Archive for the ‘Ecología y Cambio Climático’ Category

h1

Las acciones que más han hecho por frenar el cambio climático

10/03/2014

Eco [Icon By Buuf]  Ecología y cambio climático.

Si queremos resolver el calentamiento global, así como los demás problemas ambientales asociados a nuestro continuo afán de quemar nuestros valiosos combustibles fósiles, debemos aprender a utilizar nuestros recursos de forma más inteligente, dejar nuestra adicción y comenzar a explotar las fuentes de energía que tienen un impacto menos negativo.

David Suzuki (n. 1936). Académico, locutor, científico y activista medioambiental Canadiense.

Ya no existe duda de que el calentamiento global es real y es el resultado de las actividades del ser humano. Hoy por hoy estamos llegando al punto en que si no cambiamos radicalmente nuestro rumbo, tal vez en una o dos generaciones ya no haya nada qué salvar. Sin embargo, la pregunta del millón que muchos gobiernos se han hecho desde hace algún tiempo es ¿cómo, a nivel nacional o global, es posible reducir las emisiones de gases de invernadero, y de entre todas las posibles políticas que se pueden adoptar, cuáles son las que mejores resultados ofrecen?

La semana pasada, el diario Británico The Economist publicó un artículo en el que se hizo esta misma pregunta. Los resultados son muy interesantes:

Pic: Emission reductions by policies/actions, billion tons CO2 equivalent ~ The Economist


Políticas medioambientales implementadas durante los últimos 25 años y el impacto anual en emisiones de CO2 equivalentes, en miles de millones de toneladas. Para darnos una idea, las emisiones anuales de los estados Unidos para 2010 fueron de 5,430 millones de toneladas – un poco menos de las emisiones que han sido evitadas por el Protocolo de Montreal durante un año cualquiera. (Fuente: economist.com)

Sin importar desde dónde lo veamos, el Protocolo de Montreal nos ha salvado de muchos escenarios del Día del Juicio, evitando no sólo la destrucción de nuestra capa de ozono, sino también una cantidad de emisiones equivalentes a las de los Estados Unidos (5,430 millones de toneladas de CO2 durante 2010) por cada año que ha estado operando. Por otro lado, el uso de energías renovables centralizadas como la nuclear e hidroeléctrica son aquellas acciones que mayor beneficio han aportado a nuestro mundo.

Uno de los elementos más controversiales de la lista es la política de un hijo único establecida por China desde 1978. Aunque ésta ha sido acusada de fomentar violaciones a los derechos humanos y está plagada de consecuencias no deseadas desde el punto de vista socioeconómico, la realidad es que si no se hubiese implementado dicha política, la población China habría crecido de tal manera (400 millones de personas de acuerdo al gobierno Chino) que hoy por hoy representaría un desastre no solo para la salud de la Tierra, sino que significaría una mortal bomba de tiempo que pudo haber puesto en peligro la propia existencia de aquél país Asiático – China no es una sociedad homogénea, sino que es una nación compuesta por cientos de grupos étnicos que han sido apaciguados debido a un extraordinario crecimiento económico y la continua mano dura de Pekín. Con 400 millones de bocas extra qué alimentar, vestir y controlar, los dirigentes Chinos habrían enfrentado su peor pesadilla: un colapso parecido al de la Unión Soviética de 1991.

Pero no todo es ingeniería social o energía alternativa. Acciones más simples, como la prevención de la deforestación en países con una gran biodiversidad como Brasil e India han prevenido emisiones equivalentes a 577 millones de toneladas de bióxido de carbono por año: la misma cantidad que un país en desarrollo como Irán (571 millones de toneladas) emite anualmente. De acuerdo al estudio, la disminución en la deforestación de países tropicales ha permitido que la tala de bosques y su posterior conversión a tierras de cultivo ahora tan sólo represente un 11% de las emisiones mundiales de gases de invernadero; mucho menos de lo que figuraba hace 20 años.

Finalmente, estándares de eficiencia energética y emisiones de vehículos, así como tratados que promueven el desarrollo sustentable en países del tercer mundo han tenido contribuciones pequeñas pero significativas, que sumadas dan alrededor de 1,104 millones de toneladas, equivalentes a las de digamos, Japón (1,170 millones de toneladas).

Hacia el futuro

Algunas de las mejores opciones para contrarrestar el calentamiento global incluyen la conservación o regeneración de los bosques, así como la captura de carbono y su posterior almacenamiento en forma de carbonatos. Aunque de momento un proyecto de geoingeniería no se encuentra en el horizonte inmediato, sí se están formulando políticas de aquí al 2020 que busquen la conservación de los bosques tropicales, así como mayor eficiencia energética en inmuebles, electrodomésticos y vehículos. Asimismo, se busca seguir fomentando entre los países del tercer mundo un modelo sustentable de desarrollo; con estas políticas, se estarían eliminando mínimamente 3,500 millones de toneladas de CO2, equivalentes a las emisiones de toda la Unión Europea. En el mejor de los casos, se podrían eliminar hasta 7,150 millones de toneladas, que representan las emisiones de toda Europa y Asia Central:

Pic: Policies with highest impact on climate change mitigation in 2020 ~ The Economist


Políticas para la mitigación del cambio climático en el 2020, con su posible impacto mínimo y máximo anual en emisiones de CO2 equivalentes, en miles de millones de toneladas. (Fuente: economist.com)

Aunque hay esperanza en el futuro, la realidad es que todas estas políticas pueden no ser suficientes si el crecimiento de gases de invernadero sigue aumentando al ritmo presente. Algunos de los problemas que ya se están presentando en diversas regiones del mundo debido al cambio climático se resumen a continuación:

• Norteamérica. Disminución de la capa de nieve en las Montañas Rocosas; 5-20% de aumento en los rendimientos de la agricultura de secano en algunas regiones; aumento en la frecuencia, intensidad y duración de las oleadas de calor en las ciudades que actualmente las experimentan (por ejemplo, la sequía que ha venido azotando a los Estados Unidos desde hace un par de años).

• América Latina. Sustitución gradual de los bosques tropicales por sabanas en el este de la Amazonia; riesgo de pérdida de biodiversidad significativa a través de la extinción de especies en muchas áreas tropicales, incluyendo México, Brasil y Centroamérica; cambios significativos en la disponibilidad de agua para el consumo humano, la agricultura y la generación de energía.

• Europa. Aumento del riesgo por inundaciones repentinas en el interior; inundaciones costeras más frecuentes e incremento de la erosión por tormentas y aumento del nivel del mar; retroceso de los glaciares en las zonas montañosas; reducción en la cubierta de nieve y el turismo de invierno; extensas pérdidas en la biodiversidad; reducción en la productividad de los cultivos localizados en Europa Meridional (Portugal, España, Italia, Turquía).

• África. Para el año 2020, se proyecta que entre 75 y 250 millones de personas estén expuestas a una mayor falta de agua; el rendimiento de la agricultura de secano podría reducirse hasta en un 50% en algunas regiones para el año 2020; la producción agrícola, incluyendo el acceso a los alimentos, puede verse seriamente comprometida.

• Asia. Se prevé una disminución en la disponibilidad de agua potable en el centro, sur, este y sudeste de Asia para la década de 2050; las zonas costeras estarán en riesgo debido al aumento de las inundaciones; incremento en la tasa de mortandad por enfermedades asociadas a las inundaciones y las sequías que se espera aumenten en algunas regiones.

En fin, esperemos que durante los próximos años continúe la inversión en renovables y eficiencia energética, para que podamos disminuir nuestra huella ecológica: usando construcciones y electrodomésticos con bajo consumo de energía; autos y transporte público híbridos que permitan ciudades más limpias e industria que reduzca el consumo de nuestros recursos naturales. Muchas de estas tecnologías ya existen y algunos países ya están haciendo su parte en tareas de mitigación, pero es necesario redoblar esfuerzos. Recordemos que vienen tiempos difíciles, como resultado de apenas 2°C adicionales de temperatura. Un escenario con 6°C o más, es sencillamente, dantesco: la última vez que ocurrió algo parecido, hace unos 250 millones de años, el 95% de todas las especies del planeta se extinguió – de hecho, fue tal la devastación, que por algún tiempo los únicos habitantes de la superficie terrestre eran hongos que se alimentaban de las enormes cantidades de animales y plantas muertos alrededor del planeta. La vida pudo recuperarse, pero le tomó casi 10 millones de años en alcanzar algún sentido de “normalidad”. No por nada se le conoce formalmente como La Gran Mortandad.

h1

El calentamiento global y las rutas marítimas árticas

11/29/2011

Eco [Icon By Buuf]  Ecología y cambio climático.

Puedes discutir con la ciencia del cambio climático, pero no puedes discutir con el dinero.

La Ruta Marítima del Norte y el Paso del Noroeste son dos rutas de navegación que atraviesan los límites del Océano Ártico para alcanzar el Pacífico desde el Atlántico y viceversa. Estas rutas eran recorridas durante el verano para enviar cargamentos entre la región Asia-Pacífico y Europa sin la necesidad de pasar por el Canal de Suez o el Canal de Panamá, pero tenían un pequeño inconveniente: hasta hace algunos años, dichas rutas se encontraban cubiertas casi todo el año por grandes bloques de hielo, lo que hacía el envío de mercancías algo lento y costoso pues era necesario utilizar rompehielos para despejar hielo de hasta seis metros de grosor durante la travesía.

Ruta Marítima del Norte + Paso por el Canal de Suez

La Ruta Marítima del Norte (azul) y la ruta convencional (rojo) que atraviesa el Canal de Suez en Egipto y el conflictivo Medio Oriente. (Fuente: Wikipedia)

Sin embargo, a partir del verano de 2007, el hielo se contrajo permitiendo por primera vez, desde que se tiene memoria, navegar dicha ruta en cualquier época del año sin necesidad de contar con un rompehielos. Esto ha alarmado a los científicos relacionados al cambio climático, ya que estudios realizados por la marina norteamericana habían pronosticando que esto no pasaría sino hasta julio del 2012. Es decir, el deshielo se adelantó por casi cinco años de acuerdo a los modelos climáticos de aquél entonces. Esto también provoca pánico entre los ecologistas, ya que una de las zonas con mayor potencial de extracción de combustibles fósiles es precisamente, el Ártico. Con menos hielo del cual preocuparse, existe la posibilidad de un boom petrolero que acentúe aún más los problemas derivados del cambio climático, destruyendo de paso la ecología local gracias a irresponsables prácticas de explotación.

Densidad del hielo en el Polo Norte

Densidad del hielo en el polo norte. La línea amarilla marca el límite original (1979-2000) del hielo en verano. (Fuente: The Guardian)

Sin embargo, no todo son malas noticias. El hecho de que las rutas árticas finalmente se encuentren abiertas ha derivado en algunos beneficios, tanto económicos como paradójicamente, ambientales:

• Sin la necesidad de pasar por el cuerno de África o el sureste de Asia, muchas compañías navieras se ahorran costos de protección, seguros contra robo e indemnizaciones causadas por la extensa piratería llevada a cabo en las costas de Somalia así como el estrecho de Malaca, localizado entre Singapur, Malasia e Indonesia.

• El gasto en combustible y emisiones de CO2 disminuye en casi 30% (1,000 toneladas de diesel menos por viaje) debido a que la distancia recorrida es mucho menor. Aunque por precaución todavía es necesario escoltar a los barcos cargueros con rompehielos, Rusia está buscando la manera de invertir en una flota de rompehielos nucleares. Esto significa menores emisiones y a la larga una mejora en el ambiente global, ya que el comercio entre China y la Unión Europea inyecta en la atmósfera un aproximado de 622 millones de toneladas de bióxido de carbono, o casi la misma cantidad de emisiones generadas por el Reino Unido y Grecia juntos.

• El país que se lleva el mayor beneficio por el deshielo es Rusia, ya que muchos de sus puertos en el Ártico podrán permanecer abiertos al comercio durante la mayor parte del año, facilitando también un mejor acceso a las vastas reservas de recursos naturales que poseen en Siberia Occidental. Finalmente, el gobierno ruso requiere a los barcos que cruzan sus costas en el Ártico una pequeña cuota y que vayan acompañados de un rompehielos de su propia flota comercial, asegurando un ingreso extra para dicha potencia.

Impacto humano en el Ártico hacia 2032 – escenario enfocado en el desarrollo económico

Impacto humano en el Ártico hacia 2032 – escenario enfocado en el desarrollo económico. A causa de un mayor acceso a sus recursos naturales, muchas áreas hoy consideradas prístinas serán afectadas en mayor o menor medida por la acción del hombre. Se estima que para el 2050, el 80% del Ártico habrá sido colonizado o explotado de alguna forma (Fuente: Programa Ambiental de las Naciones Unidas – UNEP)

Ante un mayor movimiento de carga se incrementan las probabilidades de un desastre como el del Exxon Valdez de hace algunas décadas o el del Deepwater Horizon del año pasado. Por ello, algunas organizaciones ecológicas proponen que las compañías operando en esta región aporten a un fondo de emergencia “asegurando la rehabilitación del ambiente y capacidad para realizar una acción urgente”. Aunque del plato a la boca se cae la sopa, ya se están dando los primeros pasos para proteger a la ecología del Ártico ante la amenaza que representan las actividades humanas. Como ejemplo, en 2009 los Estados Unidos promulgaron una ley que prohíbe la pesca industrial en sus territorios al norte del estrecho de Bering. Faltaría que Canadá, Rusia o Groenlandia se adhieran a leyes parecidas, aunque esto es tan sólo el comienzo.

¿A dónde nos lleva todo esto? Conforme aumente el calentamiento global, muchas naciones verán golpeadas sus economías, e incluso hay otras tantas que enfrentan el serio riesgo de desaparecer por completo. Sin embargo, otros países pueden encontrar un fuerte crecimiento económico mientras a los demás nos carga el payaso. Como dice el proverbio chino: la crisis es una oportunidad, aunque claro está, esto sólo es cierto para los más vivos.

h1

Un pequeño avance de los renovables en México

02/28/2011

Eco [Icon By Buuf]  Ecología y cambio climático.

Todos sabemos que México no es de los primeros países que nos vienen a la mente cuando hablamos de “energía renovable”. Sin embargo, resulta que una gran parte de la generación de electricidad del país proviene de hidroeléctricas como Chicoacén (2,400 MW) o El Infiernillo (1,040 MW), otro tanto de geotérmicas como Cerro Prieto (720 MW) o Los Azufres (193 MW) y existe una buena cantidad de generadores solares o eólicos a lo largo y ancho del país (90 MW). De esta manera, plantas de energía renovable están proveyendo cerca del 14.32% de la producción eléctrica nacional, quedando México en el lugar 15 del ranking mundial de países con mayor porcentaje de uso de fuentes renovables. Y esto es muy importante, pues con apenas 8 años más para que se acaben las reservas mexicanas de hidrocarburos, es indispensable actuar ya para sobrevivir al ocaso del petróleo que se está dejando venir.

Así es como me topé con el blog profesional cleantechies.com, que publica de manera periódica noticias relacionadas a tecnologías renovables. El post que me llamó la atención en este sitio se llama Top Ten más destacado de tecnologías limpias en México (Top Ten Highlights of Cleantech in Mexico). Ahí comentan que en nuestro país se están dando de forma importante iniciativas gubernamentales y privadas para disminuir la dependencia hacia los combustibles fósiles: desde 2005 se han aprobado varios proyectos de energía renovable y actualmente ya se exporta energía geotérmica a California y Belice; se espera completar en un futuro próximo un acuerdo parecido con Guatemala y en suelo mexicano ya existen varias plantas de manufactura de turbinas eólicas así como de paneles fotovoltaicos. Por otro lado, ya existen varios acuerdos, proyectos o marcos legales cuyo común denominador es el de implementar soluciones energéticas a través de fuentes renovables, especialmente para las comunidades más marginadas y que pueden ser muy vulnerables ante la volatilidad en los precios de combustibles fósiles.

Solar @ Sonora

Jesús Yáñez, un ejidatario de San Pedro Tonibabi en Sonora, México, se encuentra al lado del sistema fotovoltaico de bombeo de agua del que él es responsable para su operación y mantenimiento. (Fuente: Sandia National Laboratories)

Esto nos da una idea de que si bien falta muchísimo por hacer y seguramente no tendremos suficiente tiempo para llegar cómodos al fin del petróleo, ya se está haciendo un esfuerzo al respecto.

h1

Las falacias de la “superpoblación”

06/28/2010

Eco [Icon By Buuf]  Ecología y cambio climático

No quiero hablar de la superpoblación o control de la natalidad, pues creo que la educación es la manera de dar un nuevo impulso a la cuestión de la pobreza.

Harri Holkeri, político y consejero de estado finlandés.

Desde los 1970’s la humanidad ha excedido la capacidad de abastecimiento o regeneración de recursos naturales que puede proporcionarnos nuestro planeta. A diferencia de lo que muchos "pro ecologistas" argumentan, este problema no ha surgido debido a la sobrepoblación, sino al excesivo desperdicio, sobreexplotación con fines de lucro y pobre o nula planeación al extraer estos recursos. Por ejemplo, Bangladesh (162 millones de habitantes con una densidad de 1,127 personas por km2) es una nación "superpoblada" con un impacto ecológico veinte veces menor que la de los Emiratos Árabes Unidos (4.6 millones y una densidad de apenas 55 personas por km2). Cabe destacar que mientras Bangladesh sufre de una enorme deforestación y contaminación de sus acuíferos, los Emiratos Árabes Unidos son un país desértico cuya agua potable es obtenida mediante plantas desalinizadoras alimentadas con petróleo.

¿Cómo medimos la huella ecológica?

La organización no gubernamental Global Footprint Network (GFN) ha desarrollado una métrica en base a la cual podemos medir la huella ecológica de cada región, país o individuo. Ésta se basa en el número de hectáreas (10×10 metros = 10,000 m2) necesarias por cada persona para satisfacer sus necesidades de supervivencia, incluyendo la eliminación de sustancias tóxicas. De acuerdo a esta métrica, 2.1 hectáreas (un cuadrado de 145 metros de lado) por cada hombre, mujer y niño en el mundo son el tamaño ideal y ecológicamente sustentable que deberíamos gozar teniendo una buena calidad de vida.

Así entonces, existen países que prácticamente no consumen "espacio vital" ya sea por lo pobres que son (Angola), porque son relativamente desperdiciados pero tienen la suerte de poseer una gran riqueza natural (Bolivia) o simplemente tienen tanto territorio que pueden cubrir el excedente de uso (Canadá):

País Capacidad
Ha/habitante
Consumo
Ha/habitante
Saldo
Angola 3.36 0.95 2.41
Bolivia 19.33 2.41 16.92
Canadá 17.08 5.76 11.32

Por otro lado, existen países cuyos territorios tienen tan pocos recursos que deben importar todo del exterior (Corea del Norte), tienen una pésima administración de sus recursos naturales (México) o de plano aunque tienen muchos recursos naturales, son muy avorazados y se "queman" nuestra biosfera gracias a un consumismo sin control (Estados Unidos):

País Capacidad
Ha/habitante
Consumo
Ha/habitante
Saldo
Corea del Norte 0.56 1.40 -0.84
México 1.70 3.25 -1.55
Estados Unidos 4.43 9.02 -4.59

¿A dónde nos lleva todo esto? A dos reflexiones:

  • Primero que actualmente, a nivel mundial, tenemos un déficit de 0.78 hectáreas por persona y nos estamos comiendo el equivalente a 1.4 Tierras. Esto significa que a nuestro planeta le toma un año y cinco meses regenerar el agua y alimentos así como reabsorber las emisiones tóxicas que producimos a lo largo de un año; de seguir la actual tendencia, para finales del 2030 requeriremos dos planetas Tierra para continuar con nuestros estilos de vida. Esto ya está resultando en los problemas que todos conocemos, incluyendo disminución de recursos naturales, más contaminación y por supuesto, un incremento en conflictos armados por los recursos restantes.

  • Segundo y más importante, que la "sobrepoblación" no es la culpable de estos problemas. En efecto, a nivel local la mayoría de los países no tienen la capacidad de soportar el número de habitantes que posee, pero esto se contrarresta con el uso de "hectáreas globales" de otros países mediante comercio exterior, logrando un equilibrio entre capacidad y consumo. Por ejemplo, México debería tener un máximo de población de 55 millones de habitantes de manera sostenible – actualmente somos casi 112 millones – sin embargo debido a la enorme importación de alimentos provenientes de Canadá y los Estados Unidos, se mantiene la población Mexicana en sus actuales números. Una de las propuestas del GFN es que todos los países en desarrollo podemos alcanzar un índice de desarrollo humano de alrededor de 0.8, equivalente al de Latinoamérica, sin gastar tantos recursos naturales. ¿Como es eso posible? Disminuyendo nuestra "huella de carbono".

Huella Ecológica por persona, 1961-2006

Huella ecológica por persona, 1961-2006. Lo que está aumentando nuestra "insostenibilidad" no es la sobrepoblación, pues se vería como un incremento exagerado en el área de cultivo, pesca o pastizales para la ganadería; el problema viene del incremento en nuestras emisiones de gases de invernadero. (Fuente: Ecological footprint Atlas, 2009)

Volviéndose "Carbón Neutral" a nivel global

Cada vez que consumimos energía o productos generados a partir de combustibles fósiles, estamos utilizando muchísimos recursos a la vez que agregamos bióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera. Por ejemplo, los procesos necesarios para refinar un barril de petróleo crudo (159 litros) requieren de 7,000 litros de agua, generando al mismo tiempo 28.6 kilogramos de CO2, sin contar los gases que saldrán de la quema de los combustibles resultantes del proceso de refinación. Aunque algunos gobiernos siguen empecinados en poner por delante su "desarrollo" a costa del medio ambiente, se siguen buscando alternativas en caso de ser necesario combatir de manera extrema el calentamiento global. Por ejemplo, la Royal Society del Reino Unido – equivalente a la Fundación Nacional para las Ciencias de Estados Unidos – publicó hace un tiempo un análisis serio relacionado a técnicas de geoingeniería necesarias para combatir el calentamiento global, que incluye una gráfica que muestra efectividad, costos, tiempos y peligrosidad:

Analisis de tecnicas de geoingenieria

Análisis comparativo de técnicas de geoingeniería. Sobre el eje horizontal, qué tan cara es la solución; sobre el vertical se muestra la efectividad. El tamaño de las esferas indica el tiempo que tardarían en verse los resultados, mientras el color es un indicativo de lo peligrosas que pueden ser las soluciones. En el estudio, "pintar los techos de las casas de blanco" es muy seguro, pero es una solución cara y poco efectiva. Por el contrario, liberar aerosoles que "secuestren" el CO2 es relativamente barato y efectivo, pero es muy peligroso debido a los efectos secundarios, incluyendo la posible destrucción de la capa de ozono. (Fuente: 2020 Science Blog)

De acuerdo al estudio representado en la gráfica, a gran escala existen tres métodos seguros, poco costosos y relativamente efectivos:

  • Captura y almacenamiento de carbono (Carbon Capture and Storage – CCS). Esto es, evitar que las plantas de energía y automóviles generen emisiones de bióxido de carbono, atrapándolo mediante procesos químicos en carbonatos para su posterior almacenamiento en minas o yacimientos petroleros agotados. El problema principal de esta solución es el costo asociado a tener que actualizar los componentes, maquinaria y equipo para este fin.

  • Ciclo combinado de bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (Bio-Energy with Carbon Storage – BECS). Donde se utilizarían plantas de energía que quemen biomasa cultivada orgánicamente; una vez que se quema dicha biomasa el carbón vegetal resultante es utilizado como fertilizante. Uno de los contras de la implementación de esta tecnología es el "desperdicio" de tierras empleadas en los cultivos que serán quemados. Sin embargo, el fertilizante generado durante su combustión puede usarse para disminuir la dependencia ante fertilizantes químicos – la mayoría salidos del petróleo y sus derivados – y aumentar la productividad de otros cultivos.

  • Forestación. Básicamente, reforestación de bosques perdidos así como la creación de nuevos bosques donde previamente no existían. Etiopía, México, Turquía y otros tantos países se han ido por este camino, debido a que es la solución más barata de las tres. Esta opción es bastante buena, pero es necesario llevarla a cabo correctamente mientras se realizan en forma paralela planes de concientización de las comunidades rurales afectadas, pues de nada sirve tapar un hoyo si por el otro lado alguien ya está cavando una zanja.

Conclusiones

La sobrepoblación no existe. ¿Sabían que, si todos los seres humanos del planeta (6,800 millones) nos reuniéramos en un único conglomerado urbano con la densidad de población de la Ciudad de México (5,897 hab/km2), sólo ocuparíamos un área un poco mayor a Colombia (1,153,227 km2)? El problema aquí no es cuántos somos sino qué tan bien usamos nuestros recursos. Soy un firme creyente en que la contaminación no es más que un desperdicio de recursos y que conforme mejore nuestra tecnología y administración de ellos, disminuirán nuestros problemas. México es un claro ejemplo de los desequilibrios resultantes de una mala administración: siendo uno de los principales productores de petróleo a nivel mundial, el 63% de los incidentes ambientales reportados en nuestro país se deben al petróleo y sus derivados (gasolinas, combustóleo, diesel). Por otro lado, si se hicieran las inversiones correctas, México podría disminuir hasta en un 42% sus emisiones de CO2, liberando casi 70 millones de hectáreas de "espacio vital" para soportar cómodamente hasta a 22 millones de Mexicanos adicionales, sin aumentar nuestra "huella ecológica" o bien, para mejorar nuestra calidad de vida de manera más sostenible a la de Polonia o Corea del Sur, países que rayan el primermundismo.

h1

Six degrees that could change the world

10/27/2009

Eco [Icon By Buuf]  Ecology and climate change

SP Versión en Español

Last weekend I saw the documentary Six degrees that could change the world, by the National Geographic Channel. In short, it shows in good detail what would be the effects of global warming, for each degree of temperature increase in our planet:

• One degree: Where we are now [See here]
• Two degrees: Marine life in danger [See here]
• Three degrees: Victims of the heat wave [See here]
• Four degrees: The great cities are submerged [See here]
• Five degrees: The collapse of civilization [See here]
• Six degrees: Mass extinction? [See here]

Although most of the effects are known by everybody, it is shocking the explicit way it is shown. It is scary, because almost everyone thinks that global warming just means wearing T-shirts in summer, but the reality is more like a mixture of Soylent Green, the Katrina Effect and Children of Men in a dystopian future right out of our worst nightmares.

Speaking in concrete numbers

Writing down the figures shown in the documentary, the Climate Change 2007 report prepared by the IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), conservatively describes what the effects of climate change would be:

• According to the agency estimates, the average global temperatures will increase by 1.4 °C and 5.8 °C by 2100. However, this is just an average: there will be regions and continents where these ranges can be much higher.

• We must think of this problem on a very long term, due to what we do today, will not have a direct effect until decades or centuries later: global warming that we suffer today is caused by gases that were released decades ago. For example, CO2 can persist in the atmosphere up to 200 years, and gases like Perfluoromethane (CF4) can stay up to 50,000 years in the atmosphere.

• According to the same report, the sea level will rise from 20 to 88 centimeters (7.88 to 34.65 inches) by 2100. This already represents a threat to islands such as Kiribati or countries with deltas that flow into the sea such as Egypt and Bangladesh; however there is new evidence that suggests that this is too optimistic: according to James Hansen’s study, titled Climate change and trace gases, "… the geological record suggests that ice at the poles does not melt in a gradual and linear fashion, but it suddenly changes from one state to another. When temperatures increased between 2 and 3 degrees above the current average 3.5 million years ago, the seas did not increased their level by 59 centimeters (23 inches) but by 25 meters (82 feet). Ice responded immediately to changes in temperature … "

If predictions are correct and sea level rises 20 meters, many of the regions we know or inhabit today will cease to exist. In the case of Mexico, cities like Veracruz, Coatzacoalcos and Merida will be a fading memory. In South America, cities such as Rio de Janeiro and Montevideo will have its own Katrina effect, while Buenos Aires will not longer exist. In Europe the situation is not much better: while London might be saved, the Netherlands and cities like Hamburg and Venice will be the subject of underwater archeology.

• The annual cost to mitigate global warming’s effects can vary between $78 and $1,141 billion dollars, representing 0.2 to 3.5% of global gross domestic product. That is severe: to get an idea of how much it is, if each country pays for its share of a "global disaster relief fund," Mexico would have to pay some $ 29.4 billion, in the worst case. Considering that Mexico’s federal budget is of about $ 209 billion, we would need to incur on extra expenditures of 15%, which obviously we don’t have.

• There is a chance that 20 to 30% of animal and plant species around the world will become extinct, according to current trends. If the average temperature exceeds 3.5 ° C, the extinction rate may rise to 40 – 70% world-wide. For reference, the K/T Event, which resulted in the extinction of dinosaurs, meant the loss of "only" 50% of species on the planet.

• The continued melting of glaciers and little or no replenishment of water sources due to increased temperatures would create a water crisis that can lead to wars over the valuable resource. For the particular case of Mexico, considering the already complicated relations with our northern neighbors (United States), adding water disputes can lead to conflicts such as those between Israel and Lebanon of recent years.

End notes

Due to scandals involving errors and omissions in the report presented by the IPCC, at the moment there is a sizeable amount of people (especially blogs) assuming that the whole concept of global warming is just a farce. Well, as high-school Professor Greg Craven conveniently explains in this YouTube video, if we perform a small risk analysis where we have the following decision matrix:

Does Climate Change Exist? / What action do we take? Mitigate Climate Change Do Nothing
False (there is no climate change/ it has a natural origin). Costs associated with Green Economy = World Depression. Nothing happened here.
True (our greenhouse gas emissions are the cause). We managed to mitigate global warming. Judgment Day.

• If climate change is false, and we do nothing… then nothing happens, but the climate is increasingly unpredictable, warmer summers and honestly… Has no one noticed that not everything is as it should?

• If climate change is real and we do nothing… the world ends.

• If climate change is false and we make mitigation efforts… we are making an unnecessary expense, but in my personal opinion this mitigation may include incentives for cleaner industry, technology transfers as recommended by the Kyoto protocol, etc. that would result in a good choice.

• If climate change is real and we try to mitigate it… we are attacking the problem before it presents itself in full swing (remember: the wood that our grandfather burned decades ago continues to float over our atmosphere).

Therefore, on the meantime we better get accustomed to the idea of being greener, before it is too late and we realize that for saving a few cents now, tomorrow we have to pay thousands in repairs.

Update 06/09/2009

Climate change is in fact real, and we now have figures that support such claims: according to a report published by the Global Humanitarian Forum a few days ago:

… more than 300,000 people a year are dying from the effects of climate change. That figure is expected to rise to a half-million annually by 2030.

In addition, climate change is already having a serious impact on the lives of 325 million people, a number that will likely reach 660 million in 20 years. By affecting 10 per cent of the world’s population, that makes global warming the planet’s largest emerging humanitarian challenge.

[Finally] The economic costs of climate change are also steep, the report finds. Losses today total more than $125 billion a year — a figure that’s greater than the total amount of annual aid that currently flows from industrialized countries to developing nations. By 2030, the economic losses due to climate change will have almost trebled to $340 billion annually.

So, if anyone had any doubts about global warming and what 6 degrees of temperature imply, there you have it: the report gives specific numbers on lives and dollars lost already happening. So either we act now or we are screwed. From that same report:

If we don’t reverse the current trends by the end of 2020, we have failed. Global warming will have exceeded the known danger level of two degrees, since there is a delay of 20 years from the emission reduction and disruption of its warming effect. This report clearly shows that climate change is already dangerous below one level of warming. Two degrees would be catastrophic.

h1

2065: lo que pudo haber sido

06/11/2009

Ecodoc [Icon By Buuf]  Ecología y cambio climático.

Disminucion de ozono 1974 - 2054

Progresión en la desaparición de la capa de ozono 1974 – 2054. (Fuente: gisdevelopment.net)

Es el año 2065. Cerca de dos tercios del ozono terrestre han desaparecido. No sólo en los polos, sino en todo el planeta. El tristemente célebre agujero de ozono sobre la Antártida, descubierto por primera vez en los años ochenta, tiene un gemelo sobre el Polo Norte. La radiación ultravioleta (UV) que cae sobre las ciudades de latitudes medias como Washington D.C. (o Madrid, Londres, Paris y la mayoría de las capitales de los países desarrollados) es lo suficientemente fuerte como para causar quemaduras de sol en tan sólo cinco minutos. La radiación ultravioleta se ha incrementado en más del 500 por ciento, con los consecuentes efectos perjudiciales sobre plantas, animales y los casos de cáncer (y cataratas) en los seres humanos.

— Michael Carlowicz, with contributions from Rebecca Lindsey.
The World We Avoided by Protecting the Ozone Layer.
Earth Observatory, NASA.
May 13, 2009.

A finales de los años setenta se encontró que la capa de ozono atmosférico, que nos protege de los rayos ultravioleta del sol, estaba desapareciendo. Para mediados de los ochenta se había descubierto un agujero del tamaño de la Antártida y se había detectado otro, aunque estacional y de menor tamaño, sobre el Polo Norte. Poco después se encontró que la causa de la destrucción del ozono se debía principalmente al uso de los clorofluorocarbonos (CFCs), cuyas aplicaciones más comunes eran las de refrigeración y como propelente de aerosoles.

Gracias a la pronta acción de Canadá, Suecia, Noruega y Estados Unidos, se empezaron a generar algunas iniciativas con el fin de eliminar los CFCs de las latas de aerosol y en 1985 ya se había creado un acuerdo multinacional para identificar y eliminar aquellas sustancias que contribuían a este fenómeno. Para 1987, 43 naciones habían firmado el Protocolo de Montreal y durante las siguientes revisiones del mismo, se habían sumado un total de 193 países. En la actualidad, se ha determinado que aunque ha tenido sus altibajos, este tratado es el más exitoso en términos ambientales y se espera que gracias a éste, la capa de ozono que cubre al planeta se haya recuperado casi en su totalidad para el 2050.

¿Qué hubiera pasado si…?

Hace algunas semanas, un equipo de investigadores de la NASA publicó los resultados de un estudio que consistía en simular qué hubiese pasado con nuestro planeta de no haber prohibido y eliminado las emisiones de clorofluorocarbonos. Los resultados fueron sorprendentes: de haber continuado con el crecimiento de finales de los ochenta de 3% anual, para el 2020 los CFCs habrían destruido el 17% de la capa de ozono mundial, con agujeros de ozono permanentes sobre ambos polos. Para el 2040, las bajas concentraciones de ozono serían globales y el Indice UV habría alcanzado el 15 de intensidad, cuando un índice de 10 se considera algo tan extremo como estar desnudo en medio del desierto del Sahara. Para el 2050, habrían caído dramáticamente los niveles de ozono en el ecuador y para el 2065 se habría incrementado un 500% la radiación ultravioleta sobre la superficie terrestre.

Aunque la mayoría descarta la disminución de ozono como una molestia menor que implica el uso de protector solar, gorra y gafas obscuras, los efectos habrían sido devastadores para nuestro planeta y por supuesto, nosotros mismos: de acuerdo a un estudio elaborado en 1998 por las Naciones Unidas, muchas especies vegetales habrían sido más susceptibles a enfermedades y plagas, provocando la desaparición de ecosistemas completos y la caída en la producción agrícola; el plancton de los océanos habría sido golpeado también, dañando los ecosistemas marinos. Finalmente, en el caso de los humanos, se habrían incrementado exponencialmente los casos de cáncer de piel, cataratas y enfermedades del sistema inmunológico como el lupus.

Así que, gracias a un poco de conciencia, se evitó un escenario del día del juicio. Lo que sí es cierto, es que estos mismos científicos nos alertan que el agujero de ozono no quedará "como antes", pues los CFCs tardan entre cincuenta y cien años para ser removidos de la atmósfera – y apenas dejaron de usarse hace 15 años – y el calentamiento global está modificando la dinámica atmosférica, dejando el hueco como un bache mal rellenado.

Un "caso de éxito", para evitar otro posible futuro

Sea como sea, muchos estamos de acuerdo en que el Protocolo de Montreal es un caso de éxito que debe ser replicado si queremos evitar o mitigar los efectos del calentamiento global. Recordemos que el Protocolo de Kioto está por terminarse en el 2012 y aunque tuvo algunos pequeños progresos, mientras los grandes productores de gases de invernadero no se quieran adherir bajo pretextos como que "tal acuerdo daña nuestra economía" o "el calentamiento global es una farsa", seguiremos en las mismas.

Y sólo para aquellos que todavía dudan de la realidad del cambio climático, hace algunos días el Foro Humanitario Global – una organización no gubernamental basada en Ginebra, Suiza y cuya misión es la de crear conciencia y facilitar recursos para solucionar "retos humanitarios" – publicó los resultados de un estudio, denominado Reporte de Impacto Humano: Cambio climático – Anatomía de una crisis silenciosa donde detallan los efectos que actualmente ya se están dando debido al aumento de temperaturas a nivel mundial:

… más de 300,000 personas ya están muriendo anualmente por los efectos del cambio climático. Se espera que esta suma aumente a medio millón para el 2030.

Adicionalmente, el cambio climático ya está teniendo un serio impacto en las vidas de 325 millones de personas, un número que probablemente alcanzará los 660 millones en veinte años. Al afectar el 10 por ciento de la población mundial, el calentamiento global se está convirtiendo en el reto humanitario más importante.

[Finalmente] los costos económicos del cambio climático también son altos. Las pérdidas actuales totalizan más de US$125,000 millones al año – un monto mayor al que actualmente se proporciona como ayuda externa de los países industrializados a las naciones en desarrollo. Para el 2030, las pérdidas económicas debido al cambio climático casi se habrán triplicado hasta alcanzar los US$340,000 millones.

Así que, si alguien tenía dudas al respecto y no tiene idea de lo que pueden significar seis grados que podrían cambiar el mundo, ahí lo tienen: la foto de lo que se nos está dejando venir no es bonita:

Si no revertimos las actuales tendencias al cierre del 2020, habremos fallado. El calentamiento global habrá rebasado el conocido nivel de peligro de dos grados, ya que existe un retraso de 20 años desde la reducción de emisiones y la interrupción de su efecto de calentamiento. Este reporte demuestra claramente que el cambio climático ya es muy peligroso por debajo de un grado de calentamiento. Dos grados serían catastróficos.

h1

La sopa de plástico

12/10/2008

Ecodoc [Icon By Buuf]  Ecología y cambio climático.

Imaginen una sopa de basura: bolsas de plástico, cepillos de dientes, jeringas, juguetes, empaques. Ahora imaginen esta sopa tóxica arremolinándose justo debajo de la superficie del océano. ¿Tienen esa imagen en su cabeza? Bien. Ahora imaginen que esta sopa es del tamaño de dos – si, DOS – áreas del tamaño de los Estados Unidos.

Sólo que, esta sopa no existe sólo en su imaginación; es muy real. De hecho, la sopa de plástico del Pacífico se extiende de este a oeste desde California hasta Japón y de norte a sur desde Hawaii hasta las Islas Aleutianas.

Durante una carrera de yates de California a Hawaii realizada en 1997, el capitán Charles Moore – heredero de un billete por la industria del petróleo pero oceanógrafo de profesión – decidió tomar un atajo por el Giro Subtropical del Pacífico Norte, un área entre el ecuador y los 50 grados de latitud norte donde se genera un vórtice debido a las corrientes marinas y que es normalmente evitado por las embarcaciones comerciales debido a que es una zona propensa a tormentas. Pues bien, el capitán Moore hizo un descubrimiento que puede quitarle el sueño a más de uno:

rubbish soup ©independent.co.uk
©independent.co.uk
[Click en imagen para ver la fuente]

Aunque ya tenía conocimiento de que nuestra civilización utilizaba el océano como tiradero de basura, jamás me hubiese imaginado la gravedad del problema: Moore descubrió un basurero flotante de unos 100 millones de toneladas de desechos de plástico, que abarca un área de alrededor de 15 millones de kilómetros cuadrados y una profundidad de 10 metros (!) que se encuentra revoloteando a lo largo y ancho del Pacífico Norte. Incluso ya le pusieron nombre: el Vórtice de Basura del Pacífico.

Como referencia, en este sitio se encuentran varios documentales donde se crea conciencia sobre este tiradero y sus efectos. Nota: si son muy aprensivos o con tendencia a deprimirse, recomiendo mejor no verlos.

ocean pollution animation @ greenpeace

Cómo migra la basura de las costas de los países en la cuenca del pacífico al Vórtice de Basura en el Pacífico Norte.
[Click en imagen para ver la animación]

De acuerdo a la los estudios realizados sobre el tiradero desde su descubrimiento, el 20% de la basura contenida en su interior se origina del tráfico marítimo, y el resto proviene de todos los países alrededor del Pacífico Norte, incluyendo lamentablemente, México. Por otro lado, la mayoría de estos desechos es traslúcido, y flota un poco por debajo de la superficie, por lo que no es posible verla mediante fotografías satelitales. Sin embargo, está bastante bien documentada su extensión (especialmente por Greenpeace y otras organizaciones ecologistas) y que además de la espantosa imagen que representan kilómetros y kilómetros de basura flotante, es la causa de problemas que poco a poco destruyen la habitabilidad de nuestro planeta, siendo los puntos más importantes:

• Las virutas con las que generan todos los demás artículos de plástico atraen otros químicos tóxicos – como PCB y DDT – y los concentran en cantidades mucho mayores que las del agua que las rodea.

• Los animales confunden las partículas de plástico por comida, llenando sus estómagos con basura indigerible (y que muchas veces provoca su muerte por obstrucción intestinal o envenenamiento).

• Cientos de miles de criaturas marinas mueren por asfixia debido a estrangulación con bolsas, redes de plástico, e incluso materiales que parecen inofensivos a simple vista como los separadores de los six-packs.

• La descomposición de estos materiales es extraordinariamente lenta, y las fuerzas de erosión sólo reducen la basura a componentes cada vez más diminutos que cuando llegan al nivel molecular, siguen siendo polímeros. Por ello, efectivamente, los plásticos son para siempre.

Un ejemplo de la sopa de plastico

Nada agradable visión de en lo que se están convirtiendo nuestros océanos, ¿verdad?
[Click en imagen para ver la fuente]

Un rayo de luz en la oscuridad

El primer paso para resolver este problema es crear conciencia. La fundación de investigación marina Algalita (fundada por Charles Moore) tiene en su sitio web información relacionada a la contaminación marina por plásticos, e incluye material educativo con el objetivo de eliminar nuestra dependencia de ellos. Adicionalmente existe un blog relacionado al Alguita, un barco de investigación oceanográfica a bordo del cual el capitán Moore descubrió este desastre ambiental.

Aunque para deshacerse de 100 millones de toneladas de plástico se requeriría un esfuerzo impresionante – actualmente los expertos lo consideran un problema sin solución – podremos evitar que siga creciendo al reducir la compra de productos que lo contienen, reutilizándolo (por ejemplo en el caso de las bolsas y botellas de plástico) y reciclar en la medida de lo posible. Por desgracia, nuestras únicas opciones actualmente son reciclar o desperdiciar.

Finalmente, aunque es muy probable que los problemas ambientales relacionados al plástico no puedan corregirse durante los próximos diez, veinte o cincuenta años, al menos ya existen los primeros pininos de tecnología ambiental con el objetivo específico de eliminar este tipo de desechos: En mayo de este año Daniel Burd, un estudiante Canadiense de 16 años, logró aislar un par de bacterias de las familias Sphingomonas y Pseudomonas que se alimentan justamente… de plástico (aquí esta el reporte de su proyecto, por si alguien está interesado en reproducirlo o al menos checarlo en detalle). Dicho estudiante ganó un premio en la Feria Nacional de Ciencias celebrada en Ottawa por US$10,000 y una beca por US$20,000 por su descubrimiento, y ya abrió las puertas a la investigación relacionada a este tipo de microorganismos y su uso en limpieza ecológica.

Oil-eating bacteria

Tal vez en la naturaleza encontremos la solución a nuestras propias pendejadas contra la naturaleza.
[Click en imagen para ver la fuente]

Por lo pronto, si el joven Burd continúa con su nada despreciable trayectoria, tal vez cuando llegue a la universidad él u otros que piensan como él le den al mundo una manera efectiva y poco costosa de deshacerse de esta sopa de plástico que estamos heredándole a las futuras generaciones. Ya me imagino a los nietos reclamándome: Oye abuelito, ¿pero en qué diablos estaban pensando? :S