El esfuerzo continuo – no la fuerza o la inteligencia – es la clave para liberar nuestro potencial.

Winston Churchill (1874 – 1965). Político y estadista británico.

Recientemente terminé de leer Agile for Dummies (2ª Edición), escrito por Amy Silberbauer y Bernie Coyne. Este libro es una edición limitada, resultado de la colaboración entre IBM y la editorial Wiley, que puede ser descargado de manera gratuita por todos aquellos que quieran empaparse un poco sobre el entorno ágil de hoy.

La principal relevancia de esta guía reside en que, si bien los contenidos son muy generales, el libro incluye una introducción a las principales propuestas de implementación, incluyendo Scrum, Extreme Programming y Kanban, así como las variaciones más “formales” de ágil, tales como Disciplined Agile Delivery (DAD) y Scaled Agile Framework (SAFe). Así, el libro se convierte en una referencia que proporciona no sólo teorías, sino también algunas sugerencias prácticas sobre cómo aplicar principios ágiles y cuándo aplicarlos, para evitar caer en las trampas más comunes al trabajar de esta manera. Usando el enfoque familiar de la serie “for Dummies” – con un lenguaje y ejemplos sencillos; tips y trucos aquí y allá – esta publicación es recomendable para cualquiera que esté involucrado en proyectos sin importar su tipo o dominio: será especialmente valioso para aquellos que estén interesados en aprender más sobre prácticas y metodologías ágiles, con la intención de aplicarlas para obtener mejores resultados.

Pic: Agile Manifesto ~ Fabian Schiller

El Manifiesto para el Desarrollo Ágil de Software resume, en cuatro valores y doce principios, las mejores prácticas para el desarrollo de software:

• Individuos e interacciones por encima de procesos y herramientas.
• Software funcionando en vez de documentación extensiva.
• Colaboración con el cliente por encima de negociación contractual.
• Respuesta ante el cambio por encima de seguir un plan.

Agile for Dummies se divide en 11 capítulos. Los primeros muestran una introducción al Manifiesto Ágil, los principales roles que lo componen durante su implementación, así como los artefactos y ceremonias más utilizados. Luego, se describen todas las variedades de ágil, desde las más sencillas de implementar, hasta las que proporcionan un mayor valor en ambientes que requieren una gran escalabilidad, tales como DevOps y el Agile Unified Process (AUP). Finalmente, los últimos capítulos se enfocan en mostrar al lector los principales mitos y problemas al llevar a cabo el enfoque ágil. El libro está escrito como un “manual de campo”, con términos concisos y claramente definidos. Cada capítulo inicia enumerando los puntos principales de lo que viene más adelante, y la lectura es bastante amena para aquellos que desconocen los términos mostrados en el libro.

Los últimos dos capítulos son aquellos que me parecen los más importantes dentro de toda la lectura: éstos explican las principales trampas y mitos sobre ágil. Aunque la explicación contenida en el libro es convincente, es demasiado corta, por lo que me hubiera gustado que los autores explicaran en mayor detalle los puntos descritos y cómo resolverlos, o con números, exponer por qué no son ciertos. Esto justamente, es lo que puede hacer la diferencia entre una implementación exitosa y un experimento fallido, y es lo que hace de este libro un buen volumen, pero no una excelente guía en ágil. Por ejemplo:

Falta de Apoyo Ejecutivo

Una adopción ágil eficaz requiere patrocinio ejecutivo al más alto nivel. Esta participación significa más que aparecer en una reunión de arranque para decir unas cuantas palabras. Sin el patrocinio ejecutivo que apoye a la iniciativa general, la adopción ágil estará a menudo condenada, porque las iniciativas ágiles requieren una inversión inicial de recursos y financiamiento – dos áreas que los ejecutivos suelen controlar.

Agile for Dummies. Amy Silberbauer & Bernie Coyne. (Wiley, 2015).

En tan sólo un pequeño párrafo, los autores se han despachado uno de los principales problemas a los que se enfrenta cualquier implementación ágil: si la organización en su conjunto no está convencida de que éste es el mejor camino, y no existe un sponsor que esté dispuesto a aportar recursos para llevar a cabo una prueba piloto, el ejercicio será completamente inútil. Sin embargo, si consideramos a este libro como un “panfleto” para crear conciencia, y no como una Biblia para ahondar en los detalles específicos de una adopción ágil, creo que es bastante aceptable.

Conclusiones

¿Cómo mejorar la productividad, calidad y satisfacción del cliente en nuestros proyectos? Agile for Dummies es un corto pero muy accesible libro que nos ofrece una introducción acerca de una de las técnicas de administración de proyectos más populares y exitosas de los últimos tiempos. Aprender acerca de esta filosofía nos dará la posibilidad de entenderlo, para posteriormente, aplicarlo a nuestro dominio específico – ¡no necesariamente el desarrollo de software! – y llegar a una solución que realmente funciona. Después de todo, si es implementado correctamente, ágil puede ser una gran manera de aprovechar las oportunidades de negocio, ya que permite abordar muchos de los retos de una organización con prioridades cambiantes, hace que el proceso de diseño sea más colaborativo entre diferentes áreas y enfoca a los miembros del equipo hacia la meta trazada por el negocio.

Anuncios