h1

El futuro que nos espera con Mr. Trump

03/04/2016

Politics [Icon By Buuf]
 Política.

Heil Trump ~ Pegasus

Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo.

George Santayana (1863 – 1952). Filósofo, ensayista, poeta y novelista hispano-estadounidense.

(Fuente de la imagen: rt.com)

A partir de los resultados del supermartes electoral ocurrido a principios de esta semana, es prácticamente un hecho que los dos contendientes por la presidencia de los Estados Unidos incluyen a Hillary Clinton del Partido Demócrata, y Donald Trump como representante del Partido Republicano. Esto no augura nada bueno para el resto del mundo, pues a diferencia de otros candidatos, ambos son claramente halcones pro-belicistas que sin lugar a dudas, harán ver a la política exterior de los expresidentes Bush como si fueran juegos de niños.

Sin embargo, quien realmente debería ser motivo de alarma, es Mr. Trump, ya que este individuo es la versión norteamericana de Hitler: habiendo fracasado en múltiples negocios y siendo considerado por muchos como un payaso, el mensaje de odio, racismo y xenofobia que este señor ha venido predicando desde inicios de su candidatura, está siendo bien acogido entre la población de aquél país: con decir que el famoso comediante Conan O’Brien lamentó que la apocalíptica Mad Max: Fury Road (2015) no ganara el Oscar a mejor película durante la premiación de este domingo, publicando un Tweet donde escribía que si Trump gana la elección, los productores del filme podrán volver a competir para la categoría de “Mejor Documental”. Lo peor de todo, es que esas promesas de campaña que parecieran las fantasías irrealizables de un campesino blanco sureño, sí son posibles de cumplir: la ley norteamericana ha tenido provisiones para ello desde hace más de un siglo, pero ningún presidente norteamericano ha tenido el descaro (o falta de madre como decimos en México) para ponerlo en práctica en su totalidad durante los últimos 70 años. Veamos:

• Para deportar a los más de 12 millones de inmigrantes ilegales establecidos en los Estados Unidos, Trump tan sólo tiene que revocar las iniciativas de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia y el DREAM Act, lo que dejaría desprotegidos a todos aquellos inmigrantes de menos de 36 años de edad, incluyendo a los menores de edad. Después, puede amenazar a todas las ciudades con un alto número de inmigrantes como San Diego, Tucson o Austin – las llamadas ciudades santuario – con quitarles los fondos federales a menos que arresten y deporten a cualquier “sospechoso” de ser ilegal. Y como Mr. Trump busca triplicar el número de agentes migratorios, al mismo tiempo que militariza dicha fuerza conformándola con veteranos de guerra, el número de deportaciones y la brutalidad con la que se realizan se incrementaría en igual medida.

• Ese “jodido muro” por el que algunos dicen que México no pagará, ha sido causa de burla por propios y extraños, sin embargo su financiamiento, construcción y capacidad de separar ambos países como si fuera la zona desmilitarizada entre las dos Coreas es muy fácil de implementar. Primero, los fondos vendrían de las remesas de los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, que para bien o para mal, han sobrepasado incluso a los montos por exportación del petróleo mexicano, siendo contabilizadas en alrededor de USD 25,000 millones para 2015. ¡Pero eso es inconstitucional! dirán algunos, ¡Es imposible quitare su dinero a 12 millones de personas! pues bien, es algo que ya se ha hecho antes, a través de la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, la que otorga al presidente norteamericano la facultad de declarar que algo o alguien de origen internacional representa una amenaza para la seguridad interna o la economía de los Estados Unidos. Como no requiere aprobación del Congreso para su ejecución, Trump sólo tendría que declarar que la inmigración ilegal representa una amenaza para su país, confiscando los pagos de remesas para construir el muro. Finalmente, su implementación estaría basada en el polémico muro Israelí de Cisjordania, que para todo efecto, es una muralla impasable.

• Finalmente, dejar fuera a cualquier inmigrante musulmán no es algo imposible de hacer. La ley migratoria estadounidense otorga al presidente el poder de excluir a las personas que él cree que pudieran poner en peligro la seguridad o los intereses de los Estados Unidos. De acuerdo a la Doctrina de Poder Plenario, los derechos constitucionales no aplican en el tema migratorio. Así entonces, de la misma manera en la que se han generado filtros poco claros y discrecionales para descartar a “terroristas”, se podría generar un filtro de “indeseables” basado en motivos religiosos. Y aunque puede ser poco ético, la verdad es que no es ilegal: después de todo, apenas en 1965 se revocó la Ley Migratoria de 1924, en la que se excluían inmigrantes asiáticos por algo tan sencillo como el color de su piel.

Siendo así las cosas, Trump como presidente sería un verdadero peligro para México y los mexicanos. No digo que de entrada renunciemos a nuestros compromisos del Tratado de Tlatelolco o la Iniciativa Mérida, pero sí hay que entender que reacciones tibias por parte de nuestro gobierno como llamar a la cooperación, o gestos simbólicos como prohibir su ingreso a nuestro país son insuficientes y hasta ingenuas: esta retórica debe ser atacada de frente como lo que es: una amenaza a nuestra seguridad nacional. De momento, recomendaría una campaña de lobbying dirigida en conjunto con organizaciones no gubernamentales con el objetivo específico de dejar a este tipo fuera de toda posibilidad de ser elegido. Y aunque las elecciones estadounidenses se han vuelto un circo mediático y muchos lo toman como un ejemplo de la típica basura salida de este personaje, es necesario ponerle un alto antes de que alguien salga lastimado. Después de todo, a muchos de nosotros nos han preguntado el siguiente dilema en algún momento de nuestras vidas: si tuviésemos la oportunidad de prevenir el ascenso al poder de Hitler, ¿hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: