h1

Una red mundial (de energía)

12/19/2007

Scibook [Icon By Buuf]  Ciencia y Tecnología.
De acuerdo al reporte Evaluation of global wind power desarrollado por Christina Archer y Mark Jacobson de la Universidad de Stanford, la demanda mundial de de energía puede cubrirse eficazmente mediante centrales eoloeléctricas: El potencial de generación alcanza los 72 Terawatts, cuando la demanda es de aproximadamente 15 TW. Con la eficiencia máxima de generación que puede alcanzarse durante los próximos años, se puede obtener la nada despreciable cantidad de 42 TW, que cubren la necesidad de energía mundial de aquí al 2054.

El problema consiste en lograr una configuración que permita contrarrestar los efectos de la variabilidad de esta fuente renovable, y esto se lograría mediante una red mundial de energía eléctrica. Así por ejemplo, mientras en Argentina no está haciendo nada de aire, de la red se puede tomar electricidad que podría provenir de generadores que estén funcionando al 100% en digamos, Venezuela.

Flujo del viento en Latinoamerica

Flujo del viento en puntos de medición confiables a lo largo de Latinoamérica.

Técnicamente la construcción de una red de este tipo es posible y se asemejaría mucho a la Internet: líneas troncales que llevan la carga máxima y de ahí a ramas sucesivamente más pequeñas que lo distribuyen al usuario final, con switches que permiten redireccionar la energía entre quienes producen y quienes consumen[1]. Sin embargo, la limitante real para crear una red de esta clase es político: como no se estarían transmitiendo bytes de información sino Kilowatts de energía, volvemos al viejo tema de quien tiene qué: dudo que Estados Unidos permita una conexión de su red de energía a por ejemplo, Cuba.

El caso Mexicano: Un poco mas cerca de esa realidad

Ya habiéndose instalado 85 MW de capacidad eoloeléctrica[2] en nuestro país, aunque apenas signifique el 0.171% del total nacional, hay buenos prospectos: En La Venta, Oaxaca, se planean instalar más generadores agregando 100 MW de capacidad a los ya existentes.

Aeorgeneradores de La Venta

Los generadores instalados para la Fase I de La Venta, Oaxaca.

Desde el punto de vista económico lo ven con muy buenos ojos los gringos, pues el negocio de construcción y operación de dichas centrales es muy redituable. Por ejemplo, un generador de 225 KW como los instalados en La Venta cuesta aproximadamente USD$170,000. Se ve tan bien para inversionistas en esta tecnología que hay incluso estudios de viabilidad para la instalación de este tipo plantas generadoras en varios estados del país.

Pero, regresando al tema principal: lejos de considerar una red global de energía eólica, México podría disminuir su dependencia de las plantas alimentadas por combustibles fósiles (y de quemarnos uno de nuestros recursos más importantes como es el petróleo) mediante su reemplazo gradual por granjas de generadores, celdas solares y centrales solares térmicas. Después de todo, ya contamos con una verdadera red de energía[3] y una buena parte de la electricidad ya es generada por fuentes renovables (cerca del 15%, excluyendo la nuclear).

Finalmente, el último obstáculo que queda por considerar es la capacidad tecnológica propia. Si fuera más barato construir y darle mantenimiento a este tipo de dispositivos, seguramente sería muy sencilla su adopción. Lo malo es que eso requiere algo de investigación y desarrollo y alguien que esté dispuesto a poner la lana para ello. Como dijera el célebre cómico Mexicano Cantinflas: Ahí está el detalle.

Notas y Pies de Página

1. Sin embargo, se requeriría una red bidireccional de distribución, cosa que implica cierta complejidad técnica que no todos pueden implementar tan fácilmente.

2. Mucha gente no lo sabe, pero sólo existen dos eoloeléctricas en nuestro país: una en el desierto del Vizcaíno, Baja California Sur, con una capacidad de 600 KW – de hecho es un solo generador – y La Venta, al noreste de Juchitán, Oaxaca con una capacidad de 85 MW.

3. En decir, en los estates no cuentan con una verdadera red de distribución: en realidad lo que ellos tienen es un punto-a-punto con algunos enlaces de respaldo. Por ejemplo, la planta nuclear de Springfield surte a Springfield y la de Shelbyville hace lo propio; sin embargo por acuerdo entre ambos pueblos se tiene un enlace entre ellos para que en caso de que Springfield necesite más de lo que el Sr. Burns puede proporcionar, lo tome. El problema es que si la demanda sobrepasa cierto límite, ambas plantas pueden estresarse y generen un apagado automático. He ahí la causa de muchos de sus apagones como el de 2003.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: