h1

Soylent: ¿el futuro de la alimentación?

08/30/2013

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

[últimas líneas]

Detective Thorn: Es gente. El Soylent Verde está hecho de gente. Están haciendo nuestra comida de gente. Después seremos criados como ganado de engorda. Debes decirles. ¡Debes decirles!

Hatcher: Te lo prometo, Tigre. Notificaré a la central.

Detective Thorn: Diles a todos. Escúchame Hatcher. ¡Debes decirles! ¡El Soylent Verde es gente! ¡Debemos detenerlos de alguna manera!

Como hemos venido alertando desde hace algún tiempo, los recursos y procesos de regeneración de nuestro planeta se están agotando. A este paso, cada día que pasa se vuelve más critico buscar alternativas, incluyendo soluciones de alta tecnología tan espeluznantes como “árboles de pollos” para una producción masiva de alto rendimiento, o Googleburguers sintéticas, generadas mediante cultivos in vitro en el laboratorio. Sin embargo, esto no soluciona el problema por completo, ya que seguimos cortando árboles para construir estacionamientos, criar animales o plantar vegetales: de acuerdo a algunos estudios, el 22% de las emisiones globales son causadas por la agricultura, silvicultura y crecimiento urbano.

Es así como presentamos a Rob Rhinehart, un ingeniero de software norteamericano que, harto de “perder el tiempo” al comprar, preparar y consumir sus alimentos, comenzó a buscar la manera de reemplazar una dieta basada en carnes, cereales, frutas y verduras, por los elementos químicos que los componen, con el afán de prepararse una malteada energética con la que cumpla todas sus necesidades nutricionales. Y es que en sus propias palabras, “No creo que necesitemos fruta y verdura. Sólo necesitamos vitaminas y minerales. Necesitamos hidratos de carbono, no pan. Aminoácidos en vez de leche. Está bien comerlos si quieres, pero no todos pueden pagarlos o tienen el deseo de comerlos. La comida debería ser optimizada y personalizada” Es más, en nuestra dieta regular, muchos de nosotros también incluimos suplementos como proteína de suero de leche y multivitamínicos, por lo que tomar pastillas, cápsulas y polvos de sabor que complementen o reemplacen los alimentos no debería sonar tan extraño.

Es así como este muchacho inició un experimento, donde él mismo fungió como conejillo de indias. En vez de alimentarse “normalmente”, Rhinehart mezcló y comenzó a tomar diferentes ingredientes bioquímicos como maltodextrina, carbonato de calcio y metilsulfonilmetano, utilizando aceite de oliva y sal de mesa como base para la malteada. Después de un par de meses, Rhinehart realizó algunos ajustes a la receta, logrando una fórmula de 37 ingredientes. Lo interesante es que de acuerdo a su blog personal, Rhinehart no sólo mejoró su condición física y mental, sino que también ahorró dinero, pues él pasó de gastar mensualmente US$470 (MXN 5,992.50) a US$154.82 (MXN 1,973.96) por una dieta de 2,629 calorías por día. De igual manera, Rhinehart dejó de generar tanta basura, gracias a una menor cantidad de envolturas, empaques y restos de comida.

pic: Soylent

El menjurje que ha dado tanto de qué hablar. (Fuente: Forbes)

Después de haber llevado a cabo el experimento por más de tres meses, la noticia se volvió viral, por lo que muchos seguidores de Rhinehart le solicitaron la receta y de ser posible, una muestra de este “elíxir mágico”. Es así como éste decidió bautizar su revoltijo como Soylent, basándose en un “sustituto de carne” descrito en la novela Make Room! Make Room!, por el autor norteamericano Harry Harrison. Personalmente, creo que éste fue un error de marketing bastante evidente, ya que el Soylent se asocia más a la película Soylent Green (1973) en la que dicho alimento estaba hecho de seres humanos. En fin, después de una inesperadamente exitosa campaña de crowdfunding, Rhinehart logró reunir un millón de dólares con los que comercializará el Soylent durante finales de Septiembre de 2013. Soylent Corporation, la compañía fundada por Rhineharth, ya tiene pedidos por más de 450,000 comidas individuales, comenzando las entregas en Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y México en Diciembre de este mismo año.

Aterrizando los hechos

Anteriormente ya existían “alimentos medicinales” de este tipo, como el Ensure o el Plumpy’Nut, los que son administrados a personas con problemas del tracto digestivo, incluyendo aquellos con operaciones recientes, alergias o desnutrición. Sin embargo, previamente nadie había considerado la posibilidad de eliminar completamente los alimentos por el resto de nuestras vidas. Para ser honestos, Rhinehart nunca ha argumentado que las personas sólo consuman Soylent. Más bien es un biohack cuyo objetivo consiste en optimizar las funciones biológicas con pequeños ajustes aquí y allá, como aquella siesta de la cafeína publicada en este mismo blog. De hecho, no es posible ni deseable eliminar del todo el consumo de alimentos, ya que pueden existir problemas a largo plazo como desequilibrios en la flora intestinal, infecciones y problemas gástricos: por ejemplo, es bien sabido entre los veganos que si uno no ha comido carne por años, pasará por una muy mala experiencia al consumirla nuevamente.

Lo que nos lleva a la pregunta del millón: ¿es seguro? Al parecer, todos los ingredientes del Soylent han sido aprobados de forma individual por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos, así como por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Rhinehart razona que “Nadie realmente se preocupó por mi cuando tenía una terrible dieta de Doritos y comida rápida. Pero ahora que he inventado algo que es bueno para uno, todo el mundo está preocupado porque me mate a mí mismo”. Ciertamente, muy poca gente sabe o quiere enterarse de que los aditivos de los alimentos procesados, las hormonas encontradas en la carne y derivados de la leche, así como los organismos genéticamente modificados pueden tener serias repercusiones en nuestra salud si seguimos comiéndolos por años y años.

En la actualidad, ya hay algunos valientes pioneros que están dispuestos a experimentar los efectos, sabor y consistencia de este producto – un poco dulce pero prácticamente sin sabor; algo arenoso pero sin ser difícil de deglutir. Yo esperaría un poco a que pasen tanto el entusiasmo como la eventual desilusión por el Soylent, antes de adquirirlo. Siendo escépticos, puede que al final resulte en otro multivitamínico, o sólo en una moda pasajera. Pero, ¿y si no? tal vez estemos a punto de presenciar el futuro de la alimentación. En fin, hasta que no exista una señal clara de que el Soylent es seguro, sano y moderadamente barato, yo seguiré consumiendo mamíferos peludos, aves y seres acuáticos como plato fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: