Aquí hay una lección de escritura creativa. Primera regla: No utilices el punto y coma. Son travestidos hermafroditas que no representan absolutamente nada. Todo lo que hacen es demostrar que has estado en la universidad.

Kurt Vonnegut (1922 – 2007). Escritor estadounidense de ciencia ficción, sátira y comedia negra.

Yo estudié en la Universidad de las Américas Puebla, y aunque había percibido un bajón en la institución desde que llegó la Sra. Nora Lustig a tomar posesión como rectora de la universidad, hoy me quedé estupefacto con la noticia de que censuraron al periódico estudiantil La Catarina por haber criticado la relación del actual rector (el Sr. Pedro Palou) con Mario “mi Gober Precioso” Marín. De aquí se desprenden dos cosas que me calientan el coco y me hacen recordar mis viejos tiempos de vándalo y activista político:

1)  Aunque La Catarina es un periódico bastante soso, el hecho de que lo censuren “por el bien de la escuela” me parece de lo más torpe que puede hacerse, incluso si no fue el Palou el responsable del suceso, sí el que haya permitido que sus subalternos lo hicieran.

2)  Aunque es un periódico pequeño y el suceso en sí no es demasiado como para un titular de ocho columnas, sólo existen dos referencias de ésta en la prensa escrita; sin embargo al buscar las palabras udla palou catarina en Google existen multitud de blogs (éste incluido) que hablan acerca de y critican las acciones de estos hijos de Satanás. Aunque no digo que esto suene a compló sí me molesta que ni siquiera los Poblanos sepan lo que está pasando en una de las instituciones de mayor prestigio en esa ciudad.

Por lo pronto veo que mi alma mater se esta yendo al diablo y que a este paso hasta me dará vergüenza decir que salí de ahí. Incluso – siendo fríos y calculadores – creo que si yo quisiera continuar con una maestría o enviar a mis hijos a estudiar la licenciatura, la UDLA ya no queda dentro de las primeras 10 opciones. Vamos, puede que hasta el Tec de Monterrey campus Puebla sea de mejor calidad.

Dejo el correo que provocó mi “reacción alérgica” a los gobers y rectores preciosos como cuenta de lo que está sucediendo por allá. Nótese que Pilar Gómez fue mi maestra de Ingeniería de Software por ahí de 1999:

De: Pilar Gomez

Enviado: sábado, 27 de enero, 2007 23:00:48

Asunto: Para mi “comunidad UDLA”

Estimados amigos:

Antes que nada, reciban un afectuoso saludo, esperando que se encuentren bien en compañía de todos sus seres queridos.

Todos los que reciben este mensaje forman parte de lo que he llamado “Mi comunidad UDLA.” Todos ustedes, como yo, están o han estado en la UDLA, han recibido algo de ella y han contribuido a formarla. Son o han sido alumnos, ex-alumnos, profesores, ex-profesores, empleados, ex-empleados etc. que de alguna u otra manera, en este maravilloso sistema que es la vida, han coincidido en este pequeño espacio llamado UDLA que ahora es para mi, y para muchos, un motivo de genuina preocupación.

No se si hoy les hablo como la profesionista que ve su fuente de ingreso en un peligro inminente de desaparecer, o como la ex-alumna que se indigna ante todos los acontecimientos que últimamente afectan a la institución que llama su “alma mater,” que la formó sólidamente y que le dio una manera de enfrentar la vida, o como ciudadana que se encuentra en este momento inmersa en una situación donde ve como se destruye impunemente algo que costo tanto tiempo y tanto esfuerzo construirse, resultado de intereses personales que nada tienen que ver con la misión de una institución, o como la becaria que alguna vez recibió de esta institución (o de sus dirigentes) la confianza para invertir en ella y no desea ver esa inversión tirada a la basura. No se cual de todos los roles que he jugado en los 28 años que he tenido que ver con este lugar es el que les escribe en este momento buscando su consejo .

Hace muchísimos años escuche a uno de los rectores de mi alma mater decir que “las instituciones deben sobrevivir a las personas.” Esta institución esta sufriendo fuertemente y me temo que debido a las personas. La UDLA es (o debe ser) mas allá que sus dirigentes, que sus empleados, que sus alumnos, pero a la vez es todos ellos, y lo que sus dirigentes hacen o dejan de hacer, como en cualquier otra organización, afecta drásticamente su destino. Quiero entonces creer, que lo que su comunidad (alumnos, ex-alumnos, amigos, vecinos)haga o deje de hacer, podría afectar también a su destino.

Sinceramente, y sin ningún afán de dañar la imagen de la institución que me alimenta cada día, expreso a ustedes mi fuerte preocupación de que su desaparición puede volverse un hecho, si no conseguimos hacer algo para evitar que siga en el camino que va. Cuando leí el artículo que apareció el día 26 en el periódico universitario “Daily Skiff ” de TCU, titulado “Stop de Presses” me sentí realmente mal. Pueden encontrarlo en:

http://www.tcudailyskiff.com/

por si les interesa revisarlo. Este artículo es solo una muestra real, de que no sera fácil seguir manteniendo por mucho tiempo el prestigio de esta universidad si las cosas siguen por donde van.

Yo y muchos de mis amigos y colegas hemos platicado por horas tratando de determinar que podemos hacer nosotros (los directamente involucrados en la UDLA como empleados, pero sin poder de decisión) , por arreglar las cosas. Hemos expresado (y a algunos les ha costado bastante caro) nuestro descontento con algunas cosas, nuestros desacuerdos y hemos tratado de que la experiencia de años sirviera para evitar errores, pero mas de una vez hemos fracasado en nuestro intento.

Como Ingeniera que soy, se perfectamente que las condiciones cambian, que los recursos se escasean muchas veces, y que la necesidad de eficiencia esta presente, lo que hace que los procesos tengan que cambiar. Por esa razón, se que la UDLA de hace 28 años cuando yo estudie tendría que ser diferente a la UDLA que me becó para estudiar en el extranjero hace 20 y diferente a la UDLA que me dio un puesto de Dirección hace 2. Pero la UDLA que veo hoy por hoy, no es en ningún momento, la UDLA que considero debe ser. Hace 28 años y hoy, UDLA debe significar un lugar donde el conocimiento debe nacer, debe compartirse, debe utilizarse por el bien de todos aquellos a quienes alcanza, a su región, a su país, a su mundo. La UDLA debe ser signo de integridad, de progreso, de bienestar.Esta es la UDLA en la que quiero invertir mi esfuerzo cada día.

Quisiera que “Mi comunidad UDLA” sirviera para ayudar a sostener este proyecto que hoy ante mis ojos se tambalea. Amigos, yo les pregunto: Que podemos hacer para que este esfuerzo de todos no siga estando en peligro? alguna idea ?

un abrazo a todos,

— Pilar Gómez

p.d. Si desean compartir mis reflexiones con algún amigo(a) por favor siéntanse libres de hacerlo.
Anuncios