h1

Por qué China y México no pueden ser amigos

01/31/2013

Moneydoc [Icon By Buuf]  Economía y finanzas.

Cuando yo era pequeño, mis padres me decían: “Termina tu cena. Hay niños en China y la India que están muriendo de hambre.” Hoy, yo les digo a mis hijas: “Termina tu tarea. La gente de la India y China se mueren por tener tu trabajo.”

Thomas Friedman (n. 1953), periodista y escritor estadounidense, tres veces ganador del Premio Pulitzer.

Por principio de cuentas, es necesario considerar que cuando de diplomacia y política internacional se trata, no existe la verdadera amistad entre las naciones, sino diferentes países con intereses comunes o divergentes que más temprano que tarde, terminan en “rivalidades amistosas”, desprecio mutuo o conflictos que resultan en enfrentamientos bélicos.

Habiendo aclarado este punto, la semana pasada me topé con un artículo publicado en el diario electrónico Asia Times Online, titulado China-Mexico ties hitting ‘all-time low’ (traducción: lazos China-México han tocado nuevo fondo), donde el columnista mexicano Emilio Godoy menciona que la falta de una estrategia diplomática tangible entre México y China se refleja en una escasa colaboración y muy poca inversión entre ambos países; algo que resulta contradictorio si consideramos que China es el segundo socio comercial más importante para México después de los Estados Unidos. Según el autor, el problema se ilustra claramente con el polémico Dragon Mart, un proyecto que busca construir una expo de productos chinos en la Riviera Maya, que ha causado un gran rechazo por amplios sectores de la sociedad mexicana.

Sin embargo, el problema no es que haya falta de disposición por parte del gobierno Mexicano, sino que los intereses de ambos países son muy divergentes y al menos en el ámbito económico, chocan por completo:

• En el área diplomática, China ha incrementado los lazos diplomáticos con muchos países durante los últimos años, principalmente para abrir nuevos mercados y encontrar más proveedores de materias primas que alimenten su extensa industria energética y manufacturera. Así pues, a China poco le interesa entablar pláticas con México como las ha llevado con el sureste de Asia, el resto de Latinoamérica o África: a diferencia de estas regiones, con la única excepción del petróleo, México no exporta muchos recursos naturales. Y aún así, los pocos recursos que exportamos van a parar a los Estados Unidos, quienes primero usarían contra nosotros el Complejo Industrial-Militar antes de ver recursos estratégicos como nuestro petróleo en manos de aquella potencia asiática. Por otro lado, México siempre ha tenido buenas relaciones con los países desarrollados de América del Norte, Europa y Asia y en menor medida, con el resto de Latinoamérica. Debido a diferencias culturales y pocas o nulas relaciones económicas con el resto de los países en desarrollo – tan sólo el 11.47% de las exportaciones mexicanas van dirigidas a países del denominado “tercer mundo” – México tiene una escasa presencia diplomática más allá de las tradicionales potencias occidentales.

• En el tema económico, el principal socio comercial de México siempre serán los Estados Unidos – de hecho, sólo Texas y California lo son – debido a su cercanía, así como razones históricas y demográficas. Cuando China ingresó a la Organización Mundial de Comercio en 2001, México se vio perdido debido a que desde entonces, los productos mexicanos tuvieron que competir de frente contra las importaciones chinas. Aunque tuvo seis años para reorganizarse, la industria mexicana nunca estuvo lo suficientemente preparada para tal evento, traduciéndose en cientos de miles de empleos perdidos. De hecho, las industrias del calzado, textil y de juguetes prácticamente desaparecieron porque nunca pudieron competir con sus contrapartes del Gran Dragón. En cuanto a China, ellos no ven a México como una amenaza, ya que su economía y poderío militar son de diez a quince veces mayor que el nuestro. Sin embargo, ellos han empezado a darse cuenta que algunas áreas donde dominaban mundialmente se han visto afectadas más por nuestra ineficiencia que por una buena gestión de nuestra economía. Por ejemplo, durante los últimos diez años, el salario de un trabajador chino se ha incrementado de US$0.60 a US$2.50 la hora, mientras que el de un trabajador Mexicano ha permanecido casi estancado en alrededor de US$2.25 desde el 2000. Esto ha significado para China una merma en mercados tales como vehículos automotores o electrodomésticos.

pic: China vs. Mexico: wage comparison (2005-2012)


La triste realidad de la economía mexicana: mientras China ha logrado un crecimiento exponencial en los salarios de sus trabajadores, México ha sido víctima de otra década perdida. En la gráfica, los sueldos promedio de trabajadores en la industria manufacturera tanto en China como en México. (Fuente: The Offshore Group)

Así las cosas, China no está dispuesta a invertir en México, ya que de hacerlo estaría incurriendo en el mismo error que actualmente están cometiendo los Estados Unidos al hacer outsourcing de su capacidad industrial. Por otro lado, las empresas mexicanas tampoco quieren invertir en China pues saben bien que el modelo económico los hará a la larga perder negocios, incluso en México: si uno quiere invertir en aquél país, debe 1) asociarse con una empresa china y 2) dejar el know-how de su manufactura en manos de aquél socio. Esto, para un fabricante Mexicano significa el equivalente a entregar las llaves de la casa a un extraño, ya que China no se distingue por cuidar la propiedad intelectual, lo que permite prácticas de piratería sin casi ninguna consecuencia. Uno de los casos más curiosos de este tipo es el logotipo del Instituto Mexicano del Seguro Social (fundado en 1943), copiado por una empresa de seguridad china hace algunos años.

Finalmente, México se está adhiriendo al Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP) que veo prácticamente como el último clavo del ataúd en las relaciones de ambos países. Dicho acuerdo es básicamente un tratado de libre comercio con naciones como Singapur, Vietnam, Australia, Perú y Chile. El problema que yo personalmente veo es que éste es parte de la estrategia de contención que actualmente están promoviendo los Estados Unidos contra China, algo que para México es ciertamente peligroso, ya que no tiene nada que ganar de darse un enfrentamiento entre ambas naciones pero sí mucho qué perder, incluso si éste no fuese de índole militar.

Pero, ¿qué hacer para remediar la situación? Como dijera un empresario Mexicano viviendo en Hong Kong, “la clave es perderle el miedo a China”. Y la tarea número uno debería ser atacar a la desinformación que predomina en los medios tradicionales. La periodista Gabriela Rubio de la revista Fortuna menciona: “… Para que esta relación rinda frutos en el desarrollo económico mexicano, es imperativo que México aproveche, potencialice y capitalice sus ventajas competitivas y aprenda a atraer inversores chinos.”

pic: China vs. Mexico: competitivity indexes (2010)


Si bien México tiene una economía más desarrollada que China, para atraer más inversión tendrá que hacer un gran esfuerzo, como mejorar su sistema educativo, disminuir sus índices de corrupción e inseguridad, así como mejorar el estado de derecho. De 142 países analizados, en 2010 México apenas alcanzaba el puesto 58 en competitividad, mientras China obtuvo el puesto 26. (Fuente: The Wall Street Journal Online)

Y es que en la actualidad, con un crecimiento económico tan vertiginoso y una población que envejece rápidamente, los sueldos del trabajador chino ya alcanzaron los del mexicano, provocando una moderada pero firme migración del capital extranjero desde China hacia México debido a los menores costos de transportación y cargas arancelarias. Con un escenario así, creo que es hora de que ambos países se pongan a trabajar en beneficio mutuo, antes de que el destino nos alcance – o peor aún, nos rebase y deje en el olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: