h1

Sí, hay evidencia científica de una relación entre los embutidos y el cáncer, pero…

10/30/2015

Ecodoc [Icon By Buuf]  Salud y bienestar.

Acabas de cenar, y aunque escrupulosamente el matadero se halle oculto a millas de agraciada distancia, hay complicidad.

Ralph Waldo Emerson (1803 – 1882), escritor, filósofo y poeta estadounidense.

Tal parece que nacer puede conducir a la muerte. No podemos sentarnos; si trabajamos o vivimos en edificios, todos nosotros acabaremos con reacciones alérgicas y problemas respiratorios; tendremos un ataque al corazón si vivimos en la gran ciudad y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que comemos literalmente nos está matando: de acuerdo a un informe publicado por dicha organización, existen pruebas científicas de que el consumo de carne procesada causa cáncer. En particular, la OMS menciona los productos de cerdo procesados como el tocino, las salchichas y los hot dogs. Para aquellos que tienen algo de conciencia nutricional, esto no es una sorpresa: la comunidad de salud alternativa – particularmente los veganos – ha informado por décadas que la carne es la causa de un sinfín de problemas de salud. Pero para que la OMS diga estas cosas públicamente, es todo un acontecimiento. Del diario electrónico La Jornada:

El consumo excesivo de carnes es potencialmente cancerígeno, advirtió este lunes la agencia contra el cáncer de la OMS en un informe de alto impacto para consumidores y productores cárnicos en todo el mundo.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) dependiente de la Organización Mundial de la Salud, colocó al consumo excesivo de carnes procesadas como embutidos o fiambres en el Grupo 1 de riesgo de contraer cáncer, principalmente colorrectal.

A esa categoría pertenecen, por ejemplo, el tabaco o el asbesto. Pero aclaró que estar en el mismo grupo “no significa que sean igualmente peligrosos”.

“Para un individuo, el riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal a causa de su consumo de carne procesada es débil, pero ese riesgo aumenta en función de la cantidad de carne consumida”, precisó Kurt Straif, otro responsable de la IARC. “Dada la gran cantidad de personas que consumen carnes procesadas, el impacto mundial sobre la incidencia del cáncer reviste una importancia de salud pública”, agregó.

AFP. (26 Oct 2015). Consumo excesivo de carne puede causar cáncer: OMS. La Jornada. Recuperado de jornada.unam.mx

Los números de los que la OMS está hablando son sorprendentes; por ejemplo, dice la OMS que la ingesta de un solo hot dog al día puede aumentar significativamente el riesgo de cáncer colorrectal, ya que “cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida cotidianamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. Y cada porción diaria de 100 gramos de carne roja aumentaría el riesgo en un 17%.”

Sin embargo, nada de esto es realmente “nuevo”, debido a que desde hace algunos años, las organizaciones más destacadas en el mundo de la medicina han estado hablando sobre la relación entre las carnes procesadas y las enfermedades crónico-degenerativas:

“Este estudio ofrece evidencia clara de que el consumo regular de carne roja, especialmente la carne procesada, contribuye sustancialmente a una muerte prematura”, según el doctor Frank Hu, uno de los científicos de alto nivel involucrados en el estudio, y profesor de nutrición en la Escuela de Harvard de Salud Pública.

El estudio determinó que cada porción adicional diaria de carne roja aumenta el riesgo de muerte en un 13%. El impacto se elevó a 20% si la ración se procesó, como en alimentos como salchichas, tocino y embutidos.

Cutting red meat-for a longer life. Harvard Men’s Health Watch. (Harvard Medical School, June 12, 2012).

Así que la prueba de que la carne es particularmente mala para nosotros es innegable. Lo cómico del asunto es que casi de inmediato, los compinches de la industria cárnica desecharon dicho reporte debido a que estaba “amañado” y no estaba basado en hechos:

La Dra. Betsy Booren, Vicepresidenta de Asuntos Científicos del Instituto Norteamericano de la Carne dijo: ‘Ellos torturaron los datos para garantizar un resultado específico.

‘Los seguidores de la dieta mediterránea comen el doble de la cantidad recomendada de carnes procesadas.

‘La gente en los países donde se sigue la dieta mediterránea, como España, Italia y Francia, tienen algunas de las esperanzas de vida más largas del mundo y una excelente salud.

Sophie Borland. Just two rashers of bacon a day raises your risk of cancer: Health chiefs put processed meat at same level as cigarettes. Daily Mail. (October 26, 2015).

Ajá. Bueno, personalmente disfruté de dicha dieta de manera continua por tres meses, por lo que puedo atestiguar que si bien poseen carne en los menús, ésta no está procesada y viene en pequeñas porciones, invariablemente acompañadas de verduras y una excelente selección de vinos. Pero bueno, todo esto es parte del mismo circo mediático.

Derribando mitos

No me gusta ser aguafiestas, pero este es el problema de la probabilidad y estadística: los humanos no tenemos ni idea de cómo procesar estos números, a menos que usemos ejemplos explícitos; lo que no están incluyendo en ningún lado de la historia. Siendo concretos: un norteamericano promedio de 30 años de edad, tiene una probabilidad de 0.97% de ser diagnosticado con cáncer colorrectal dentro de los próximos 30 años – es decir, dentro de 30 años, uno de cada cien hombres que hoy tienen 30 años de edad, padecerá cáncer colorrectal. Si esta persona come una porción de carne al día (50 gramos) durante esos 30 años, su probabilidad se incrementa en 0.97% x 1.18 = 1.14%. Para que sea “muy probable” tener cáncer colorrectal dentro de 30 años (una probabilidad de más del 50%), una persona tendría que comer 35 porciones diarias de hot dogs (1.7 kg de embutidos al día), algo que honestamente, significaría desayunar, comer y cenar poco más de medio kilo de éstos por sentada. ¿Posible? Tal vez, pero si alguien come más de 500 gramos al día de embutidos, seguramente es un obeso mórbido que también vive digiriendo alimentos llenos de sal, azúcar refinada y harina, así como los conservadores que contienen, incluyendo el glutamato monosódico, nitritos y nitratos: los verdaderos asesinos en los países de desarrollo medio y alto.

Siendo así las cosas, la clave es la moderación: estos estudios usualmente se vuelven sensacionalistas una vez que los medios de comunicación los ven como una manera de atraer público. Esto no es necesariamente malo, ya que nos fuerza a hacer un poco de consciencia. Sin embargo, lo importante es recordar que con mayor frecuencia de la que creemos, las soluciones son bastante simples: no es conveniente comer 400 gramos al día de mamífero peludo, ni estar sentado seis horas frente al televisor; tampoco deberíamos vivir con demasiado estrés o comer donas y papas fritas sin restricción. Si vivimos vidas poco saludables, los pequeños cambios pueden hacer la diferencia: caminar 5 minutos cada 30 para “estirar tus piernas”; comer una ensalada de vez en cuando y dejar el azúcar sólo para los postres. Así, viviremos vidas más largas y felices sin amargarnos la existencia, evitando el efecto “rebote” que resulta de seguir medidas extremas, que acaban por aburrirnos y hacernos regresar a nuestros insalubres pero reconfortantes – mmmm… ¡tocino! – estilos de vida.

One comment



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: