h1

The Demise of the Dollar… and Why It’s Great for Your Investments

05/06/2008

Moneybook [Icon By Buuf]

 Libros: Finanzas

US vs China (Chinese Dragon) Lo que eufemísticamente se ha denominado como "Globalización" y la orgía de anti-sindicalismo, paraísos fiscales y outsourcing de Ronald Reagan tienen mucha de la responsabilidad en el hecho que los Estados Unidos importen casi todos sus automóviles, electrodomésticos y equipos electrónicos — artículos que habían sido la principal característica del motor económico Norteamericano. Para agravar la tragedia, Ronald Reagan recortó los impuestos para los millonarios y todos los demás se hicieron más pobres. Ahora los Estados Unidos están al final, detrás de China, Japón, Europa y gran parte del mundo. Todo, desde jeans hasta binoculares ahora vienen de China, la IT es subcontratada en la India y veo pocos Americanos conduciendo otra cosa que no sean automóviles Japoneses.

— The Existentialist Cowboy, Bush’s GOP Legacy: A Third World America

Este lunes me tomé el día libre (por el 5 de mayo, día de la Batalla de Puebla) y terminé de leer el librito The Demise of the Dollar… and Why It’s Great for Your Investments — traducción: La Caída del Dólar… Y Porqué es Grandioso para sus Inversiones — escrito por Addison Wiggin. En resumen, debido al alto endeudamiento externo por parte del gobierno Estadounidense y la impresión de billetes verdes como si no hubiera un mañana están provocando la devaluación del dólar con respecto a otras monedas de tal forma que el resultado será una crisis parecida a la de la Gran Depresión de 1929, arrastrando a medio mundo (especialmente Asia) con él. Adicionalmente, el autor nos da algunos tips para sobrellevar la crisis que se avecina poniendo especial énfasis en adquirir fondos valuados en Euros e instrumentos financieros relacionados al oro pues éstos no sólo no se devaluarán sino que pueden generar una interesante ganancia.

El libro inicia con la historia del dólar y cómo se ejecutó su destrucción: Originalmente el USD estaba pegado al oro, de tal forma que el número total de dólares impresos equivalía al avalúo total de las reservas de oro de los Estados Unidos; básicamente su poder derivó del hecho de que en cualquier momento era posible intercambiar dólares (que en realidad son recibitos equivalentes a un vale) por oro o plata.

Sin embargo, a partir de 1971 se dieron tres hechos que marcaron la progresiva caída del dólar:

  • En 1971 el presidente Nixon dejó un no me olvides al despegar el dólar de la valuación del oro. Desde entonces, las reservas de oro gringas han venido menguando al grado que actualmente son prácticamente inexistentes.
  • Desde 1989, conforme los países del ex-bloque socialista se convertían al capitalismo, pasaban a ser rivales económicos. Como refiere el autor:
    … como consecuencia de la desintegración del comunismo y la ideología socialista y el final de las políticas aislacionistas en el subcontinente indio, la esfera económica mundial fue agrandada enormemente con cerca de tres mil millones de personas uniéndose a nuestro sistema capitalista. La importancia de adoptar el libre mercado en países como China, la ex-Unión Soviética, Vietnam y la India no puede ser subestimada y de nueva cuenta, estos países cambiarán radicalmente la geografía económica global.

  • Desde el 11 de septiembre 2001 se dio un cambio peligroso en la dinámica de la economía Estadounidense: previamente al darse una recesión disminuía el consumo, se realizaban los ajustes necesarios y en general la economía volvía a crecer (el famoso ciclo del capitalismo). Sin embargo, a partir de ese año, cuando hay problemas tanto la gente como el gobierno adquieren deuda (desde tarjetazos de crédito hasta el equivalente a nuestros CETES Mexicanos), por lo que se genera una recuperación artificial pero que a la larga terminará en un "¿Te acuerdas que me debes? ¡Pues toca pagar!"

Más adelante, el autor nos relata a detalle todos los factores que han contribuido a la devaluación del dólar: desde la era Reagan, el gobierno estadounidense ha fregado directa o indirectamente su economía al adquirir una altísima deuda externa (USD$16,300,000 millones — como comparativo, la producción total de bienes y servicios para toda Latinoamérica es de apenas USD$2,880,000 millones ) y permitir el cada vez mayor número de créditos (como la burbuja inmobiliaria tan cacareada actualmente) así como la migración de la infraestructura industrial hacia China y otros países asiáticos. Como dice el autor:

La mayoría del gasto realizado por las empresas Estadounidenses es para adquirir deuda e inflar sus acciones; luego adquieren más deuda para pagar la ya existente. En cambio, las empresas Chinas adquieren deuda y la invierten en activos como maquinaria y equipo para mejorar su productividad.

En pocas palabras, la deuda China es productiva mientras que la Estadounidense sólo es vil especulación.

Finalmente el autor nos da una pequeña visión del futuro: Estallará la burbuja de deuda crediticia (tanto la interna como la externa), el consumo se vendrá abajo y se devaluará el dólar; muchos países se verán afectados en sus exportaciones por esto último (en general Asia y en especial China, aunque en Latinoamérica no nos quedamos muy atrás) y empezarán a deshacerse de los dólares e instrumentos de deuda que tienen, devaluando aún más dicha moneda. Según el autor, los únicos activos que sobrevivirán a esta crisis serán los instrumentos financieros relacionados al Euro y minerales preciosos, así como acciones de empresas mineras y extractivas de otros recursos como petróleo y gas.

El comentario

Bueno, como decimos por aquí: una raya más al tigre. El fin de los Estados Unidos como la única superpotencia se aproxima, y la caída se debe prácticamente a la mala estrategia económica definida por unos cuantos: hoy los Estates ya prácticamente no producen nada, y enfrentan una espiral de consumismo sin control por productos Chinos que acabará muy mal. Por cierto, que Canadá, México y Japón somos ya prácticamente los únicos que todavía compramos cosas Made in USA.

Lo que me extraña es cómo puede el gobierno Gringo — y más aún, el pueblo — permitir la salida de sus propias empresas con el afán de "abatir costos" sin aplicarles manita de puerco para que se queden y así proteger a sus trabajadores, mientras por otro lado salen con sus roñerías de guerras comerciales y proteccionismo al mismo tiempo que se ponen locos con el asunto de los inmigrantes ilegales.

En fin, es sólo mi percepción pero si como estrategia nacional "dejas de producir" para dedicarte a "comprar", es como si dejáramos de trabajar y para los gastos del día a día utilizáramos la tarjeta de crédito. ¿Cómo acabaríamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: