h1

Sobre el road rage o estrés al volante

03/23/2011

Ecodoc [Icon By Buuf]  Salud y bienestar.

El viernes pasado me ocurrió una patoaventura de lo más extraña: Al dejar a mi hijo en la guardería por la mañana, prendo las intermitentes y me acerco a la banqueta para que la chica asistente baje al niño y lo meta en la escuela; un wey me pita y se me pone al lado como con ganas de decirme algo pero le pinto cremas y lo ignoro mientras acaban de bajar al niño. Doy vuelta pues la escuela está en una esquina y el tipo… ¡me estaba esperando! Se baja de su carro bien loco y me hace un desplante (el famoso ¡bájate cabrón!). Me arranco – por poco me lo plancho pero a eso se expone ¿no? – mientras le aplico el conocido tuututututu y… ¡el animal trata de perseguirme! Lo pierdo fácilmente porque conozco bien la zona, pero… ahh nche gente loca.

Road Rage

… si, algo parecido a esto. (Fuente: Motifake.com)

Honestamente no debí aplicar ninguna de las señas obscenas antes mencionadas pues provoqué al tipo no una, sino dos veces. Sin embargo no la regué del todo pues no caí en el juego de bajarme del carro y comenzar un altercado; especialmente porque estas acciones pueden escalar en una bronca mucho más seria. Es así como encontré algunos tips relacionados a cómo debemos reaccionar cuando alguien se pone diva en el camino, ya sea que lo merezcamos o no, para no pasar de Guatemala a Guatepeor:

• Si alguien baja su ventanilla y empieza a maldecirnos, no debemos responder a su agresión.

• Es indispensable mantener nuestra ventanilla arriba y evitar todo contacto visual.

• Nunca bajarse del auto para “discutir” con el otro conductor. En estos tiempos, no podemos saber si aquél es un enfermo que quiere ventilar su frustración con una navaja o un fogón.

• Debemos seguir manejando. En caso de que nos sigan, no debemos manejar hacia la casa; encontrar lo más pronto posible una patrulla o policía; también podemos usar el celular para llamar al servicio de emergencia.

• En la medida de lo posible, mostrar al otro que estamos llamando por el celular; en muchos casos esto es suficiente para que dejen de seguirnos.

• Si estamos en una calle concurrida, podemos empezar a tocar el claxon para llamar la atención. Si hay algún centro comercial o estacionamiento público en las cercanías, podemos entrar y pedir ayuda al dependiente.

• En caso de ameritarlo, es conveniente anotar los números de placa, marca modelo y color del otro auto. Tal vez perdamos medio día al levantar una denuncia, pero con frecuencia es conveniente sentar un precedente para que al otro se le quite lo machito.

• Y el tip mas importante de todos: independientemente de si tenemos o no la culpa, es mejor hacer una señal de “ups, lo siento”. Esto neutraliza situaciones difíciles en la mayoría de los casos.

Identificando road ragers

Hace poco leí un artículo donde describían cómo identificar a un histérico al volante de manera fácil y puntual. Así me llamó muchísimo la atención cómo este amigo encajaba perfectamente entre las personas de mecha corta que con la menor provocación empiezan a actuar como cavernícolas:

De primera instancia, una pregunta: ¿Cuál creen que sea el mejor indicador de si una persona es propensa al road rage y la conducción agresiva? ¿Si está manejando una destartalada camioneta o un Prius color lavanda? ¿La presencia o ausencia de tatuajes de prisión? ¿La presencia o ausencia de una funda para barretas en la parte posterior del asiento del pasajero? No. Es el número de pegatinas o etiquetas en su coche. Incluso una etiqueta o calcomanía es suficiente para elevar la probabilidad de que el conductor tenga que ser físicamente controlado por sus seres queridos después de que alguien no lo haya dejado entrar al carril a tiempo.

— C. Coville. 6 Things That Annoy You Every Day (Explained by Science). Cracked.com. Feb 2011.

Resulta que los seres humanos tenemos un espacio o esfera virtual a nuestro alrededor denominado “espacio personal”. Cuando alguien se mete en nuestro espacio personal en la calle, normalmente dice “con permiso” o deja ver mediante lenguaje corporal el equivalente a un “disculpe usted”. La mayoría de nosotros reacciona positivamente olvidando el suceso rápidamente, sin embargo, con los automóviles no ocurre lo mismo ya que no existe este tipo de interacción no verbal. Peor aún para aquellos que pegan calcomanías a sus automóviles, pues consideran a su auto como una extensión de su propio espacio. Al colocar calcomanías están “marcando su territorio”, así que traspasar su espacio personal es considerado como un terrible agravio. Viéndolo desde el punto de vista de un road rager, es como si alguien se metiera en la fila y nos pintara cremas sonriéndonos burlonamente. ¿Gracioso? Posiblemente, sin embargo esta manera de pensar puede tener serias consecuencias.

¿Cómo calificó este amigo en dicho perfil psicológico? Su automóvil tenía varias calcomanías y la defensa trasera estaba llena de raspones por su seguramente peligrosa forma de manejar. De hecho, lo primero que pensé al ver su carro enfrente fue un “ummm… hasta parece carro robado con la defensa toda madreada y hasta la placa doblada…” En resumen, este chango es la viva imagen de un road rager.

Reflexionando un poco

El estrés al volante es un tema bastante serio. Y se da con mucha frecuencia en la ciudad donde vivo, con más de 3 millones de vehículos circulando constantemente y donde los embotellamientos, conductores que no saben manejar y microbuseros que avientan lámina son el pan nuestro de cada día. Sin embargo, como alguna vez le comentó un taxista a mi señora madre al enseñarle a manejar: es necesario hacerse a la idea que el carro es para estar más cómodos y nada más. En muchas ocasiones es muy probable que vayamos a vuelta de rueda detrás de un microbús y no hagamos mejores tiempos que los que hacíamos en el transporte público. Así que lo mejor es escuchar música mientras manejamos, relajarnos y tratar de llegar con bien a nuestro destino.

Muy cierto, ¿qué no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: