h1

Haití

01/23/2010

World News [Icon By Buuf]  Noticias.

Haiti 2010

Un niño recibe atención médica en una clínica improvisada de la ONU, en Puerto Príncipe. (Fuente: The Guardian)

El 12 de enero pasado ocurrió una tragedia: un terremoto de magnitud 7.0 Mw azotó la isla Caribeña de Haití con efectos devastadores. Se manejan cifras impresionantes: debido al número de edificios colapsados – hasta el 90% en ciudades como Puerto Príncipe – aunado a las tardías labores de rescate, se cree que 45,000 personas murieron inmediatamente después del terremoto inicial y hasta 200,000 una semana después. También se calcula que haya más de 250,000 heridos y hasta un millón y medio de personas sin hogar. Esto se vuelve mucho más crítico si consideramos que la población de Haití apenas alcanza los diez millones y su ingreso per cápita es uno de los más bajos del mundo, con 80% de la población viviendo con menos de 2 dólares al día. Con decir que países tan lejanos como Irán, Israel o China están enviando ayuda humanitaria, podemos hacernos una idea de la magnitud de la catástrofe. Claro que no todos vienen con las mejores intenciones: por ejemplo, los Estados Unidos están "aportando" a la causa, pero se puede ver algo más siniestro en su proceder, ya que han enviado portaaviones y hasta 20,000 efectivos, militarizando 4 aeropuertos y asegurando ciertas instalaciones que incluyen pozos petroleros y algunas operaciones mineras. Con ello se nota que no todo es "para ayudar al pueblo Haitiano".

Por otro lado, Haití es un pequeño ejercicio mental para meditar nuestra buena fortuna: aunque es cierto que tenemos muchos problemas de desempleo, narcotráfico o inseguridad, nada de lo que nos preocupa o molesta actualmente se parece a lo que están viviendo por allá día con día, pues cientos de miles lo han perdido todo y viven en la calle, teniendo que soportar decenas de miles de cuerpos pudriéndose al aire libre mientras otros se matan entre sí por los pocos alimentos que van llegando como ayuda humanitaria. En fin, ojalá que esta situación cambie durante las próximas semanas y aunque seguramente Haití tardará mucho tiempo en recuperarse, esperemos que la comunidad internacional los ayude a ponerse de pie nuevamente.

Reflexionando un poco: México y Haití

Para aquellos que no lo recuerden o lo desconozcan por completo, este evento es muy reminiscente al terremoto ocurrido en la Ciudad de México el 19 de septiembre de 1985. En la mañana de aquél día se registró un terremoto diez veces más poderoso que el de Haití, con una intensidad de 8.0 Mw. Debido a que en aquella época la prensa estaba fuertemente censurada por el gobierno, no se publicaron cifras reales acerca del número de muertos o edificios dañados, pero se estima que en una ciudad de 18 millones de habitantes, cerca de 45,000 fallecieron debido al terremoto y sus réplicas; se tuvo que atender a unos 9,600 heridos y hasta 250,000 personas se quedaron sin hogar. Haciendo cuentas, existen muchos paralelismos entre ambos desastres:

• Ambos terremotos fueron exacerbados por la corrupción y falta de códigos de construcción en las localidades afectadas. Por ejemplo, en la Ciudad de México se cayeron edificios prácticamente nuevos, mientras inmuebles de hasta 400 años aguantaron sin daños. En Haití de plano no existen códigos de construcción y muchas de las viviendas que se vinieron abajo fueron construidas "al chilazo", es decir de manera completamente improvisada.

• Otra situación que dejaron ver estos desastres naturales es la deficiente y hasta estúpida respuesta de los gobiernos en ambos países. En el caso Mexicano, hay reportes de que al llegar el ejército a la Ciudad de México, lo primero que hicieron fue asistir a empresarios – amigos de la cúpula en el poder – para resguardar o reubicar su maquinaria y equipo, en vez de apoyar a las labores de rescate. En cuanto a Haití… la única respuesta importante del gobierno ha sido sacar a su presidente de Puerto Príncipe y llevarlo a un "lugar seguro". Todo lo demás está siendo llevado a cabo por organismos internacionales y gobiernos extranjeros.

• Además, ambos sucesos dejan ver lo frágil que es nuestra sociedad ante las fuerzas de la naturaleza y cómo pueden sacar lo mejor y lo peor de las personas. Por ejemplo, cuando ocurrió el temblor del 85, muchos salieron a las calles, organizándose en brigadas para ayudar a las labores de rescate y dar apoyo material y emocional a los damnificados. El grupo más célebre de estos es el de Los Topos de Tlatelolco, quienes continúan realizando rescates de manera voluntaria desde hace 25 años y en estos momentos se encuentran en Haití. Por otro lado, se están dando noticias que la sociedad Haitiana se encuentra abrumada por el sismo, y en muchas instancias se encuentra paralizada por completo debido al hambre y violencia que están empezando a dejar su huella entre la población.

Haiti 2010

Un hombre mostrando la foto de su hija desaparecida, frente al Hospital General de Puerto Príncipe. (Fuente: Financial Times)

• Finalmente, podemos atestiguar que como de costumbre, los pobres son siempre los más afectados ante cualquier desastre, sea natural o no. Si recordamos la historia reciente de Haití nos daremos cuenta por qué es tan precaria su situación: después de las violentas dictaduras de los Duvalier y el lamentable alcahueteo gringo para mantenerlos en el poder, se entiende por qué la economía, gobierno y sociedad Haitianos pendían de un hilo, y cómo un evento de esta magnitud ha provocado que Haití como nación, prácticamente haya desaparecido.

Un par de conclusiones

Número uno y más importante: debemos hacer conciencia de la tragedia que está asolando a Haití y en la medida de lo posible, ofrecer ayuda (para México, aquí y aquí hay un par de referencias al respecto). Segundo, aunque muchos maldecimos al gobierno, la inseguridad o que nuestro equipo de futbol es un asco, deberíamos sentirnos afortunados porque no tenemos que cuidarnos que nos macheteen por un pedazo de pan o ver con impotencia cómo nuestros hijos tienen hambre y no hay nada que darles. Finalmente, deberíamos "poner nuestras barbas a remojar" y planear qué hacer en caso de un siniestro de este calibre, ya que no hay nada peor que pronunciar la fatídica frase: "eso nunca podría pasarnos aquí".

Actualización: 12/01/2011

Un año después de tan espantosa tragedia, parece que a los Haitianos les está lloviendo sobre mojado. Con una epidemia de cólera oficialmente declarada desde el 21 de Octubre del 2010, ya tienen más de 3,300 muertos y cerca de 34,000 hospitalizados debido a este mal. Lo más grave es que de acuerdo al CDC Norteamericano, el cólera había dejado de ser una preocupación desde hacía varias décadas, lo que sugiere que dicha epidemia es un resultado directo del terremoto ocurrido en 2010. En el ejemplar del periódico La Jornada del día de hoy, lo dicen todo:

Duelo nacional, novenarios por los 300 mil muertos, actos civiles y gubernamentales forman parte de un sobrecogedor ejercicio de memoria de los sobrevivientes, quienes hoy colocan en la balanza lo ocurrido a las 16:53 del 12 de enero de 2010. En 35 segundos el pueblo de ese país se hundió en un horror del que todavía no logra salir. A la frustración acumulada se suma estos días la epidemia de cólera que sigue diezmando a la población haitiana. La agenda oficial de este aniversario culminará con una misa solemne en las ruinas de lo que fue la Catedral de Puerto Príncipe. Estarán presentes el presidente René Préval y el ex mandatario estadunidense Bill Clinton. Por otra parte, los 10 mil millones de dólares ofrecidos por el Comité Interinstitucional de Reconstrucción aún no han sido entregados…

Así que, con una gran parte de su infraestructura destruida y más de 800 mil refugiados de una población de 9.6 millones – poco más del 8% de los Haitianos – aquella nación sigue sin poder levantarse. Apenas están empezando los trabajos de reconstrucción debido a que algunos países están deteniendo la ayuda hasta que la situación política mejore, aunque eso puede tardar varios meses si es que no años. Finalmente, aunque según algunos estudios resulta que una gran parte de los Mexicanos resultamos ser xenófobos, cabe destacar que México es el séptimo mayor donador de ayuda humanitaria en Haití, sobrepasado en América solamente por los Estates y Brasil. Como comentan en el artículo donde encontré dicha información, “Ciertamente, esto no es una triste competencia…” sin embargo, “…más sorprendente resulta ver que las donaciones hechas a la fecha por el gobierno Mexicano equivalen a ocho veces las presentadas por Nueva Zelanda, 2.3 veces las Alemanas y cinco veces las de Italia…”

¡Ay caramba!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: