h1

Es oficial: vamos a Marte

10/01/2016

Space [Icon By Buuf]
 Astronomía y exploración del espacio.

Existen vistas celestes mucho más deslumbrantes y espectáculos que inspiran más asombro; pero para el observador reflexivo que tiene el privilegio de verlos correctamente, en el cielo no hay nada tan profundamente impresionante como los canales de Marte: líneas finas y filamentos pequeños que se entrecruzan sobre la superficie marciana, capturando nuestra mente a través de millones de millas de vacío.

Percival Lowell (1855 – 1916). Astrónomo, empresario y matemático estadounidense.

En primer lugar, una pregunta para reflexionar: si existiera aunque sea una remota posibilidad, ¿dejarías atrás todo lo que tienes en este mundo, para tomar un pasaje sólo de ida a Marte?

Desde hace algún tiempo, la idea de que los seres humanos debemos iniciar la colonización de nuestro sistema solar ha estado cobrando fuerza: la humanidad necesita de intrépidos exploradores dispuestos a ir “a donde ningún hombre ha ido antes”, para asegurar la preservación de nuestra especie. No, éstos ya no sólo son “sueños guajiros“: nuestro planeta ha entrado de lleno en el Antropoceno, una nueva era geológica dominada por el impacto global que las actividades humanas están teniendo sobre los ecosistemas terrestres, que puede traer como consecuencia un colapso ecológico cuyos efectos pueden alcanzar niveles catastróficos en tan sólo tres generaciones. De hecho, se proyecta que durante los próximos cien años, se extinguirá más del 50% de las especies animales y vegetales alrededor del mundo; una situación que ya es denominada como la sexta extinción masiva de la vida en la Tierra. Por ello, ahora más que nunca, la colonización del espacio es un tema relevante, porque además de mantenernos a salvo de la extinción, el proceso mismo para lograrlo puede proporcionarnos los medios y tecnologías necesarias para salvar lo que queda de nuestro mundo… y a nosotros mismos.

Pic: Urban Algae Farm
Prototipo de una granja urbana de algas. El mecanismo de escala completa, de más de 10 metros de longitud, podrá generar el oxígeno equivalente a cuatro hectáreas de bosque y cerca de 150 Kg de biomasa por día, de las cuales 60% son proteínas vegetales que pueden consumirse como alimento. (Fuente: ecologicstudio.com)

Así, durante las últimas dos semanas ocurrieron dos hitos importantes en este respecto. El primero, aunque poco espectacular, se trata del nuevo presupuesto de 19.5 miles de millones de dólares que le será otorgado a la agencia espacial estadounidense para 2017, el cual será independiente del presidente electo en las próximas elecciones de Noviembre:

Cada vez que se tiene un cambio en la administración, hemos visto el caos causado por la cancelación de los programas de mayor importancia: ya sea la cancelación del programa Constelación; ya sea la cancelación del transbordador espacial, el impacto en términos de puestos de trabajo perdidos, el impacto en términos de dinero desperdiciado, ha sido significativo.

Y [este proyecto de ley] va a encaminar a la NASA, no sólo a continuar con el desarrollo del Sistema de Lanzamiento Espacial [SLS] y Orión, sino también considerará a la exploración humana de Marte como un objetivo estatutario, soportado por el Congreso y el presidente.

Bipartisan Cruz-Nelson NASA Reauthorization Bill Unanimously Passed by Senate Commerce Committee. Press Office. (Official homepage of Senator Ted Cruz of Texas, Sep. 21, 2016).

El proyecto de ley exige a la NASA como objetivo primordial, colocar a un ser humano en la superficie de Marte dentro de los próximos 25 años, por lo que si éste es aprobado por el senado estadounidense, los Estados Unidos habrán dado un gran paso para conquistar “la última frontera”.

Haciendo de los humanos una especie multiplanetaria

En 2002, el genio, inventor y empresario sudafricano Elon Musk fundó la compañía aeroespacial SpaceX, con el objetivo de mejorar el coste y fiabilidad de los viajes espaciales. Para sorpresa de muchos, Musk declaró en 2011 que la visión a largo plazo de SpaceX es el desarrollo de tecnologías y medios necesarios para la colonización de Marte. Aunque en un inicio este objetivo fue considerado una locura, la compañía ha logrado alcanzar los hitos necesarios para que esto se haga realidad: con un precio de US$2,200 para colocar un kilogramo de carga en la órbita baja terrestre (40% menos que su competidor más cercano), SpaceX ha puesto a la industria aeroespacial en jaque: es tal la disrupción causada en el mercado, que la competencia se enfrenta a una importante reestructuración o la quiebra. A este ritmo, si el costo ofertado alcanza un monto menor a US$500 por kilogramo, finalmente será posible colocar estaciones espaciales privadas en órbita, comenzar la explotación minera de la Luna y establecer puestos de avanzada en Marte.

Es así como el Martes pasado, durante el 67º Congreso Astronáutico Internacional, llevado a cabo en la ciudad mexicana de Guadalajara, Musk reveló cómo planea llevar un millón (!) de colonos a Marte durante las próximas décadas. En una conferencia magistral, apropiadamente titulada “Haciendo de los humanos una especie multiplanetaria”, Musk presentó su plan para iniciar la colonización del planeta rojo, tan pronto como el 2024:


El fundador y CEO de SpaceX, Elon Musk, develó el Sistema de Transporte Interplanetario (ITS) que nos llevará a Marte. Para lograrlo, Musk busca combinar el cohete más poderoso jamás construido – que posee cuatro veces la potencia del Saturno V que nos llevó a la Luna – con una nave espacial diseñada para llevar hasta 100 personas por vuelo. (Fuente: treehugger.com)

Por razones de disminución de costos, el transporte sería bidireccional y reutilizable, por lo que Musk planea construir una planta generadora de combustible en Marte, usando el dióxido de carbono y hielo encontrados en la atmósfera y subsuelo marcianos, para generar el metano y oxígeno utilizados por el ITS durante el viaje de regreso. Si todo resulta de acuerdo al plan, el ITS permitirá a la humanidad establecer una colonia permanente y autosuficiente en Marte dentro de los próximos 40 a 100 años, mediante viajes con una duración de 80 a 120 días y un costo de transportación de US$200,000 por persona.

Hola… Tierra llamando a Musk

Sin embargo, por el bien del argumento, Musk tiene una solución extraordinaria para resolver un problema que, si bien no es trivial, es sólo uno de múltiples obstáculos que es necesario abordar para establecer una colonia permanente en Marte. Usando la metáfora de la conquista de América, SpaceX nos está vendiendo la mejor versión de La Niña, La Pinta y La Santa María, cuando no tenemos ni idea de cómo construir un asentamiento en el “Nuevo Mundo”, o cómo podremos sobrevivir una vez que lleguemos allí: hasta la fecha, nadie ha propuesto soluciones integrales que incluyan el suministro continuo de oxígeno, agua, energía, calor y refugio para toda la colonia, quedando sólo en conceptos artísticos o diseños y prototipos muy rudimentarios. Ya que Musk es serio, es esencial disponer de todas estas tecnologías, plenamente desarrolladas, dentro de los próximos 10 años. Así, pronto tendremos los medios para llegar hasta ahí, pero de momento toda la tecnología, necesaria para establecernos permanentemente fuera de la Tierra, sigue permaneciendo inmadura.

Pic: Mars Colony - Screenshot of Videogame 'Sol 0' by Chondrite Games
Si bien existen diseños y conceptos artísticos de hábitats espaciales desde la década de 1950, estas ideas no han sido puestas en práctica, más allá de prototipos sencillos. Si queremos llegar “al infinito y más allá”, es indispensable contar con modelos funcionales, que puedan operar de manera continua por décadas en un medio tan hostil como el espacio exterior, al mismo tiempo que proporcionan soporte vital y comodidad a los futuros colonizadores. En la imagen, una captura de pantalla del videojuego Sol 0, de Chondrite Games. (Fuente: greatbitblog.com)

Por otra parte, para iniciar un esfuerzo significativo de colonización, sería indispensable invertir miles de millones de dólares en transporte, personal y equipo, porque más allá de los materiales de construcción y compuestos volátiles (nitrógeno, hidrógeno y oxígeno), todo lo demás tendría que ser importado. Por lo tanto, todo el equipo de alta tecnología, alimentos, ropa y hasta los utensilios de cocina, tendrían que ser traídos desde la Tierra. Así pues, ¿no sería más práctico iniciar la colonización de nuestro propio satélite natural? Aunque la Luna es menos glamorosa que Marte, ésta posee una gran riqueza de recursos naturales, está mucho más cerca de la Tierra y en última instancia, lo que funcione en la Luna puede servir como prueba de concepto para otros asentamientos a lo largo del sistema solar.

¿Será posible llevar a cabo esta fantástica iniciativa? Ciertamente: tal vez no ocurra en 10 o 15 años como promete Musk, pero eventualmente será realizable. La verdad es que este hombre siempre ha tenido algún as bajo la manga: sin excepción, todas las empresas fundadas por Musk – SpaceX, Hyperloop One, Tesla, SolarCity – han logrado revolucionar sus respectivas industrias. No en vano, la mayoría de los expertos advierten que es muy malo para los negocios apostar en contra de Elon Musk. Sin embargo, éste será un camino arduo y tortuoso, y éste requerirá hacer sacrificios: el propio Musk dice que le gustaría morir en Marte; sólo que no durante el impacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: