h1

9 tipos de trabajo que destruirán tu alma

01/23/2015

Wizdoc [Icon By Buuf]  Reflexiones.

Uno de los síntomas de que nos acercamos a un colapso nervioso, es la creencia de que nuestro trabajo es terriblemente importante.

Bertrand Russell (1872 – 1970), filósofo, matemático, lógico y escritor británico.

El trabajo duro no es algo malo en sí mismo. Deberíamos trabajar duro en la vida para conseguir el nivel de éxito que deseamos alcanzar. Sin embargo, existen algunos trabajos que pueden destruir nuestras almas si no tenemos cuidado: si te la pasas todo el día creando hojas de Excel y reportes que nadie lee, ¿acaso realizaste algún trabajo en absoluto? Un trabajo debería ser satisfactorio, o tener algún objetivo – por más humilde que éste sea – del que nos sintamos orgullosos. Por extraño que parezca, muchos de los trabajos mejor pagados, que realiza gente con estudios como abogado, financiero o doctor son paradójicamente algunas de las ocupaciones que más suicidios generan entre aquellos que practican estas disciplinas; incluso trabajos que pueden no parecer tan estresantes como el de electricista o carpintero de precisión también son considerados como “profesiones de alto riesgo”. Como hemos mencionado anteriormente en este mismo blog, es necesario contar con un ambiente laboral motivador para sentirnos a gusto y dar lo mejor de nosotros mismos.

Es así como he llegado al recomendable artículo 9 tipos de trabajo que destruirán tu alma, escrito hace algunos ayeres por el reconocido escritor David Wong. Dejando de lado disciplinas particulares, nos explica situaciones que pueden convertir a un trabajo en una pesadilla épica – lo sé porque estoy seguro que muchos de nosotros hemos sufrido estas dificultades alguna vez a lo largo de nuestras vidas. Para su deleite, que lo disfruten:

Cualquiera de ustedes podría terminar en uno de estos puestos de trabajo, en cualquier momento, sin darse cuenta. Los puestos de trabajo de mierda que voy a describir no son puestos o industrias específicas – son situaciones. Algunos de ustedes – demonios, tal vez incluso la mayoría de ustedes – ya están en uno de ellos.

La cuestión es, que al tratar de pensar en el peor trabajo posible, la mayoría de la gente va derecho a la mierda. Así como “¡Podría ser peor, podría estar paleando mierda en alguna parte!” o “¡Al menos no estamos trabajando en una alcantarilla! ¡Pisando mierda!” Pero ese tipo de trabajo no es tan malo como ustedes piensan – pues de hecho llegas a acostumbrarte al olor a excremento, así como te aclimatas a un trabajo en el que trabajas en condiciones de un brutal calor o un frío glacial.

Pero estos puestos de trabajo, ¿en la lista de abajo? Son aquellos a los que nunca te acostumbras, y mientras más dures en ellos, más te corroen por dentro. Así que tomemos un momento para recitar algunas plegarias por…

9. El saco de boxeo

También conocido como:

El trabajo en el que tienes que enfrentarte a clientes inconformes, pero no tienes capacidad de solucionar sus problemas.

El infierno de estos trabajos es que no están anunciados como “departamento de quejas.” Si tu trabajo consistiera en atender las quejas de la gente y ayudarles, esto podría ser bastante satisfactorio. La gente incluso podría darte las gracias de vez en cuando.

No, estoy hablando de puestos de trabajo donde te encuentras en el punto medio entre el público y el que la está cagando constantemente (y en algunos casos, la propia empresa es sólo pésima en lo que hace), pero tú no tienes el poder para hacer nada al respecto. Todo lo que puedes hacer es absorber su frustración e insultos hasta que ellos se rindan, porque finalmente se quedaron sin formas de decirte que eres un zoquete inútil. Por lo general, después de amenazarte con que van a provocar tu despido.

Por ejemplo…

Piensa en los meseros o camareras de un restaurante donde la calidad de la comida es terrible. Cuando un cliente se queja, no hay manera de corregir la orden o de enviarla de vuelta a la cocina – la sustitución será igual de mala, porque el dueño del restaurante compra la carne que algún malandro vende desde la parte trasera de una camioneta, y el cocinero es su sobrino de 16 años de edad. Pero el cliente nunca llegará a maldecir al propietario, o al cocinero. Así, se meterán contigo en su lugar.

O, ¿recuerdas cuando el gobierno estadounidense contrató a más de medio millón de chicos universitarios y otras personas de la calle para hacer el censo del [2010]? Esos niños enfrentaron el abuso de cientos de dementes paranoides, creyentes en teorías de la conspiración acerca de que el censo se utilizaba para enviarnos a todos a campos de concentración. ¿Qué diablos podemos decir ante eso? ¿Cómo tranquilizar a esa persona? Podría citar ejemplos todo el día, pero para encontrar a los sacos de boxeo, tan sólo es necesario recordar tu última experiencia con el servicio al cliente – ellos estaban en el otro extremo. ¿Alguna vez trataste de llamar a UPS (o el servicio de mensajería que usas) acerca de un paquete que no pudo llegar? Te darás cuenta rápidamente que la persona al otro lado de la línea no tiene capacidad para ponerse en contacto con el conductor del camión, y tampoco tiene ningún conocimiento acerca de la localización de tu paquete más allá de lo que tú mismo podrías haber encontrado en su página web de seguimiento. Así que, es de suponer que pasan el día entero como una esponja para las quejas de los clientes inconformes (o, peor aún, escuchar clientes llorando porque la próxima dosis de su medicina renal está en esa caja).

Ellos son sacos de boxeo. Tómalo con calma; sé amable con ellos.

8. Los muertos vivientes

También conocido como:

El trabajo que requiere de la privación del sueño. Largas horas irregulares de tedio para las que tus patrones de sueño son físicamente incapaces de adaptarse.

No estoy hablando de puestos de trabajo que no te permiten tomar una siesta después de estar despierto toda la noche con el bebé o haber visto un maratón del Dr. Who. Eso ocurre en todos los trabajos. No, estoy hablando de los trabajos en los que la falta de sueño a niveles torturantes es un requisito (y es, literalmente, una forma de tortura, utilizado por todo el mundo, desde la KGB hasta la CIA).

Estoy hablando de agotamiento real, del tipo que te hace sentir enfermo. Tu cerebro está tratando desesperadamente de apagarse. Un espeso lodo de somnolencia está obstruyendo tus tuberías de pensamiento. Y tienes que seguir a través de él, noche tras noche. No puedes levantarte y caminar, o dejar que entre aire fresco, o tratar de entretenerte. Sólo tienes que sentarte allí, a menudo en un silencio sepulcral, obligándote a ti mismo a permanecer despierto durante horas y horas y horas. Es un infierno. Es un infierno de mierda.

Por ejemplo…

Trabajos como los que los guardias de seguridad hacen durante la guardia nocturna, sentados en una silla de un centro comercial cerrado al público y cuidando que las imágenes de las cámaras de seguridad no se muevan durante ocho horas seguidas. Ninguna acción, ningún libro, ni música, y si te pillan durmiendo, estás despedido.

Lo que sigue siendo un mejor resultado que los camioneros de ruta larga (quienes de acuerdo a algunos estudios, tienen menos de cinco horas de sueño antes de conducir cada diez), pues quedarse dormido al volante muy probablemente significa que alguien va a morir. Pero por lo menos pueden encender la radio.

No te equivoques – tu cuerpo nunca se ajustará a un horario de sueño irregular (el tratamiento recomendado para los problemas de sueño causados por las horas de trabajo irregulares es conseguir “un horario de trabajo y sueño regular.” ¡Gracias por el consejo, hijo de puta!)

Pero lo peor es lo que la falta de sueño te hace a ti, incluso cuando no te sientes con sueño. Puedes sentir la caída en tu coeficiente intelectual. Es como Edward Norton a principios de Fight Club (1999) – caminas de un lado a otro en un estado de somnolencia, te olvidas de las cosas, dejas las llaves en la cerradura. Empiezas a tener conversaciones que no recuerdas. Y cuando estás conduciendo a casa, eres tan peligroso como un conductor en estado de ebriedad.

Y buena suerte al buscar simpatía cuando te quejas con un amigo de que tu trabajo es tan aburrido, que puedes quedarte dormido mientras lo haces. Eso suena como si te quejaras de lo fácil que es tu trabajo. Al menos, así le parece a cualquier persona que nunca ha tenido que hacerlo realmente.

7. La chica

También conocido como:

El solitario representante de tu género en el lugar de trabajo.

Esto también podría interpretarse como “el chico”. Funciona en ambos sentidos. Sospecho que es más probable ser la única chica en un despacho lleno de hombres que ser el chico solitario en una oficina dominada por mujeres, pero sobre todo lo digo porque quiero ver a los ineptos que abogan por los Derechos de los Hombres mostrarse a sí mismos en la sección de comentarios.

Por ejemplo…

En todo taller automotriz encontrarás una secretaria – una mujer que trabajaba en recepción y 10 hombres grasientos que trabajan en los motores (y no me acuses de estereotipos – el 97 por ciento de las secretarias son mujeres, el 99 por ciento de los mecánicos automotrices son hombres).

No es divertido. Existe un obvio elemento de acoso sexual en ello, que apenas tengo que tocar ya que estás leyendo esto desde Internet y has visto lo que sucede cuando una chica aparece en un foro dominado por hombres (“TITS OR GTFO“). Es lo mismo en la vida real, sólo que no es tan evidente. Pero es mucho más incómodo, ya que no hay escapatoria a menos que ella renuncie. Así que la tensión se mantiene durante ocho o nueve horas al día, todos los días, durante los años que ella trabaje allí. Y es una situación en la que no puedes ganar; si La Chica reacciona mal ante un chiste vulgar, ella es una perra. Si responde a insinuaciones con insinuaciones propias, entonces es, “¡Amigo, creo que ella quiere conmigo!”

Todos. Los. Días.

No es que no sea incómodo para, digamos, un enfermero que estadísticamente hablando, será el único portador de un pene en los alrededores. Se crea una tensión diferente, aunque igualmente fuera de lo común, porque hay cosas que las mujeres siempre hablan alrededor de otras mujeres (por lo general en relación a cuán desagradables pueden ser los hombres). Además, hay un montón de miembros de ambos sexos que consideran a cualquier miembro del otro género como un enemigo. Lo que estoy tratando de decir es que al ser un muchacho joven en lugares cerrados con una amargada, divorciada madre de tres, no es divertido.

6. El hazmerreír

También conocido como:

El duro trabajo por el que todo el mundo se ríe de ti.

– “Así que, ¿a qué te dedicas?”

– “Soy un masturbador de pavos.

Puedes reírte. Yo lo hice. Pero trabajar en el tipo de trabajo que no sólo hace que la gente se ría de ti, sino que también los hace decir la exacta misma broma de mierda cada vez que tocas el tema, es horrible. Finalmente empiezas a mentir sobre lo que haces, como si fuera ilegal. Sólo para no oír la misma maldita broma otra vez.

Si menosprecias esta situación, argumentando que la gente debería aprender a tener un poco de sentido del humor sobre sí mismos, supongo que aún no estás en esa etapa de la vida en la que eres juzgado de acuerdo a tu trabajo. Si tienes 22 y le dices a tus compañeros: “Yo trabajo en Chipotle, sosteniendo un cartel mientras estoy vestido como un burrito,” van a reír, ya sea por simpatía, o te dirán: “No me digas, ¿están contratando? ¿Cómo pasas las horas?”

Pero pronto entrarás a un período de tu vida en la que eres definido enteramente por lo que haces. Es cómo los periódicos se referirán a ti si alguna vez llegas a los titulares (“Peluquero de mascotas muere en ataque por chimpancé”); va a ser lo primero que te pregunten en las fiestas, será lo primero que las chicas te pregunten cuando empieces a ligar. El intento educado por ocultar su desilusión, cuando se dan cuenta que están hablando con un tipo que tiene un trabajo de perdedor, es abrumador.

Por ejemplo…

Que Dios te ayude si alguna vez trabajaste en un restaurante de comida rápida durante tu juventud, pero te mantuviste logrando ascensos, hasta que en la edad adulta, terminaste como gerente de sucursal. No importa que estés trabajando 60 horas a la semana y obtengas bonos por mantener la sucursal rentable – cuando le dices a la gente que trabajas en el Kentucky Fried Chicken, te conviertes en un perdedor con una imagen del Coronel Sanders sobre tu gorra. ¿Trabajas en el negocio de la prensa a lo largo de la cadena de distribución? No importa qué tan alto haz llegado en el organigrama, o si necesitas una licencia especial para conducir el camión que transporta los periódicos – para todos los demás tan sólo eres un “repartidor”.

Conozco a un tipo que aguantó por tres años en la lista de espera para conseguir un trabajo como cartero – es un trabajo difícil de conseguir porque posee buenas prestaciones, y tienes que pasar por todo tipo de exámenes y controles de antecedentes. Pero al día de hoy, si él le dice a la gente lo que hace, ellos seguramente harán una broma sobre “Volverse Postal” [Americanismo equivalente a “volverse loco y violento”]. “¡Jajá! No vas a dispararnos, ¿cierto? ¿Quieres un poco de litio?” La misma broma, una y otra y otra vez.

Aunque eso no es tan malo como trabajar en, por ejemplo, un banco de esperma. O cualquier trabajo que implica sexo en cualquier medida. Es el jodido [2015], pero si estás conectado con la industria de la pornografía de cualquier forma (incluso en la facturación o en el lado del web hosting), tienes que mentir sobre tu trabajo como si fueses un traficante de drogas. Y es una mentira que tienes que decir constantemente.

Todo porque la sociedad ha decidido que determinados puestos de trabajo, independientemente del nivel de habilidad, paga o dificultad, han de ser ridiculizados.

5. El engrane

También conocido como:

Repetición sin fin ni sentido de algo que podría fácilmente llevarse a cabo por una máquina.

No estoy hablando sólo de puestos de trabajo aburridos – la mayoría de los trabajos son aburridos. Starbucks es aburrido, pero al menos las bebidas son diferentes de un cliente a otro, y se puede practicar haciendo diseños en la espuma. No; estoy hablando de una tarea que toma cinco minutos para aprender, se debe repetir cinco mil veces al día y nunca cambia. Estás en un solo lugar y se realiza la misma tarea, una y otra y otra vez.

Por ejemplo…

Haz visto uno de esos programas del tipo “cómo se hace”, donde visitan una fábrica como ésta donde hacen deliciosos brownies. Y mientras el trabajo de la señorita que “vierte la masa de brownie en el molde” parece aburrido…

… Todavía hay un aspecto divertido y satisfactorio acerca de él. Probablemente tiene que preocuparse por la coherencia, temperatura y cantidad de la masa, y se pone a ver cómo su olla vacía se convierte en un montón de deliciosos bizcochos de chocolate, mientras ella puede fingir que es Willy Wonka.

Pero luego, al final de la línea de montaje se encuentran los pobres bastardos cuyo trabajo es simplemente apilar los brownies en cajas.

Todo el día. El mismo número de brownies en cada caja. En un sinfín de cajas que nunca, nunca se detienen. Incluso en un mundo automatizado, la fuerza de trabajo está repleta de estos puestos de trabajo – todavía es más barato hacer que un humano de salario bajo empaque cajas, que comprar una máquina costosa. Aquí está otro video, de una fábrica de Pringles. Echa un vistazo al hombre cuyo trabajo es estar delante de la rampa de Pringles para enderezar las filas de papas fritas, para que así que se deslicen perfectamente por los tubos.

Ahora bien, algún contador estresado, desde una frenética oficina estará leyendo esto, diciendo: “Mierda, me encantaría ser el tipo que pone esas pequeñas pegatinas azules en las bananas de la fábrica de Chiquita. Eso sería como unas vacaciones para mi ulcerado trasero”.

Basura. Es como pensar que estando varados en una isla desierta tendríamos un buen descanso de la rutina diaria. Sería pacífico durante aproximadamente una hora, y luego empezarías a volverte loco. Tu cerebro es una supercomputadora que contiene todo un universo de maravillas y creatividad, ¿y vas a hacer que se quede mirando fijamente una fila de papas fritas por 8, 12 o 16 horas por día? Ah, y es un trabajo en el que sólo puedes fallar. Si lo haces perfectamente, nadie se da cuenta. Pero si la cagas y dejas que el cargador de tubos se atasque, te carga el payaso.

Y cuando llega el momento de pedir una promoción, o buscar un nuevo puesto de trabajo, ¿qué les dices que hiciste? ¿Qué habilidad aprendiste? ¿Cómo te mejoraste a ti mismo? ¿Para qué otro trabajo te califica esto? ¿Qué historias interesantes puedes decir cuando te juntas con tus amigos? Podrías empezar a buscar en ese flujo de papas fritas e imaginar los mejores años de tu vida alejándose, un momento con forma de Pringle por vez.

4. El robot mentiroso

También conocido como:

El trabajo en el que tienes que mentir descaradamente a la gente, para hacerlos comprar cosas.

Algunos de ustedes dijeron inmediatamente: “¿Como los abogados y los políticos?” Pero esas son carreras. Gran, gran diferencia. Aquellas personas optan por hacer eso, y fueron a la escuela para ello.

No, estoy hablando de puestos de trabajo. El tipo de posición que tomas sólo para pagar las cuentas hasta que puedas comenzar tu carrera de rapero.

Por ejemplo…

Casi cualquier trabajo en ventas. Piensa en el pobre bastardo del Best Buy al que le pagan por hora para fingir que los cables marca Monster no son una estafa. ¿Te gusta trabajar con los coches? Te sorprenderás al saber cuántos talleres de reparación te presionan para rellenar la factura con reparaciones inventadas y cosas peores. Tal vez tomaste un trabajo de servicio al cliente en un call center, pero luego fueron contratados por alguna sombría compañía de software que te tiene llamando a la gente para que compre alguna basura cargada de malware que supuestamente “acelerará su computadora.”

Y mientras el “vendedor de coches usados de mala calidad” es un estereotipo, no es como que tengas un signo en la frente que diga: “Estamos contratando bastardos”. Las ventas de automóviles son uno de los muy pocos puestos de trabajo en el planeta Tierra donde todavía puedes ingresar sin experiencia, pero aun así puedes ganar un dinero decente. Sin embargo, parte de hacer el trabajo requiere aprender a realizar esa escena actuada donde pretendes consultar con un gerente para así conseguirle un precio más bajo al cliente.

Te darás cuenta que muchos puestos de trabajo que suenan muy bien en los clasificados, secretamente tienen “ser un bastardo” como parte de la descripción del trabajo – es así como encuentran personas dispuestas a hacerlo. El marketing multinivel, las ventas de puerta en puerta, los trabajos de telemarketing, todos ellos pueden obligarte a vender basura, ya sea vergonzosamente cara o francamente fraudulenta.

Y lo que hace esos trabajos aún más impresionantes es que de ninguna manera restringen las mentiras a crédula gente rica que tal vez podría permitirse el lujo de perder el dinero que les estás robando. Los ricos tienen abogados – más vale mantenerse alejado de ellos. No; el trabajo del robot mentiroso suele darse para robar a las madres solteras el dinero para pañales de los próximos meses.

3. La rata enjaulada

También conocido como:

El gerente o supervisor que no tiene ninguna autoridad para administrar efectivamente los empleados “bajo su supervisión”, sin embargo, es responsable por su rendimiento.

Existe una enorme, obvia, y sin embargo, sorprendentemente común falla en las empresas modernas. Tienes a los empleados que realmente hacen las cosas o realizan el servicio. Luego justo por encima de ellos tienes un supervisor (tú), quien en última instancia es el responsable de la ejecución de esos empleados (o al menos, podrás recibir una reprimenda si ellos están de flojos). Pero no tienes el poder para despedirlos. O reprenderlos o premiarlos o castigarlos o darles el golpe con el dorso de la mano que los enviaría al piso, algo que sueñas darles todos los días y todas las noches.

Por ejemplo…

Tal vez eres parte de un negocio familiar, pero tú, el supervisor, no eres un miembro de la familia. Pero el chico que trabaja debajo de ti, el que está escaneando sus bolas en la copiadora, es miembro de la familia y es por lo tanto intocable. O, tal vez no tienes la autoridad para despedirlo debido a una complicada situación sindical.

O, tal vez los trabajadores están trabajando en tu departamento, pero no para tu departamento. Digamos que eres un supervisor de ventas, y el tipo que envío el departamento de TI para trabajar en tus computadoras es un pelmazo. Así que él maldice mientras tú estás hablando por teléfono con los clientes; se la pasa dibujando penes en tus fotos familiares y perdiendo el tiempo. Mientras tanto, tú no puedes usar tu computadora para hacer tu trabajo. Y no puedes decir nada porque si bien eres un supervisor, no eres su supervisor.

Claro, puedes presentar una queja ante su supervisor, pero no puedes hacerlo tomar una acción – ese tipo está exactamente al mismo nivel que tú. Tal vez es amigo del pelmazo, o tal vez todos los chicos de TI se cubren unos a otros, y todo el día siguiente los escucharás riéndose acerca del incidente cuando pases por su oficina.

En otros casos, el problema se debe a que la persona que podría despedir o suspender a estos trabajadores incompetentes no trabaja en el mismo edificio, o incluso en la misma ciudad, que los pelmazos. Envías tus quejas por el proceso y desaparecen entre las nubes. Entonces, un día te das cuenta de que el pelmazo del que te quejas ha trabajado allí más tiempo que tú y que dentro de 20 años, todavía estará allí.

Al final, lo único que puedes hacer es verbalmente elogiar a los de buen desempeño y pedir a los incapaces que hagan mejor las cosas. Eso, y seguir haciendo nudos en el estómago cada vez que meten la pata, observándolos arruinar tu carrera, totalmente impotente para detenerlos.

Pero en caso de que esto suene como si yo estuviera siendo demasiado duro con el chico de TI, escuchémoslo para …

2. El asistente cromulacionista

También conocido como:

El trabajo altamente técnico que es imposible de explicar tanto a los que están dentro como fuera del trabajo.

Si alguna vez has visto la serie Friends, seguramente recuerdas una broma recurrente sobre cómo nadie sabía exactamente lo que Chandler hacía para ganarse la vida. Él siempre estaba exasperado por esto (“Ya te lo dije, ¡hago análisis estadístico y reconfiguración de datos!”).

Al igual que el hazmerreír, la persona con este tipo de trabajo se estremece físicamente ante la idea de tener que responder a la pregunta “Entonces, ¿a qué te dedicas?” y, finalmente, se inventa un título falso o una versión ridículamente simplificada (“Yo trabajo con las computadoras”) para fines de la conversación. Y si una conversación incómoda fuese el único problema, no sería algo tan grave. El verdadero problema reside en que sus compañeros de trabajo tampoco entienden su puesto.

Por ejemplo…

Tenemos una audiencia desproporcionada en términos de conocimientos de informática, y sé que muchos de ustedes aspiran a trabajar en la industria. Bueno, algunos de ustedes van a terminar como el equipo de soporte técnico informático compuesto por un solo hombre, en una oficina llena de veteranos que todavía consideran a las computadoras como una sospechosa, pero necesaria forma de magia negra. Tal vez serás el tipo que mantiene los pedidos en línea, en un departamento donde todo el mundo sale a la calle y vende a la antigua usanza.

Se trata de cualquier trabajo en el que la tarea de los otros empleados es un trabajo intensivo o requiere de un trabajo “de la vida real”, mientras tú estás sentado allí “jugando con la computadora.” Esa es la clave; porque ellos no entienden lo que haces, y ya que tú no eres capaz de explicarles, ellos asumen que tú te la pasas perdiendo el tiempo todo el día.

Así que, te empiezan a tratar como un peso muerto. Cuando los márgenes están muy apretados y llega el momento de recortar personal, todo el mundo te apunta con el dedo a ti. Si al adorable Frank de ventas le toca el hacha, todo el mundo va a estar aún más resentido contigo (“¡¿Despiden a un veterano trabajador como el viejo Frank, pero mantienen a Dave sólo porque él puede utilizar la máquina de escribir de lujo?! ¡Él ni siquiera trae corbata al trabajo!”)

Y eso es suponiendo que las personas que hacen el despido tampoco están confundidos acerca de tu valor en la empresa. Si tu trabajo es, por ejemplo, evitar un problema para el que la persona promedio no es aún consciente, entonces buena suerte explicando a la persona que debe tomar decisiones de despido basado en la cantidad de beneficios que estás trayendo. Piensa en los empleados frustrados de Office Space tratando de justificar lo que hacen para “los dos Bobs” (los dos consultores en downsizing, que de casualidad se llamaban Bob).

Por otra parte, ser un Bob no es exactamente un trabajo encantador …

1. El Bob

También conocido como:

Aquél, cuyo trabajo es hacer que los trabajos de los demás sean más duros, o recomienden su despido.

En algún punto, todos nos damos cuenta que a menudo existe un gran abismo entre lo que los trabajadores disfrutan, y lo que realmente hace que una empresa sea rentable. Algo de lo que la empresa necesita hará que los trabajadores se encabronen, y alguien tiene que hacer que lo hagan. Y eso está bien, siempre y cuando ese hombre sea el jefe. Pero a menudo así no es como funcionan las cosas. A menudo la persona que chasquea el látigo es un Bob.

Se trata de un empleado que ya sea está en el mismo nivel que el resto del personal, o lo están elevando temporalmente para algún tipo de grupo de trabajo (para elevar la calidad o lo que sea), o son consultores externos contratados para dar forma a la operación, al igual que en el ejemplo de Office Space.

Pero de alguna manera u otra, si eres un Bob, eres un traidor. Los empleados no trabajan para ti, tu nombre no está en la puerta, tú no escribes los cheques, no tienes la capacidad de pagarles un dulce bono. Sin embargo, tienes el poder para hacer miserables sus vidas.

Por ejemplo…

Voy a utilizar un término aquí. Algunos de ustedes no lo reconocerán. El resto de ustedes reflexivamente sentirán cómo sus genitales se deslizan hacia arriba por su cuerpo: ISO 9000.

ISO 9000 es una certificación que las empresas pueden conseguir, que en términos generales, indica que son organizadas. Lo que suena muy bien, pero desde el punto de vista de los empleados, ISO 9000 significa que una tarea que solía llevar dos clics del ratón ahora toma dos clics del ratón y tres páginas de formularios exhaustivos que explican lo que acaban de hacer. Es un interminable, infernal mantenimiento de registros. Obtener la certificación significa que consultores ISO 9000 vendrán a la oficina y revolotearán sobre todos los empleados, recordándoles constantemente registrar su tiempo y llenar sus formularios.

Exactamente el 100 por ciento de las cosas que el consultor le está diciendo a los empleados implicaría hacer su trabajo mucho, mucho más difícil. Cuando se van, el cumplimiento de ISO se traspasa a alguien dentro de la empresa. Y todo el mundo va a querer asesinarlos. Son ahora un Bob.

Pero la clave radica en que tú podrías ser promovido a un puesto de Bob el día de mañana. Tal vez te pidan trabajar en Aseguramiento de Calidad, registrando y reportando los errores de tus compañeros de trabajo. Tal vez se te incluya en un equipo para crear un informe acerca de la “eficiencia” del departamento.

O, tal vez tendrás que revisar el trabajo que alguna otra compañía está haciendo para la tuya sobre una base contractual, y serás el Bob de allá. Al igual que los representantes de la empresa de juguetes que pasan su tiempo alrededor de los sets de la películas, asegurándose que a partir de la etapa de guion, los personajes harán buenas figuras de acción. Sabes que a los artistas y narradores les encanta escuchar esa basura: “Claro, el personaje es entrañable y resuena con el público y tiene un arco de historia convincente, pero hay que darle manos para que podamos vender accesorios que él sostenga”.

¿Qué van a hacer, quejarse con el jefe? Su jefe es el que te paga por venir a decirles eso. Y tan sólo estás haciendo tu trabajo.

Eso es lo que supongo debes tomar en cuenta, ya que una gran cantidad de las personas en esta lista podrían generar un artículo sobre “La gente en el trabajo que quieres asesinar, pero no puedes porque es ilegal”. Sólo recuerda: no son villanos. Son sólo personas atrapadas en empleos de mierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: