h1

Face/Off

05/20/2010

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.

[Un Castor Troy sin cara confronta al Dr. Walsh después de despertar de un coma inducido para removerle el rostro]

Dr. Malcolm Walsh: ¿Qué es lo que quieres?
Castor Troy: Haz una maldita suposición.

Una de las películas menos chafas del director John Woo es el filme de acción Face/Off (1997), estelarizado por John Travolta como el agente del FBI Sean Archer, así como Nicolas Cage, quien toma el papel del terrorista Castor Troy. Como es la costumbre en este tipo de filmes, hay un argumento relativamente bueno con muchos plomazos, explosiones y alguna que otra fémina de buen ver para rellenar el espacio entre las secuencias de acción.

En México ésta película es conocida como “Contracara” y una parte importante de la historia se centra en la intención del FBI de suplantar a Troy e infiltrar su organización mediante un “intercambio de rostros” con el detective Archer. Así, a través de una cirugía de alta tecnología y ciertos gadgets de modulación de voz, vemos a Travolta haciéndose el gracioso y un Cage con cara de sufrido al ponerse, literalmente hablando, en los zapatos del otro. Muy chispa porque en el filme Travolta ya se ve como un cuarentón bofo y cansado mientras Cage es más bien del tipo treintañero, flaco y correoso. Cómo es que también “cambian” sus cuerpos – de 43 y 33 años al momento de filmar la película, en 1997 – me hace pensar en que ya le están echando demasiada crema a sus tacos, pero dejando de lado ésta y otras inconsistencias, la película tiene lo suyo.

Pues bien, hasta hace poco el intercambio de caras era un tema de ciencia ficción, pues nunca se había intentado un trasplante total de rostro debido a que este tipo de operaciones se limitaba a reemplazar el tejido cutáneo del paciente, incluyendo párpados, mejillas, nariz o labios. Sin embargo, como la mayoría puede sospechar, lo que en realidad da forma a nuestras facciones no es la piel, sino los músculos y huesos debajo. Entonces, para lograr un cambio de apariencia de la magnitud de aquella película es necesario remover tejido óseo, nervios y músculos; prácticamente todo lo que se encuentra en la región frontal de la cabeza debe reemplazarse si queremos lograr el resultado esperado.

Entonces, en marzo pasado la ciencia ficción se convirtió en ciencia médica cuando el Hospital Vall d’Hebron en Barcelona, España publicó la noticia de que se había realizado de manera exitosa el primer trasplante total de cara. El paciente, denominado sólo con el nombre de “Rafael”, sufría de extensas deformaciones que requirieron todo un trabajo de microcirugía:

Trasplante de Cara

Esquema que muestra el trabajo necesario para realizar un trasplante total de rostro: 1) El paciente en su estado original, con extensas deformaciones faciales. 2) Remoción de la sección media-baja del rostro e injerto de hueso, músculo, vasos sanguíneos, nervios y piel. 3) El resultado final. (Fuente: Neatorama.com).

Después de 30 horas de trabajo, un equipo conformado por 25 cirujanos expertos logró lo que hasta hace poco sonaba fantástico: Un extreme makeover que implica el reemplazo total del rostro del paciente. Claro que por motivos de ética, Rafael no poseerá la cara completa del donante, sino sólo una parte pues los doctores decidieron hacer el trasplante de la parte inferior del rostro de Rafael, dejando la parte superior sin modificar.

Cuestiones de ética

Esto nos lleva al siguiente punto: un trasplante facial abre muchas posibilidades como recuperar nuestra dignidad y autoestima en caso de sufrir un accidente o enfermedad que deje terribles secuelas sobre nuestro semblante. Pero también abre un par de debates que pueden impedir este tipo de operaciones:

• Por principio de cuentas, el donador debe seguir vivo – aunque tenga muerte cerebral – para remover sus tejidos. Así, se realiza la extracción de tejido y luego se le desconecta del respirador artificial. Sin embargo, a menos que también se hayan extraído órganos vitales, ¿Qué pasa si por casualidad el donante no fallece al ser desconectado? Existen muchos casos de personas con muerte cerebral que después de ser desconectadas siguen respirando por sus propios medios. ¿Se imaginan el shock de los parientes del donante al darse cuenta que aunque su familiar nunca despertará… no muere inmediatamente? El donador podría seguir viviendo de manera indefinida… sin un rostro (ver el segundo recuadro de la imagen para darnos una idea).

• Por otro lado, es bien sabido que las operaciones de cirugía plástica pueden representar un drama para los pacientes, pues existe un pequeño pero importante número de éstos que al darse cuenta del cambio que han sufrido, padecen crisis de identidad o simple ansiedad ante relativamente pequeñas intervenciones como una rinoplastia o una cirugía maxilofacial. ¿Qué podría pasar con pacientes que de plano tienen un rostro completamente nuevo? En este caso, Rafael no tenía cara y le crearon una, pero ¿Qué pasará con aquellos pacientes que por un accidente o enfermedad graves pierdan su rostro y adquieran uno totalmente diferente?

• Finalmente, todos los trasplantes requieren de un control con inmunosupresores de por vida para evitar su rechazo por el sistema inmunológico del paciente. Sin embargo, ¿qué ocurre si su organismo rechaza el tejido facial? Si de por sí es difícil encontrar órganos compatibles, una cara es prácticamente una misión imposible. Por ello, en lo que se encuentra un “repuesto” – algo que de hecho puede tardar años – el paciente se quedaría sin cara, convirtiéndose en una situación de inimaginable sufrimiento para el paciente y los que lo rodean.

Y el futuro que nos espera

Dejando de lado cuestiones de ética que podrían frenar este tipo de procedimientos ¿Será posible en algún momento cambiar el rostro de una persona por el de otra? Seguramente que sí: reemplazar hueso, músculo, nervio y piel se ha convertido en rutina entre la comunidad médica; con los nuevos avances en la ingeniería de tejidos será posible descartar la necesidad de un donador para obtener nuestro nuevo rostro, generándolo a partir de nuestras propias células. Incluso viendo hacia un futuro un poco más lejano, puede que algún día sea factible realizar este tipo de cambios “en tiempo real” mediante la ayuda de nanorobots, como se vio en la película Innerspace (1987) – titulada en México como “Viaje Insólito” – donde un miniaturizado Dennis Quaid logra modificar el rostro del co-protagonista con el fin de adquirir la apariencia de un conocido villano (ver aquí la bizarra escena, en YouTube).

¿Qué pasará con este tipo de tecnología? Aunque de momento puede estar en sus inicios y ya está generando dudas acerca de su aplicación en el ámbito civil, seguramente los Estados Unidos, China o Rusia están trabajando en ello como parte de sus respectivos programas de defensa. Esto porque, si en la Guerra Fría estudiaron seriamente la posibilidad del control mental, ¿Qué les impide buscar la manera de generar “dummies” humanos que después de un “tratamiento” obtengan la apariencia de ciertos líderes del bando contrario?

Actualización: 29/03/2012

Y por si quedaba alguna duda, después de una operación que duró 72 horas, el 20 de Marzo pasado un equipo de 150 profesionales en medicina liderado por el Dr. Eduardo D. Rodríguez de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, logró alcanzar otro hito en la historia de este tipo de procedimientos: un trasplante completo de cuero cabelludo, cara, maxilares (con todo y dientes), lengua y la parte frontal del cuello:

Richard Lee Norris: before, after accident, after face trasplant

Richard Lee Norris, norteamericano de 37 años de edad y originario de Hillsville, Virginia, fue herido por un accidente con arma de fuego en 1997. Desde entonces, tuvo que pasar por múltiples cirugías reconstructivas tan sólo para seguir con vida. Debido al accidente, el Sr. Norris perdió sus labios y nariz y tan sólo tenía movimiento limitado en su boca.

University of Maryland Completes Most Extensive Full Face Transplant To Date. University of Maryland Medical Center. March 27, 2012.

(Fuente de la imagen: Buzzfeed.com)

Guau. Impresionante en verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: