Archive for the ‘Ciencia y Tecnologia’ Category

h1

Trabajadores de Estado Sólido: ¿Qué pasará cuando los robots hagan todo el trabajo?

02/15/2017

SciBook [Icon By Buuf]
 Ciencia y Tecnología.

Es el cambio, el cambio continuo, el cambio inevitable, el factor dominante en la sociedad actual. Ya no se puede tomar una decisión sensata sin tener en cuenta no sólo el mundo tal como es, sino el mundo tal como será.

Isaac Asimov (1920 – 1992). Bioquímico, escritor de ciencia ficción y divulgador científico ruso-estadounidense.

Hace poco más de un año, explicábamos aquí que las tecnologías emergentes – incluyendo la internet móvil, la Nube, Big Data y la Internet de las Cosas (IoT) – resultarán en efecto devastador sobre la seguridad laboral de una importante variedad de empleos; específicamente los relacionados a la manufactura, la construcción y labores administrativas, afectando no sólo a los trabajadores de la clase obrera, sino que esto también significará el principio del fin para muchos profesionistas de las áreas de servicios, así como ejecutivos de nivel medio y bajo.

Empecemos con un malentendido común, resultante de los hechos alternativos que actualmente permean la política estadounidense: el presidente de los Estados Unidos ha venido acusando a México y China de “robar” trabajos de manufactura debido a desequilibrios en la balanza comercial con estos países; ya que esto resonó muy bien entre el electorado norteamericano, ésta es una de las razones por las que este individuo obtuvo la presidencia. El problema es que, independientemente de la presión ejercida por el actual POTUS a las organizaciones individuales, así como a los vecinos y socios comerciales de los Estados Unidos, los empleos en la industria manufacturera no volverán, porque desde un principio, éstos se extinguieron debido a la adopción de tecnologías que aumentan la productividad de los trabajadores, a costa de un mayor desempleo:

Pic: U.S. manufacturing jobs (1945-2015), in millions
Empleo en la industria manufacturera estadounidense (1945-2015), en millones de puestos de trabajo. Después de la Segunda Guerra Mundial, la manufactura norteamericana creció en poco más de 1% anual hasta su máximo histórico, en 1979. Sin embargo, a partir de Junio de aquél año, inició el declive de ésta, auspiciado por la expansión de los servicios, así como el surgimiento de nuevas tecnologías, como la computadora personal.

Para 1994, cuando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) dio inicio, la manufactura ya había sufrido un declive de más del 12% con respecto al máximo histórico. De hecho, el TLCAN estabilizó esta caída por casi 7 años, hasta que China ingresó a la Organización Mundial de Comercio, la burbuja del dot-com había reventado y por supuesto, los atentados del 11 de Septiembre ocurrieron a finales de 2001.

Una vez que las transnacionales estadounidenses aprovecharon al máximo la ventaja competitiva obtenida al trasladar su producción hacia el Sureste de Asia, la manufactura se mantuvo cayendo en más de 2% anual, hasta un mínimo alcanzado en 2010, cuando los efectos de la crisis financiera de 2008 todavía causaban estragos en la economía mundial.

(Fuente de la imagen: U.S. Department of Labor)


Sin embargo, esto es tan sólo el inicio de lo que en pocos años se extenderá al resto del mundo: la completa automatización de las cadenas productivas, que van desde el diseño asistido por sistemas expertos y la manufactura realizada por robots, hasta la logística, la que para 2022-2024 será llevada a cabo en su totalidad por vehículos autónomos. Un ejemplo concreto es el caso de una compañía china, que al seguir la iniciativa Hecho en China 2025, ha sustituido al 90% de su fuerza laboral por robots; esto dio como resultado un aumento del 250% en la producción y una disminución en la tasa de defectos de 25% a sólo 5%:

De acuerdo a Monetary Watch, la Changying Precision Technology Company se centra en la producción de teléfonos móviles y utiliza líneas de producción automatizadas. La fábrica contaba con 650 empleados, pero ahora sólo 60 personas realizan todo el trabajo, mientras los robots se encargan del resto. Luo Weiqiang, el gerente general, dice que el número de empleados requeridos caerá a tan sólo 20 en algún punto. A pesar de esta reducción del personal, no sólo la fábrica produce más equipo (un aumento de 250%), sino que también asegura una mejor calidad.


Incluso el supermercado tradicional desaparecerá eventualmente, pues siguiendo el ejemplo de retailers como Amazon, es mucho más práctico utilizar portales online para recibir pedidos que serán surtidos por drones diseñados para entrega automática – como el Amazon Prime Air. Y para aquellas compañías que aún necesitan tiendas físicas para establecer presencia en sus respectivas áreas geográficas, en pocos años será posible abrir tiendas totalmente automatizadas que requieran un mínimo de personal para su operación:

Amazon ya abrió una de sus revolucionarias tiendas “Go” de abarrotes como parte de una prueba. Si se perdieron el lanzamiento ocurrido a finales del año pasado, es un lugar en el que sólo necesitas entrar, tomar lo que necesitas, y dejas la tienda. No hay líneas ni cajeros. Sólo escoge, toma y, bueno, ve [“Go”].

La tecnología, basada en sensores “Just Walk Out” [que de acuerdo al propio Amazon, es una combinación de reconocimiento de imágenes y IoT], detecta cuando tomas algo del estante. Y cuando dejas la tienda, ésta carga todos los artículos a tu cuenta.

Este supermercado podría cubrir un espacio de hasta 3,700 metros cuadrados y además de los robots, contará con entre 3 y 10 empleados.

Dicha instalación se compone de dos pisos; con el primero ofreciendo alrededor de 4,000 “mercancías que los compradores suelen tocar, como las frutas y hortalizas frescas, huevos, carnes y quesos, así como artículos que puedes tomar cuando estás de paso, como la cerveza y el vino”. El segundo piso tendría un ejército de robots seleccionando y embalando una gama más grande de artículos – hasta 20,000 productos diferentes – surtiendo órdenes en línea hechas por los compradores en la planta de abajo, o de los clientes en línea que llegarán más adelante a la tienda para recoger los artículos.


Por supuesto, esta tendencia a la automatización no se limita a la manufactura, logística o retail; los proveedores de servicios como bibliotecas y hoteles ya están siguiendo este camino.

Los peligros de la automatización…

Esto abre interesantes preguntas, pues claramente las tecnologías emergentes que mayores consecuencias tendrán en nuestra sociedad y economía son la inteligencia artificial (IA) y la robótica: entre las principales preocupaciones están los millones de empleos perdidos a causa de éstas. Por ejemplo, si un chef robótico se convierte en una adquisición común de los cafés y restaurantes de todo el mundo, ¿llegaremos al punto en que los chefs, como el japonés Masaharu Morimoto o el mexicano Enrique Olvera, sean innecesarios? Aunque de momento profesiones tan creativas como chef de alta cocina son difícilmente reemplazables, la adopción de estas tecnologías en la industria de la comida rápida significaría el despido de millones de personas de cadenas tales como Subway, McDonald’s y KFC.

Por otro lado, también será necesario definir cómo deben actuar estas inteligencias artificiales ante problemas de ética: Por ejemplo, si un vehículo autónomo tiene la opción de atropellar una persona cruzando la calle, o chocar contra una pared, lesionando o posiblemente matando a sus pasajeros, ¿cuál es la decisión que deberá tomar, en tan sólo una fracción de segundo? Para ser honestos, estos escenarios suenan como algo soñado por un profesor de filosofía, por lo que hacer que el software calcule el valor de la vida humana es en sí misma, una cuestión de ética.

Otro problema derivado de la adopción de estas tecnologías tiene que ver con el factor humano. A final de cuentas, los seres humanos somos irracionales e inconsistentes, así como computacionalmente limitados. Para todos aquellos que hemos trabajado en la industria del software, sabemos que ningún software es 100% libre de defectos, lo que se verá reflejado en el desempeño de estos sistemas: En cualquier sistema complejo y caótico, incluyendo las implementaciones de inteligencia artificial, los peligros potenciales incluyen una mala administración, vulnerabilidades del diseño, accidentes y ocurrencias imprevistas. Todos estos problemas plantean serios desafíos para garantizar la seguridad de las personas, gobiernos y empresas: si bien un bug que bloquee una aplicación de teléfono móvil o malinterprete una solicitud de compra puede ser tolerado, si un sistema armamentístico o un sistema de navegación autónomo poseen errores, los resultados podrían ser fatales, con posibles consecuencias en una escala global.

Pic: 18 Products Famous Brands Must Not Have Thought Of Yet (Amazon) - Cracked
Entrega preventiva Amazon – sabemos que no has ordenado esto todavía. Pero sabemos que lo harás.

Aunque las implementaciones actuales de inteligencia artificial todavía no pueden proyectar lo que compraremos en el futuro, desde hace algún tiempo ha existido software predictivo usado por las corporaciones policiales de los Estados Unidos, reduciendo la tasa de homicidios al predecir qué ex-reclusos tienen una mayor probabilidad de cometer un asesinato, y por lo tanto deben recibir una supervisión más estricta por parte de sus oficiales de libertad condicional.

La inteligencia artificial tiene un gran potencial para mejorar la toma de decisiones humanas, al contrarrestar nuestros sesgos cognitivos y dar sentido a conjuntos de datos extremadamente grandes. La eliminación gradual de la supervisión humana puede aumentar la eficiencia, y es incluso requerida para algunas aplicaciones, como los vehículos autónomos. Sin embargo, hay peligros al depender enteramente de las decisiones de los sistemas de IA cuando no entendemos completamente cómo éstos están tomando dichas decisiones. En el ejemplo mostrado, nos resultaría divertido recibir docenas si no cientos de paquetes de Amazon al mismo tiempo. Sin embargo, no nos causaría ninguna gracia si durante esta misma operación, Amazon nos hace un cargo a nuestra tarjeta de crédito por varias decenas de miles de dólares.

(Fuente de la imagen: Cracked.com)


Finalmente, académicos, futuristas y entusiastas de la tecnología creen que pronto veremos el surgimiento de una inteligencia artificial fuerte (IAF), estimando su advenimiento entre el 2025 y el 2035. Sin embargo, dada la posibilidad de que una IAF se convierta en una superinteligencia, es necesario considerar escenarios potencialmente factibles y cómo evitar amenazas existenciales a la humanidad. Hoy por hoy, ya existen esfuerzos serios para definir marcos de referencia ética – tales como OpenAI por Elon Musk, o las políticas de control, seguridad y pruebas para vehículos autónomos, emitidas, por el USDOT – con el objetivo de producir una inteligencia artificial amigable a los intereses humanos. Por ejemplo, algunos expertos proponen que los sistemas de IA más avanzados deberían funcionar en un “sandbox”, que equivale a un espacio experimental desconectado de los sistemas externos.

… y sus beneficios

Dejando de lado estos rompecabezas éticos, los beneficios de la automatización serán enormes. Por ejemplo, cuando los vehículos autónomos se conviertan en una realidad del mercado, adicionalmente a reducir accidentes debidos al error humano, también podrán disminuir el tráfico en nuestras ciudades, ya que los vehículos robotizados serán capaces de viajar a mayor velocidad y más cerca de otros vehículos sin tener que preocuparse por distracciones o tiempos de reacción lentos. Esto a la larga disminuirá la cantidad de tiempo que las personas pasan viajando, al tiempo que aumenta nuestra productividad, pues ya no tendremos que conducir.

Porcentaje de Adopción 10% 50% 90%
Vidas salvadas 1,100 9,600 21,700
Ahorro en costos de seguro (millones de dólares) $5,500 $48,800 $109,700
Ahorro por tiempo en tráfico (millones de horas) 756 1,680 2,772
Ahorro en consumo de combustible (millones de litros) 386 848 2,741
Beneficios contra porcentaje de adopción de vehículos autónomos (Estados Unidos). Estimación anual. (Fuente: Eno Center of Transportation)


Sin embargo, ¿qué pasará con los millones de empleos amenazados debido a ésta? Paradójicamente, los países en desarrollo, en los que las crisis económicas han sido relativamente constantes, están mejor preparados para esta eventualidad, debido principalmente, a que mucha de su población no calificada tiende a ocuparse en oficios, buscan métodos alternativos de pago como el trueque, o forman parte de la economía informal: los oficios son una industria bastante robusta, ya que siempre habrá una casa que se está construyendo, o que necesita un sistema de cableado, o una tubería de agua que requiere reparación, o un sistema de calefacción que necesita reemplazo. Los oficios también tienen un menor riesgo de ser absorbidos por la inteligencia artificial, debido a los elementos de interacción social, así como las amplias habilidades necesarias para el trabajo que se está llevando a cabo. De hecho, existen oficios que tienen una paga equivalente a la de un profesionista con título universitario.

Ya que la siguiente ola de automatización terminará por golpear a los profesionistas también, el punto clave para sobrevivir esta transición es la capacitación y entrenamiento en nuevas habilidades para seguir siendo productivos:

Pic: The technical potential for automation in the U.S. - Fortune.com
Las máquinas están cambiando la manera en que hacemos nuestro trabajo, pero no le arrebatarán por completo el control a los seres humanos. La viabilidad técnica de la automatización se analiza mejor si se examinan no las ocupaciones en su conjunto, sino la cantidad de tiempo dedicado a tareas individuales y el grado en que éstas pueden automatizarse utilizando la tecnología existente y cómo ésta se le adapta a estas tareas. En general, sólo alrededor del 5% de las ocupaciones podrían ser completamente automatizadas mediante la adaptación de la tecnología actual. Sin embargo, las tecnologías de hoy podrían automatizar el 45% de las actividades encontradas a través de todas las ocupaciones. Inversamente, alrededor del 60% de todas las ocupaciones podrían ver automatizadas el 30% o más de sus actividades de trabajo.

(Fuente de imagen y pie de página: Fortune.com)

Las profesiones menos vulnerables tienden a ser aquellas relacionadas a la interacción con clientes, gestión y servicios profesionales, de salud y de tecnologías de información; los más vulnerables tienen que ver con labor intensiva predecible (agricultura, ensamblado de autopartes o embalaje, por ejemplo). Los primeros podrían beneficiarse de un aumento en la demanda de más tareas cognitivas, ya que las tareas de rutina son reemplazadas por máquinas. Asimismo, los trabajadores de baja y mediana calificación pueden obtener alivio de las tareas monótonas y pueden encontrar oportunidades para un empleo más creativo, pero es un hecho que tarde o temprano, las ocupaciones tradicionales terminarán por desaparecer.

Conclusiones

En estos complicados tiempos en los que muchos de nosotros miramos hacia el futuro, existe una posibilidad que ha sido ignorada continuamente: no deberíamos tenerle miedo a los robots, sino a los seres humanos que los adoptan y los intereses económicos que los rigen. Poniéndole ciertos candados regulatorios a las empresas es posible construir los cimientos de un mundo futuro en el que la tecnología funcione para todos nosotros, y no sólo para los pocos privilegiados: los robots podrían mejorar drásticamente nuestra calidad de vida, eliminando las posiciones aburridas, repetitivas y agotadoras. Al eliminar las tareas monótonas, podríamos enfocarnos en lo que realmente nos hace humanos. Claro que, la posibilidad más terrible de todo esto, es que al final nos demos cuenta que lo que realmente nos hace humanos, es nuestro trabajo.

Por otro lado, tendremos que cambiar la manera en la que operan nuestros gobiernos e instituciones. Cuando se automatiza un trabajo, la productividad tiende a subir, debido a que aquél puede terminarse en menor tiempo y con menos costos. Así, la automatización aumentará la productividad total de la economía, incrementando el ingreso per cápita. El problema entonces, se vuelve un tema de mejor distribución del ingreso: tendremos que hacer cambios regulatorios para asegurar que la distribución sea justa y socialmente responsable, incluyendo un impuesto negativo sobre la renta (INR), más derechos y prestaciones laborales, así como una renta básica universal (RBI), semanas de trabajo más cortas y la adquisición de acciones por parte de todos los trabajadores, para que así todos seamos dueños de las máquinas que producen la riqueza y todos podamos disfrutar de sus dividendos.

La realidad, es que nadie puede estar 100% seguro de los cambios sociales por venir como resultado de este salto tecnológico. El problema principal de esta situación no sólo es el evento en sí, sino también el tiempo que está tomando en llevarse a cabo: si los cambios fueran graduales, los legisladores tendrían más tiempo para debatir y redactar leyes que protejan a los trabajadores, mientras los trabajadores tendrían más tiempo para aprender nuevas habilidades. La automatización no es una fuerza aplicada gradualmente: el cambio vendrá con algunas pequeñas señales aquí y allá; y de pronto, nos encontraremos en un mundo que va más allá de nuestra comprensión.

h1

El futuro del trabajo: el robopocalipsis laboral

01/22/2016

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

La automatización es como Voldemort: aquella aterradora fuerza que nadie está dispuesto a nombrar.

Jerry Michalski, analista y consultor estadounidense, fundador del Relationship Economy eXpedition (REX), instituto de investigación dedicado a la adopción del cambio tecnológico y social.

Hace ya algún tiempo, publiqué un post relacionado a los soft-skills, o habilidades que forman parte de nuestra personalidad, requeridos para poder sobresalir en un mercado laboral cada vez más competitivo debido a la inexorable marcha de la globalización. Entre ellos destacaba el pensamiento crítico, conocimientos acerca de software colaborativo, así como inteligencia emocional, pues éstos nos ayudarían a navegar a través de los fuertes cambios que se avecinan.

Aparentemente, el destino ya nos ha alcanzado. De acuerdo a un reporte publicado por el Foro Económico Mundial (Inglés: World Economic Forum o WEF), debido a los avances en la robótica, inteligencia artificial, impresión en 3D y otras tecnologías emergentes, es muy probable que para el 2020, la así denominada Cuarta Revolución Industrial tendrá como resultado una pérdida neta de 5.1 millones de empleos alrededor del mundo. Puede no ser mucho, pero este es el “inicio del fin” para muchos tipos de profesión gracias a una mayor automatización y adopción de nuevas tecnologías.

De acuerdo al reporte, las cifras obtenidas se basan en encuestas y datos proporcionados por las áreas de recursos humanos de 371 empresas alrededor del mundo, cuya fuerza de trabajo combinada incluye alrededor de 13 millones de empleados, localizados en 15 economías del primer mundo y de los mercados emergentes – los países asiáticos miembros del ASEAN, Australia, Brasil, China, Francia, los países árabes miembros del CCEAG, Alemania, India, Italia, Japón, México, Sudáfrica, Turquía, Reino Unido y los Estados Unidos. Los resultados son impactantes:

Pic: Job variance in number of positions by economic activity (2015 vs. 2020)


Variación en miles de empleos por actividad económica (2015 vs. 2020). Según el Foro Económico Mundial, las tecnologías emergentes afectarán directamente nuestras perspectivas de trabajo, incluyendo compensación, seguridad de empleo y equilibrio entre la vida laboral y la personal. De hecho, algunas industrias como el entretenimiento y los medios de comunicación, ya están siendo muy golpeadas.

Los trabajadores más afectados negativamente serán aquellos que tengan empleos de oficina tradicionales (el proverbial Godínez, de acuerdo al argot mexicano), perdiendo un total de 4.7 millones de puestos de trabajo. Le siguen los trabajadores de la manufactura y producción con 1.6 millones, y los de la construcción y extracción de recursos con 0.49 millones. Todo esto, debido a una mayor explotación de herramientas que mejoran la productividad de los empleados, haciendo redundantes muchas posiciones de trabajo. En total, se espera que para el 2020, alrededor de 7.17 millones de personas perderán su puesto debido a la adopción de nuevas tecnologías. Sin embargo, no todo está perdido: 2.02 millones de posiciones nuevas se crearán precisamente, gracias a nuevos procesos, herramientas y paradigmas: las áreas de negocio y financieras, gestión, TI, matemáticas, arquitectura e ingeniería serán las de mayor crecimiento durante el próximo lustro.

La Revolución de las Máquinas

De acuerdo al reporte, la internet móvil, la Nube, Big Data y la Internet de las Cosas serán las tecnologías que mayor disrupción ocasionarán en el mercado laboral durante los próximos años; así mismo, se espera la adopción definitiva del modelo de trabajo flexible, un mayor crecimiento de la clase media en los mercados emergentes y los cada vez más inquietantes efectos del calentamiento global.

En el caso puntual de los trabajadores de las tecnologías de información, existirá un boom de oportunidades; con un crecimiento de alrededor de 1.74% a nivel global, las especialidades de mayor demanda tendrán que ver con el desarrollo de software y aplicaciones, así como la instalación y mantenimiento de bases de datos y redes. Las habilidades más buscadas incluyen la resolución de problemas complejos, pensamiento crítico y creatividad; soft-skills que incluso hoy, son indispensables para encontrar y mantener un trabajo bien pagado en la industria, y que difícilmente, serán reemplazados por máquinas en el corto o mediano plazo.

Pic: Top 10 skills demanded by recruiters (2015 vs. 2020)


Top 10 de habilidades requeridas por los reclutadores (2015 vs. 2020). La solución a problemas complejos, coordinación con otras personas y gestión de personal, son las habilidades más buscadas por los reclutadores de hoy. Dentro de cinco años, además de éstos, el pensamiento crítico y la creatividad se harán indispensables para obtener y conservar un buen empleo.

El problema es que hasta ahora, la automatización tan sólo había afectado a la clase trabajadora; esta nueva ola de cambios amenaza con golpear a los profesionistas también. Lamentablemente, muchos de nosotros no estamos preparados para estos cambios: nuestros sistemas educativos no están capacitándonos para estos trabajos del futuro, por lo que una gran mayoría de los desplazados terminará en empleos mal pagados de la industria de servicios y en un peor escenario, con subempleo o desempleo permanente. Por ello, el Foro Económico Mundial ofrece una amplia gama de recomendaciones para prepararse ante lo que eventualmente conoceremos como el robopocalipsis laboral:

Los gobiernos y las empresas tendrán que cambiar profundamente su enfoque en la educación, las habilidades y el empleo, así como la manera en que colaboran unos con otros. Las empresas tendrán que poner el desarrollo del talento y estrategia de fuerza de trabajo futura, al frente de su estrategia de crecimiento.

Las organizaciones ya no pueden ser consumidores pasivos de capital humano ya formado; requieren una nueva mentalidad para satisfacer sus necesidades de talento y optimizar los resultados sociales.

Los gobiernos tendrán que reconsiderar de manera fundamental los modelos educativos de hoy. Y conforme el tema se vuelva cada vez más urgente, los gobiernos tendrán que mostrar un liderazgo más audaz, al incluir cambios en la regulación de los planes de estudio y mercado laboral, que en algunas economías, sufren un retraso de décadas.

The Future of Jobs. (World Economic Forum, January 18, 2016).

Siendo así las cosas, los trabajos profesionales que gozan de una relativa seguridad son aquellos que requieren un esfuerzo mental de alto nivel (trabajos creativos, coordinación de personal) o fuertes interacciones humanas (ventas, servicios de salud). Todo lo demás terminará por ser automatizado. Para darnos una idea de cómo cambian las cosas en un plazo tan corto, encontramos un pequeño artículo publicado por el Pew Research Center, describiendo algunos puestos de trabajo relacionados a la tecnología que ni siquiera existían hace 15 años:

• Para 2013, aproximadamente 165,100 estadounidenses trabajaban como especialistas en soporte de redes de computadoras, 141,270 como arquitectos de redes informáticas, y 78,020 como analistas de seguridad de la información. Ninguno de estos puestos existía en 1999.

• Así mismo, para 2013 existían alrededor de 112,820 web developers, incluso si recordamos que en 1999 ya se encontraba en pleno auge la burbuja del punto com, que en su momento fue llevada a cabo principalmente por programadores en CGI y PHP en conjunto con diseñadores gráficos.

• No sólo las telecomunicaciones han generado nuevos puestos de trabajo, gracias a la creciente importancia de las fuentes de energía renovables. Para 2013, ya existían 4,130 instaladores de paneles fotovoltaicos solares, así como 3,290 técnicos de mantenimiento de aerogeneradores.

• Con paradigmas como just-in-time, cadenas de suministro globales y comunicación distribuida, es cada vez más necesario el rol de logista. Para 2013 ya existían 120,340 estadounidenses trabajando en este campo de la logística.

Por ello, sin caer presas del pánico, tenemos que prepararnos para lo que viene, para que no nos convirtamos en víctimas de la tecnología. Poniéndolo de forma elegante, “crustáceo decápodo que pierde su estado de vigilia… será arrastrado por el ímpetu marino.

h1

Soylent: ¿el futuro de la alimentación?

08/30/2013

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

[últimas líneas]

Detective Thorn: Es gente. El Soylent Verde está hecho de gente. Están haciendo nuestra comida de gente. Después seremos criados como ganado de engorda. Debes decirles. ¡Debes decirles!

Hatcher: Te lo prometo, Tigre. Notificaré a la central.

Detective Thorn: Diles a todos. Escúchame Hatcher. ¡Debes decirles! ¡El Soylent Verde es gente! ¡Debemos detenerlos de alguna manera!

Como hemos venido alertando desde hace algún tiempo, los recursos y procesos de regeneración de nuestro planeta se están agotando. A este paso, cada día que pasa se vuelve más critico buscar alternativas, incluyendo soluciones de alta tecnología tan espeluznantes como “árboles de pollos” para una producción masiva de alto rendimiento, o Googleburguers sintéticas, generadas mediante cultivos in vitro en el laboratorio. Sin embargo, esto no soluciona el problema por completo, ya que seguimos cortando árboles para construir estacionamientos, criar animales o plantar vegetales: de acuerdo a algunos estudios, el 22% de las emisiones globales son causadas por la agricultura, silvicultura y crecimiento urbano.

Es así como presentamos a Rob Rhinehart, un ingeniero de software norteamericano que, harto de “perder el tiempo” al comprar, preparar y consumir sus alimentos, comenzó a buscar la manera de reemplazar una dieta basada en carnes, cereales, frutas y verduras, por los elementos químicos que los componen, con el afán de prepararse una malteada energética con la que cumpla todas sus necesidades nutricionales. Y es que en sus propias palabras, “No creo que necesitemos fruta y verdura. Sólo necesitamos vitaminas y minerales. Necesitamos hidratos de carbono, no pan. Aminoácidos en vez de leche. Está bien comerlos si quieres, pero no todos pueden pagarlos o tienen el deseo de comerlos. La comida debería ser optimizada y personalizada” Es más, en nuestra dieta regular, muchos de nosotros también incluimos suplementos como proteína de suero de leche y multivitamínicos, por lo que tomar pastillas, cápsulas y polvos de sabor que complementen o reemplacen los alimentos no debería sonar tan extraño.

Es así como este muchacho inició un experimento, donde él mismo fungió como conejillo de indias. En vez de alimentarse “normalmente”, Rhinehart mezcló y comenzó a tomar diferentes ingredientes bioquímicos como maltodextrina, carbonato de calcio y metilsulfonilmetano, utilizando aceite de oliva y sal de mesa como base para la malteada. Después de un par de meses, Rhinehart realizó algunos ajustes a la receta, logrando una fórmula de 37 ingredientes. Lo interesante es que de acuerdo a su blog personal, Rhinehart no sólo mejoró su condición física y mental, sino que también ahorró dinero, pues él pasó de gastar mensualmente US$470 (MXN 5,992.50) a US$154.82 (MXN 1,973.96) por una dieta de 2,629 calorías por día. De igual manera, Rhinehart dejó de generar tanta basura, gracias a una menor cantidad de envolturas, empaques y restos de comida.

pic: Soylent

El menjurje que ha dado tanto de qué hablar. (Fuente: Forbes)

Después de haber llevado a cabo el experimento por más de tres meses, la noticia se volvió viral, por lo que muchos seguidores de Rhinehart le solicitaron la receta y de ser posible, una muestra de este “elíxir mágico”. Es así como éste decidió bautizar su revoltijo como Soylent, basándose en un “sustituto de carne” descrito en la novela Make Room! Make Room!, por el autor norteamericano Harry Harrison. Personalmente, creo que éste fue un error de marketing bastante evidente, ya que el Soylent se asocia más a la película Soylent Green (1973) en la que dicho alimento estaba hecho de seres humanos. En fin, después de una inesperadamente exitosa campaña de crowdfunding, Rhinehart logró reunir un millón de dólares con los que comercializará el Soylent durante finales de Septiembre de 2013. Soylent Corporation, la compañía fundada por Rhineharth, ya tiene pedidos por más de 450,000 comidas individuales, comenzando las entregas en Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y México en Diciembre de este mismo año.

Aterrizando los hechos

Anteriormente ya existían “alimentos medicinales” de este tipo, como el Ensure o el Plumpy’Nut, los que son administrados a personas con problemas del tracto digestivo, incluyendo aquellos con operaciones recientes, alergias o desnutrición. Sin embargo, previamente nadie había considerado la posibilidad de eliminar completamente los alimentos por el resto de nuestras vidas. Para ser honestos, Rhinehart nunca ha argumentado que las personas sólo consuman Soylent. Más bien es un biohack cuyo objetivo consiste en optimizar las funciones biológicas con pequeños ajustes aquí y allá, como aquella siesta de la cafeína publicada en este mismo blog. De hecho, no es posible ni deseable eliminar del todo el consumo de alimentos, ya que pueden existir problemas a largo plazo como desequilibrios en la flora intestinal, infecciones y problemas gástricos: por ejemplo, es bien sabido entre los veganos que si uno no ha comido carne por años, pasará por una muy mala experiencia al consumirla nuevamente.

Lo que nos lleva a la pregunta del millón: ¿es seguro? Al parecer, todos los ingredientes del Soylent han sido aprobados de forma individual por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos, así como por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Rhinehart razona que “Nadie realmente se preocupó por mi cuando tenía una terrible dieta de Doritos y comida rápida. Pero ahora que he inventado algo que es bueno para uno, todo el mundo está preocupado porque me mate a mí mismo”. Ciertamente, muy poca gente sabe o quiere enterarse de que los aditivos de los alimentos procesados, las hormonas encontradas en la carne y derivados de la leche, así como los organismos genéticamente modificados pueden tener serias repercusiones en nuestra salud si seguimos comiéndolos por años y años.

En la actualidad, ya hay algunos valientes pioneros que están dispuestos a experimentar los efectos, sabor y consistencia de este producto – un poco dulce pero prácticamente sin sabor; algo arenoso pero sin ser difícil de deglutir. Yo esperaría un poco a que pasen tanto el entusiasmo como la eventual desilusión por el Soylent, antes de adquirirlo. Siendo escépticos, puede que al final resulte en otro multivitamínico, o sólo en una moda pasajera. Pero, ¿y si no? tal vez estemos a punto de presenciar el futuro de la alimentación. En fin, hasta que no exista una señal clara de que el Soylent es seguro, sano y moderadamente barato, yo seguiré consumiendo mamíferos peludos, aves y seres acuáticos como plato fuerte.

h1

Un zombi muy original… y científicamente posible

07/26/2013

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

La mayoría de las personas no creen que algo pueda ocurrir hasta que ya sucedió. No es estupidez o debilidad, sino naturaleza humana.

Hace un par de semanas fui al cine a ver Guerra Mundial Z (2013). Aunque no tiene nada que ver con el material original escrito por el reconocido autor Max Brooks, es una película “palomera” que podemos disfrutar durante una tarde de ocio. Lo que más me llamó la atención del filme son los “zombis ultra-rápidos” – ¡infectados en tan solo 12 segundos! – con un comportamiento como el de una marabunta de hormigas. Más allá de eso, ésta no merece ninguna mención especial, aunque tengo entendido que ya se está manejando una posible secuela. Por otro lado, hace poco más de un mes fue salió a la venta The Last of Us, un videojuego de acción y aventura para la PlayStation 3, donde los protagonistas recorren unos Estados Unidos devastados por una plaga zombi, como una mezcla de La Carretera y El Amanecer de los Muertos (2004). A diferencia de la producción cinematográfica estelarizada por Brad Pitt, este juego ha sido muy aplaudido, ahora considerado una obra maestra con puntuaciones perfectas en un sinfín de publicaciones tales como Edge e IGN.

Pues bien, la mayoría de las películas, libros y videojuegos que muestran el fenómeno zombi – o criaturas parecidas a éstos, como 28 Días Después (2002) y la franquicia Resident Evil – contemplan que la causa del fin del mundo son virus como el de la rabia, utilizando como medio de dispersión la mordedura de un infectado y convirtiendo a la víctima en un ser extremadamente violento, hambriento de cerebros humanos. Tengo malas noticias: dejando de lado una posible arma nanotecnológica, de acuerdo a la ciencia es muy difícil que un virus de este tipo pueda diseminarse más allá de algunas regiones remotas del tercer mundo.

Sin embargo, para aquellos que creen en la imposibilidad del apocalipsis zombi: sí existe un organismo capaz de zombificar otras especies como parte de su ciclo vital: el Cordyceps, un hongo que invade y eventualmente reemplaza el tejido del huésped, hasta que al final de la infección, el hongo brota de la piel de la víctima, dándole una apariencia extraterrestre:

Cordyceps ignota


Efectos del Cordyceps ignota: en la foto, una tarántula. En esta etapa de la infección, el hongo ha reemplazado casi todos los tejidos del huésped, con ascocarpos que producen esporas. (Fuente: Ian Suzuki @ English Wikipedia)

Existen más de 400 especies de Cordyceps, todas ellas parásitos de insectos y otros artrópodos. Algunas subespecies, como el Cordyceps unilateralis, provocan que el huésped cambie su conducta para mejorar la posibilidades de supervivencia del hongo. Por ejemplo éste hace que las hormigas infectadas suban a la parte superior de una planta, asegurando humedad y calor óptimos para su desarrollo, así como una máxima distribución de esporas una vez que el hongo ha alcanzado su madurez. Obviamente, el huésped muere durante este proceso.

Es así como este año hicieron su aparición los más originales y científicamente probables zombis de los últimos tiempos:

Last of Us' Clicker
(Fuente: shacknews.com)

En The Last of Us, el Cordyceps incluye a los humanos en su lista de huéspedes. El apocalipsis comienza cuando el hongo hace un salto de sus huéspedes habituales a los humanos, presumiblemente de la misma manera en que algunas enfermedades como la “gripe porcina” pudieron saltar entre especies. La nueva y desconocida especie de Cordyceps convierte a los humanos, primero en violentos “infectados” y luego en “clickers” ciegos, con todo y cuerpos fructíferos que brotan de sus rostros. De acuerdo al canon zombi, una sola mordida significa la muerte. Sin embargo, la inhalación de esporas del Cordyceps es una sentencia de muerte en vida.

The Fungus that Reduced Humanity to The Last of Us. Kyle Hill. (Scientific American Blog, 2013).

Este tipo de zombi no es algo tan descabellado como parece en un principio, ya que es la única forma en que podemos explicar la fisiología de este ser: criaturas violentas que pueden seguir funcionando a pesar de tener un cada vez mayor deterioro físico debido al daño o la descomposición. Una red micorrizal (asociación biológica entre el hongo y su huésped) podría transmitir o reemplazar por completo los impulsos neurales del cerebro hacia las diferentes partes del cuerpo, así como proporcionar la energía que necesitan los músculos para seguir funcionando: existen estudios que han demostrado la posibilidad de intercambiar señales entre diferentes plantas a través de redes micorrizales. Esto significa que los filamentos del hongo podrían llevar a cabo tareas vasculares y neurales. Finalmente, algunos hongos como el Penicillium secretan poderosos agentes antibacteriales, que disminuirían el proceso de putrefacción, alargando así la “vida útil” de un zombi, dándole esa repugnante apariencia conocida por todos.

Cuando se le preguntó a Neil Druckman, director creativo del videojuego, cómo es que llegaron a semejante criatura, comentó que sólo tuvieron que basarse en un documental de la BBC:

Se trata de este hongo que va abriendo su camino en las mentes de los insectos, alterando por completo su comportamiento. Y ya sabes, de inmediato surgió la idea entre nosotros, ¿Que pasaría si aquél diera el salto a los humanos? Porque podrías imaginar este destino como algo peor que la muerte, pues tu mente todavía está ahí, pero algo más está controlando tu cuerpo.

A Zombie Horror Game, Inspired By … A Nature Documentary?. Beth Accomando. (National Public Radio – Online, 2013).

Aterrador en verdad, ya que la naturaleza puede ser mucho más cruel de lo que cualquier escritor de ciencia ficción podrá imaginar jamás. Sin embargo, la posibilidad de que el Cordyceps se convierta en una amenaza para los humanos es bastante remota, ya que posee más de 40 millones de años de existencia, y en todo este tiempo sólo ha atacado insectos y artrópodos, que en términos biológicos son muy diferentes de nosotros. Es más, de acuerdo a ciertos estudios, resulta que algunas especies de este hongo tienen propiedades anti-cancerígenas y de protección de la médula ósea ante radiación electromagnética. Así que de momento, un apocalipsis zombi sigue perteneciendo al reino de lo improbable – pero no de lo imposible, cabe recalcar.

h1

¡Pollos en la Matrix!

02/29/2012

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

Morfeo: ¿Qué es la Matrix? Control. La Matrix es un mundo generado por computadora, construido para mantenernos bajo control con el fin de convertir a un ser humano en esto.

[Morfeo sostiene una Duracell]

Neo: No, no puedo creerlo. No es posible.

Morfeo: No dije que fuera fácil, Neo. Sólo dije que sería la verdad.

The Matrix (1999).

Hace tiempo comentaba en un post que al ritmo con que estamos consumiendo nuestros recursos naturales, en tan sólo 18 años – menos de una generación – necesitaremos dos planetas como la Tierra para proveer los suministros que requerimos, incluyendo agua, alimentos y reabsorción de emisiones tóxicas.

De continuar esta tendencia, muchos procesos naturales estarán agotados para el 2065, por lo que tendremos que depender de soluciones que hoy en día, nos pueden parecer ciertamente, espantosas:

Farming the Unconscious ~ Adre Ford @ naturoids.org

Un espeluznante ejemplo de lo que está por venir: granjas verticales de pollos descerebrados y sin patas, conectados a un dispositivo automático para su producción en masa. (Fuente: naturoids.org)

Aunque se ve perturbador, este “árbol de pollos” está pensado en la producción masiva de alto rendimiento, minimizando espacio y recursos:

Mientras el tronco cerebral esté intacto, las funciones homeostáticas del pollo seguirán funcionando. Al quitar la corteza cerebral, sus percepciones sensoriales se eliminan. Puede ser producido en una condición de mayor densidad permaneciendo vivo e inconsciente.

Las patas también se eliminarán, así el cuerpo del pollo puede ser envasado en un volumen más denso.

Alimentos, agua y aire se envían a través de una red arterial y los excrementos se retiran de la misma manera. Alrededor de 1,000 pollos serán embalados en cada “hoja”, que forma parte de un sistema móvil y productivo.

Los músculos necesitarán ejercicio para crecer; esto puede lograrse físicamente al crear una resistencia, o de acuerdo a la propuesta, usando choques eléctricos como la producción de carne “in-vitro”.

— André Ford, naturoids.org

Y aún así, parece que éste es el tratamiento más humano que se le podría dar a estos animales, ya que hoy por hoy, las vidas de los pollos de engorda son terribles: amontonados por millares, son estimulados mediante diversos fármacos para tener un crecimiento acelerado a expensas de sus órganos internos – de hecho, una gran cantidad de pollos muere en la granja debido a que sus corazones no aguantan semejante velocidad de crecimiento (ver aquí el video en YouTube). De acuerdo al autor de este dispositivo, aunque una fábrica con pollos descerebrados puede sonar repugnante, el simple hecho de que no estén sufriendo ya es un logro; máxime que la operación de una granja de este tipo sería mucho más eficiente que las existentes en la actualidad, pues alcanzaría una densidad de 11.7 pollos por metro cúbico contra los 3.2 conseguidos en el presente.

Algunos sitios como Wired han notado la similitud entre éste método y las cápsulas de la famosa película The Matrix (1999) donde humanos alimentados mediante tubos, dormían plácidamente en líquido amniótico mientras se les usaba como fuente de energía. Sin embargo, “las similitudes están patentes, aunque en The Matrix la especie dominante era lo suficientemente bondadosa como para proporcionar a las sub-especies una realidad alterna, que era mucho mejor que el mundo post-apocalíptico ‘real’. Este fue un gesto amable por parte de ‘las máquinas’, pero los pollos en este sistema difícilmente serían partícipes de un accesorio tan lujoso como éste en una solución ya de por si bastante compleja, especialmente en estos tiempos de austeridad.”

Con cada vez más presiones para minimizar el desperdicio de recursos, puede que sea necesario llegar a extremos como éste. Muchos dirán que un sistema así es anti-natural, pero recordemos que a todos nos gusta el bistec; sólo que a nadie le gusta conocer a la vaca. Como conclusión, el mismo autor nos da el motivo principal del proyecto:

Una débil pieza de lógica que los omnívoros utilizan para justificar nuestra elección de dieta es que nuestra inteligencia superior y una mayor capacidad de comprender el mundo validan nuestra posición en el tope de la cadena alimenticia. Así que, por el bien del argumento, si nuestro planeta fuera ocupado por una especie más inteligente que la nuestra, ¿cuál sería nuestro argumento para no ser comidos? Si eres un consumidor de carne, puede que no tengas un argumento, o si lo tuvieras, correrías el riesgo de ser un hipócrita. Entonces tienes que preguntarte, ¿cómo te gustaría ser cosechado?

— André Ford, Farming the Unconscious. we-make-money-not-art.com

Terribles pensamientos en verdad.

h1

Neutrinos más rápidos que la luz

09/23/2011

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

Nada viaja más rápido que la velocidad de la luz, con la posible excepción de las malas noticias, que obedecen sus propias leyes especiales.

Douglas Adams (1952 – 2001), humorista y escritor de ciencia ficción Británico.

De acuerdo al experimento OPERA (Oscillation Project with Emulsion-tRacking Apparatus – Proyecto de Oscilación con Aparato de Rastreo por Emulsión), localizado en el Laboratorio Nacional de Gran Sasso, Italia, se realizaron una serie de pruebas diseñadas para detectar la oscilación de neutrinos, un fenómeno que forma parte de la mecánica cuántica. La base teórica detrás de la oscilación consiste en que los neutrinos no tienen una masa y energía definidas, sino que poseen una combinación de estados o “sabores” – existen tres tipos, llamados neutrino electrónico (ve), neutrino muónico (vμ) y neutrino tauónico (vτ) – cada uno con su propia masa y energía. A nivel experimental, OPERA consiste en disparar neutrinos desde el Large Hadron Collider (LHC) a 732 km de distancia y detectar su “oscilación” o transformación de un tipo de neutrino a otro al pasar por 150,000 placas de emulsión fotográfica.

Pues bien, después de 3 años de llevar a cabo el experimento, los investigadores han publicado los resultados, incluyendo un efecto muy peculiar: se supone que los neutrinos debieron llegar en aproximadamente 2.4 milisegundos desde el LHC hasta Gran Sasso, pero llegaron 60 nanosegundos antes de lo esperado. En pocas palabras, estos científicos están diciendo que dejando de lado algún error de medición, los neutrinos viajan más rápido que la velocidad de la luz.

Esto por supuesto, tiene serias implicaciones en cuanto a las leyes de la física moderna, siendo una de las más afectadas la famosa Teoría de la Relatividad de Albert Einstein, que posee como uno de sus principios fundamentales que nada viaja más rápido que la velocidad de la luz. Y esto porque según dicha teoría, cualquier cuerpo que posea masa requiere una cantidad infinita de energía para alcanzar dicha velocidad. De acuerdo al experimento, los neutrinos ciertamente tienen masa y poseen una velocidad 0.00248% mayor a la de la luz. Sin embargo, no hagamos olas: esto no necesariamente implica que todo lo que predicaba Einstein era falso; sólo significa que hay que actualizar el viejo modelo “estándar” de física que se usa actualmente.

Por otro lado, también existe la posibilidad de que esta sea una nueva variedad de neutrino jamás antes vista. E incluso se está especulando que podría ser una forma más “ligera” de neutrino que conformaría la famosa Materia Oscura, que en conjunto con la Energía Oscura contribuyen al 96% de la masa existente en el universo conocido – como referencia, tan sólo el 4% del universo está compuesto por la materia convencional que contienen las estrellas, planetas, gas y polvo.

No tan rápido

Entre las reacciones a la publicación, la que me pareció bastante interesante fue la refutación dada por el Dr. David Goldberg, director de estudios de pregrado de la Universidad de Drexel, Filadelfia, Estados Unidos. En ésta explica de manera bastante sencilla por qué es muy difícil que esta medición sea cierta, aunque concede que puede ser de hecho, realidad:

…consideremos una explosión de supernova. En particular, consideremos la supernova 1987A.

Esta fue una explosión a unos 160.000 años luz de la Tierra. La situación es que los neutrinos y fotones de la explosión nos alcanzaron casi exactamente al mismo tiempo. Por razones de honestidad intelectual, debo señalar que los neutrinos fueron los primeros en ser detectados, por aproximadamente 3 horas, pero esto es debido a que la envoltura de la explosión fue ópticamente turbia y los fotones tenían que estar rebotando por un rato, mientras que los neutrinos fueron enviados de manera directa.

Pero, ¿cuánto retraso entre los neutrinos y fotones podríamos esperar si se aplicara el resultado de OPERA?

Δt = 2 x 10-5 x 160,000 años = 3.2 años

En pocas palabras, si el efecto realmente fuera tan grande, habríamos detectado los neutrinos de 1987A desde 1984. Sí, nos habríamos dado cuenta de ello.

Sin embargo, no quiero ser demasiado simplista. Hay un par de diferencias clave: Los neutrinos detectados eran anti-neutrinos electrónicos (-ve), no neutrones tauónicos (vτ). Sin embargo, dado que los neutrinos oscilan de un sabor a otro, me sorprendería si esto fuera la diferencia fundamental. Las energías son muy diferentes. En 1987A, las energías de neutrinos son de típicamente unas cuantas decenas de Megaelectronvolts (MeV). Los neutrinos medidos por OPERA se sitúan en un factor 100 veces superior. Bien podría ser que esta es una función sensible a la energía.

Por supuesto, ya que la expectativa es que los neutrinos NUNCA deben viajar más rápido que la luz, no hay forma de calcular lo que podemos esperar.

— David Goldberg, Faster Than Light Neutrinos? Not So Fast, io9.com.

Vuelvo al principio de que nada está escrito en piedra y nada es la verdad de la vida. Y si recordamos que la mayoría de las teorías de la ciencia son precisamente, TEORÍAS, podemos darnos cuenta que el universo en que vivimos todavía tiene muchas sorpresas que enseñarnos.

h1

¿Por qué no hay Mexicanos en Star Trek?

11/19/2010

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

… el título de este post es el inicio de un chiste gringo, mamón y racista, cuyo remate reza: porque los Mexicanos no trabajan en el futuro tampoco.

<sarcasmo>Jaja, el “ingenio gringo” en todo su esplendor.</sarcasmo>

Pues bien, después de todo, los medios de propulsión usados por las naves como el Enterprise de Star Trek sí tienen algo en común con nosotros: las bases teóricas de éstos fueron definidos por primera vez de manera coherente y matemáticamente correcta… por un Mexicano. Les presento al Dr. Miguel Alcubierre, creador del concepto ‘Impulsión de Alcubierre‘ o para los Trekkies de corazón, del denominado ‘warp drive’:

Miguel Alcubierre

El Dr. Miguel Alcubierre, Mexicano egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM y creador del concepto físico detrás del ‘warp drive’ de Viaje a las Estrellas (Fuente: Lifeboat foundation)

De que México tiene talento, lo tiene ¿qué no? Y no es que el señor se haya hecho chaquetas mentales, pues tiene un doctorado en la Universidad de Cardiff en el Reino Unido y trabajó en el Instituto Max Planck de Física Gravitacional en Potsdam, Alemania. Su hipótesis sugiere que es posible “doblar” el espacio-tiempo alrededor de la nave sin necesidad de desplazarla, como se demuestra en este fragmento del programa “Ciencia de lo Imposible” del Discovery Channel. De hecho, ya se han realizado varios experimentos que parecen demostrar su teoría, pero para ir más allá de ‘algunos átomos en el laboratorio’, es necesario contar con cantidades de energía que harían parecer a nuestra producción mundial energética como un simple cerillo contra una explosión nuclear.

Una posible respuesta a nuestros problemas: la antimateria

Resulta que para llegar a lugares como Alfa Centauri, localizada a unos 4.2 años luz de distancia de la Tierra, mediante medios convencionales de propulsión necesitaríamos hasta 21,849 años para llegar hasta allá. Incluso con tecnologías de vanguardia como los motores nucleares definidos en el Proyecto Orión, requeriríamos de 44 años de viaje y hasta veinte mil millones (20,000,000,000) de bombas nucleares como la de Hiroshima de 1945. En la actualidad, esto excede la capacidad técnica de nuestra especie por un amplio margen. Sin embargo, hace un par de días se dio un gran avance al respecto: científicos del experimento ALPHA en el laboratorio CERN de la Unión Europea lograron por primera vez en la historia, contener en una trampa magnética átomos de anti-hidrógeno:

Lo interesante de Alpha es que hemos logrado conservar esos átomos. Tenemos un contenedor magnético, una especie de botella, que almacena el anti-hidrógeno […] Por razones que todavía nadie entiende, la naturaleza descartó a la antimateria. Por ello es muy gratificante y un poco abrumador, ver al dispositivo ALPHA y saber que contiene átomos de antimateria estables y en estado neutral.

— Jeffrey Hangst, portavoz del experimento ALPHA en el CERN.

Puede que no suene muy importante, pero es necesario entender que la antimateria es un producto muy ‘volátil’, que al entrar en contacto con materia común y corriente, provoca la desintegración de ambas, dejando detrás una enorme cantidad de energía. Para hacernos una idea, 1 Kg de antimateria es equivalente a 43 millones de toneladas de dinamita. En el diseño Orión de más arriba, una cantidad de antimateria correspondiente al peso de un crucero de lujo (unas 7,000 toneladas) nos puede llevar sin problemas a Alfa Centauri en cinco años, o al planeta Marte a través de un risible viaje de tan sólo 7 minutos.

Alcubierre Ship

Concepto de una nave propulsada por un motor ‘warp’. (Fuente: Discovery News)

¿Por qué necesitamos ir ‘allá afuera’?

El tema de una posible expansión en el espacio es un debate que en muy pocas ocasiones ha sido tomado en serio, ya que muchos consideran de mayor prioridad corregir los problemas que tenemos ahora mismo en la Tierra antes de lanzarnos literalmente, ‘al infinito y más allá’. Sin embargo, como Jesus Diaz, escritor del blog profesional Gizmodo ha descrito elegantemente:

La exploración del espacio es la más épica e importante aventura que haya emprendido la Humanidad. Cuando viajemos al espacio abriremos el camino a nuestra propia preservación. Estaremos tratando de contactar otras civilizaciones. Estaremos tratando de responder las interrogantes más grandes de todas: ¿Quiénes somos? ¿Por qué estamos aquí? ¿De dónde venimos? ¿Estamos solos en esta roca que llamamos Tierra?

Pero aún hay más. Mucho más. En última instancia, lo más importante no será encontrar las respuestas a estas eternas preguntas. Lo más importante será el proceso de alcanzar las estrellas. Porque si logramos llegar ahí, significará que habremos sobrevivido como especie. Esa es la única manera de desarrollar la ingeniería y recursos necesarios para construir algo como el Enterprise. Habremos sobrevivido a la autodestrucción, solucionando los problemas que tenemos aquí, colaborando, trabajando juntos como especie, no como países o corporaciones.

De eso se trata la exploración espacial y el viaje interestelar. Sólo si logramos ir más allá de nuestras luchas mezquinas y guerras estúpidas, sólo si trabajamos juntos hacia un mejor futuro, podremos ir a donde nadie ha ido antes. Y volver para contarlo antes de que la cena se enfríe.

— Jesus Diaz. Why We Need to Reach the Stars (and We Will). Gizmodo Blog. May 10, 2009.

Efectivamente, tan sólo para desarrollar muchas de las tecnologías para ‘saltar el charco’ que representa el océano cósmico, podríamos encontrar la solución de una gran parte de nuestros problemas actuales: ¿Que se nos están terminando los combustibles fósiles? ¡No hay problema! Se están desarrollando reactores de fusión nuclear, baterías de alto poder basadas en nanotecnología y transmisión wireless de electricidad. ¿Que debemos asegurar alimento para generaciones futuras? Ya existen planes para desarrollar granjas urbanas en 3D potencialmente utilizables en el espacio. ¿Y el cambio climático? Algunos países antes no lo hacían, pero ahora que ven la tormenta en el horizonte han comenzado a trabajar en maneras sustentables de explotar sus recursos naturales, mientras otros que cuentan con la capacidad económica y tecnológica, están buscando cómo impedir que la tempestad crezca en intensidad y nos tuerza a todos.

Así que, es mejor cooperar y empezar a ver la manera de ir todos juntos al espacio… o corremos el riesgo que por tontos nacionalismos e intereses particulares algunos empiecen a quedarse en el olvido. Dándole un revire al sebo chiste con el que inicié este post, creo que el futuro más bien será así:

Pekín… aquí base tranquilidad. El Dragón ha alunizado…