h1

Manifiesto del Crecimiento Inteligente

05/08/2009

Moneydoc [Icon By Buuf]  Economía y finanzas.

Las economías inteligentes son impulsadas por el crecimiento inteligente. Los cuatro pilares del crecimiento inteligente son los principios de diseño para una próxima generación de economías. La economías del siglo XX se limitaban a lo insostenible, lo injusto, eran frágiles y crecían torpemente. El crecimiento inteligente es más sostenible, equitativo y resistente.

El capitalismo 2.0 no puede alimentarse por el crecimiento 1.0: por eso la carrera por el crecimiento inteligente es inevitable. La presión económica, el potencial de creación de un valor, en un mundo desgarrado por la destrucción de valores, es sencillamente, demasiado grande.

— Umair Haque, The Smart Growth Manifesto, Harvard Business Publisihing Blog, 30/01/2009

Así como la Segunda Guerra Mundial fue un parteaguas que definió el acontecer mundial a lo largo del siglo pasado, la actual crisis económica está funcionando como catalizador para la creación de nuevas ideas y modelos de pensamiento: Umair Haque, director del Havas Media Labs – una empresa de publicidad y consultoría de negocios – publicó en el blog del Harvard Business Publishing el Manifiesto del Crecimiento Inteligente (aquí el texto original y aquí el texto traducido al español). En dicho manifiesto se resumen los cambios que estamos viendo en la sociedad, economía y cultura, así como en la forma de llevar a cabo los negocios en las empresas en las que trabajamos.

Haque define al capitalismo salvaje que hemos vivido durante los últimos 64 años (1945-2009) como el Capitalismo 1.0, y deja en claro que el desastre en el que estamos metidos actualmente se puede curar mediante un "reboot". Dicho cambio requiere una nueva forma de pensar, revalorando los objetivos de nuestras empresas e instituciones mediante los llamados "cuatro pilares del crecimiento inteligente":

Resultados, no ingresos. El crecimiento inteligente se basa en la gente, y qué tan bien o mal se encuentran; no sólo en la cantidad de "chácharas" que una economía pueda producir masivamente. Viéndolo a nivel empresa, significa qué tan a gusto están los empleados y no sólo es cuestión de verles el signo de pesos estampado en la frente; en el aspecto de negocios, implica que ya no importa tanto la cantidad de ventas hacia los clientes, sino el nivel de partnership que se ha alcanzado con ellos.

Conexiones, no transacciones. Nuevamente, el éxito ya no puede medirse por el volumen de ventas, sino la calidad de las mismas: por ejemplo, en la empresa donde trabajo sería mejor desarrollar para nuestro cliente un sistema de alta criticidad por US$250,000 que vender cuatro servidores o "cajas" por el mismo precio.

Gente, no producto. Como explica Haque, "…el crecimiento inteligente no es impulsado al empujar un producto, sino por las habilidades, dedicación y creatividad de la gente." Retomando del ejemplo anterior, las "cajas" son una mercancía que siempre podrá conseguirse al mejor postor, pero el expertise de la gente… no tiene precio.

Creatividad, no productividad. Finalmente, la productividad es algo muy difícil de medir. Pero la creatividad puede marcar la diferencia: generar nuevos nichos de mercado, mejores negocios, más oportunidades. En su manifiesto, Haque le tupe duro a China: "¿Creen que China salvará al mundo? Piénsenlo bien: es económicamente productiva, pero está muy lejos de ser económicamente creativa" – en efecto, a los chinos no se les da crear, sino copiar.

Finalmente, el autor hace un comentario acerca de las empresas del futuro y lanza una pregunta existencial:

¿Se puede construir un negocio impulsado por el crecimiento inteligente? Estos cuatro pilares no son sólo los principios del diseño para la próxima generación de economías, sino también de la próxima generación de empresas. Los innovadores radicales de mañana no aceptarán los cansados y tóxicos parámetros de ayer. Los revolucionarios como Apple, Threadless, Etsy, Whole Foods, American Apparel y Google ya están reinventando los mejores caminos de crecimiento, desde la base hasta la punta.

¿Que quiere decir todo esto? Aquellas empresas que se siguen basando en los mismos paradigmas de hacer negocio ("explota a los empleados hasta que ya no puedan mas" o "vende a los clientes lo que sea, al fin no saben lo que quieren") poco a poco verán sus márgenes de ganancia erosionados por empresas que buscan formas innovadoras de hacer dinero. Ejemplo en mano: General Motors está quebrando, principalmente porque sus automóviles son caros e ineficientes, el servicio es malo y las autopartes cuestan una barbaridad; por el otro lado, los proveedores asiáticos (Toyota, Honda, Nissan) venden autos económicos de mayor eficiencia energética, poseen un mejor servicio y venden autopartes baratas para combatir el robo y consecuente mercado negro de éstas.

Así que, estos tiempos no dan para estar saltando de una empresa a otra a placer, pero deberíamos preguntarnos: ¿La empresa donde trabajo funciona a la "antigüita" o tiene la visión para salir adelante? Después de todo, la economía todavía no toca fondo, y muchos de nosotros deberíamos considerar alternativas, para que no nos pase lo que a los pasajeros del Titanic.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: