h1

Sobre la “narcofosa” de Tamaulipas y nuestra guerra contra el narcotráfico

08/26/2010

World News [Icon By Buuf]  Noticias.
El día de ayer se llevó a cabo uno de los crímenes más salvajes cometidos por el crimen organizado en nuestro país. En un rancho localizado en el municipio de San Fernando, en el estado fronterizo de Tamaulipas, ejecutaron a 72 migrantes indocumentados – 58 hombres y 14 mujeres, algunos de ellos menores de edad – de diversas nacionalidades, incluyendo Brasil, Costa Rica, Honduras, El Salvador y Guatemala. De acuerdo al único sobreviviente de la masacre, operativos del grupo delictivo conocido como Los Zetas, conformado principalmente por ex-militares de los ejércitos Mexicano y Guatemalteco, bajaron a los inmigrantes del transporte en el que viajaban hacia los Estados Unidos, informándoles que o se unían a los Zetas o se morían. Ante la negativa de los inmigrantes de ser reclutados, se les mandó literalmente, al paredón – incorrectamente identificado como narcofosa:

La 'narcofosa' de Tamaulipas

La "narcofosa" de Tamaulipas, con los 72 indocumentados Centro y Sudamericanos ejecutados. (Original: El Universal.mx)

Esta noticia ya dio la vuelta al mundo por la indignación que provoca: estamos presenciando la masacre de gente inocente al más puro estilo de las ejecuciones Nazis perpetradas durante la Segunda Guerra Mundial, poniendo en relieve el pésimo trato que reciben los inmigrantes ilegales en México, así como la corrupción de las fuerzas policiales que permiten la extorsión y plagio masivo de indocumentados. Finalmente, deja ver claramente lo deficiente que es la política migratoria Mexicana, facilitando la trata y tráfico de personas. El gobierno está poniendo como pretexto la "Guerra contra el narcotráfico", declarada por el presidente Calderón a finales de 2006. Sin embargo la historia no tiene que ver tanto con el narco como con la falta de seguridad en nuestro país y cómo organizaciones delictivas – sean del narco o no – se están apoderando poco a poco del norte del territorio nacional.

Reflexionando un poco acerca de la "Guerra contra las drogas"

Muchos de los desmadres que acontecen en México actualmente tienen su origen en el consumo de drogas por parte de la población Norteamericana. Sé que son sueños guajiros, pero a menos que se le pueda exigir al gobierno gringo una manera efectiva de disminuir su consumo, nuestro gobierno debería agarrarse las pelotas y decirles "o me echas la mano de tu lado o te dejo el paquetito a ti solo". De ponerse la pilas, Calderón y sus secuaces tienen dos alternativas ante la cruenta, inútil y simplemente imposible de ganar guerra que se está llevando a cabo en nuestro territorio:

  • Legalizar las drogas. Esto permitiría estructurar de manera formal la producción, distribución y consumo de este tipo de substancias, al mismo tiempo que podrían gravarse los impuestos correspondientes. Recordemos que una vez que un bien se vuelve "ilegal", se genera un mercado negro que eleva su precio de manera descontrolada, provocando que grupos que estén dispuestos a todo – dícese de matar, violar y mutilar – entren en acción para sacar provecho de las altas ganancias generadas por su venta. Como ejemplo recordemos que tan sólo en los Estados Unidos, cuando se prohibió el alcohol de 1920 a 1933, provocaron el surgimiento de violentos gánsteres como Al Capone. Setenta y siete años después, de lo único de lo que deben preocuparse los gringos acerca del alcohol es de su venta a menores de edad y de conductores manejando bajo su influencia.

  • Llegar a un acuerdo con los cárteles, aunque sea "por debajo del agua". Aquellos que han visto la serie televisiva The Shield, reconocen que el antihéroe central de la historia, Vic Mackey, es un corrupto y brutal elemento de la policía de Los Angeles, pero es efectivo en sus esfuerzos por controlar el crimen en su distrito. Aunque obviamente esto es más chaqueta mental que una posible realidad, el gobierno debería sentarse a negociar con los cárteles dejando en claro que aunque Washington jamás permitirá de buena gana una legalización de las drogas, es posible "pasarles el paquetito" negociando una tregua entre los diferentes cárteles al mismo tiempo que se deja en manos del gobierno gringo qué hacer con la droga una vez que ésta se encuentra en su territorio. En pocas palabras, "hacerse de la vista gorda" liberando recursos que son inefectivos para detener el tráfico de drogas, en tareas más significativas y que competen directamente a nuestra población, como la protección de nuestros propios ciudadanos.

Bueno, muchos dirán, pero es que la guerra contra las drogas es justificable porque liberamos a nuestros niños del azote del narco, o que los gringos están haciendo algo al respecto de su propio consumo. Ehhh… nada de eso es cierto. De hecho, utilizando simples estadísticas es posible demostrar que la guerra contra las drogas parte de hechos fundamentalmente falsos:

La explosión de la drogadicción en México. El gobierno Mexicano reza que una de las razones para combatir el narco es para alejar a las drogas de nuestra juventud. De acuerdo a la secretaría de salud, entre 2002 y 2008 el número de drogadictos en México pasó de 307,000 a 465,000. Esto representa apenas el 0.4% de nuestra población donde por otro lado, tenemos tres millones de adolescentes alcohólicos.

La explosión de la violencia en México. Esto es un cuento chino, pues antes de la guerra contra las drogas, el número de asesinatos era de 11 por cada 100,000 habitantes. Hoy por hoy somos el país número 6 en el mundo por este tipo de violencia, con casi 18 homicidios por cada 100,000 habitantes. Podemos atribuir el salto en la estadística justamente, a la guerra contra las drogas.

Los gringos pueden dejar de doparse. Esto es de sentido común, pues todos sabemos que al gobierno Estadounidense le importa un comino cuántos de sus ciudadanos han caído bajo la influencia de las drogas. De hecho, es bastante bien sabido que durante los 80’s la CIA promocionó la venta de crack y otras drogas en los barrios negros del sur de California con el afán de financiar a las guerrillas anti-comunistas en Nicaragua.

Conclusiones

¿Qué hacer? Pensar en una posible legalización de las drogas es un buen comienzo. Esto porque cuando requerimos de apoyo de los gringos nos salen con una puñalada por la espalda: el 19 de Mayo de 2010 el presidente Calderón se presentó frente al congreso Norteamericano con el fin de obtener su apoyo para frenar el tráfico de armas hacia los diversos cárteles de la droga en México. ¿Su respuesta? comentarios como que "la Segunda Enmienda no está abierta a negociación diplomática, con México o con ninguna otra nación." Entonces, viendo que estamos solos con "nuestro problema", éste debería atacarse por cuatro frentes: legalización, educación, tratamiento y prevención. Más porque nos estamos acercando peligrosamente al punto en que nuestro país se está convirtiendo en un estado fallido, donde día con día los que pueden, huyen del país y los que no, tienen miedo de formar parte de los ya 28,000 fallecidos debido a este conflicto. Por otro lado, y como comentario final, es indispensable ponerle un alto a esta escalada de violencia, pues el complejo industrial-militar nos puede hacer una visita con sus infames tácticas de shock and awe. Imagínense qué pasaría si un día por error o desafío un camión cargado de turistas gringos es atacado como lo fueron los inmigrantes ilegales de la narcofosa en Tamaulipas. De miedo, ¿no es verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: