo demás estará bien.
  • Aquellos que se esfuerzan más por verse duros, usualmente son los que más afecto necesitan.
  • “Hola” es la palabra más poderosa contra la soledad.
  • Las mujeres son tan cachondas como los hombres. Sólo que ellas esconden mejor su excitación.
  • Las cosas sólo son cosas. No te aferres a ellas.
Pic: Family


No eduques a tus hijos para ser ricos. Edúcalos para ser felices: así, cuando ellos crezcan, entenderán el valor de las cosas, no su precio. (Fuente: psychologies.co.uk)

  • Aparta algo de tiempo para ser perezoso. Es bueno para ti.
  • Esos que sólo te llaman cuando necesitan algo, no son tus amigos.
  • Sobre-analizar generalmente te llevará a las conclusiones equivocadas.
  • La moda y las tendencias son una mierda. No te dejes engañar.
  • No riegues tu ira por la Internet. Es estúpido, y todo el mundo puede darse cuenta que lo haces porque estas frustrado sexualmente.
  • Dormir es la actividad más saludable que puedes hacer sin hacer nada.
Pic: Lazy Calvin and Hobbes


No soy flojo; sólo estoy en modo de ahorro de energía. (Fuente: members.iinet.net.au)

  • Pensar demasiado en un problema no necesariamente lo hará más fácil de resolver.
  • Siembre habrá gente más bonita y más fea que tú. Acéptalo y sigue adelante.
  • Siempre se tú mismo, a menos que seas un bastardo arrogante.
  • No eres tan raro como piensas que eres… todos se sienten un poco diferentes del resto.
  • Algunas veces, “jódanse” es la mejor respuesta… pero tristemente, no siempre lo es.
  • Finalmente, no te quejes acerca de tu vida porque no tienes el automóvil o la casa que querías… sufrir de mala suerte usualmente significa algo diferente… y mucho peor.
Pic: Homeless man and his dog


El dinero no puede comprar la felicidad, pero tampoco la pobreza. (Fuente: blogto.com)

h1

Lecciones de vida de un astronauta

05/08/2015

Wizbook [Icon By Buuf]  Libros.

Yo no estaba destinado a ser un astronauta. Tuve que convertirme en uno.

Chris Hadfield (n. 1959), astronauta canadiense, primero de su país en viajar al espacio.

Para aquellos que no sepan quién es, Chris Hadfield es el primer ciudadano canadiense en el espacio exterior, después de haber completado un par de viajes en el ya retirado transbordador espacial, así como una estancia de alrededor de cinco meses en la estación espacial internacional. Él es mejor conocido por su extraordinariamente memorable interpretación de Space Oddity, del cantante británico David Bowie. Personalmente, recuerdo mucho más los videos en los que Hadfield describe los detalles de la vida en el espacio – que sin duda es brutal.

Pues bien, después de haber reunido casi 4,000 horas en órbita alrededor de la Tierra, Hadfield decidió escribir un libro basado en las experiencias que lo llevaron al éxito, titulado La guía de un astronauta a la vida en la Tierra (An Astronaut’s Guide to Life on Earth). A diferencia de otras obras autobiográficas, ésta nos da algunas ideas al respecto de cómo tomar la vida por los cuernos; es una especie de guía motivacional que puede ayudarnos en el día a día desde el punto de vista del que así se desee: trabajo, estudio, paternidad o actitud ante la vida. Lo mejor de todo es que este libro no ha sido escrito por una “celebridad” que heredó una gran fortuna o que haya triunfado gracias a un talento nato; éste es el trabajo de un ser humano que, habiendo nacido en el medio rural canadiense, logró a través de disciplina, esfuerzo, dedicación y una visión extraordinaria, alcanzar las estrellas.

Algunas lecciones de vida y trabajo

La parte autobiográfica me recuerda mucho a un libro que por ahí heredé de mis padres y que leí en mi infancia, titulado Sombras en las estrellas (1968), del escritor italiano Peter Kolosimo. Aunque aquél libro estaba más enfocado a los “misterios de la era espacial” – incluyendo referencias a astronautas prehistóricos, OVNIs, el viaje en el tiempo o mundos paralelos – gran parte de su contenido se basó en los hechos reales que ocurrieron durante los albores de la astronáutica (1942-1965), y lo que los primeros astronautas tuvieron que enfrentar para conquistar “la última frontera”. Así Hadfield nos da un buen recuento de lo que se necesita para ser un astronauta: me imaginaba que tenían que entrenar duro para ser considerados “el material adecuado“, pero es impresionante cuán difícil y por cuanto tiempo tienen que soportar este acondicionamiento físico y mental. Por otro lado, Hadfield presenta algunas reflexiones a lo largo y ancho del libro, que son perfectamente aplicables a cualquier persona, porque sí, éste trata acerca de la vida de un astronauta, pero el enfoque es sobre la vida en general. Estos son algunos de los consejos más importantes que me he encontrado:

• Tener una actitud. De acuerdo a la mecánica orbital, nuestra “posición” o “actitud” es la orientación con respecto a dos puntos; por ejemplo, nuestra nave espacial con relación con la Tierra y un satélite. La pérdida de posición es una propuesta peligrosa, pues podemos terminar a la deriva, perdidos y solos en el espacio exterior. Hadfield comenta que debemos pensar en una trayectoria de vida como el control de esta posición: es algo que necesitamos para mantenernos en el camino correcto para alcanzar nuestras metas. No siempre depende de nosotros llegar hasta ahí, pero podemos hacer todo lo que está en nuestro poder para que así suceda. En la vida, la pérdida de nuestra actitud – es decir, perder nuestro verdadero objetivo – es mucho peor que nunca llegar a nuestro destino.

• Apuntar al cero. Según Hadfield, “En cualquier situación nueva, ya sea un elevador o un cohete, es casi seguro que serás visto en una de tres maneras. Como un menos uno: activamente perjudicial, alguien que crea problemas. O como un cero: tu impacto es neutral y no inclinas la balanza en un sentido u otro. O serás visto como un más uno: alguien que activamente suma valor.” Sin embargo, si todo el tiempo estamos tratamos de ser un más uno y por casualidad nos enfrentamos a una situación en la que constantemente queremos de demostrar que somos el mero mero, con frecuencia nos convertiremos en el menos uno. Una mentalidad de “yo lo puedo todo” puede y va a fastidiar al resto del equipo o perjudicar a aquellos que dependen de nosotros. Por ello, la mejor solución es apuntar al cero: Seamos humildes, escuchemos otras propuestas, observemos el entorno. No seamos “gerentes obsesivos”: si sabemos lo que estamos haciendo, no tenemos que demostrarle a la gente que somos un más uno. Ellos ya lo saben.

• Aprovechar el pensamiento negativo. Como hemos reflexionado previamente, el optimismo desmedido puede ser mortal. Por ello, esperar lo mejor pero prepararnos para lo peor puede incluso mejorar nuestra confianza en nosotros mismos. ¿Cómo? Si siempre preparamos una contingencia ante cualquier eventualidad, nunca podrán agarrarnos como al Tigre de Santa Julia. La fórmula que recomienda Hadfield es siempre preguntarse: “¿Ahora qué me podría matar?” y aunque suene cansado vivir con paranoia todo el tiempo, al pensar qué podría salir mal, es posible adelantarse a cualquier problema antes de que éste se presente. Y así podremos “dejar que fluyan las cosas”, a sabiendas de que hemos hecho todo lo humanamente posible para enfrentar un imprevisto.

• Ser detallista. “Un astronauta que no se preocupa por los detalles es un astronauta muerto”, dice Hadfield: evitar desastres no se trata de tomar decisiones de vida o muerte de una sola vez; consiste en aprender y entender todos los detalles que pueden convertirse en un problema más grande. Un ejemplo para un astronauta es conocer las “negritas” – esas instrucciones probadas y vueltas a probar que componen el manual de reglas de vuelo de la NASA. Poner atención en los detalles – como pequeños síntomas de salud o los primeros signos de un problema con el auto – nos hacen progresivamente más seguros.

• Cuando la situación es crítica, la preparación lo es todo. No podemos esperar tener control de todo lo que sucede a nuestro alrededor. De hecho, el control es una falacia que ha quedado demostrada a lo largo de la cultura popular: un ejemplo muy claro lo vemos en la novela Parque Jurásico, de Michael Crichton, y que generó toda una franquicia de novelas, películas y hasta comics y videojuegos. Sin embargo, lo que sí podemos controlar, es a nosotros mismos – la clave es planear para alcanzar el éxito, pues de acuerdo a Hadfield, en casi cualquier situación hemos llegado al éxito o al fracaso incluso antes de empezar, dependiendo de nuestro nivel de preparación:

Esa es mi manera de abordar casi todo. Me paso la vida preparándome para jugar al “hombre cohete”. Visualizo el reto más demandante; visualizo lo que tendría que saber para hacerle frente; entonces practico hasta que llego a un nivel de competencia en la que me siento cómodo y siento que voy a ser capaz de realizar. Es lo que siempre he hecho, desde que decidí que quería convertirme en un astronauta en 1969 [a los 9 años de edad] y que un enfoque consciente y metódico a la preparación es la principal razón por la que llegué a Houston. Nunca dejé de prepararme.

Hadfield, Chris. (2015). “An Astronaut’s Guide to Life on Earth”. New York: Back Bay Books.

• Un buen liderazgo significa dirigir el camino, no intimidar a otras personas para que hagan las cosas a nuestra manera. Algunas personas son exitosas intimidando a la gente para que se ajuste a sus planes. Pero dirigir a través de la coerción significa que estamos construyendo nuestras habilidades de liderazgo sobre bases muy débiles. La mejor manera es demostrar el mejor camino, mediante un enfoque consensuado – el clásico “todos somos parte del mismo barco: ¿estás seguro que deberíamos tomar ese camino?” Así la gente nos seguirá porque quieren hacerlo, no porque deben hacerlo.

• Pon el pensamiento de grupo como la esencia del trabajo en equipo. La respuesta de cualquier integrante a “¿Qué puedo hacer para ayudar al equipo a llegar a su destino?” es muy simple: el equipo va primero. Generando un ambiente cordial basado en empatía y sentido del humor, es muy posible que todos vayan en la misma dirección, jalando parejo. Este punto se complementa con el párrafo anterior, ya que el líder puede ayudar a que se den las cosas al convertirse en uno más del equipo; alguien que primero pregunta “¿Ustedes qué creen que debamos hacer?” y luego permita que el equipo mismo resuelva los problemas que se le pongan enfrente. En palabras del propio Hadfield: “En última instancia, el liderazgo no se trata de actos de coronación gloriosa. Se trata de mantener a tu equipo enfocado en una meta y motivado para hacer todo lo posible para lograrlo, sobre todo cuando hay mucho en juego y las consecuencias realmente importan. Se trata de sentar las bases para el éxito de los demás, y luego retroceder y dejarlos brillar.”

Conclusiones

Mitad biografía, mitad libro de soft-skills, Mr. Hadfield nos adentra en el mundo de la exploración espacial, donde el trabajo en equipo y la preparación ayudan a lidiar con un estresante ambiente en el que una pequeña falla, por mínima que sea, puede resultar en víctimas humanas y millones de dólares tirados a la basura. Claramente, este es un relato de cómo uno de nosotros – geeks y nerds por igual – subió por la “cadena alimenticia” hasta sentarse literalmente en una nave espacial: debemos recordar que Hadfield no tiene una formación militar rigurosa, a diferencia de muchos de los astronautas de la era Mercurio, Géminis o Apolo. Personalmente, me gusta cómo este libro transmite dos mensajes: primero, que cuando queremos alcanzar nuestras metas, básicamente hay que recurrir a mucha preparación y trabajo duro. Segundo, que incluso un trabajo fantástico como ser astronauta no es tan diferente de lo que experimentamos día a día en nuestros empleos de “simples mortales”: hay buenos y malos jefes, compañeros de trabajo egomaníacos, papeleo difícil y tediosos procesos. En fin, un ejemplar muy recomendable, especialmente para aquellos que estudian o trabajan en el campo de las ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas. Sin embargo, cualquiera puede leer este libro, ya que es muy accesible para aquellos que no sean técnicos.

h1

9 tipos de trabajo que destruirán tu alma

01/23/2015

Wizdoc [Icon By Buuf]  Reflexiones.

Uno de los síntomas de que nos acercamos a un colapso nervioso, es la creencia de que nuestro trabajo es terriblemente importante.

Bertrand Russell (1872 – 1970), filósofo, matemático, lógico y escritor británico.

El trabajo duro no es algo malo en sí mismo. Deberíamos trabajar duro en la vida para conseguir el nivel de éxito que deseamos alcanzar. Sin embargo, existen algunos trabajos que pueden destruir nuestras almas si no tenemos cuidado: si te la pasas todo el día creando hojas de Excel y reportes que nadie lee, ¿acaso realizaste algún trabajo en absoluto? Un trabajo debería ser satisfactorio, o tener algún objetivo – por más humilde que éste sea – del que nos sintamos orgullosos. Por extraño que parezca, muchos de los trabajos mejor pagados, que realiza gente con estudios como abogado, financiero o doctor son paradójicamente algunas de las ocupaciones que más suicidios generan entre aquellos que practican estas disciplinas; incluso trabajos que pueden no parecer tan estresantes como el de electricista o carpintero de precisión también son considerados como “profesiones de alto riesgo”. Como hemos mencionado anteriormente en este mismo blog, es necesario contar con un ambiente laboral motivador para sentirnos a gusto y dar lo mejor de nosotros mismos.

Es así como he llegado al recomendable artículo 9 tipos de trabajo que destruirán tu alma, escrito hace algunos ayeres por el reconocido escritor David Wong. Dejando de lado disciplinas particulares, nos explica situaciones que pueden convertir a un trabajo en una pesadilla épica – lo sé porque estoy seguro que muchos de nosotros hemos sufrido estas dificultades alguna vez a lo largo de nuestras vidas. Para su deleite, que lo disfruten:

Cualquiera de ustedes podría terminar en uno de estos puestos de trabajo, en cualquier momento, sin darse cuenta. Los puestos de trabajo de mierda que voy a describir no son puestos o industrias específicas – son situaciones. Algunos de ustedes – demonios, tal vez incluso la mayoría de ustedes – ya están en uno de ellos.

La cuestión es, que al tratar de pensar en el peor trabajo posible, la mayoría de la gente va derecho a la mierda. Así como “¡Podría ser peor, podría estar paleando mierda en alguna parte!” o “¡Al menos no estamos trabajando en una alcantarilla! ¡Pisando mierda!” Pero ese tipo de trabajo no es tan malo como ustedes piensan – pues de hecho llegas a acostumbrarte al olor a excremento, así como te aclimatas a un trabajo en el que trabajas en condiciones de un brutal calor o un frío glacial.

Pero estos puestos de trabajo, ¿en la lista de abajo? Son aquellos a los que nunca te acostumbras, y mientras más dures en ellos, más te corroen por dentro. Así que tomemos un momento para recitar algunas plegarias por…

9. El saco de boxeo

También conocido como:

El trabajo en el que tienes que enfrentarte a clientes inconformes, pero no tienes capacidad de solucionar sus problemas.

El infierno de estos trabajos es que no están anunciados como “departamento de quejas.” Si tu trabajo consistiera en atender las quejas de la gente y ayudarles, esto podría ser bastante satisfactorio. La gente incluso podría darte las gracias de vez en cuando.

No, estoy hablando de puestos de trabajo donde te encuentras en el punto medio entre el público y el que la está cagando constantemente (y en algunos casos, la propia empresa es sólo pésima en lo que hace), pero tú no tienes el poder para hacer nada al respecto. Todo lo que puedes hacer es absorber su frustración e insultos hasta que ellos se rindan, porque finalmente se quedaron sin formas de decirte que eres un zoquete inútil. Por lo general, después de amenazarte con que van a provocar tu despido.

Por ejemplo…

Piensa en los meseros o camareras de un restaurante donde la calidad de la comida es terrible. Cuando un cliente se queja, no hay manera de corregir la orden o de enviarla de vuelta a la cocina – la sustitución será igual de mala, porque el dueño del restaurante compra la carne que algún malandro vende desde la parte trasera de una camioneta, y el cocinero es su sobrino de 16 años de edad. Pero el cliente nunca llegará a maldecir al propietario, o al cocinero. Así, se meterán contigo en su lugar.

O, ¿recuerdas cuando el gobierno estadounidense contrató a más de medio millón de chicos universitarios y otras personas de la calle para hacer el censo del [2010]? Esos niños enfrentaron el abuso de cientos de dementes paranoides, creyentes en teorías de la conspiración acerca de que el censo se utilizaba para enviarnos a todos a campos de concentración. ¿Qué diablos podemos decir ante eso? ¿Cómo tranquilizar a esa persona? Podría citar ejemplos todo el día, pero para encontrar a los sacos de boxeo, tan sólo es necesario recordar tu última experiencia con el servicio al cliente – ellos estaban en el otro extremo. ¿Alguna vez trataste de llamar a UPS (o el servicio de mensajería que usas) acerca de un paquete que no pudo llegar? Te darás cuenta rápidamente que la persona al otro lado de la línea no tiene capacidad para ponerse en contacto con el conductor del camión, y tampoco tiene ningún conocimiento acerca de la localización de tu paquete más allá de lo que tú mismo podrías haber encontrado en su página web de seguimiento. Así que, es de suponer que pasan el día entero como una esponja para las quejas de los clientes inconformes (o, peor aún, escuchar clientes llorando porque la próxima dosis de su medicina renal está en esa caja).

Ellos son sacos de boxeo. Tómalo con calma; sé amable con ellos.

8. Los muertos vivientes

También conocido como:

El trabajo que requiere de la privación del sueño. Largas horas irregulares de tedio para las que tus patrones de sueño son físicamente incapaces de adaptarse.

No estoy hablando de puestos de trabajo que no te permiten tomar una siesta después de estar despierto toda la noche con el bebé o haber visto un maratón del Dr. Who. Eso ocurre en todos los trabajos. No, estoy hablando de los trabajos en los que la falta de sueño a niveles torturantes es un requisito (y es, literalmente, una forma de tortura, utilizado por todo el mundo, desde la KGB hasta la CIA).

Estoy hablando de agotamiento real, del tipo que te hace sentir enfermo. Tu cerebro está tratando desesperadamente de apagarse. Un espeso lodo de somnolencia está obstruyendo tus tuberías de pensamiento. Y tienes que seguir a través de él, noche tras noche. No puedes levantarte y caminar, o dejar que entre aire fresco, o tratar de entretenerte. Sólo tienes que sentarte allí, a menudo en un silencio sepulcral, obligándote a ti mismo a permanecer despierto durante horas y horas y horas. Es un infierno. Es un infierno de mierda.

Por ejemplo…

Trabajos como los que los guardias de seguridad hacen durante la guardia nocturna, sentados en una silla de un centro comercial cerrado al público y cuidando que las imágenes de las cámaras de seguridad no se muevan durante ocho horas seguidas. Ninguna acción, ningún libro, ni música, y si te pillan durmiendo, estás despedido.

Lo que sigue siendo un mejor resultado que los camioneros de ruta larga (quienes de acuerdo a algunos estudios, tienen menos de cinco horas de sueño antes de conducir cada diez), pues quedarse dormido al volante muy probablemente significa que alguien va a morir. Pero por lo menos pueden encender la radio.

No te equivoques – tu cuerpo nunca se ajustará a un horario de sueño irregular (el tratamiento recomendado para los problemas de sueño causados por las horas de trabajo irregulares es conseguir “un horario de trabajo y sueño regular.” ¡Gracias por el consejo, hijo de puta!)

Pero lo peor es lo que la falta de sueño te hace a ti, incluso cuando no te sientes con sueño. Puedes sentir la caída en tu coeficiente intelectual. Es como Edward Norton a principios de Fight Club (1999) – caminas de un lado a otro en un estado de somnolencia, te olvidas de las cosas, dejas las llaves en la cerradura. Empiezas a tener conversaciones que no recuerdas. Y cuando estás conduciendo a casa, eres tan peligroso como un conductor en estado de ebriedad.

Y buena suerte al buscar simpatía cuando te quejas con un amigo de que tu trabajo es tan aburrido, que puedes quedarte dormido mientras lo haces. Eso suena como si te quejaras de lo fácil que es tu trabajo. Al menos, así le parece a cualquier persona que nunca ha tenido que hacerlo realmente.

7. La chica

También conocido como:

El solitario representante de tu género en el lugar de trabajo.

Esto también podría interpretarse como “el chico”. Funciona en ambos sentidos. Sospecho que es más probable ser la única chica en un despacho lleno de hombres que ser el chico solitario en una oficina dominada por mujeres, pero sobre todo lo digo porque quiero ver a los ineptos que abogan por los Derechos de los Hombres mostrarse a sí mismos en la sección de comentarios.

Por ejemplo…

En todo taller automotriz encontrarás una secretaria – una mujer que trabajaba en recepción y 10 hombres grasientos que trabajan en los motores (y no me acuses de estereotipos – el 97 por ciento de las secretarias son mujeres, el 99 por ciento de los mecánicos automotrices son hombres).

No es divertido. Existe un obvio elemento de acoso sexual en ello, que apenas tengo que tocar ya que estás leyendo esto desde Internet y has visto lo que sucede cuando una chica aparece en un foro dominado por hombres (“TITS OR GTFO“). Es lo mismo en la vida real, sólo que no es tan evidente. Pero es mucho más incómodo, ya que no hay escapatoria a menos que ella renuncie. Así que la tensión se mantiene durante ocho o nueve horas al día, todos los días, durante los años que ella trabaje allí. Y es una situación en la que no puedes ganar; si La Chica reacciona mal ante un chiste vulgar, ella es una perra. Si responde a insinuaciones con insinuaciones propias, entonces es, “¡Amigo, creo que ella quiere conmigo!”

Todos. Los. Días.

No es que no sea incómodo para, digamos, un enfermero que estadísticamente hablando, será el único portador de un pene en los alrededores. Se crea una tensión diferente, aunque igualmente fuera de lo común, porque hay cosas que las mujeres siempre hablan alrededor de otras mujeres (por lo general en relación a cuán desagradables pueden ser los hombres). Además, hay un montón de miembros de ambos sexos que consideran a cualquier miembro del otro género como un enemigo. Lo que estoy tratando de decir es que al ser un muchacho joven en lugares cerrados con una amargada, divorciada madre de tres, no es divertido.

6. El hazmerreír

También conocido como:

El duro trabajo por el que todo el mundo se ríe de ti.

– “Así que, ¿a qué te dedicas?”

– “Soy un masturbador de pavos.

Puedes reírte. Yo lo hice. Pero trabajar en el tipo de trabajo que no sólo hace que la gente se ría de ti, sino que también los hace decir la exacta misma broma de mierda cada vez que tocas el tema, es horrible. Finalmente empiezas a mentir sobre lo que haces, como si fuera ilegal. Sólo para no oír la misma maldita broma otra vez.

Si menosprecias esta situación, argumentando que la gente debería aprender a tener un poco de sentido del humor sobre sí mismos, supongo que aún no estás en esa etapa de la vida en la que eres juzgado de acuerdo a tu trabajo. Si tienes 22 y le dices a tus compañeros: “Yo trabajo en Chipotle, sosteniendo un cartel mientras estoy vestido como un burrito,” van a reír, ya sea por simpatía, o te dirán: “No me digas, ¿están contratando? ¿Cómo pasas las horas?”

Pero pronto entrarás a un período de tu vida en la que eres definido enteramente por lo que haces. Es cómo los periódicos se referirán a ti si alguna vez llegas a los titulares (“Peluquero de mascotas muere en ataque por chimpancé”); va a ser lo primero que te pregunten en las fiestas, será lo primero que las chicas te pregunten cuando empieces a ligar. El intento educado por ocultar su desilusión, cuando se dan cuenta que están hablando con un tipo que tiene un trabajo de perdedor, es abrumador.

Por ejemplo…

Que Dios te ayude si alguna vez trabajaste en un restaurante de comida rápida durante tu juventud, pero te mantuviste logrando ascensos, hasta que en la edad adulta, terminaste como gerente de sucursal. No importa que estés trabajando 60 horas a la semana y obtengas bonos por mantener la sucursal rentable – cuando le dices a la gente que trabajas en el Kentucky Fried Chicken, te conviertes en un perdedor con una imagen del Coronel Sanders sobre tu gorra. ¿Trabajas en el negocio de la prensa a lo largo de la cadena de distribución? No importa qué tan alto haz llegado en el organigrama, o si necesitas una licencia especial para conducir el camión que transporta los periódicos – para todos los demás tan sólo eres un “repartidor”.

Conozco a un tipo que aguantó por tres años en la lista de espera para conseguir un trabajo como cartero – es un trabajo difícil de conseguir porque posee buenas prestaciones, y tienes que pasar por todo tipo de exámenes y controles de antecedentes. Pero al día de hoy, si él le dice a la gente lo que hace, ellos seguramente harán una broma sobre “Volverse Postal” [Americanismo equivalente a “volverse loco y violento”]. “¡Jajá! No vas a dispararnos, ¿cierto? ¿Quieres un poco de litio?” La misma broma, una y otra y otra vez.

Aunque eso no es tan malo como trabajar en, por ejemplo, un banco de esperma. O cualquier trabajo que implica sexo en cualquier medida. Es el jodido [2015], pero si estás conectado con la industria de la pornografía de cualquier forma (incluso en la facturación o en el lado del web hosting), tienes que mentir sobre tu trabajo como si fueses un traficante de drogas. Y es una mentira que tienes que decir constantemente.

Todo porque la sociedad ha decidido que determinados puestos de trabajo, independientemente del nivel de habilidad, paga o dificultad, han de ser ridiculizados.

5. El engrane

También conocido como:

Repetición sin fin ni sentido de algo que podría fácilmente llevarse a cabo por una máquina.

No estoy hablando sólo de puestos de trabajo aburridos – la mayoría de los trabajos son aburridos. Starbucks es aburrido, pero al menos las bebidas son diferentes de un cliente a otro, y se puede practicar haciendo diseños en la espuma. No; estoy hablando de una tarea que toma cinco minutos para aprender, se debe repetir cinco mil veces al día y nunca cambia. Estás en un solo lugar y se realiza la misma tarea, una y otra y otra vez.

Por ejemplo…

Haz visto uno de esos programas del tipo “cómo se hace”, donde visitan una fábrica como ésta donde hacen deliciosos brownies. Y mientras el trabajo de la señorita que “vierte la masa de brownie en el molde” parece aburrido…

… Todavía hay un aspecto divertido y satisfactorio acerca de él. Probablemente tiene que preocuparse por la coherencia, temperatura y cantidad de la masa, y se pone a ver cómo su olla vacía se convierte en un montón de deliciosos bizcochos de chocolate, mientras ella puede fingir que es Willy Wonka.

Pero luego, al final de la línea de montaje se encuentran los pobres bastardos cuyo trabajo es simplemente apilar los brownies en cajas.

Todo el día. El mismo número de brownies en cada caja. En un sinfín de cajas que nunca, nunca se detienen. Incluso en un mundo automatizado, la fuerza de trabajo está repleta de estos puestos de trabajo – todavía es más barato hacer que un humano de salario bajo empaque cajas, que comprar una máquina costosa. Aquí está otro video, de una fábrica de Pringles. Echa un vistazo al hombre cuyo trabajo es estar delante de la rampa de Pringles para enderezar las filas de papas fritas, para que así que se deslicen perfectamente por los tubos.

Ahora bien, algún contador estresado, desde una frenética oficina estará leyendo esto, diciendo: “Mierda, me encantaría ser el tipo que pone esas pequeñas pegatinas azules en las bananas de la fábrica de Chiquita. Eso sería como unas vacaciones para mi ulcerado trasero”.

Basura. Es como pensar que estando varados en una isla desierta tendríamos un buen descanso de la rutina diaria. Sería pacífico durante aproximadamente una hora, y luego empezarías a volverte loco. Tu cerebro es una supercomputadora que contiene todo un universo de maravillas y creatividad, ¿y vas a hacer que se quede mirando fijamente una fila de papas fritas por 8, 12 o 16 horas por día? Ah, y es un trabajo en el que sólo puedes fallar. Si lo haces perfectamente, nadie se da cuenta. Pero si la cagas y dejas que el cargador de tubos se atasque, te carga el payaso.

Y cuando llega el momento de pedir una promoción, o buscar un nuevo puesto de trabajo, ¿qué les dices que hiciste? ¿Qué habilidad aprendiste? ¿Cómo te mejoraste a ti mismo? ¿Para qué otro trabajo te califica esto? ¿Qué historias interesantes puedes decir cuando te juntas con tus amigos? Podrías empezar a buscar en ese flujo de papas fritas e imaginar los mejores años de tu vida alejándose, un momento con forma de Pringle por vez.

4. El robot mentiroso

También conocido como:

El trabajo en el que tienes que mentir descaradamente a la gente, para hacerlos comprar cosas.

Algunos de ustedes dijeron inmediatamente: “¿Como los abogados y los políticos?” Pero esas son carreras. Gran, gran diferencia. Aquellas personas optan por hacer eso, y fueron a la escuela para ello.

No, estoy hablando de puestos de trabajo. El tipo de posición que tomas sólo para pagar las cuentas hasta que puedas comenzar tu carrera de rapero.

Por ejemplo…

Casi cualquier trabajo en ventas. Piensa en el pobre bastardo del Best Buy al que le pagan por hora para fingir que los cables marca Monster no son una estafa. ¿Te gusta trabajar con los coches? Te sorprenderás al saber cuántos talleres de reparación te presionan para rellenar la factura con reparaciones inventadas y cosas peores. Tal vez tomaste un trabajo de servicio al cliente en un call center, pero luego fueron contratados por alguna sombría compañía de software que te tiene llamando a la gente para que compre alguna basura cargada de malware que supuestamente “acelerará su computadora.”

Y mientras el “vendedor de coches usados de mala calidad” es un estereotipo, no es como que tengas un signo en la frente que diga: “Estamos contratando bastardos”. Las ventas de automóviles son uno de los muy pocos puestos de trabajo en el planeta Tierra donde todavía puedes ingresar sin experiencia, pero aun así puedes ganar un dinero decente. Sin embargo, parte de hacer el trabajo requiere aprender a realizar esa escena actuada donde pretendes consultar con un gerente para así conseguirle un precio más bajo al cliente.

Te darás cuenta que muchos puestos de trabajo que suenan muy bien en los clasificados, secretamente tienen “ser un bastardo” como parte de la descripción del trabajo – es así como encuentran personas dispuestas a hacerlo. El marketing multinivel, las ventas de puerta en puerta, los trabajos de telemarketing, todos ellos pueden obligarte a vender basura, ya sea vergonzosamente cara o francamente fraudulenta.

Y lo que hace esos trabajos aún más impresionantes es que de ninguna manera restringen las mentiras a crédula gente rica que tal vez podría permitirse el lujo de perder el dinero que les estás robando. Los ricos tienen abogados – más vale mantenerse alejado de ellos. No; el trabajo del robot mentiroso suele darse para robar a las madres solteras el dinero para pañales de los próximos meses.

3. La rata enjaulada

También conocido como:

El gerente o supervisor que no tiene ninguna autoridad para administrar efectivamente los empleados “bajo su supervisión”, sin embargo, es responsable por su rendimiento.

Existe una enorme, obvia, y sin embargo, sorprendentemente común falla en las empresas modernas. Tienes a los empleados que realmente hacen las cosas o realizan el servicio. Luego justo por encima de ellos tienes un supervisor (tú), quien en última instancia es el responsable de la ejecución de esos empleados (o al menos, podrás recibir una reprimenda si ellos están de flojos). Pero no tienes el poder para despedirlos. O reprenderlos o premiarlos o castigarlos o darles el golpe con el dorso de la mano que los enviaría al piso, algo que sueñas darles todos los días y todas las noches.

Por ejemplo…

Tal vez eres parte de un negocio familiar, pero tú, el supervisor, no eres un miembro de la familia. Pero el chico que trabaja debajo de ti, el que está escaneando sus bolas en la copiadora, es miembro de la familia y es por lo tanto intocable. O, tal vez no tienes la autoridad para despedirlo debido a una complicada situación sindical.

O, tal vez los trabajadores están trabajando en tu departamento, pero no para tu departamento. Digamos que eres un supervisor de ventas, y el tipo que envío el departamento de TI para trabajar en tus computadoras es un pelmazo. Así que él maldice mientras tú estás hablando por teléfono con los clientes; se la pasa dibujando penes en tus fotos familiares y perdiendo el tiempo. Mientras tanto, tú no puedes usar tu computadora para hacer tu trabajo. Y no puedes decir nada porque si bien eres un supervisor, no eres su supervisor.

Claro, puedes presentar una queja ante su supervisor, pero no puedes hacerlo tomar una acción – ese tipo está exactamente al mismo nivel que tú. Tal vez es amigo del pelmazo, o tal vez todos los chicos de TI se cubren unos a otros, y todo el día siguiente los escucharás riéndose acerca del incidente cuando pases por su oficina.

En otros casos, el problema se debe a que la persona que podría despedir o suspender a estos trabajadores incompetentes no trabaja en el mismo edificio, o incluso en la misma ciudad, que los pelmazos. Envías tus quejas por el proceso y desaparecen entre las nubes. Entonces, un día te das cuenta de que el pelmazo del que te quejas ha trabajado allí más tiempo que tú y que dentro de 20 años, todavía estará allí.

Al final, lo único que puedes hacer es verbalmente elogiar a los de buen desempeño y pedir a los incapaces que hagan mejor las cosas. Eso, y seguir haciendo nudos en el estómago cada vez que meten la pata, observándolos arruinar tu carrera, totalmente impotente para detenerlos.

Pero en caso de que esto suene como si yo estuviera siendo demasiado duro con el chico de TI, escuchémoslo para …

2. El asistente cromulacionista

También conocido como:

El trabajo altamente técnico que es imposible de explicar tanto a los que están dentro como fuera del trabajo.

Si alguna vez has visto la serie Friends, seguramente recuerdas una broma recurrente sobre cómo nadie sabía exactamente lo que Chandler hacía para ganarse la vida. Él siempre estaba exasperado por esto (“Ya te lo dije, ¡hago análisis estadístico y reconfiguración de datos!”).

Al igual que el hazmerreír, la persona con este tipo de trabajo se estremece físicamente ante la idea de tener que responder a la pregunta “Entonces, ¿a qué te dedicas?” y, finalmente, se inventa un título falso o una versión ridículamente simplificada (“Yo trabajo con las computadoras”) para fines de la conversación. Y si una conversación incómoda fuese el único problema, no sería algo tan grave. El verdadero problema reside en que sus compañeros de trabajo tampoco entienden su puesto.

Por ejemplo…

Tenemos una audiencia desproporcionada en términos de conocimientos de informática, y sé que muchos de ustedes aspiran a trabajar en la industria. Bueno, algunos de ustedes van a terminar como el equipo de soporte técnico informático compuesto por un solo hombre, en una oficina llena de veteranos que todavía consideran a las computadoras como una sospechosa, pero necesaria forma de magia negra. Tal vez serás el tipo que mantiene los pedidos en línea, en un departamento donde todo el mundo sale a la calle y vende a la antigua usanza.

Se trata de cualquier trabajo en el que la tarea de los otros empleados es un trabajo intensivo o requiere de un trabajo “de la vida real”, mientras tú estás sentado allí “jugando con la computadora.” Esa es la clave; porque ellos no entienden lo que haces, y ya que tú no eres capaz de explicarles, ellos asumen que tú te la pasas perdiendo el tiempo todo el día.

Así que, te empiezan a tratar como un peso muerto. Cuando los márgenes están muy apretados y llega el momento de recortar personal, todo el mundo te apunta con el dedo a ti. Si al adorable Frank de ventas le toca el hacha, todo el mundo va a estar aún más resentido contigo (“¡¿Despiden a un veterano trabajador como el viejo Frank, pero mantienen a Dave sólo porque él puede utilizar la máquina de escribir de lujo?! ¡Él ni siquiera trae corbata al trabajo!”)

Y eso es suponiendo que las personas que hacen el despido tampoco están confundidos acerca de tu valor en la empresa. Si tu trabajo es, por ejemplo, evitar un problema para el que la persona promedio no es aún consciente, entonces buena suerte explicando a la persona que debe tomar decisiones de despido basado en la cantidad de beneficios que estás trayendo. Piensa en los empleados frustrados de Office Space tratando de justificar lo que hacen para “los dos Bobs” (los dos consultores en downsizing, que de casualidad se llamaban Bob).

Por otra parte, ser un Bob no es exactamente un trabajo encantador …

1. El Bob

También conocido como:

Aquél, cuyo trabajo es hacer que los trabajos de los demás sean más duros, o recomienden su despido.

En algún punto, todos nos damos cuenta que a menudo existe un gran abismo entre lo que los trabajadores disfrutan, y lo que realmente hace que una empresa sea rentable. Algo de lo que la empresa necesita hará que los trabajadores se encabronen, y alguien tiene que hacer que lo hagan. Y eso está bien, siempre y cuando ese hombre sea el jefe. Pero a menudo así no es como funcionan las cosas. A menudo la persona que chasquea el látigo es un Bob.

Se trata de un empleado que ya sea está en el mismo nivel que el resto del personal, o lo están elevando temporalmente para algún tipo de grupo de trabajo (para elevar la calidad o lo que sea), o son consultores externos contratados para dar forma a la operación, al igual que en el ejemplo de Office Space.

Pero de alguna manera u otra, si eres un Bob, eres un traidor. Los empleados no trabajan para ti, tu nombre no está en la puerta, tú no escribes los cheques, no tienes la capacidad de pagarles un dulce bono. Sin embargo, tienes el poder para hacer miserables sus vidas.

Por ejemplo…

Voy a utilizar un término aquí. Algunos de ustedes no lo reconocerán. El resto de ustedes reflexivamente sentirán cómo sus genitales se deslizan hacia arriba por su cuerpo: ISO 9000.

ISO 9000 es una certificación que las empresas pueden conseguir, que en términos generales, indica que son organizadas. Lo que suena muy bien, pero desde el punto de vista de los empleados, ISO 9000 significa que una tarea que solía llevar dos clics del ratón ahora toma dos clics del ratón y tres páginas de formularios exhaustivos que explican lo que acaban de hacer. Es un interminable, infernal mantenimiento de registros. Obtener la certificación significa que consultores ISO 9000 vendrán a la oficina y revolotearán sobre todos los empleados, recordándoles constantemente registrar su tiempo y llenar sus formularios.

Exactamente el 100 por ciento de las cosas que el consultor le está diciendo a los empleados implicaría hacer su trabajo mucho, mucho más difícil. Cuando se van, el cumplimiento de ISO se traspasa a alguien dentro de la empresa. Y todo el mundo va a querer asesinarlos. Son ahora un Bob.

Pero la clave radica en que tú podrías ser promovido a un puesto de Bob el día de mañana. Tal vez te pidan trabajar en Aseguramiento de Calidad, registrando y reportando los errores de tus compañeros de trabajo. Tal vez se te incluya en un equipo para crear un informe acerca de la “eficiencia” del departamento.

O, tal vez tendrás que revisar el trabajo que alguna otra compañía está haciendo para la tuya sobre una base contractual, y serás el Bob de allá. Al igual que los representantes de la empresa de juguetes que pasan su tiempo alrededor de los sets de la películas, asegurándose que a partir de la etapa de guion, los personajes harán buenas figuras de acción. Sabes que a los artistas y narradores les encanta escuchar esa basura: “Claro, el personaje es entrañable y resuena con el público y tiene un arco de historia convincente, pero hay que darle manos para que podamos vender accesorios que él sostenga”.

¿Qué van a hacer, quejarse con el jefe? Su jefe es el que te paga por venir a decirles eso. Y tan sólo estás haciendo tu trabajo.

Eso es lo que supongo debes tomar en cuenta, ya que una gran cantidad de las personas en esta lista podrían generar un artículo sobre “La gente en el trabajo que quieres asesinar, pero no puedes porque es ilegal”. Sólo recuerda: no son villanos. Son sólo personas atrapadas en empleos de mierda.

h1

¿Por que motivar no funciona?

04/25/2014

Wizdoc [Icon By Buuf]  Tips & Tricks.

Si un póster bonito y un refrán lindo son todo lo que necesitas para motivarte, es probable que tengas un trabajo muy fácil. Del tipo que los robots estarán haciendo muy pronto.

— Despair, Inc. Motivación.

Más allá del humor tragicómico encontrado en los posters desmotivacionales, la realidad es que para las organizaciones es muy importante incrementar la motivación de sus miembros para dar su máximo esfuerzo: ya sean empleados, alumnos universitarios, equipos de trabajo o niños. Esto se debe a que las personas con una motivación elevada suelen rendir más, tienen un mejor aprovechamiento del tiempo y alcanzan con mayor facilidad los objetivos marcados por la organización. Esto implica un claro beneficio para todos los involucrados, pues en muchas situaciones de la vida real, tanto la moral como el sentido de logro tienen mucho mayor peso que cualquier habilidad técnica individual.

Sin embargo, muchas personas no se sienten motivadas en el trabajo o la escuela. No sienten pasión por el trabajo, su lealtad hacia el grupo u organización es mínima, y si bien pueden tener un rendimiento “aceptable”, ellos siguen “ahí” tan sólo para recibir una calificación mínima aprobatoria o un cheque al final de la quincena. Y esto tiene que ver con una razón muy sencilla: las técnicas de motivación utilizadas por los maestros, gerentes y coaches simplemente no funcionan.

Los cuatro tipos de motivación

pic: The four kinds of motivation


Los cuatro tipos de motivación (Fuente: limorefe.com)

De acuerdo a la imagen anterior, existen cuatro tipos de motivación: extrínseca, intrínseca, positiva y negativa. La motivación extrínseca es básicamente aquella que nos es impuesta por un agente externo: es la proverbial zanahoria que nos pone el jefe para seguir adelante; ya sea por delante (positiva), o “por detrás” (negativa). Por otro lado, la motivación intrínseca es aquella que buscamos por nosotros mismos; en su modalidad negativa queremos evitar un efecto adverso y por ello sentimos la urgencia de actuar. Una motivación intrínseca positiva es aquella que “nace de nosotros” para realizar dicha acción. El problema reside en que las organizaciones, empresas y escuelas han hecho énfasis en los tipos de motivación incorrectos:

La motivación extrínseca NO funciona. Esto se debe a que (i) ésta no es sustentable: una vez que desaparece el premio o castigo, la motivación disminuye e incluso desaparece; (ii) conforme pasa el tiempo, el rendimiento es cada vez menor: a menos que el nivel del premio o castigo se vaya incrementando, la motivación va desapareciendo. Finalmente, (iii) la motivación extrínseca destruye cualquier motivación intrínseca, al grado en que después de desaparecer el esquema premio/castigo, ya no existe el deseo de continuar. En el artículo periodístico Los estudios demuestran que la recompensa a menudo NO es un motivador escrito por Alfie Kohn, el autor cita varios estudios en los que se demuestra cómo sin importar cuán agradable sea una actividad, si ésta se convierte en un medio en vez de un fin, su valor se devalúa poco a poco hasta generar aversión entre aquellos que la están realizando:

Hay una vieja anécdota que ilustra muy bien este principio. Un anciano, acosado constantemente por los niños del vecindario, finalmente ideó un plan. Él se ofreció a pagar a cada niño un dólar si ellos regresaban el siguiente martes para proferir sus insultos de nuevo. Lo hicieron entusiasmados y recibieron el dinero, pero él les dijo que sólo podía pagar 25 centavos para el miércoles. Cuando regresaron, lo insultaron de nuevo y recogieron sus cuartos; luego les informó que el premio del jueves sería sólo un centavo. “Olvídalo”, dijeron – y ya no se burlaron de él nunca más.

Kohn, Alfie. (19.01.1987). “Studies Find Reward Often No Motivator”. Boston Globe Journal.

Por otro lado, la motivación negativa tampoco funciona. Esto se debe a que el miedo a una consecuencia negativa jamás será tan efectivo como una motivación basada en alcanzar un logro u objetivo, llegando en algunos casos, a invertir por completo el efecto deseado. De acuerdo a estudios realizados por el cardiólogo Dean Ornish, aquellos pacientes que han sufrido cirugías coronarias tienen que afrontar una decisión muy simple: deben dejar de consumir comida chatarra, bebidas alcohólicas y el tabaco, así como evitar ocupaciones estresantes, o morirán. Ante la mayor motivación negativa posible, ¿cuántos cambian su estilo de vida a uno saludable y lo mantienen así por más de 2 años?

Tan sólo el 10%

Así es, tan sólo uno de cada diez pacientes son capaces de hacer algún cambio relativamente simple de estilo de vida cuando la otra opción es morir. Por ello, muchos tienen dos, tres o cuatro cirugías coronarias. Muchos de ellos ni siquiera llegan a eso.

¿Cómo motivar?

Habiendo descartado tres de los cuatro tipos de motivación, sólo nos queda uno: la motivación intrínseca positiva. El mismo Dr. Ornish mencionado anteriormente creó un programa en el que en vez de predicar el temor a la muerte, a los pacientes se les enseñaba cómo disfrutar de la vida: mediante meditación, yoga, terapias anti-estrés y una dieta equilibrada. El resultado fue un 70% de pacientes que cambiaban su estilo de vida, conservándolo por más de dos años.

De acuerdo a los autores y consultores de negocios norteamericanos Peter Block y Peter Koestenbaum, es correcto que un gerente se preocupe por la motivación y moral de sus subordinados, sin embargo, él o ella no es la causa de dicha motivación. Es decir, el rol principal de un gerente, coach o maestro debe ser el de ayudar a su gente a encontrar su propia motivación intrínseca. ¿Cómo se logra? de acuerdo al Dr. Edward Vockell, profesor de psicología educativa en la Universidad Purdue (Indiana, Estados Unidos), es necesario ajustar una serie de factores, los que dependiendo de la persona, promueven en mayor o menor grado su motivación:

Factor Descripción Guía Relacionada
Reto Las personas se encuentran más motivadas cuando están trabajando hacia metas personalmente significativas cuyo logro exige la actividad a un nivel de dificultad óptimo (intermedio) de forma continua.

  1. Establecer metas personales significativas.
  2. Hacer del logro de los objetivos probable pero incierto.
  3. Dar retroalimentación durante la ejecución.
  4. Relacionar las metas a la autoestima de la persona [de manera positiva].

Curiosidad Algo en el ambiente físico atrae la atención de la persona o existe un nivel suficiente de discrepancia entre el conocimiento y habilidades actuales y aquellos que podría poseer la persona si se viera involucrada en una actividad.

  1. Estimular la curiosidad sensorial, haciendo cambios bruscos que puedan ser percibidos por los sentidos.
  2. Estimular la curiosidad cognoscitiva haciendo que la persona se pregunte acerca de algo (es decir, estimular el interés de la persona).

Control La gente tiene una tendencia básica a querer controlar lo que les pasa a ellos mismos.

  1. Dejar en claro las relaciones causa/efecto entre las tareas que la persona está haciendo y aquello que ocurre en la vida real.
  2. Habilitar a las personas para que sepan que su trabajo conduce a efectos de gran alcance [es decir, su trabajo es importante para la organización].
  3. Permitir a las personas elegir libremente lo que quieren aprender y cómo van a aprenderlo.

Fantasía Las personas usan imágenes mentales de las cosas y situaciones que no están realmente presentes para estimular su comportamiento.

  1. Hacer del aprendizaje un juego.
  2. Ayudar a las personas a que se imaginen a ellas mismas utilizando la información aprendida en situaciones de la vida real.
  3. Hacer de las fantasías intrínsecas en vez de extrínsecas.

Competencia Las personas sienten satisfacción al comparar su desempeño favorablemente con el de los demás.

  1. La competencia se produce naturalmente, así como artificialmente.
  2. La competencia es más importante para algunas personas que para otras.
  3. Las personas que pierden en una competencia a menudo sufren más que el posible beneficio adquirido por las ganadoras.
  4. La competencia a menudo reduce la disposición de ser útil para las demás personas.

Cooperación Las personas sienten satisfacción al ayudar a otros a alcanzar sus metas.

  1. La cooperación se produce naturalmente, así como artificialmente.
  2. La cooperación es más importante para algunas personas que para otras.
  3. La cooperación es una habilidad útil de la vida real.
  4. La cooperación requiere y desarrolla habilidades interpersonales.

Reconocimiento Las personas sienten satisfacción cuando otros reconocen y aprecian sus logros.

  1. El reconocimiento requiere que el proceso o producto, o alguna otra consecuencia de la actividad realizada sea visible.
  2. El reconocimiento difiere de la competencia en que no involucra una comparación con el rendimiento de otra persona.


Factores que promueven la motivación intrínseca (Fuente: Colegio de Educación Purdue Calumet).

Lo extraordinario de estas guías es que son aplicables a una gran variedad de disciplinas y situaciones, incluyendo grupos de alumnos de todos los grados, un ambiente corporativo o un equipo de futbol, con pasos tan sencillos como establecer objetivos claros y medibles, fomentar la cooperación o sana competencia entre individuos, así como dar retroalimentación temprana y el debido reconocimiento cuando éste lo amerite. Así, en vez de sobornar a las personas mediante premios artificiales o amenazarlas con posibles castigos, los verdaderos líderes deben empeñarse en ayudar a su gente a alcanzar el autodescubrimiento, encontrando por sí mismos nuevas y mejores formas de realizar sus actividades, a la vez que se les explica que ellos son importantes para la organización.

Algunos autores incluyen la “felicidad en el trabajo” como un componente necesario para encontrar la motivación intrínseca adecuada; sin embargo, creo que el ambiente físico no es tan importante como el ambiente social; personalmente considero que una atmósfera de confianza, humildad y respeto mutuo puede lograr maravillas entre los miembros de cualquier organización, incluso si desempeñan sus labores en situaciones o ambientes difíciles – por ejemplo, trabajadores de una plataforma petrolera, o una escuadra militar – ya que el trabajo en equipo es considerado la mejor forma de vencer cualquier obstáculo, por difícil que este sea.


h1

50 pequeñas verdades que harán de nuestras vidas más fáciles

12/13/2013

Wizdoc [Icon By Buuf]  Reflexiones.

Si necesitas tener una motivación, piensa en el cheque de paga del viernes.

Noël Coward (1899 – 1973), actor, dramaturgo y compositor de origen Inglés.

Ya estamos en la segunda semana de Diciembre. Esto equivale a la mañana de viernes: iniciando el día, a la expectativa de que termine pronto para salir de fin de semana y divertirnos después de una ardua jornada en las minas de sal. Esto es especialmente aparente en México, ya que aquí a partir del 12 de Diciembre (día de Nuestra Señora de Guadalupe) todos empiezan a pedir vacaciones, regresando en muchos casos hasta después del 6 de Enero (día de los Reyes Magos). A este periodo con poco trabajo, clientes que ya no se dignan contestar a tus llamadas y ciudades del interior del país con menos gente porque todos están en la playa, se le conoce como el “puente Guadalupe-Reyes”.

Ya que poco a poco estamos teniendo menos trabajo durante este cierre de año, quisiera compartir algunas de las 50 pequeñas verdades que harán de nuestras vidas más fáciles, como originalmente publicaron Ami Angelowicz y Winona Dimeo-Ediger, en el sitio The Frisky. De acuerdo a estas dos mujeres, hay realidades que pueden no gustarnos; al aceptarlas como son evitaremos amargarnos la vida por situaciones que no podemos cambiar:

1. La gente siempre se comporta de manera extraña en los elevadores.

2. Tus padres nunca dejarán de parecerte molestos.

3. El caldo de gallina cura los resfriados.

4. Debes comprar la ropa de acuerdo al tamaño que posees, no al que quisieras tener.

5. Las soluciones rápidas y atajos sólo empeoran las cosas.

6. Consumir comida chatarra en grandes cantidades hará que te sientas fatal.

7. Uno duerme mejor en sábanas limpias, y la vida tiene más sentido cuando tú duermes lo suficiente.

8. Las mujeres actúan como bestias salvajes en ventas de muestras.

9. Deberías llamar a tus abuelos, incluso si no te sientes con ganas de hacerlo.

10. Tu pareja jamás será capaz de leer tu mente.

11. El transporte público saca a relucir lo peor de la naturaleza humana.

pic: Be civilized (Tokyo Subway Poster) ~ Bunpei Yorifuji

Y por lo visto, no es algo específico a una cultura o nacionalidad: estos posters se despliegan en el metro de Tokio, instando a los viajeros de abstenerse de comportamiento menos que civilizado. (Fuente: The Japan Times)

12. Los manicures siempre terminan por despostillarse.

13. En última instancia, te saldrán canas.

14. Apresúrate a adquirir un seguro; mientras más joven lo adquieras, menor será el costo.

15. La posibilidad de que una mujer reciba su “visita mensual” se incrementa exponencialmente si ella lleva puestos pantalones blancos o está a punto de salir de vacaciones.

16. No hay demasiadas cosas por las que valga la pena perder la cabeza. Relájate.

17. Incluso si tienes un “empleo soñado”, algunas veces tendrás que hacer cosas que no te encantan demasiado. Por eso es llamado trabajo.

18. Para las mujeres: los tacones altos se vuelven molestos si se usan por demasiado tiempo. Es mejor traer un par de zapatos extra.

19. El café de Starbucks en realidad no es tan bueno.

20. Tu peinado se verá excelente justo el día en que tienes programada una visita con el peluquero/estilista.

21. Las cosas que te molestan/irritan más sobre otras personas son aquellas que inconscientemente odias de ti mismo.

22. Todo se ve mucho peor cuando estás cansado o tienes hambre.

23. Aprende a decir gracias cuando alguien te da un cumplido.

24. El abrigo que te encantaba en el colegio volverá a estar de moda dentro de 10 años, así que probablemente sea buena idea conservarlo.

25. La mayoría de las personas preferirían que tú sólo los escuches en vez de que trates de resolver sus problemas.

26. Eventualmente, ya no podrás desvelarte toda la noche e ir a trabajar al siguiente día.

27. Todos los seres humanos defecamos.

28. Gasta esos $60 extra para que el taxi te lleve al aeropuerto y otros $500 para contratar una mudanza profesional.

29. Selecciona un obsequio de anfitrión y cómpralo a granel.

pic: Hostess Gifts - Wine, Chocolates, Flowers

Cuando alguien nos invita a su casa, es buena idea llevar un obsequio para demostrar nuestro respeto por el anfitrión. Un vino de mesa, chocolates o flores son universalmente aceptados. (Fuente: RyR Consultores)

30. “Lo siento” es una frase muy poderosa.

31. Vas a tener que decir no a cosas a las que te encantaría decir que sí, y vas a tener que decir que sí a cosas a las que realmente quisieras decir que no.

32. Sí, vas a tener que usar hilo dental si quieres conservar tus dientes.

33. La propina es parte del precio de salir a comer fuera. No seas mezquino.

34. Las personas sólo pueden salvarse a ellas mismas.

35. Algunas veces el amor no es suficiente.

36. Las cremas usadas de forma consistente ayudan a minimizar arrugas, pero es imposible prevenirlas del todo.

37. Elige cuidadosamente las cosas por las que armarías un alboroto.

38. Si alguien te trata como basura alguna vez, probablemente lo hará de nuevo.

39. Conserva las tarjetas, cartas y fotografías de tu niñez. Algún día querrás verlas de nuevo.

40. Al menos haz un intento de enfrentar tus problemas y ser autorreflexivo.

41. Perdónate a ti mismo por haber tomado malas decisiones en cuanto a tu carrera o vida amorosa, porque eventualmente cometerás estos errores.

42. Sólo perdónate a ti mismo en general.

43. Aprende a cocinar al menos un guiso fabuloso que puedas aportar a una cena.

44. La amabilidad siempre lleva al camino de menor resistencia.

45. Mantén un diario, al menos de vez en cuando.

46. Encuentra a alguien que entienda cómo cortar tu cabello.

47. Sé consciente de la forma en que gastas tu tiempo, porque todos esos minutos gastados en el Facebook se van sumando a tu vida.

48. Acepta a las personas exactamente como son.

49. Siendo apasionado atraes a otros que también son apasionados.

50. Negándote a admitir que te equivocas no significa que tienes la razón.

h1

La Paradoja de Stockdale

09/13/2013

Wizdoc [Icon By Buuf]  Reflexiones.

No hay diferencia alguna entre un pesimista que dice: “Oh, no hay esperanza, no te molestes en hacer nada”, y un optimista que dice: “No te molestes en hacer nada, que todo saldrá bien de todos modos.” De cualquier forma, nada pasará.

Yvon Chouinard (n. 1938), montañista, ambientalista y empresario canadiense-estadounidense.

Estos días han sido un poco difíciles en la oficina, porque como en cualquier portafolio de proyectos, algunos de los que llevamos se han vuelto críticos, con fuerte presión por parte del cliente y high management para que cumplan con sus objetivos. Puesto que usamos una metodología ágil en la que respetamos más la parte humana con el afán de motivar y quitar estorbos innecesarios en la productividad de nuestra gente, he llegado a conocer de forma relativamente íntima a algunos de mis colaboradores. Ciertamente, somos un microcosmos de la condición humana, como aquella compañera que está en medio de un difícil divorcio debido a que el marido la cambió por “un modelo más reciente”; o aquél compañero que justo después de tener a su bebé en Gringolandia, fue deportado sin esperanza de regresar a los Estates y cuya pareja decidió quedarse por allá. En fin, duro en verdad.

Siempre se nos ha dicho que el optimismo es una de las emociones más fuertes con las que podemos contar como seres humanos, para salir adelante ante cualquier eventualidad, contratiempo o frustración. Sin embargo, la realidad es que el enfoque con el que tomemos la adversidad puede variar entre dos opciones: una consiste en un escapismo irracional mediante el cual suponemos que todo pasa por algo y que al final, se resolverá por sí mismo; la otra hace que la gente sienta que sin importar cuán terrible sea su situación, ellos pueden seguir hasta el final. Esta forma de pensar puede marcar la diferencia entre literalmente, la vida y la muerte.

Es así como me topé con el blog de Niall Doherty, con valiosa información motivacional. De entre varias entradas, hubo una que me llamó mucho la atención, ya que justamente detalla cómo un optimismo desmedido puede ser mortal. El mismo Doherty aprendió acerca de esta paradoja a partir del libro Good to Great: Why Some Companies Make the Leap… and Others Don’t, titulado en Español como Empresas que sobresalen: por qué unas sí pueden mejorar la rentabilidad y otras no, de James Collins:

La Paradoja de Stockdale debe su nombre al almirante Jim Stockdale, un oficial militar de los Estados Unidos cautivo por ocho años durante la Guerra de Vietnam.

Stockdale fue torturado en más de veinte ocasiones por sus captores, y nunca tuvo muchas razones para creer que sobreviviría al campo de prisioneros para volver a ver a su esposa. Y sin embargo, como Stockdale señaló a Collins, nunca perdió la fe durante su terrible experiencia: “Nunca dudé no sólo de que saldría, sino de que al final prevalecería y convertiría de éste en un acontecimiento decisivo en mi vida, que, en retrospectiva, no cambiaría por nada”.

Y aquí viene la paradoja: mientras Stockdale tenía una fe extraordinaria en lo desconocido, se dio cuenta de que eran los más optimistas de sus compañeros de prisión los que no consiguieron salir de allí con vida. “Fueron los que dijeron, ‘Estaremos fuera para Navidad’. Y la Navidad llegaría, y la Navidad pasaría. Entonces dijeron, ‘Estaremos fuera para Pascua’. Y Pascua llegaría, y Pascua pasaría. Y entonces Acción de Gracias y luego sería Navidad de nuevo. Y ellos murieron de un corazón roto”.

Lo que los optimistas no hicieron fue afrontar la realidad de su situación. Prefirieron el enfoque del avestruz, escondiendo la cabeza debajo de la tierra, esperando que las dificultades desaparecieran. El auto-engaño pudo haberles facilitado las cosas a corto plazo, pero cuando tuvieron que afrontar la realidad, fue demasiado y no pudieron asimilarla.

Stockdale aborda la adversidad con una mentalidad muy diferente. Aceptó la realidad de su situación. Sabía que estaba en un infierno, pero en vez de esconder la cabeza bajo tierra, asumió la situación e hizo todo lo que pudo por subir la moral de sus compañeros prisioneros. Creó un código secreto para que pudieran comunicarse entre ellos. Desarrolló un sistema de hitos que les ayudó a lidiar con la tortura. Y envió información de inteligencia a su esposa, escondida en las aparentemente inocentes cartas que escribía.

Collins y su equipo observaron una mentalidad similar en las empresas sobresalientes. La etiquetaron como la Paradoja de Stockdale y la describieron así:


    Debes conservar la fe en que al final prevalecerás pese a las dificultades.

    Y al mismo tiempo…

    Debes confrontar los hechos más brutales de tu realidad actual, sean los que sean.

Para mí, la Paradoja de Stockdale es portadora de una importante lección de desarrollo personal; una lección de fe y honestidad. No dudes nunca que puedes alcanzar tus objetivos, sin importar lo elevados que sean y sin importarte cuántos críticos y detractores puedas tener. Pero al mismo tiempo, siempre evalúa honestamente tu situación actual. No te mientas a ti mismo por miedo a la vergüenza o incomodidad a corto plazo, porque tal engaño volverá finalmente para derrotarte.

En pocas palabras, espera lo mejor, pero prepárate para lo peor, ya que aferrarse a la esperanza nos dará una posibilidad de éxito, sin importar cuán remota ésta sea; aferrarse al fracaso simplemente lo asegurará. Y esto es algo que debemos tomar en cuenta diariamente, porque si bien podemos tener miles de problemas y muy probablemente algunos no tengan solución fácil o de plano no la tengan, siempre es necesario tomar las cosas con estoicismo, porque en un peor escenario:

[Los hijos de Enrique II, los príncipes Ricardo Corazón de León y Geoffrey se encuentran prisioneros en el calabozo; creen escuchar a Enrique aproximarse]

Príncipe Ricardo: Él está aquí. No obtendrá ninguna satisfacción de mí. No me verá suplicando.

Príncipe Geoffrey: Mi necio caballero… como si importara la forma en que uno cae.

Príncipe Ricardo: Cuando la derrota es todo lo que queda, sí importa.

h1

6 terribles verdades que los harán una mejor persona

12/19/2012

Wizdoc [Icon By Buuf]  Reflexiones.

[Pic: Gregory House, MD]

(Fuente: Google Images)

Todos cometemos errores, y todos pagamos un precio.

Dr. Gregory House, personaje de TV.

Estos últimos días del año han estado anormalmente atareados. Mientras en años pasados hemos tomado esta temporada navideña para bajar el ritmo de trabajo, cerrar los proyectos faltantes y depurar nuestro correo, ahora hemos estado del tingo al tango dejando todo listo para los proyectos que se vienen este próximo 2013 que en algunos casos, se ven bastante complicados.

En esta ocasión, en vez de mis acostumbrados “pensamientos para el levantamiento” de fin de año, he decidido reproducir un artículo escrito por el reconocido columnista y autor David Wong del sitio Cracked.com, quien me ha dejado atónito por lo brutalmente honesto, pero que ciertamente, nos presenta una de las grandes netas del planeta. Es más: ni el mismísimo Dr. Gregory House hubiese logrado este nivel de introspección. Para aquellos jóvenes púberes o adultos que todavía no alcanzan una independencia plena, o aquellos que sienten que deberían merecer algo más de la vida pero no saben cómo lograrlo, les recomiendo leer este artículo, que considero una de las lecturas más importantes que alguna vez leerán en su vida. Por ello, con traducción de mi parte y retoques aquí y allá, disfruten las 6 terribles verdades que los harán una mejor persona:

2013. ¡Siii! Vamos a hacer esto.

“¿Hacer qué?” preguntarás. NO LO SÉ, VAMOS A AVERIGUARLO JUNTOS.

Siéntete libre de dejar de leer esto si tu carrera va bien, estás encantado con tu vida y eres feliz con tus relaciones. Disfruta el resto del día mi amigo, porque este artículo no es para ti. Estás haciendo un buen trabajo; todos estamos orgullosos de ti.

Para el resto de ustedes, quiero que hagan algo: nombren cinco logros impresionantes alcanzados por ustedes. Escríbanlos o sólo grítenlos a viva voz. Pero aquí está el truco: no se les permite escribir nada acerca de lo que son (por ejemplo: Soy un buen chico, Soy honesto), sino que sólo deben listar algo que ustedes hayan hecho (por ejemplo: Acabo de ganar un torneo de ajedrez, Hago el mejor chile con carne del mundo). Si encuentran esto difícil, bueno, este artículo es para ustedes, y demonios, van a odiar cada palabra de él. Mi única defensa es que yo quisiera que alguien me lo hubiese dicho a mí desde 1995.

#6. El mundo sólo se preocupa por lo que puede obtener de ti.

Digamos que la persona a la que más amas acaba de recibir un disparo. Él o ella está tirado en la calle, sangrando y gritando. Un tipo se apresura a llegar y dice “Apártate.” Él mira de cerca la herida de bala y saca una navaja de bolsillo: va a operar ahí mismo.

“¿Eres un doctor?”, preguntas.

El tipo responde: “No.”

“Pero sabes lo que estás haciendo, ¿cierto? Eres un paramédico o…”

En este punto, el tipo se empieza a molestar. Te dice que es un buen muchacho, es honesto, siempre llega a tiempo. Te dice que es un hijo ejemplar y tiene una interesante vida llena de pasatiempos satisfactorios, mientras presume que jamás pronuncia malas palabras.

Confundido, reclamas “¿Pero qué carajos importa eso cuando mi (esposa/esposo/mejor amigo/padre) está tirado aquí en el piso sangrando? ¡Necesito alguien que sepa atender heridas de bala! ¿¡Puedes hacerlo o no!?”

El hombre se pone agitado – ¿por qué estás siendo superficial y egoísta? ¿No te importa ninguna de sus otras cualidades? ¿Acaso no acabas de escucharle decir que siempre se acuerda del cumpleaños de su novia? A la luz de todas las cosas buenas que hace, ¿realmente importa si sabe cómo hacer una cirugía?

En este momento de pánico, tomarás tus manos ensangrentadas y lo sacudirás de los hombros, exclamando “¡Sí! ¡Te estoy diciendo que nada de esa mierda importa, porque en esta situación específica, necesito alguien que pueda parar la hemorragia, pedazo de alcornoque!”

Así que aquí está mi terrible verdad acerca del mundo adulto: Tú estás justo en esa situación todos los días. Sólo que eres el tipo confundido con la navaja de bolsillo. Toda la sociedad es la víctima que yace en el suelo, sangrando.

Si quieres saber por qué la sociedad parece evitarte, o por qué parece que no obtienes respeto alguno, es porque la sociedad está llena de gente con necesidades. Necesitan casas donde vivir, alimentos para comer, entretenimiento, relaciones sexuales que los dejen satisfechos. Llegaste a la escena de esta emergencia, sosteniendo tu navaja de bolsillo, en virtud de tu nacimiento: en el momento en el que llegaste a este mundo, te hiciste parte de un sistema diseñado solamente para atender las necesidades de las personas.

Ya sea que cubras estas necesidades aprendiendo un conjunto único de habilidades, o el mundo te rechazará, sin importar cuán amable, generoso y educado seas. Serás pobre, solitario y te dejarán afuera en el frío.

¿Esto suena mezquino, grosero o materialista? ¿Qué hay acerca del amor y la bondad? ¿Acaso eso no importa? Por supuesto. Mientras resulte en algo para otras personas que no puedan obtener en otro lugar. Por ejemplo…

#5. Los hippies estaban equivocados.

Esta es la escena más grande en la historia del cine (ADVERTENCIA: LENGUAJE EXTREMADAMENTE SOEZ):


Para aquellos de ustedes que no pueden ver vídeos, es el famoso discurso que Alec Baldwin da en la obra maestra de la cinematografía Glengarry Glenn Ross (1992). El personaje de Baldwin – quien puedes asumir es el villano – se dirige a un cuarto lleno de vendedores, destrozándolos al decir que todos están a punto de ser despedidos a menos que “cierren” las ventas que les han sido asignadas:

“¿Buen tipo? Me importa una mierda. ¿Buen padre? ¡Jódete! Ve a casa a jugar con tus hijos. Si quieres trabajar aquí, cierra.”

Es brutal, grosero y raya en lo sociópata, pero ciertamente expresa precisa y honestamente lo que el mundo espera de ti. La diferencia es que, en el mundo real, la gente considera tan mal hablarte de esa manera, que han decidido como mejor opción dejarte seguir fallando.

La escena cambió mi vida. Me gustaría programar el despertador para que me recite esta expresión cada mañana si yo supiera cómo. Alec Baldwin fue nominado a un Oscar por aquella película y esa es la única escena en la que actúa. Como gente más inteligente ha señalado, la genialidad de este discurso consiste en que la mitad de las personas que lo ven, piensan que el punto de la escena es “¡Guau! lo que ha de ser tener un jefe así de idiota” mientras la otra mitad piensa: “¡Demonios, sí, vamos a salir a vender bienes raíces!”

O, como el blog El Último Psiquiatra expone:

Si estuvieran en esa habitación, algunos de ustedes lo entenderán como trabajo, alimentándose de la energía del mensaje y dando cabida a las maldiciones del coach, opinando “¡Este tipo es increíble!”; otros de ustedes lo tomarían de manera personal, pensando “este tipo es un idiota, no tiene derecho de hablarme así”, o – la maniobra estándar cuando el narcisismo se confronta ante una mayor autoridad – hervir de furia calladamente mientras fantaseas en una contestación que lo deje ver como un hipócrita. Qué satisfactorio.”

Este fragmento es parte de una crítica perspicaz hacia los “hipsters” y por qué parecen tener tanta dificultad para encontrar trabajo (esto ni siquiera le hace justicia; lee el documento completo). El punto es que la diferencia entre estas dos actitudes – amargado vs. motivado – determina en gran medida si tendrás o no éxito en el mundo. Por ejemplo, algunas personas pretenden responder a aquél discurso con la línea de Tyler Durden del Club de la Pelea (1999): “No eres tu trabajo”.

Pero, bueno, en realidad, tú lo eres. Totalmente. Por supuesto, tu “trabajo” y tus medios de sustento pueden no ser la misma cosa, pero en ambos casos no eres más que la suma total de todas tus habilidades. Por ejemplo, ser una buena madre es un trabajo que requiere cierta destreza. Es algo que una persona puede hacer que es útil para otros miembros de la sociedad. Pero no te equivoques: tu “trabajo” – aquello que haces que es útil para otras personas – es todo lo que eres.

Existe una razón por la que los cirujanos obtienen más respeto que los escritores de comedias. Hay una razón por la que los mecánicos obtienen más respeto que los hipsters desempleados. Existe una razón por la que tu trabajo será tu etiqueta si tu muerte llega al noticiero (“Linebacker de la NFL Muere en Asesinato/Suicidio”). Tyler dijo “Tú no eres tu trabajo,” pero también fundó y manejó una exitosa compañía de jabones y se convirtió en el jefe de un movimiento político y social internacional. Él era su trabajo completamente.

O piénsalo de esta manera: ¿Recuerdan cuando Chick-fil-A se pronunció en contra del matrimonio gay? ¿Y cómo sin importar las protestas, la compañía sigue vendiendo millones de sándwiches al día? No es porque el país esté de acuerdo con ellos; es porque hacen bien su trabajo al hacer deliciosos sándwiches. Y eso es todo lo que importa.

No te tiene que gustar. No me gusta cuando llueve en mi cumpleaños. Y sin embargo, llueve de todas formas. Las nubes se forman y ocurre una precipitación. La gente tiene necesidades por lo que le asigna un valor a aquellos que las proveen. Estos son simples mecanismos en el universo y no responden a nuestros deseos.

Si protestas diciendo que no eres un materialista superficial y capitalista, y que no estás de acuerdo en que el dinero lo es todo, sólo puedo decirte: ¿Quién dijo algo sobre dinero? Estás perdiendo la perspectiva.

#4. Lo que produces no tiene que hacer dinero, pero tiene que beneficiar a alguien.

Tratemos con un ejemplo no monetario para que no te quedes con esa idea. La demografía para la que Cracked escribe es una mayoría de varones en sus 20-y-tantos. Así que en nuestros foros y bandejas de correo he leído docenas de historias al año sobre tipos miserables y solitarios que insisten en que las mujeres no se les acercarán a ellos sin importar el hecho de que son los mejores chicos del mundo. Puedo explicar qué está mal con esta manera de pensar, pero probablemente será mejor si dejo que Alec Baldwin lo explique:


En este caso, Baldwin está interpretando el papel de las mujeres atractivas en tu vida. Ellas no serán tan terminantes como él – la sociedad nos ha enseñado a no ser tan honestos con las personas – pero la ecuación es la misma. “¿Buen tipo? Me importa una mierda. Si quieres trabajar aquí, cierra.”

Así que, ¿qué puedes traer a la mesa? Porque la chica parecida a Zooey Deschanel por la que suspiras todos los días se humecta el cutis por hasta una hora cada noche y se siente culpable cuando come algo más que una ensalada a la hora de la comida. Ella se va a convertir en un cirujano dentro de 10 años. ¿Y tú qué estás haciendo?

“¿Qué?, ¿Estás diciendo que no puedo tener chicas como esa a menos que tenga un buen trabajo y gane montañas de dinero?”

No, tu cerebro llegó a esa conclusión para que tengas una excusa a la hora de ser rechazado por otras personas al pensar que sólo son superficiales y egoístas. Lo que te estoy preguntando es ¿qué puedes ofrecer? ¿Eres inteligente? ¿Divertido? ¿Interesante? ¿Talentoso? ¿Ambicioso? ¿Creativo? Ok, ahora bien, ¿Qué haces para mostrarle esos atributos al mundo? No digas que eres un buen tipo: eso es lo mínimo indispensable. Las chicas bonitas tienen a muchachos siendo amables con ellas 36 veces al día. El paciente está sangrando en la calle. ¿Sabes cómo operar o no?

“Bueno, ¡no soy sexista ni racista ni codicioso ni superficial o abusivo! ¡No como aquellos caraculos!”

Lo siento, sé que esto es difícil de escuchar, pero si todo lo que puedes hacer es listar un montón de defectos que no tienes, entonces apártate del paciente. Existe un ocurrente, guapo muchacho con una carrera prometedora que está listo para intervenir y operar.

¿Acaso esto te está rompiendo tu corazón? Ok, ¿ahora qué? ¿Te vas a deprimir por esto o vas a aprender a practicar una cirugía? Depende de ti, pero no te quejes sobre cómo las chicas bonitas se enamoran de los pelmazos; ellas caen por ellos porque esos pelmazos tienen otros atributos qué ofrecer. “¡Pero soy muy bueno escuchando!” ¿Lo eres? Porque estás dispuesto a cruzarte de brazos ante la oportunidad de estar cerca de una chica bonita (y pasar cada segundo imaginando cuán suave debe ser su piel). Bueno, adivina qué: hay otro tipo en su vida que hace justo eso, y puede tocar la guitarra. Decir que eres un buen chico es como un restaurant cuyo único eslogan es que la comida no te hace daño. Eres como una nueva película cuyo título es Esta película es en español, y su lema es “Los actores están claramente visibles”.

Creo que esto es por lo que puedes ser un “buen chico” y de todas formas sentirte terriblemente mal sobre ti mismo. Específicamente…

#3. Te odias a ti mismo porque no haces nada al respecto.

“Entonces, ¿estás diciendo que debería leer un libro sobre cómo atraer a las chicas?”

Sólo si el paso número uno del libro consiste en “Empezar a convertirte en el tipo de persona con el que las chicas quieren estar.”

Porque ese es el paso que normalmente se saltan: siempre es “¿Cómo puedo obtener un trabajo?” y no “¿Cómo puedo ser el tipo de persona que quieran los empleadores?” Es “¿Cómo puedo hacer que las chicas bonitas me miren?” en vez de “¿Cómo puedo convertirme en el tipo de persona que las chicas bonitas adoran?” Verás, porque en aquél segundo tendrás que abandonar tus pasatiempos favoritos y poner más atención en tu apariencia, y Dios sabe que más. Es posible que incluso tengas que cambiar tu personalidad.

“Pero, ¿por qué no puedo encontrar alguien que sólo me quiera por lo que soy?” te preguntarás. La respuesta es porque los humanos tenemos necesidades. La víctima se está desangrando, ¿y todo lo que puedes hacer es quejarte de que no hay suficientes heridas de bala que se curen por sí mismas?

Aquí está otro video no seguro de ver en el trabajo:


Todos los que vieron este video instantáneamente se sintieron un poco felices, aunque no por las mismas razones. ¿Puedes hacer eso para otras personas? ¿Por qué no? Ese tipo conoce el secreto de ganar en la vida: hacer… lo que eso era… fue mejor que no hacerlo en absoluto.

“¡Pero no soy bueno en nada!” Bueno, te tengo buenas noticias: alcanza suficientes horas de repetición en ello y te harás más o menos bueno en cualquier cosa. Yo era el peor escritor del mundo cuando era apenas un infante. Fui un poco mejor a los 25. Pero mientras fallaba miserablemente en mi carrera, escribí en mi tiempo libre por ocho años seguidos, un artículo por semana, antes de que llegara a hacer algún dinero por eso. Me tomaron 13 años ser lo suficientemente bueno como para formar parte de la lista de best-sellers del New York Times. Me tomaron alrededor de 20,000 horas de práctica limar las asperezas de mi propia mediocridad.

¿No te gusta la posibilidad de invertir todo ese tiempo en una habilidad? Bueno, tengo buenas y malas noticias. Las buenas noticias consisten en que el simple hecho de practicar te ayudará a salir de tu caparazón: yo mismo pasé por años de tedioso trabajo de oficina porque sabía que estaba aprendiendo una habilidad única fuera de mi horario laboral. La gente renuncia porque toma demasiado tiempo ver los resultados, y es que no pueden darse cuenta que el proceso es el resultado.

La mala noticia es que no tienes otra opción. Si quieres trabajar aquí, cierra.

Porque en mi opinión inexperta, no te odias a ti mismo porque tienes una autoestima baja, o porque otras personas fueron malas contigo. Te odias a ti mismo porque no estás haciendo nada al respecto. Ni siquiera puedes “amarte por lo que eres”: por ello te sientes tan miserable, enviándome mensajes privados preguntándome qué deberías hacer con tu vida.

Haz cuentas: ¿Cuánto de tu tiempo gastas consumiendo resultados de la labor de otras personas (TV, música, videojuegos, sitios web) contra lo que haces tú mismo? Sólo una de ellas te agrega valor como ser humano.

Y si odias escuchar esto y me respondes con algo que aprendiste de niño que suena a “¡Lo que importa es lo que tenemos dentro!” entonces sólo puedo decir…

#2. Lo que tienes dentro sólo importa por lo que te permite hacer.

Por estar en este negocio, conozco a docenas de aspirantes a escritor. Ellos piensan en sí mismos como escritores, se presentan a sí mismos como escritores en las fiestas y saben que muy adentro, tienen el corazón de un escritor. Lo único que les falta es el pequeño paso final, donde realmente escriban alguna jodida cosa.

Pero en realidad, ¿eso importa? ¿Acaso “escribir cosas” es tan importante cuando se decide quién es y quién no es un “escritor”?

Por el amor de Dios, .

Verás, existe una defensa común a todo lo que he dicho hasta ahora, y a cualquier voz crítica en tu vida. Es aquello que tu ego te está diciendo para prevenir que tengas que hacer el pesado trabajo de mejorarte a ti mismo: “Sé que soy una buena persona en el interior.” Puede que también haya sido re fraseado como “Yo sé quién soy” o “Sólo tengo que ser yo mismo”.

No me malinterpretes; quién eres por dentro lo es todo: el tipo que construyó una casa para su familia desde los cimientos lo hizo por quién era por dentro. Cada error que has cometido ha empezado con un mal impulso, algún pensamiento rebotando dentro de tu cabeza hasta que tuviste que actuar. Y todo acierto que has logrado consiste en lo mismo: “Quién eres por dentro” es la metafórica tierra sobre la que crecen los frutos.

Pero hay algo que todos deben saber, y que muchos de ustedes no pueden aceptar:

“Tú” no eres más que el fruto.

A nadie le importa tu tierra. “Quién eres por dentro” es irrelevante más allá de lo que genera para otras personas.

Por dentro, tienes una gran compasión por la gente pobre. Bien. ¿Esto ha resultado en que hagas algo al respecto? ¿Escuchaste sobre alguna terrible tragedia en tu comunidad y dijiste, “Oh, esos pobres niños. Hagámosles saber que están en mis plegarias”? Porque… vete a la mierda si así lo hiciste: ve, encuentra qué necesitan y ayuda a dárselos. Cientos de millones de personas vieron aquél video llamado Kony 2012, y virtualmente todos ellos mantuvieron a los niños africanos “en sus plegarias”. ¿Qué dio como resultado todo ese poder colectivo de buenas intenciones? Una mierda. Los niños mueren cada día porque millones de nosotros nos decimos a nosotros mismos que preocuparse es lo mismo que ocuparse. Es un mecanismo interno controlado por la parte perezosa de tu cerebro para prevenir que hagas algo de verdad.

¿Cuántos de ustedes están diciendo en este preciso momento, “¡Ella/él me amaría si supiera lo interesante que soy!” ¿En serio? ¿Cómo se manifiestan todos tus interesantes pensamientos e ideas en el mundo real? ¿Qué te permiten hacer? Si la chica o chico de tus sueños tuviese una cámara escondida que te siguiera a todos lados por un mes, ¿estarían impresionados con lo que verían? Recuerda, no pueden leer tu mente: sólo pueden observar. ¿Les gustaría ser parte de esa vida?

Porque todo lo que te estoy pidiendo es aplicar a ti mismo el mismo estándar que aplicas a los demás. ¿No tienes ese molesto amigo Cristiano cuya única oferta de ayudar a alguien más consiste en “rezar por ellos”? ¿No te vuelve loco? Ni siquiera estoy argumentando si la oración funciona; no cambia el hecho de que ellos escogieron el tipo de ayuda que no requiere que se levanten del sofá. Se abstienen de todo vicio, tienen pensamientos limpios, su tierra interna es tan pura como lo puede ser, pero ¿qué fruto se dio de ella? Y ellos deberían saberlo mejor que nadie: robé la metáfora de la Biblia. Jesus dijo algo en el sentido de “un árbol es juzgado por su fruto” una y otra y otra vez. Por supuesto, Jesus nunca dijo, “Si quieres trabajar aquí, cierra.” No, el dijo, “Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.”

La gente no reacciona bien cuando se les dice eso, así como los vendedores no reaccionaron bien ante Alec Baldwin diciéndoles que debían tener cojones o resignarse a lustrar sus zapatos. Lo que nos lleva al último punto…

#1. Todo dentro de ti luchará contra cualquier intento de mejorar.

La mente humana es un milagro, y nunca la verás entrar tan hermosamente en acción como cuando está luchando contra cualquier evidencia de que necesita cambiar. Tu psique está equipada con capa tras capa de mecanismos de defensa diseñados para derribar cualquier intento de cambiar las cosas – pregúntale a cualquier adicto.

Incluso ahora, algunos de ustedes leyendo esto están sintiendo cómo su cerebro los bombardea hasta la médula con razones para rechazarlo. De experiencia, puedo decir que estas vienen en la forma de…

• Intencionalmente interpretar cualquier crítica como un insulto: “¿¡Quién es él para decirme perezoso e insignificante!? ¡Una persona decente jamás me hablaría así! ¡Escribió todo esto para sentirse superior a mí y hacerme sentir mal! ¡Voy a pensar mi propio insulto para igualar el marcador!”

• Enfocarse en el mensajero para evitar escuchar el mensaje: “¿Quién se cree ESTE tipo para decirme A MI como vivir? ¡Oh, como si él fuera tan grande y poderoso! ¡Es tan sólo un torpe escritor en la Internet! ¡Voy a buscar algo acerca de él que me asegure que él es estúpido, y que todo lo que está diciendo es una estupidez! ¡Este tipo es tan pretencioso, que me hace vomitar! ¡Vi este viejo video de él rapeando en YouTube y pienso que sus rimas apestan!”

• Enfocarse en el tono para evitar escuchar el contenido: “¡Voy a buscar hasta que encuentre una broma que suene ofensiva cuando se diga fuera de contexto, y luego hablaré y pensaré sólo acerca de eso! ¡He escuchado que una sola palabra ofensiva puede hacer de todo un libro algo invisible!”

• Revisar tu propia historia: “¡Las cosas no están tan mal! ¡Sé que tuve una amenaza de suicidio el mes pasado, pero me siento mejor ahora! ¡Es enteramente posible que si sigo haciendo exactamente lo que he hecho hasta ahora, eventualmente las cosas funcionen! ¡Tendré mi gran oportunidad, y si sigo haciéndole favores a esa chica bonita, eventualmente vendrá hacia mí!”

• Pretender que cualquier intento de mejora de alguna forma implicará “vender” tu verdadero yo: “Ok, así que supongo que deberé deshacerme de toda mi colección de manga y en vez de eso ir al gimnasio por seis horas al día y tener un bronceado como el de esos pelmazos de Jersey Shore? Porque ESA ES LA ÚNICA OPCIÓN.”

Etcétera. Recuerda, sentirse miserable es reconfortante. Es por eso que mucha gente lo prefiere. La felicidad requiere un esfuerzo.

También coraje. Es increíblemente reconfortante saber que mientras no construyas nada en tu vida, nadie puede atacar lo que has creado.

Es mucho más fácil sentarse y criticar las creaciones de otras personas. Esta película es estúpida. Los niños de esa pareja son unos malcriados. La relación de aquella pareja es un desastre. Ese tipo rico es superficial. Este restaurant apesta. Este escritor de Internet es un idiota. Mejor dejo un comentario mezquino demandando que el sitio web lo despida. Mira, he creado algo.

Oh, espera: ¿olvidé mencionarte esa parte? Sí, lo que sea que trates de construir o crear – un poema, una habilidad, una nueva relación – te encontrarás inmediatamente rodeado por no-creadores que la harán polvo. Tal vez no en tu cara, pero lo harán. Tus amigos borrachos no quieren que te vuelvas sobrio. Tus amigos obesos no quieren que empieces un régimen de ejercicios. Tus amigos desempleados no quieren que inicies una carrera.

Sólo recuerda, que ellos están expresando sus propios miedos, ya que destrozar el trabajo de otras personas es otra excusa para no hacer nada. “¿Por qué debería crear algo cuando las cosas que otras personas crean, apestan? Yo ya habría escrito una novela en este momento, pero voy a esperar por algo bueno; ¡no quiero escribir la próxima Crepúsculo!” Mientras ellos no produzcan nada, todo será perfecto y sin reproches. O si llegan a producir algo, se asegurarán de hacerlo con desinterés. Lo harán intencionalmente malo para dejar en claro a todos que este no es su verdadero esfuerzo. El máximo esfuerzo habría sido algo impresionante. No como la basura que publicaste.

Asegúrate de leer los comentarios al artículo: cuando se vuelvan horribles, siempre será desde el mismo ángulo: Cracked necesita despedir a este columnista. Este imbécil debe dejar de escribir. Ya no hagas más videos. Siempre se reducen a “Deja de crear. Esto es diferente de lo que yo hubiese hecho, y la atención que estás obteniendo me hace sentir mal conmigo mismo.”

No seas esa persona. Si eres de esas personas, no lo seas más. Esto es lo que hace que la gente te odie. Esto es lo que hace que te odies a ti mismo.

Así que qué tal esto: un año. Al final del 2013, esa es nuestra fecha límite. O un año desde que leíste esto. Mientras otras personas te están diciendo que “¡Hagamos como propósito de año nuevo perder 10 kilos!” Diré que hagamos un juramento sobre lo que sea – agregar una habilidad, alguna mejora a tu set de herramientas como ser humano, y hazte lo suficientemente bueno como para impresionar a otras personas. No me preguntes qué – diablos, escoge lo que sea al azar si no tienes idea. Toma una clase de karate, o baile de salón, o alfarería. Aprende a hornear pasteles. Aprende a dar masajes. Aprende un lenguaje de programación. Filma una porno. Adopta un personaje de superhéroes y lucha contra el crimen. Inicia un vlog en YouTube. Escribe para Cracked.

La llave es, no quiero que te enfoques en algo increíble que te pase a ti (“Voy a encontrar una novia, voy a hacer montañas de dinero…”). Quiero que sólo te enfoques en darte a ti mismo una habilidad que te haga aunque sea un poco más interesante y valioso para otras personas.

“No tengo el dinero para tomar una clase de cocina.” Carajo, entonces ve a Google y escribe “cómo cocinar”. Incluso han filtrado la pornografía, por lo que es más fácil que nunca. Diablos, tienes que matar esas excusas. O ellas te matarán a ti.

Si quieres anotar tu proyecto en el foro correspondiente y revisarlo en esta temporada del año, date gusto. Estaré al tanto si incluso una sola persona hace esto, pero de ser así haremos una retrospectiva, no sólo para saber si en realidad cumplimos, sino por qué. No tienes nada que perder… y el mundo te necesita.