h1

Anulando votos

06/24/2009

Politics [Icon By Buuf]  Política.

Yo no cuento chistes. Sólo observo al gobierno y reporto los hechos.

Will Rogers, vaquero, comediante, humorista, analista político, artista de carpa y actor norteamericano.

Desde hace rato, en forma paralela a las campañas que se están perfilando para las próximas elecciones del 5 de julio, se ha venido gestando lo que la revista Proceso definió como la "Contracampaña": debido a la deficiencia de nuestros gobernantes, el exorbitante costo que estamos pagando por los partidos globeros y bicicleteros con que cuenta este país y por el hartazgo general que tenemos los mexicanos hacia la clase política – que en vez de representarnos sólo velan por sus propios intereses y los de sus respectivos partidos – se pide que la gente acuda a las casillas y anule su voto.

Mucho debate se ha generado al respecto, donde por un lado aquellos que defienden la idea del "Yo anularé mi voto" reflexionan que es un claro "¡ya basta!" necesario para crear un nuevo contrato social mediante el cual contemos con políticos que si nos representen y que actúen de acuerdo a las necesidades de sus votantes y de nuestro país. Del otro lado, tenemos a la clase política y medios convencionales de información (periódicos, TV y radio) donde manejan que "voto anulado es voto que se va al caño".

Personalmente creo que ambos puntos de vista tienen sus pros y sus contras. El mayor pro que veo al anular el voto es el auténtico fregadazo que se le aplica a los partiditos (como Convergencia, el Verde o el Partido del Trabajo) donde debido a la disminución en porcentaje de votantes pueden perder su registro. No veo mal esto, pues en general ninguno de estos partidos posee una ideología propia y algunos de éstos son auténticos negocios familiares. Por otro lado, el mayor contra es que aunque se está enviando un mensaje, en realidad no existe algo que legalmente fuerce a los políticos a reconsiderar su proceder: aunque muchos piensan que la anulación del voto es una presión moral que "…tendría que ser tomada en cuenta por los políticos como señal de alarma ante su [in]capacidad de representar intereses", yo pregunto: si estos amigos tienen el cinismo de auto-otorgarse bonos de productividad y vacaciones por su "buen desempeño", ¿creen que de manera honesta ellos harán caso a este tipo de demandas? Como bien explicaron en un foro de discusión del periódico La Jornada:

Vuelvo a preguntar, y espero que todos esos promotores del sufragio en blanco respondan objetivamente: ¿Votar en blanco anula la elección? O sea, si en una casilla hay 10 votos para el PAN, 5 para el PRI, 1 para el PRD, y 50 votos en blanco, ¿esa casilla se considera nula, por la gran cantidad de "votos en blanco" o nulificados? Si no entiendo mal, esa casilla la ganaría el PAN.

(Respuesta: en efecto, la ganaría el PAN)

Ahhh… más importante sería que algún valiente tomara esta contracampaña como una oportunidad para reformar al sistema de raíz. Con algo sencillo bastaría: que se empiece a presionar de manera efectiva al llamar a plebiscitos para remover "prestaciones" y disminuir sueldos a estos cuates; que de forma habitual – y no sólo cada que hay elecciones – los votantes realicen una evaluación de su desempeño y que exista la legislación que permita ponerles un patín en el trasero, como aquella que facilitó correr de su puesto al gobernador de California Gray Davis y dejar en su lugar al governeitor, Arnold Schwarzenegger:

[De acuerdo a la legislación del Estado de California] cualquier oficial electo puede ser el blanco de una campaña de destitución. Para desencadenar una elección de destitución, los proponentes deben reunir un cierto número de firmas de votantes registrados dentro de un tiempo límite. El número de firmas debe equivaler al 12% del número de votos llevados a cabo durante elecciones previas. Para las elecciones de destitución de 2003 [cuando despidieron a Gray Davis], esto significó un mínimo de 900,000 firmas, basadas en las elecciones estatales de noviembre de 2002.

Bueno, como quiera que sea, México posee una incipiente democracia que todavía está en pañales. Cada quien sabrá qué hacer con su voto y espero que sin importar preferencias políticas, quienes elijan "al menos peor", los del "voto de castigo", los del "voto duro" y aquellos que "voten en blanco", lo hagan por verdadera convicción o por una decisión informada y no sólo porque creen en frasecitas pegajosas o promesas de que "les bajarán el sol, la luna y las estrellas". Eso si, lo peor que podemos hacer es no votar y aplicar el pensamiento chambón y apático de ¿y yo por que?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: