h1

Mientras esperas una entrevista de trabajo, hazle a la recepcionista estas preguntas

01/09/2015

Wizdoc [Icon by Buuf]  Tips & Tricks.

[Charlando con la nueva recepcionista, en la empresa donde trabajo]

– Y bueno, ¿qué es lo que menos te gusta de la recepción?

– Que a veces la gente pasa por aquí y ni siquiera me saluda.

[En ese momento el CEO llega a la oficina, quien por cierto, no es mexicano y no habla muy bien el español]

– Ohh perdón. Hola Angie, buenos días.

Primero que nada: ¡feliz año! esperando que la resaca moral sea lo más ligera posible después de este Guadalupe-Reyes, que por lo general se traduce en algunos kilitos extra de peso, cuentas bancarias en números rojos y deudas debido a vacaciones, regalos y demás festejos Navideños.

Muchos aprovechamos este inicio de año para empezar a buscar “pastos más verdes”: desempolvando y actualizando nuestro currículum, empezamos a navegar por aquellos sitios de búsqueda de empleo bien conocidos por todos, y si alguna oferta nos parece decente, enviamos nuestro CV. En la actualidad, existe una infinidad de sitios web con recomendaciones relacionadas a la entrevista de trabajo, incluyendo cómo prepararse previamente, qué preguntar y qué no decir mientras interactuamos con el reclutador.

Sin embargo, hasta ahora nadie había considerado una excelente fuente de información relacionada a la empresa; una que indirectamente puede ayudarnos a mejorar nuestras posibilidades de contratación: la recepcionista.

Pic: Receptionist


Si mientras esperamos al reclutador, en vez de estar checando el Facebook u ojear revistas, hacemos el intento de interactuar con la recepcionista, podremos descubrir interesantes detalles al respecto de la empresa para la que buscamos trabajar. (Fuente: galleryhip.com)

Así es, de acuerdo a los autores Tim Hurson y Tim Dunne, las recepcionistas pueden proporcionarnos valiosa información acerca de la empresa para la que estamos aplicando: ellas saben quién entra y quién sale del lobby principal; cuál es la cultura de la organización; si en este momento la empresa está creciendo o enfrenta problemas financieros. Al conocer más acerca del funcionamiento interno de la compañía, es más fácil adaptar nuestro discurso durante la entrevista, para convencer al reclutador de que somos el candidato ideal.

Los autores nos proporcionan algunas preguntas que podemos hacer a la recepcionista para recopilar la información, que de primera instancia parecen inofensivas, pero pueden darnos pistas importantes:

• ¿Por cuánto tiempo la compañía ha permanecido en este lugar (o en este piso)? ¿Cuál fue el motivo de la mudanza?

• ¿Cuántas personas trabajan aquí? ¿Qué tipo de trabajo hacen? Si es una empresa grande y el lugar tiene tanto a ingeniería como a ventas, ésta es una combinación inusual. ¿Existe algún motivo para eso?

• ¿Cuál es el departamento o división más grande en este lugar?

• ¿Todo el mundo está siempre (relajado, amable, lleno de energía, ocupado) por aquí, o hay algo especial el día de hoy?

• ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar aquí?

• ¿Los directores permanecen aquí o usualmente están fuera? ¿Llegas a verlos o platicas con ellos frecuentemente?

Sólo es necesario recordar que si bien debemos evitar molestar a aquellos que no quieren platicar con nosotros, tampoco debemos asumir que nadie quiere platicar con nosotros. Asimismo, aunque nos arriesgamos a parecer entrometidos, ésta es una buena oportunidad para pulir nuestras habilidades de inteligencia emocional y encontrar información relevante para la tarea en cuestión: recibir una oferta interesante y eventualmente, ser contratados. Por otro lado, este tipo de interacciones puede ser muy útil para reconocer a las empresas para las que no vale la pena trabajar. Como uno de los lectores del artículo original dejó en el área de comentarios:

Puedes descubrir mucho acerca de una empresa, incluso si no haces preguntas. Yo estaba esperando mi entrevista de trabajo una mañana de lunes, alrededor de las 9 de la mañana, cuando la mayoría de los empleados llegaban a trabajar. Yo había estado charlando con la muy amable y servicial recepcionista, quien estaba encantada de que su primer nieto hubiese nacido ese fin de semana. Ella me mostró fotos y me habló de su hija y el nacimiento, etc.

Pero mientras esperaba, vi a sus compañeros de trabajo fluyendo a través del vestíbulo hacia el ascensor (esto era un edificio ocupado en su totalidad por la empresa, por lo que la recepcionista era la recepcionista de la empresa, no sólo un guardia contratado); ni una sola persona le dijo nada a ella o se detuvo a charlar. De hecho, no creo que una sola persona dijera “hola” al pasar a su lado. Era como si ella fuese invisible.

Me pareció un entorno de trabajo muy desagradable – un pensamiento que se confirmó durante la más extraña y fría entrevista en la que he participado. No, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: