Así como un día bien gastado trae un sueño feliz, una vida bien vivida trae una muerte feliz.

Leonardo da Vinci (1452 – 1519). Polímata florentino, considerado como uno de los más grandes pintores de todos los tiempos y, probablemente, la persona con el mayor número de talentos en múltiples disciplinas que jamás ha existido.

En estos tres días (31 de octubre, 1 y 2 de noviembre) se celebran en Estados Unidos y México el Halloween y el Día de Muertos. Algo que nos está distinguiendo a los Mexicanos es que así como somos bien cerreros a la hora de defender nuestra Mexicaneidad, somos muy adeptos a adquirir costumbres ajenas, especialmente las de los gringos.

Ejemplo en mano: recuerdo que hace unos 10-15 años (je, no demasiado según yo) el Día de Muertos implicaba casi exclusivamente las famosas ofrendas y el viaje al panteón a limpiar la tumba del familiar más cercano o del último que colgó los tenis. Sin embargo, desde hace ya tiempo se vienen dando dos cosas: 1) que los niños empiezan a pedir “para su calaverita” (equivalente al trick or treat de los niños gabachos) vestidos con disfraces de brujillas o fantasmas y 2) no veo que se termine la muy arraigada costumbre de las ofrendas.

¿El resultado? que muchos de mis usuarios del resto de Centro y Sudamérica y uno que otro visitante de España se quedan de a 6 viendo cómo tenemos una mezcla bizarra de costumbres que no tienen en otros países. Esto se pone todavía peor si consideramos que de región a región dentro de la misma República Mexicana las ofrendas y forma de “pedir para tu calaverita” pueden cambiar radicalmente.

Por cierto, que a partir de hoy en el Paseo de la Reforma se está inaugurando una exposición: “Las Calaveras del Paseo de la Reforma” donde a muchas organizaciones comerciales, civiles y/o artísticas se les proporcionó una escultura con forma de calavera hecha de fibra de vidrio y dicha organización la puede decorar libremente (claro que todo esto con una módica suma de $$$). Se pone bueno cuando algunas de éstas presentan una gran creatividad. A ver si este fin que estaremos por acá me doy un rondín y tomo algunas fotos pa’l recuerdo.

En fin, algo muy cierto de estos días es que – como dijera el buen Toño Esquinca hoy en su programa de radio – Noviembre es al año lo que la mañana del Viernes a la semana: todos ya estamos bajando el ritmo y nos estamos preparando para el siguiente: algunos ya estamos planeando las vacaciones de Diciembre, otros lo consideran otro “año perdido” y los más bolsa incluso ya están empezando a aumentar la panza (por aquello del Pan de Muertos, luego las comilonas de Navidad y Fin de Año y la famosa Rosca de Reyes) que les provocarán dolores de cabeza y el famoso “…hay Diosito ayúdame a bajar de peso” por ahí de enero y febrero.

Como sea, feliz Día de Todos los Santos Halloweens… y a quienes les tocó puente para este fin de semana… bien por nosotros.

Anuncios