h1

Algunos tips al viajar a los Estados Unidos

06/28/2012

Trips [Icon By Buuf]  Viajes.

Para hacer un viaje de mil millas, solo necesitas tomar el primer paso.

Lao Tsé (n. 604 A.C.), filósofo Chino.

La semana pasada viajé a San Diego para definir temas de roadmap de producto, soporte y problemas de ámbito técnico. Debido a mis constantes viajes a los Estados Unidos, he notado ciertas particularidades de nuestros vecinos del norte como las propinas, buenos modales o atuendo apropiado en las reuniones de negocios, que en algunos casos difieren mucho de las encontradas en otros países. Por ello, he decidido publicar una pequeña lista de tips que espero sean útiles para todos aquellos que viajan a los Estates por negocios o placer.

• Primero lo primero: es necesario cerciorarse que llevamos con nosotros un pasaporte y visa válidos. No hay nada peor que haber hecho el esfuerzo de llegar hasta allá, sólo para ser rebotados en el puerto de entrada por no llevar los documentos necesarios. De igual manera, no debemos permanecer más tiempo del indicado porque corremos el riesgo de invalidar nuestra visa y quedar vetados de volver a ingresar a los Estados Unidos, en algunos casos, indefinidamente.

• Desde el 9/11, el gobierno norteamericano se ha vuelto más exigente con aquellos que ingresan a su territorio, así que es conveniente ir bien vestidos y poder demostrar que regresaremos a nuestro país de origen en una fecha determinada. Oficialmente, el personal de Homeland Security no solicita el boleto de regreso, pero en caso de volverse temperamentales, es necesario mostrarles nuestra documentación. Por otro lado, la discriminación racial se encuentra vivita y coleando en los Estates, por lo que si somos “hispanos”, es muy peligroso llegar al mostrador de inmigración llevando tenis, gorra de béisbol y bermudas, porque seguramente resultará en un largo y pesado interrogatorio.

• Muchos ya lo saben, pero cuando vayamos a los Estados Unidos es necesario rentar un auto. Por ejemplo, trasladarse de San Francisco a San José California toma hasta 3 horas en transporte público, mientras que en auto el viaje toma apenas 45 minutos. No debemos olvidar rentar un auto con GPS, pues algunas ciudades son bastante complicadas y aunque mucha gente está dispuesta a darnos indicaciones, perderse en el freeway en hora pico puede ser espeluznante.

• Aunque muchos de ellos visten en fachas – ¡Shorts y sandalias con calcetines! ¡En el trabajo! – cuando se trata de reuniones de negocios es recomendable vestir “business casual“. Sin embargo, algunas empresas u organizaciones como bancos y bufetes de abogados todavía requieren vestir de traje y corbata.

• No es necesario llevar efectivo y en todo caso, no más de 50 dólares. Por el contrario, es indispensable llevar una tarjeta de crédito con nuestro nombre grabado, pues de lo contrario tendremos muchos problemas a la hora de pagar el hotel o la transportación. Además, conseguir dinero en los cajeros automáticos no es recomendable ya que el tipo de cambio es más caro que el de una ventanilla bancaria y siempre nos cobrarán un cargo de hasta 5 dólares por transacción.

• Como en cualquier otro país, existen temas tabú que pueden convertirse en una amarga discusión. En el caso de los estadounidenses, la religión, política, control de armas, aborto e inmigración ilegal pueden provocar reacciones violentas. Es recomendable mantener nuestra opinión para nosotros mismos a menos que nuestro interlocutor sea muy íntimo ó nuestra intención sea provocarlo para iniciar una bronca.

Amexican Gothic


Es una mala idea hablar de esto con un gabacho – especialmente con aquellos cerca de la frontera con México. Por ejemplo, la parodia representada por esta imagen es considerada un sacrilegio, ya que el original, titulado American Gothic, es uno de los íconos más reconocidos de la cultura estadounidense.
(Fuente: Interesting Times @ Blogspot.com)

• En cuanto a las propinas, es aceptable del 15 al 20% del consumo total para el mesero ó taxista. Esto es muy alto, pero en los Estados Unidos un monto menor a éste es considerado una ofensa. Sin embargo, la propina también depende de un buen servicio, por lo que si fuimos tratados mal, no estamos obligados a pagar un solo centavo.

• Siempre debemos llegar a tiempo a una cita o reunión. Siempre. Aunque muchos de nosotros tenemos un sentido del tiempo más relajado que los norteamericanos, llegar tarde por más de 5 o 10 minutos los vuelve locos. Y si se trata de reuniones de negocios, peor para nosotros ya que ellos consideran esto como una afrenta personal difícil de olvidar.

• A propósito de esto, ellos son mucho más conscientes acerca del “espacio personal”, por lo que los abrazos, palmaditas en la espalda y besos debemos reservarlos sólo para los conocidos más cercanos. De lo contrario, ellos se sentirán incómodos y los más exagerados considerarán esto como una agresión física ó sexual. Conversar a un mínimo de un brazo de distancia de nuestro interlocutor es bastante aceptable, a menos que nos encontremos en un lugar muy concurrido como un elevador, en cuyo caso la mejor opción es evitar el contacto visual.

• En general, los Estates son bastante seguros, pero las áreas céntricas de las ciudades sí pueden representar un riesgo. Especialmente después de las 6:00 de la tarde, pues la mayoría ya salió de la oficina y se fue a sus casas. Los indigentes y malandros no son viejitos enfermos y desnutridos, sino gente de 1.80 m con facha de ZZ Top que en muchos casos tienen problemas psicológicos o de adicción que los hace impredecibles.

• Si alguien nos invita a cenar a su casa, siempre es importante llevar algo para el anfitrión. Una botella de vino, un bouquet de flores o una caja de chocolates siempre son bien recibidos. Por el contrario, dinero en efectivo, alimentos preparados y productos de consumo rara vez son una buena idea. Las artesanías propias de nuestros países de origen caen en un área intermedia: algunos dan en el clavo; otros son de mal gusto. El ejemplo mexicano podría ser el siguiente: un florero de talavera de Puebla o una botella de tequila Don Julio pueden ser del agrado de nuestros anfitriones; un zarape ó un mexican sombrero sólo generan incomodidad, incluso entre otros mexicanos.

Finalmente, algunas ideas perpetuadas por Hollywood y la televisión, pero tan falsas como que en Australia todos tienen canguros por mascotas:

• Toda la comida en los Estados Unidos es “comida rápida”. En realidad, sólo la gente de escasos recursos y de clase media-baja (alrededor del 30% o 94 millones de 313 en total) come en este tipo de establecimientos, mientras el resto va a cafeterías, come en casa o traen su propio lunch.

• Todos son obesos. Cierto, uno de cada tres norteamericanos es obeso, y esto se relaciona directamente a la cantidad de comida rápida consumida. Sin embargo, la mayoría es consciente de los beneficios que proporcionan el ejercicio y una dieta saludable.

• Todos son blancos, protestantes y conservadores. Aunque las series de televisión sólo muestran familias protagonizadas por gente blanca, la realidad es que sólo el 63% de su población lo es. El resto es multiétnico, siendo la población hispana la de mayor número, con 16% (50 millones). Si se incluyeran los 12 millones de mexicanos viviendo ilegalmente entre ellos, el número subiría hasta el 19% (62 de 325 millones de personas).

• Ninguno de ellos quiere aprender otros idiomas. La realidad es muy diferente ya que año con año, más de 2 millones de norteamericanos toman cursos de otros lenguajes, siendo (¡sorpresa!) el idioma Español (52%), Francés (13%) y Alemán (6%) los más populares.

• La población estadounidense es democrática, cultural y económicamente rica. Nada más lejos de la realidad. Debido a movimientos como Somos el 99% y Occupy Wall Street, nos podemos dar cuenta que tan sólo el 1% de la población es la que detenta el poder y toma las grandes decisiones (o equivocaciones) que afectan a los norteamericanos y directa e indirectamente, al resto del mundo. Así que culpar a un John Smith por las atrocidades de George W. Bush es tan irrelevante como reclamar la Guerra de las Malvinas a un Johnny English ó la Conquista de México a un Juan de los Palotes.

Así pues, welcome to America!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: