h1

Sentarse es morir

10/18/2013

Ecodoc [Icon By Buuf]  Salud y bienestar.

Una vida sedentaria… constituye el auténtico pecado contra el Espíritu Santo.

Friedrich Nietzsche (1844 – 1900), filósofo, poeta, músico y filólogo alemán.

Ser un empleado de oficina es una profesión de alto riesgo. Esto no se debe a la posibilidad de sufrir un accidente o a que algún compañero de trabajo pierda la cordura y se vuelva violento contra nosotros. No, el simple hecho de estar sentados detrás de nuestros escritorios nos está matando. Y no importa si pasamos nuestras tardes haciendo ejercicio: está comprobado que quienes pasamos mucho tiempo sentados sufrimos un mayor riesgo de contraer alguna enfermedad coronaria, diabetes o cáncer que aquellos que ni siquiera hacen ejercicio, pero permanecen de pie la mayor parte del día. Y esto se complica aún más porque no sólo permanecemos sentados en la oficina: durante el transporte diario, así como el tiempo que tomamos para descansar después de una jornada laboral – cenando, viendo la TV, jugando con el PlayStation o navegando en Internet – pasamos un promedio de 9.3 horas al día sentados, más tiempo incluso que las 7.7 horas en promedio que tomamos para dormir. El incremento en riesgos para la salud se debe a que al permanecer sentados, quemamos una cantidad mínima de calorías, apenas un poco más de las que consumimos durante el sueño. De acuerdo a algunos estudios, al tomar asiento, aumentan nuestros niveles de presión arterial y azúcar en la sangre, mientras disminuyen ciertas sustancias producidas por los músculos, necesarias para metabolizar la grasa y el colesterol:

• En el instante en que nos sentamos, la actividad eléctrica en los músculos de las piernas se apaga casi por completo. La quema de calorías disminuye a 1.2 por minuto y las enzimas necesarias para metabolizar la grasa corporal disminuyen un 90%

• Después de 2 horas de permanecer sentados, el colesterol bueno (lipoproteína de alta densidad o HDL) disminuye un 20%. Incluso hasta un día después de haber permanecido por más de 2 horas sentados, la efectividad de la insulina en nuestros cuerpos disminuye en 24%, incrementando el riesgo de contraer diabetes.

• Después de tres horas sentados, el riesgo de contraer alguna enfermedad crónica de los riñones aumenta en 15% para los hombres y hasta en 30% para las mujeres.

• Finalmente, después de seis horas sentados, el riesgo de contraer cáncer colorrectal aumenta hasta un 36%

Independientemente del sexo, edad o masa corporal, aquellos que se la pasan sentados más de 11 horas al día tienen un 40% adicional de probabilidad de morir durante los próximos 3 años que el resto de la población. El riesgo disminuye para aquellos que hacen 5 horas o más de ejercicio a la semana, pero éste nunca se elimina por completo. Así que definitivamente, estar sentado es incluso más peligroso que fumar varios cigarrillos al día: al establecer un límite máximo de cinco horas por día sentados, aumentaríamos nuestra esperanza de vida en 3.4 años. Comparativamente hablando, si un fumador dejara el cigarrillo para siempre, su esperanza de vida aumentaría en tan sólo 2.5 años para los hombres, 1.5 para las mujeres.

pic: Frieka Janssens’ Smoking Kids

Es trágico en verdad: permaneciendo sentados por más de 6 horas al día, corremos un mayor riesgo de morir prematuramente que haciendo esto. (Fuente: Revista digital Pas Un Autre)

¿Qué hacer al respecto?

La mejor opción son aquellos escritorios especialmente diseñados para mantenernos de pie. El problema reside en que es poco común encontrar algo así en el ambiente corporativo moderno, a menos que podamos argumentar un tema de salud o nuestro empleador pertenezca al selecto grupo de empresas con pensamiento del “primer mundo”. Y aun así, hay disciplinas específicas – contabilidad, consultoría, desarrollo de software onsite – donde esto se dificulta aún más por la naturaleza propia del trabajo. Sin embargo, existen algunos tips para evitar permanecer sentados por más de una hora seguida:

• Si desempeñamos home office, podríamos dedicar unos diez minutos por cada hora de trabajo haciendo labores del hogar como lavar los platos, sacar la basura o tender las camas.

• En caso de trabajar en un edificio de oficinas, sólo utilizar los baños de otros pisos: mientras más pisos debamos caminar, mucho mejor.

• Organizar la oficina para que las cosas no sean demasiado accesibles. Así tendremos que levantarnos para obtener folders, fotocopias, engrapadoras y de ser posible, hasta atender el teléfono.

• En vez de enviar correos, usar mensajería instantánea o hablar por teléfono con nuestros colegas de oficina, mejor buscarlos y hablar con ellos frente a frente. Esto no sólo nos obliga a levantarnos de nuestro lugar, sino que también permite mejorar nuestras habilidades de comunicación y facilita hacernos más visibles ante el resto de la organización: cuando alguien va de arriba a abajo en la oficina, es común decir “¡guau! cuanto trabajo debe tener asignado fulanito“.

• Tomar mucha agua. La hidratación constante es un hábito saludable que adicionalmente a sus conocidos beneficios, nos obliga a levantarnos a rellenar el envase o a tapar una fuga. En su defecto, el café o té pueden ser una buena opción, siempre y cuando no incluyamos leche, crema, azúcar o algún otro condimento en la bebida.

• Usar la Técnica Pomodoro, designando una pausa de 5 minutos por cada 25 minutos de esfuerzo. Esta técnica se utiliza mucho en el desarrollo ágil, donde establecemos un time box con el afán de incrementar la concentración y productividad sobre una actividad particular. Por si fuera poco, existe un sinfín de aplicaciones que permiten hacer uso de esta técnica e incluso algunas de estas pueden usarse desde el celular.

Conclusiones

De acuerdo a las estadísticas, el mexicano promedio ingiere más de 3,300 calorías al día – 800 más de las que deberíamos consumir – dejando al pan y las bebidas gaseosas como nuestras peores elecciones a la hora de comer. Al mismo tiempo, pasamos casi cinco horas viendo televisión. Esto explica por qué nos hemos convertido en el segundo país más obeso del mundo después de los Estados Unidos. Y lo más terrible del asunto es que como resultado, el 85% de la población mexicana desarrollará una enfermedad crónica degenerativa debido a esta razón durante los próximos 30 años. Así que, esta es una situación de vida o muerte: sentarse nueve horas al día es de por sí una actividad peligrosa; agregando 5 horas vegetando frente al televisor la vuelve mortal.

Así que aunque nos cueste un duro esfuerzo (yo me incluyo), debemos aumentar el ejercicio y bajarle al pan. Más caminatas y menos televisión. Es hora de terminar con nuestros malos hábitos, antes de que ellos terminen con nosotros.

One comment

  1. […] parece que nacer puede conducir a la muerte. No podemos sentarnos; si trabajamos o vivimos en edificios, todos nosotros acabaremos con reacciones alérgicas y […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: