Yo no soy mexicano. Yo no soy gringo. Yo no soy chicano. No soy gringo en USA y mexicano en México. Soy chicano en todas partes. No tengo que asimilarme a nada. Tengo mi propia historia.

Carlos Fuentes (1928 – 2012), escritor, intelectual y diplomático mexicano.

Hace algún tiempo, publiqué un artículo, que describía cómo México ha sido el proveedor número uno de trabajadores empleados en el Silicon Valley, por encima de otros estados de la Unión Americana y países alrededor del mundo. Pues bien, la actual administración estadounidense ha puesto mucho énfasis en hacer más difícil inmigrar o trabajar en ese país, incluyendo un ya revocado veto migratorio en contra de algunos países musulmanes, así como la revisión y posible cancelación de una gran cantidad de visas H-1B, que son usadas principalmente por trabajadores calificados, empleados en empresas de alta tecnología.

Pic: 2015 H1B Visas per country ~ Bloomberg

Principales receptores de visas H-1B otorgadas por el gobierno estadounidense (año fiscal 2015).

(Fuente: Bloomberg)

A diferencia de otras propuestas de la actual administración, el cambio de política en cuanto a las visas de trabajo tiene un buen fundamento; habiendo trabajado anteriormente con empresas provenientes de la India, he sido testigo de su modus operandi, a través del cual, éstas contratan talento Indio de calidad cuestionable, pero bajo costo; desplazando a la fuerza de trabajo local, debido a que las diferencias en el ingreso son enormes: un trabajador Indio experimentado gana hasta 30,000 dólares incluyendo viáticos, mientras que un trabajador con el mismo nivel, pero nacido en los EE.UU., percibe en promedio la respetable suma de casi 90,000 dólares. Sin embargo, también vale la pena mencionar que actualmente, existe una fuerte escasez de ingenieros en los Estados Unidos, por lo que en realidad, ninguno de ellos se quedaría sin trabajo debido a un extranjero.

Sea como sea, esta política tendrá consecuencias inesperadas… para México y el resto de Latinoamérica. Esto se debe principalmente, a que dichos puestos de trabajo, así como muchos de los trabajadores que los ocupan, podrían empezar a trasladarse hacia nuestra región ya que al parecer, algunos gobiernos están dispuestos a modificar las leyes para alcanzar una mayor captación de estos recursos:

Rápido: ¿cuál es el último lugar al que Donald Trump desearía ver que se fueran los trabajos, Americanos o de cualquier otro tipo? Si respondió a México, ¡probablemente esté en lo correcto! Después de hacer uno de los pilares clave de su campaña lo terrible que son nuestros vecinos del sur, y de elucubrar todas las cosas que haría como presidente para castigarlos (construyendo el muro, deshacer el TLCAN, las deportaciones masivas, etc.) Trump, con la sabiduría infinita acumulada al presentar un reality show, ha creado involuntariamente una situación en la que las grandes compañías de tecnología están corriendo a los brazos de México para escapar de un conjunto de políticas potencialmente terribles.

Como parte de la amplia campaña de represión de Trump contra la inmigración, el mes pasado el presidente firmó una orden ejecutiva iniciando una revisión gubernamental que se espera haga más difícil para las compañías obtener visas H-1B para trabajadores extranjeros, quienes el equipo Trump cree que “se están vendiendo a un menor costo que la mano de obra estadounidense”. Y mientras esto ha impulsado a algunas empresas, como la gigante de outsourcing Infosys, a anunciar que contratarán a miles de estadounidenses en los próximos años, otras se están preparando para mudarse al sur.

El Financial Times (FT) reportó que Tech Mahindra, una de las compañías más grandes de servicios IT en la India, “duplicará sus operaciones en México en los próximos 12 a 18 meses si Estados Unidos hace más difícil para los indios obtener visas H1-B”. Sayeth Arvind Malhotra, director global de cuentas estratégicas y Sudamérica: “Hemos tenido varias conversaciones en las que hemos demostrado nuestro interés por incrementar las operaciones en Latinoamérica – especialmente las operaciones de habla inglesa – debido a la administración actual”. Basando a sus empleados en México, de acuerdo al FT, Tech Mahindra podría “enviar gente de manera rápida y barata a través de la frontera con los Estados Unidos para prestar servicios que actualmente realizan sus empleados en aquél país”. Otras firmas como iTexico, originaria de Austin, inauguraron recientemente una oficina en Aguascalientes, mientras que el proveedor de nearshore ArkusNexus ha iniciado operaciones en Tijuana; Luxoft, un proveedor suizo, ha dicho que su meta de crecimiento es duplicar su presencia en México.

Andrés Barreto, un empresario que llegó a los Estados Unidos con una visa H-1B y quien se enfoca en trabajar con incubadoras para constituir equipos de ingeniería fuera del país, declaró a The Hive el mes pasado que un número creciente de superestrellas Latinas de tecnología se quedan en sus respectivos países y trabajan a distancia, mientras que más empresas respaldadas por videoconferencia en los EE.UU. están tratando de armar equipos en otras locaciones. “Sólo para nuestro fondo, tenemos seis compañías basadas en Y-Combinator que cuentan con algún producto para el mercado estadounidense, pero cuyo equipo de ingeniería está localizado en toda Latinoamérica o están empezando a formar equipos en Latinoamérica”, dijo.

Mientras tanto, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, no ha perdido el tiempo en informar a las compañías que si Trump hace que sea demasiado difícil hacer negocios en los Estados Unidos, México los recibe con los brazos abiertos. De acuerdo a FT:

Él viajó a Silicon Valley a principios de este año con el mensaje de que el estado quiere ser un “santuario” para los trabajadores altamente calificados. Jalisco publicó un anuncio de página completa en la publicación estadounidense Politico, ofreciendo trabajar con empresas de tecnología. También está relajando las normas de inmigración para las nuevas empresas que se instalen en Jalisco, abandonando una vieja exigencia de que las empresas sólo pueden tener un 10% de empleados extranjeros.

Buen trabajo, Donny.

TRUMP’S IMMIGRATION CRACKDOWN IS DRIVING TECH JOBS INTO MEXICO’S ARMS. Hive – Vanity Fair Magazine Online. (May 4, 2017).

Esto por supuesto, afectaría a nuestro país de muchas maneras:

• Considerando los diferentes esquemas de contratación en México, es imperativo que el gobierno Mexicano exija a estas compañías tener a su personal bajo un esquema de nómina al 100%, pues existe la posibilidad de que mediante esquemas mixtos, dichas organizaciones abaraten los sueldos del mercado y dejen de pagar todos los impuestos que deberían, lo que es justamente lo que el gobierno estadounidense está tratando de evitar; por ejemplo, Tata Consultancy Services es conocido por hacer uso de esos esquemas. Pero, si se maneja bien esta oportunidad, puede darse un incremento en la demanda de los trabajadores bilingües, aumentando los sueldos de manera generalizada debido a 50-60,000 puestos de trabajo que ya no podrán ser tercerizados a la India – esto, de hecho, ya está pasando con empresas como Infosys y Wipro, pues éstas operan bajo un esquema de nómina, contratando personal para nearshoring con visas TN. Por lo pronto, mientras se decide el futuro del TLCAN, éstas no corren el riesgo de ser eliminadas.

• Aunque México ha logrado avances en cuanto a la madurez de su industria de software se refiere, no le vendría mal incurrir en un incremento en el número de organizaciones extranjeras – especialmente aquellas provenientes de la India – en su territorio; máxime que la India es uno de los países con procesos de desarrollo de software y gestión de soporte más maduros a nivel global; incluso si no se diera una “transferencia de tecnología”, la realidad es que el simple hecho de que nuestros connacionales estén expuestos a esta manera de trabajar incrementará enormemente el know-how de nuestra fuerza laboral.

• Aparentemente, en la actualidad hay menos de 2,000 Indios residentes en nuestro país. Ya que habría un fuerte incremento en la inmigración de la India hacia México, aumentaría la diversidad laboral de igual manera, lo que redituaría en una mayor variedad de habilidades y experiencias (sobre todo en lenguas y comprensión cultural), permitiendo a nuestra gente – y eventualmente a nuestras empresas – mejorar el servicio a los clientes de habla inglesa a nivel mundial.

Conclusiones

El programa de visas H-1B es clave para muchas empresas de manufactura en los Estados Unidos, y no sólo para las empresas de tecnología. La realidad es que no hay suficientes ingenieros, analistas y desarrolladores en los EE.UU. para desempeñar el número de puestos de trabajo requeridos, y tradicionalmente, este hueco ha sido ocupado por personas nacidas en el extranjero con el conjunto de habilidades necesarias para una economía tan dinámica como la estadounidense. Este golpe en contra de las visas H1-B – de la cual se procesaron más de 618,000 solicitudes el año pasado – podrá ser una excelente propaganda nacionalista, pero afectará negativamente a las empresas de nuestro vecino del norte.

Por otra parte, esta postura agresiva contra México ha dado como resultado que muchos mexicanos hayan comenzado a dar prioridad a los productos fabricados localmente, y a boicotear a empresas estadounidenses como Starbucks, Walmart y McDonalds. A pesar de los altos y bajos, nuestra economía ha ido creciendo de manera continua, y aunque México jamás reemplazará al Silicon Valley, el país se está convirtiendo rápidamente en un centro regional de innovación y emprendimiento. Nos falta mucho por hacer, sin lugar a dudas; pero seamos honestos: incluso si las relaciones políticas entre México y los Estados Unidos ya se agriaron, el billete verde es el “amo y señor”: cuando los inversionistas del Silicon Valley piensan en América Latina, primero van a México. Después de todo, compartimos una frontera común y zonas horarias con California y Texas – quienes de hecho, son nuestros socios comerciales más cercanos en todo el mundo.

Anuncios